FOTOS – Encierro de El Nuevo Colmenar para la Plaza México en el Campo.


Don Francisco Miguel Aguirre Farías, ganadero cohauilense, se presenta en la Monumental México.

El encierro que se lidiará el próximo domingo en la Plaza México ha despertado intigras e interés en la afición taurina. Lo hemos dicho, las fotos engañan más si se toman en los corrales. Por eso acudamos, por una cortesía del Diario de Coahuila a las fotos de los astados en el campo, en una perspectiva que previo al sorteo nos pueda alumbrar mejor el camino justo ahora que todo es ilusión y teoría.

Por: Miguel Ángel Tovar – El Diario de Coahulia. (Texto y Fotos)

Debutará en la Plaza México la Ganadería de El Nuevo Colmenar. Por primera vez presente en una Temporada Grande.

Sin duda uno de los grandes sueños de todo ganadero de reses bravas, es el ver cumplida la lidia de algún lote en la Monumental Plaza México.

El saltillense Francisco Miguel Aguirre Farías ya ha vivido en tres ocasiones la experiencia de que novillos de su ganadería denominada El Nuevo Colmenar sean despachados al destazadero en el coso de Insurgentes, el más grande en el mundo.

El próximo domingo, Aguirre Farías podrá atestiguar desde el palco de ganaderos por primera vez la lidia de sus toros, por parte de los diestros Manolo Mejía, Uriel Moreno “El Zapata” y Manuel de Jesús “El Cid”, quien confirmará la alternativa.

Ayer al caer la tarde en su oficina localizada en la colonia República, Aguirre Farías comentó que el pasado lunes fue embarcado el lote de toro con peso de salida de 535 kilos en promedio.

“Me siento muy contento y emocionado por darme cuenta de que estamos haciendo las cosas bien. Los toros no tienen palabra de honor, yo espero que la del domingo sea una buena tarde y que el público salga satisfecho de los tendidos”, expuso.

“Ojalá que no haya heridos en la corrida, que todo se dé de la mejor manera y desde ahora cuando faltan días para el desarrollo de la corrida puedo decir que nos hayan invitado a la Plaza México, aclaro que los toros no han sido de lo mejor calificados, de uno principalmente tengo dudas, porque éste iba de reserva y lo metieron para la lidia ordinaria”, agregó.

Aguirre Farías indicó que de manera formal la actividad con la ganadería la abrió hace 6 años.

El Nuevo Colmenar posee sangre principalmente de San Mateo, “magníficos toros mexicanos y hemos empezado a hacer pruebas con toros españoles de Santa Coloma“, añadió.

Historial.

Fue a finales del 2005 cuando Don Gerardo Martínez vendió la ganadería El Colmenar conformada por el hato seleccionado a Francisco Miguel Aguirre Farías, siendo trasladada al rancho la Coyotera ubicado en el Tunal, Coahuila y al rancho los Tres Compadres que se encuentra en el municipio de Galeana, Nuevo León, cambiando el nombre a El Nuevo Colmenar, modificando el hierro y conservando la divisa.

El debut de la ganadería El Nuevo Colmenar se dio en la Plaza de Toros Monumental El Paseo, San Luis Potosí, el 14 de agosto del 2009, con arrastre lento para uno de los ejemplares.

El 22 de marzo del 2009 el ganadero dio una vuelta al ruedo en su primer encierro para novillada en la Plaza de Toros de Aguascalientes.

El 11 de abril del 2010, lidia en la Plaza de Toros San Marcos de Aguascalientes con buenos resultados.

El 24 de julio del 2010 debuta en la temporada chica de la Plaza de Toros México, teniendo como resultado la vuelta al ruedo para el ganadero y arrastre lento para uno de los bureles.

En septiembre del 2010, lidia en la Plaza de Toros San Miguel Vindho, Hidalgo, con 2 vueltas al ruedo para el ganadero.

Recientemente el 14 de agosto de este año, se marcó el regreso de la ganadería a la Monumental Plaza de Toros México con excelentes resultados.

El 23 de octubre de este año participa en la Plaza Monumental Monterrey y el ganadero da vuelta al ruedo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las razones del nombre de los toros:

1. “Don Paco” Por Francisco Xavier Aguirre Dávila (1926-1999), padre del ganadero quien inculcó en nuestra familia el amor por los toros y la pasión por la fiesta brava. Cárdeno, bien puesto bragado, número 732.

2. “Armillita” Por el maestro Fermín Espinosa “Armillita” quien luchó por poner en alto el nombre de Saltillo y de México. Las características del toro marcado con el número 770 es Negro zaino, enmorillado, corniapretado.

3. “Legado” El gusto por la fiesta brava que me dejó mi padre es un legado que estoy transmitiendo, junto con mi esposa, a mis hijos y transmitiré a mis futuros nietos. Esta ganadería ha sido manejada con entrega por mi esposa Gala y mis hijos Paco Miguel y Gala. Bello ejemplar el marcado con el 850, este berrendo, cornivuelto, astifino.

4. “Corazón de Toro” Es un árbol que produce ciruelos en forma de corazón de toro que crece en el rancho la Coyotera, donde se encuentra nuestro ruedo de tientas. Este árbol siempre ha sido un símbolo importante para nuestra familia. Negro bragado, bizco en cornamenta, tiene el número 725.

5. “Sarape” Por ser el emblema de nuestra ciudad. El toro número 711 es negro listón, bien puesto, ligeramente bragado.

6. “Caporal” Por Salvador ArmendárizRodrigo Rivera y Francisco Almaguer, quienes día a día y noche a noche consienten a las vacas y toros velando por su bienestar. Gran presencia del marcado con el número 713: Negro cárdeno, bragado, bien puesto.

7. “Va Por Ti” Por cada una de las personas, empresarios, ganaderos, toreros, periodistas, familiares, trabajadores y amigos que han hecho posible que este sueño de lidiar en la Temporada Grande de la Plaza México sea una realidad. Con gran pinta se presenta el negro zaino, caribello, enmorillado y bragado, marcado con el número 723.

Toda esperanza de los toreros y la afición está en los toros. Suerte para todos.

Web: http://www.eldiariodecoahuila.com.mx

Anuncios

Radar Taurino – Remates y Encrucijadas. Llega “El Cid”, por fin, a La México.

El Concierto para la Mano Izquierda. El Cid en Bilbao, 2007.

El gran cineasta italiano Vittorio De Sica tituló una de sus más personales obras como “Ayer, Hoy y Mañana”. Lo recuerdo pues el cartel de la Monumental, con sus remates e impredecibles encrucijadas, nos presenta un cartel de poco relumbrón hacia el “gentío” de ayer. Pero quizá sea un cartel con retribución incluida para los que hagan “el sacrificio” de acudir a la Plaza, al mañana taurino. Hoy queda buscar claves entre la vista desparramada de los taurinos hacia domingos venideros y que no se fijan en lo que tienen enfrente. 

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Se nota en el ambiente taurino el clima de especulación. Los capitales golondrinos del toro divagan y distraen su atención hacía la cita guadalupana del once de diciembre. Se dejan llevar por los carteles “no confirmados”. Y vuela su imaginación.

Así, comienzan a hacer conjeturas respecto del posible encierro a lidiarse en la sexta de la temporada, respecto de la combinación e incluso de las razones por las que Miguel Ángel Perera no vendrá a la Temporada al menos de aquí a fin de año. Es más sencillo hablar de chismes taurinos. La tentación es irresistibles.

Por eso tenemos que el medio taurino mexicano, tan proclive al borlote y tan alejado de la sapiencia taurina, equivoca desde los nombres de los toreros, confunde la información con publicidad y sobre todo escapa del análisis que sujeta y compromete el conocimiento y el ojo visor del taurino. Así tenemos que hablan muchos más del cartel del once que del enigmático cartel del próximo domingo.

Intrigante desde el encierro. Manolo Mejía, que conoce exactamente que carga cada ganadería, especialmente, en el Norte del país, apuesta por la corrida de El Nuevo Colmenar. Por supuesto, tenemos los dos antecedentes directos respecto de las últimas dos novilladas que ha lidiado el hierro, hoy, coahuilense.

Lógicamente, el legado de Gerardo Martínez Ancira, la seria figura ganadera tan alejado de la estela y la taurinería sigue viéndose reflejado en la nueva ganadería. Recordemos que el ingeniero Martínez fue siempre un taurino recto y partidario del toro esencialmente bravo. Prueba de ello fue su paso por el norte del país hace casi tres lustros. Aquellos años, a la mitad de la década antepasada, la entonces ganadería de “El Colmenar” lidiaba constantemente con resultados alentadores.

Recuerdo que era famosa la historia de un semental garfeño el cual Martínez Ancira persiguió mucho tiempo hasta que le adquirió a fines de los ochenta y que redefinió su ganadería, inicialmente enclavada únicamente en el encaste  barroso vía Jaral de Peñas y que resultó un muestrario amplio del toro de San Mateo, vía Garfias y San Martín.

Aún todavía, a pesar de encontrarse cerca del retiro profesional, Gerardo Martínez agregó sangre de santacolomeña, vía San Martin. El resultado ha sido alentador. Una rama bien enclavada en la finura de las manos cortas, el lomo recto y la cabeza descolgada del saltillo-san mateo contrastante con la santacolomeña aparición de las manchas blancas y lo alto de agujas de berrendos y cárdenos evocadores.

Así dejó su tamaulipeco hierro para ponerlo en manos de sus nuevos y coahuilenses amos, de los que esperamos bravura. Es difícil hacer un juicio a partir de una fotografía e incluso a partir de dos antecedentes novilleriles como ha sido el buen juego, sobre todo en 2010, de las novilladas que ha enviado El Nuevo Colmenar.

Los novillos engañan y puede que algunos les tome día tras día en plena colina del desánimo. Pero el toro bravo salta cuando menos lo esperamos, el indicio está ahí y  puede que la sangre brava y el legado de Gerardo Martínez den la más cordial noticia, la principal, que el encierro, para bien o para mal, no se quede atado al piso.

Porque además del cartel, tan subestimado por los ”aficionados serios” tiene la salvedad que durante tres Temporadas seguidas los encierros reseñados por Manolo Mejía han verdaderamente sorprendido por un novedad y por su forma de embestir. La gente redescubrió a El Junco gracias a 12 toros lidiados en menos de 20 días. El aficionado supo que la presencia seria y el juego bravo podría juntarse al ver correr los encierros de Autrique e incluso de Real de Saltillo.

De los tres mencionados, Mejía nos ha dejado dos inobjetables faenas: “Don Fer” de El Junco y “Lugareño” de Autrique. Mejía, discutido siempre, denostado a veces, es una muestra de que el buen hábito técnico, a pesar de todo siempre puede prevalecer. Veremos, a casi 27 años de alternativa, que aún queda agua en el abrevadero del torero.

El hoy del cartel e incluso del “escalafón taurino mexicano” es Uriel Moreno “El Zapata”, el arrollador líder de la mencionada lista que avasallando viene y que su momento es este. Le tenemos visto muchas veces y regresa a la Plaza México por las fechas en las que hace tres años comenzó su revolución personal y su escalada a mejores posiciones taurinas ganadas a ley.

Una de las historias importantes en el medio taurino es la de Uriel Moreno. Diez años antes “Zapata” se encontraba en la tierra de nadie. Cornada tras cornada, parecía navegar sin rumbo. Apoderados iban y venían hasta que en 2008, tras terribles percances “Zapata” encontró su rumbo y, cosa importante, a partir del toreo bueno.

Hay que decir que Uriel ha tomado la medida al toro, del público e incluso de los empresarios y que, como señalamos, le convenía un cartel más como el del domingo pasado, sobre acorde al estilo que ejerce hoy en día, ciclónico y entre loor de multitudes. Este cartel le pone a prueba con un público más selecto, más entendido y que le aguardará y que se entregará si Uriel nos muestra la cara más pulida de su diamante taurino, ese que ha desarrollado colmillo pero que conoce el toreo bueno.

Mucho del cartel del domingo cae sobre los hombros residente de Apizaco. “El Zapata” a fin de elevar su posición taurina a un nivel verdaderamente destacado ya no en la actualidad sino en la historia, deberá añadir a los fuegos de artificio, a los giros y relances en banderillas, lo que robó la atención en 2008, ese ritmo y hondura con la que bordó a Benamejí de Xalpa, sobre la mano izquierda. Ojalá.

La gran pregunta, ¿Vale más tarde que nunca? O en el caso de “El Cid”, ¿Habría valido mejor nunca que tarde? Manuel de Jesús Cid Salas llega a la Monumental por fin, luego de litigios y habladas, quizá en el momento más difícil de su carrera, cuando ese temple y esa mano izquierda han padecido incluso el desprecio del desperdicio de lotes magníficos.

Porque la historia no conoce de excusas bien ha valido más el “mal arreglo” que el “buen pleito” que “El Cid” ha evitado con la Plaza México al presentarse el domingo.

Sin embargo, las figuras del toreo por algo lo son. Le recuerdo al torero un diálogo que tuvo con el Maestro Antoñete: “El que mejor puede estar en México, eres tú” En aquel invierno de 2007-2008 “El Cid” quiso que su confirmación fuese con Enrique Ponce y a todo lujo. Las carreras de los toreros tienen momentos, aquel de “El Cid” se fue. Pero esa mano zurda, ha mostrado cual ha sido el camino, que aun es tiempo, de mostrar a la gran Plaza porque ha sido y debe seguir siendo una figura.

La base del toreo del sevillano, las razones por las que ha sido lo que es en el toreo, se han construido sobre los saltillos y sus colaterales reminiscencias. Del albaserrada al santa coloma y por supuesto, casi nadie lo recordará, aquel rabo que cortó en un pueblo de Córdoba a una corrida amexicanada de Chafik, quien recordamos vendió parte de la sangre de El Nuevo Colmenar.

Lo que rehabilita a los toreros el ritmo perdido es el temple. El toro mexicano lo entrega como ninguno y si se le tiene paciencia, termina por entregarse y “El Cid”, aun sin tentar, aun “bajándose del avión”, lo sabe porque lo ha soñado, porque su confirmación quizá le de, lo decimos desde ahora, lo que ha requerido para volver a ser el que fue. Y no me sorprendería que acabada la corrida el primer sorprendido sobre el toro mexicano sea el torero.

De “Guitarrero” de Hernández Pla a Borgoñés” de Victorino, el de Salteras ha conquistado a espadazos y a naturales. Con la diferencia de que aquí, más que aguantar debe sobar, más que templar, aún más que templar, debe estar despacio. Sin prisas. Y no nos olvidemos, nunca “El Cid” había matado un victorino y en el año 2000 en su primer encuentro con dicho hierro en Bayona cortó un rabo.

Desde Pedrito de Portugal, a quien increíblemente criticaron el día de su tremenda confirmación el ir rápido, me parece que no ha habido un torero con tantas posibilidades de impactar como Manuel Jesús. La pregunta inicial sigue ahí. Ojalá y el mañana de “El Cid” sea la Plaza México, antes de que caiga la tarde del torero.

Como será para toda la Afición. A menos de que alguien por un puchero se lo quiera perder.

Twitter: @CaballoNegroII.

PS. Dos deseos. Que la autoridad, por amor de Dios, no olvide a Diego Puerta. Y que la Afición, por beneplácito nuestro, observe a Rafael Perea “Boni”, si es que ha hecho el viaje el maravilloso subalterno español, primer banderillero de la cuadrilla del confirmante.

“Zinco Billas” – Charlas con El Bardo de la Taurina.

Calidad de Anfitriones y Amigos. Luis y Lucero con el cartelazo de toreros.

En años que ya se fueron en la casona de Coyoacán, que fuera templo a la mexicanidad, cual estuche que guardaba una gema llamada  Dolores del Rió, se daban con regularidad tertulias de tinte taurino porque ‘La Tía Lola’ de esto del toro chanelaba bien y bonito a ellas asistían figuras entre muchas de la talla del maestro Fermín Espinosa y Silverio Pérez a quienes por cierto la estrella duranguense premió como ‘Madrina de los toreros’ por las inmortales faenas realizadas en 1943 en ‘El Toreo de la Condesa’ a ‘Clarinero’ por ‘Armillita’ y a ‘Tanguito’ por el ‘Compadre’ toros que además por su amistad entrañable con los ganaderos de Pasteje Don Eduardo N. Iturbide y Don Antonio Algara fueron ‘bautizados’ por la ‘Diva Hollywoodense’

Por: El Bardo de la Taurina.

A dichas tertulias sin necesitar de invitación por ser parte de la familia solía asistir el legendario ‘Duque de Otranto’ aquel personaje que a través de su columna ‘Los Trescientos y algunos más’ le dio forma a la sociedad mexicana, sobra decir que en aquellos encuentros  las anécdotas fluían al mismo caudal que los tequilas  de recepción y de los coñacs de sobre mesa  de las que el Bardo recuerda algunas conversaciones como cuando ‘Maria Candelaria’ ante los amoríos desbocados que por ella sentía ‘El Indio’ Fernández le dijo -‘Emilio no es que no te quiera, si no que existen clases sociales’

Y hablando de niveles solía expresar ‘El Duque de Otranto’ -‘No tiene nada de malo no pertenecer a la sociedad  pero pertenecer representa un orgullo único y glamoroso’- y lo que son las cosas de la vida esos personajes aristocráticos Dolores y ‘El Duque’ traían en sus blasones el apellido López Negrete que paradójicamente estaba engarzado en lo familiar al Presidente Francisco I. Madero quien ofrendara su vida a favor de la democracia y de la igualdad social. <¿Seria por eso que el maestro Agustín Lara no cambiara por un trono su Barrera de Sol?>

Bueno todos estos recuerdos  saltan por que el sábado que siguió al revolucionario la familia propietaria Sirvent – Domínguez  abrieron a la nova ‘Sociedad del Toro’ los portones del más hermoso desarrollo taurino que se extiende por tierras latinoamericanas y que en aragonés se llama ‘Zinco Billas’  y para nosotros los lugareños pues Cinco Villas, nombre que recibe esta primorosa Plaza de Toros, en recuerdo a la tierra que vio nacer en Aragón provincia de Zaragoza, España al progenitor de Don Luis Marco Sirvent colosal industrial, magno taurino y amigo de sus amigos.

Nuestro anfitrión ahora ha inscrito su nombre con letras áureas en los anales de la tauromaquia  y es que entregar al mundo una obra concebida y hecha con pasión para solo desbordar en ella la pasión por la fiesta es cosa grande, mas cuando esta obra fue concebida en base a pinceladas de arte en todos los sentidos pues en si se constituye como una obra monumental en donde enfáticamente el patrón Don Luis Marco asevera en Cinco Villas no se dará jamás un ¡evento que no sea taurino! y ninguno será por negocio y sí por pasión.

La fortaleza de resguardo es sólida como la cantera de esta tierra mexiquense que vio nacer al Rey

El distinguido y taurino anfitrión Luis Marco Sirvent.

Netzhualcoyotl, salvada ésta, previa jardinería se encuentra la Plaza de Toros labrada en rosado macizo que se abre como flor en primavera donde el albero fue impregnado de arena de oro proveniente de las minas de Alcalá de Guadaira que son las surtidoras de la Maestranza Sevillana, el ruedo enclavado en Santiago Cuautlalpan sin problema alguno le puede dar cabida a una corrida de toros e incluso de rejones asegura Don Juan Flores ganadero de La Guadalupana.

Su callejón es amplio y circundante sus corraletas más que funcionales, su capilla invita a la protección de las vírgenes y su palco de gala se entrega en pasarela de mármol rematado con fina barra desde donde los elíxires embisten a los parroquianos sin descanso y con holgura en  calidad y cantidad contundente.

Vamos andando porque el fandango

a punto está que empezó.

Vámonos, vámonos a la fiesta

que el que no va no llego.

Sobre caballos,  sobre motores

Todos se dejan venir, más los que llegan

así danzando y así danzando se van a ir

Los canoeros también

los que bajaron del tren,

por carretera que nadie muera

que todos lleguen con bien.

Marcial Alejandro. ‘El Fandango’

El primer ‘baño’ de agua bendita lo rocía un Monseñor anunciando al alimón  con cohetones de vara que con bravíos chillidos cruzan el espacio sideral que la Plaza Cinco Villas ha quedado bautizada e inaugurada y con ese acto histórico se  da pauta para que por la Puerta de Cuadrillas aparecieran  Manuel Caballero, Arturo Macias, Joselito Adame y Sergio Martínez previa venia y despeje de sendas autoridades de importación española.

La Banda de la Plaza México lanza al mundo los acordes del pasodoble ‘El Gato Montés’ y los toreros en faenas de filigrana ante bureles de José Maria Arturo Huerta son acompañados en el graderío por un cuarteto flamenco salvo el último que de acuerdo a la tradición ‘Zaragosana’ se lidio a los compases de una ‘Jota’ ‘Aragonesa’ palmeada al alimón por la concurrencia lo cual fue algo que sorprendió gratamente al conclave azteca.

‘Patria chica y patria grande,

se adornan las dos igual,

son mitades de un cariño,

que en el alma unido va.’ Jota A/P

Ahora Doña Lucero Domínguez Cobian dama anfitriona se luce en elegancia y finura al ordenar que sobre las mesas de manteles de seda rematados en organza y adornados con Violetas Imperiales   aparezcan las primeras viandas que por su delicia han de haber llegado a México a través de ‘La Nueva España’ que es la ‘Salchichonería y Quesería’ numero uno del Mercado de San Juan, los cortes Angus y Kobe a la orden del día acompañados de finos caldos tintos salidos de la cava del patrón ¡Faltaba más!  la alegría musical la aporta Maria Elena Leal hija de ‘Lola la Grande’ y  del ‘Principe del toreo’ así que aquí todo es de postín.

El salón de banquetes luce imponente realzado por la hospitalidad de Don Luis y Doña Lucero que no cesan  de ir de mesa en mesa departiendo ahora con Don José Garay y Doña Consuelo yerno e hija del  ‘El Compadre’ Silverio Pérez quienes teniendo como testigo a la anfitriona y a la esposa del ganadero lidiador pactan comida para charlar con el autor del libro ‘Silverio Pérez, diamante del redondel’ en el museo del ‘Tormento’ el escritor será acompañado por el Matador Arturo Macias que a decir de la primogénita del ‘Faraón’ es gente de casa.

Como en casa se siente el albaceteño Manuel  Caballero en franca alternancia vernácula con el mariachi y con el tequila al que le tiene agarrado el son tanto como al toro mexicano, y estando con Manuel somos testigos del fraternal abrazo en el que se funde con su amigo  el Dr. Jorge Uribe Camacho galeno de toreros y miembro del Consejo Mexicano de Ortopedia, mago en la ciencia de la traumatología y de la medicina de rehabilitación la platica gira en torno a los inolvidables momentos que el medico paso en la casa del figurón allá en Albacete, España.

Ya con el caer de la noche la iluminación espectacular nos sorprende cuando a través de la tecnología multicolor quedan engarzadas las banderas de la Madre Patria y de la Nueva España hoy llamada México en fraternidad que es tan añeja como la misma Fiesta Brava en territorio azteca,  la que hoy  se ha vuelto internacional y por ello resalta la presencia del maestro portugués João Mascarenhas quién es pilar de una de las dinastías de mayor solera en el ‘Arte de Marialba’ y quién refiriéndose al Matador José de Jesús aquí presente dice; – Este torero y su antecesor Gregorio García han sido los máximos ídolos mexicanos en plazas lusitanas.

Toca el turno de alternancia con el gran lidiador colombiano y hoy joyero en el arte de las esmeraldas Enrique Martínez quién nos comenta que a principios del año estará en México su paisano el inmenso y revolucionario  pintor taurino hoy tan en boga en las galerías del mundo Diego Ramos con quién los une una amistad desde siempre en lo familiar, una dama es requete saludada  y ¡como no! si se trata de Doña Malena Vázquez tía consentida de la candidata a candidata para la Presidencia de la Republica Josefina Vázquez Mota, aquello no para, y es que el Matador Arturo Velásquez el popular ‘Talín’ esta convertido en anfitrión ‘Chipen’ de la  Prensa, que es informada ahí mismo que ese niño prodigio de afición que lo es Alexis Prado será guiado académicamente por el maestro Alberto Cosió el incondicional del inolvidable Manolo Martínez.

Y así el otro Manolo Caballero continua cantando ‘Y nos dieron las diez y las once, las doce, y la una  y las dos y las tres ’ y esto no tiene pa’cuando le echen el cerrojo. Así que vámonos con la gratitud para quienes nos dieron la oportunidad de haber vivido el nuevo rostro de la Fiesta Brava ¡Olé y olé! 

Twitter: @BardoTaurina.

FOTOS – Encierro de El Nuevo Colmenar para La México – Quinta de Temporada Grande.

Tras el triunfo en novillada, El Nuevo Colmenar se presenta en la Temporada Grande.

No puede haber quinta mala. La combinación es interesante con la llamativa confirmación de alternativa de “El Cid”. El encierro está en los corrales los nombres en los carteles alrededor del Coso, solo queda esperar y pedir que los toros embistan.

Por: De SOL Y SOMBRA – Fotografías: Monumental Plaza de Toros México.

La Plaza México apuesta por el Norte del país.

Se ha reseñado un encierro compuesto por toros cárdenos, negros y un berrendo que roba la atención.  Los toros de la divisa bugamiglia, negro y amarillo de El Nuevo Colmenar a lidiarse a muerte el próximo domingo y reúnen las siguientes características:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  1. Número 850 “Legado” con 515 kilos, berrendo en negro aparejado y botinero.
  2. Número 713 “Caporal” con 488 kilos, cárdeno bragado y meano.
  3. Número 732 “Don Paco” con 538 kilos, cárdeno bragado.
  4. Número 770 “Armilla” con 520 kilos, entrepelado bragado.
  5. Número 723 “Va por Ti” con 493 kilos, entrepelado bragado.
  6. Número 725 “Corazón de Toro” con 532 kilos, entrepelado.
  7. Número 711 “Sarape” con 480 kilos, entrepelado bragado
Peso promedio 508 kilogramos.
 
El cartel, como es del conocimiento general, se compone por Manolo Mejía, Uriel Moreno “El Zapata” y Manuel de Jesús “El Cid”, quien confirmará su alternativa.

La corrida dará inicio a las 4 y treinta de la tarde el próximo domingo. Una combinación que llena el ojo de los buenos aficionados y que despierta interés y enigma.

¡Qué haya suerte!

Twitter: @LaMexico@PlazaMexico1.

De Pentecostés a Cinco Villas “Hoy como Ayer” – Magno Festival Taurino.

Espléndido lance de Manuel Caballero. Foto: @Colorjay.

Todo un acontecimiento taurino vivido en un nuevo y muy torero paraje situado entre Los Reyes y Texcoco, tan cercano a la Ciudad de México como a la añoranza taurina del ayer y la gloria torero presente. Una muestra magnífica de torería pero preponderantemente de dos de los principios fundamentales de la religión taurina: la amistad y la pasión.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Texcoco. FOTOS: Jorge Prado.

Según se vea, un festival trae la alegría taurina a plenitud y la confirmación de nuestros votos taurinos.

Lo anterior, ni más ni menos, es lo que se vive en la apertura de un cortijo bien nombrado –grábenselo desde ahora- “Cinco Villas”, tal como la localidad aragonesa motivo de la devoción de los anfitriones, la familia Marco Domínguez.

Los esposos Lucero Domínguez y Luis Marco Sirvent, sus hijos, son los anfitriones de casi un millar de taurinos a quienes tratan, a todos y cada uno, como invitados. Es el marco ideal e incomparable. Una instalación taurinamente completísima, adornada entre rojos claveles y macetillas con violetas imperiales igualmente en encarnados tonos.

El día se apropia para sí de la gris aurora.

Tanto que para la misa, que cierra con la “Salve Rociera” estremeciendo e implorando la gracia plena para el porvenir del nuevo lugar, la niebla no abandona el celaje que cárdeno contrasta con el áureo albero sevillano y los rojos tableros.

En medio de tan serio y torero escenario, testigo del magnifico paseíllo, dos charros y un auténtico caballero andaluz,  emocionadamente, encabezan como alguaciles las filas y columnas que comandan Manuel Caballero, Sergio Martínez, Arturo Macías y Joselito Adame.

Inmejorable cartel.

Los anfitriones homenajean a los diestros, la entrada en el Cortijo aplaude a los cuatro espadas y por supuesto a quienes brindan su casa para tal ocasión. Vayamos al toro.

El misterio taurino es de Albacete, su nombre: Manuel Caballero Martínez.

Físicamente incondicional, él mismo de ayer. Taurinamente con el valor intacto, lo principal. E igualmente imperecedera la conexión tan particular que conserva con el público mexicano, tan amigo del torero.

Por supuesto, la ganadería a la lidiar es de sus favoritas.

Sin embargo decir que Reyes Huerta tiene una tarde para el olvido, justo cuando hacía más falta hacía la tarde buena, es poco. Los toros, aun de festival, alejados de toda polémica, no han sabido de ocasiones y sí mucho de mansedumbre.

Importa poco cuando hay firmeza, colocación adecuada y mente clara en lances templados de Caballero, uno grande por el izquierdo. Pero el reyes huerta que inaugura cortijo, de nombre “Ejea” para la historia, usa más las manos que la cornamenta, Manuel aguarda varas y banderillas.

Inicio breve, simple y torero que deja al novillo en los medios del ruedo. Trazo largo en el derechazo. Cuando el burel busca pisar la muleta, Caballero alivia su embestida para colocar el trapo perfecto, en exactitud de altura, para el siguiente muletazo. Así construye dos tandas pese a un breve desarme.

Pero el toro canta hacía las rayas.

Ahí Manuel verticalísimo, en cadencia perfecta y con el toro hacía tableros, dibuja el cambio de mano por bajo ideal con el Cortijo que ruge en sus nacientes olés porque indudablemente Caballero desdeña la mansedumbre con la reciedumbre de su castellanísima expresión torera.

Parece habrá toreo al natural pero solo es un instante, dos en sutil transparencia de toque y en mando exacto. Podrá Caballero carecer de ritmo, nunca del sino torero que le tendrá siempre en el sitio exacto, como la casi entera que acaba con la vida del novillo.

El toreo del manchego consiste, hoy como ayer, en colocar a trasluz clave a clave y punto a punto del desglose de los cites y la sucesión del muletazo, o como en este caso, la mano izquierda que descubre perfecta el sitio del estoque.

Oreja de Ley.

Suena “El Zopilote Mojado” en la vuelta aclamadísima.

Toque intacto. Caballero al natural.

Acompaña desde Albacete al primer espada el novel matador Sergio Martínez, espigado y con buena planta al que el aún más manso segundo aprieta en tablas.

Poca cosa en varas y mucho menos banderillas. Martínez traga y hace tragar al manso violento.

A golpe de cincel se impone al berreón novillo. La mano derecha lleva largo y tremendamente poderoso abaniquea en los medios antes de matar trasero y cobrar la oreja justo cuando “En er Mundo” comienza a sonar.

Al inmejorable comienzo de la primera mitad del festejo se suma el incontenible deseo de Arturo Macías de mostrarse, como es, como ha sido, el torero que ha avasallado a propios y extraños.

En la posición de Macías no queda más que arrear, aun siendo un Festival.

Muestra de ello son las largas cambiadas. Sorprenden, ya de pie, sus lances por lo templados. Pero es lógico, incluso esperada, su quietud en el doble remate, emocionante pese al desarme.

Una confusión de Nacho Meléndez, el picador de confianza de Macías, que le hace no ocupar su sitio en la contra querencia. Nacho, acostumbrado a partir hacía el lado izquierdo de la puerta de caballos, invierte los terrenos y al enmendar se encuentra el novillo con el caballo de los mansos que pica a la trágala descomponiendo su tranco.

Para cuando el piquero potosino por fin puede picar el novillo, éste echa atrás y berrea extendiendo su mansedumbre en banderillas. Macías anticipa a su apoderado “Armillita” sobre lo poco que durará y lo deslucido que será el que hace de tercero.

Qué importa.

Arturo impone sus formas pese al desarme inicial por la derecha del que se repone corriendo la mano largo e incluso de la voltereta por el lado izquierdo, de la cual se levanta para rematar con remanguillero y lucido molinete invertido –como a “Cuatro Caminos” hace dos años.

La meritoria tanda por la zurda muestra la cara arriba y la mansedumbre del astado que se va directo a las tablas tras la flor invertida de la cual quedó pendiente el remate de pecho.

Ya en el terreno del toro, tableros frente a toriles, Macías le lleva largo y a compás abierto en nuevos derechazos, sello y empeño en los mismos e incluso belleza en los pases de pecho con la zurda y la dosantina. En ese terreno pero en la suerte contraria, se eleva el torero al pedestal del volapié perfecto que en la yema revienta al manso cárdeno careto.

Dos orejas son el premio e inexplicable la vuelta al ruedo al burel.

Como sí, en cambio, por demás justo homenaje, la vuelta al ruedo con el anfitrión.

Cuidado aquí. Dejar a un lado a Arturo Macías, como si fuera la antigua resaca delante de la embestida de la nueva ola taurina, es un error por un principio fundamental. Otra vez, porque no aquilatamos el peso de la reciente historia.

Tomen nota.

El sino del encierro cambia cuando el único matador a la usanza campera mexicana vestido toma su capote para lancear con gusto al precioso berrendo que cierra la lidia ordinaria pues Caballero y Martínez regalarán.

Joselito Adame abre el capote y cierra las salidas de la mansedumbre al dosificar las varas. Extiende la obra capotera en chicuelinas algo afectas al bajar en exceso la mano, la tercera es buena y la larga por remate tanto o mejor que los tres pares que coloca alternando y reunido.

Alegre llega “Sos del Rey” a la muleta de Adame que en plenos medios corre la mano con mucho temple y largueza.

La faena se intuye y la Banda, en evocadora alusión desgrana “Silverio” para felicidad de los tendidos y de las hermanas Silvia y Consuelo Pérez. Y claro, ya en borrachera absoluta, Joselito abre el compás y deja volar el brazo con la derecha, abrocha con gran trincherazo e incluso al natural, pese a la aspereza del toro, se muestran dos enormes muletazos.

La entera formidable en plenos medios es corona grande del tremendo momento que atraviesa a la puerta de su compromiso en La México el hidrocálido.

Joselito está puesto.

Para bien de todos.

Caballero, por muchos motivos, hace eco de la costumbre tan en boga de regalar un astado que aquí sí importa y mucho con tantos signos en el ambiente. Veamos. Lo torero del festejo y de la región donde se realiza, el taurinismo de los asistentes y el recuerdo de los ases que hace 65 años en el Pentecostés cercano habrían vivido un encuentro tan taurino como el vivido este sábado.

Todo esto nos hace celebrar la salida del quinto al que Manuel saluda con lances templados, uno deslumbrante, y una media superior. Aguarda tranquilo el toreo las ráfagas del viento y la debilidad del berrendo.

Logra extender la embestida del astado por el lado izquierdo y además vencer el viento sin refugiarse y plantarse en los medios. Manuel Caballero, todo un torero, tiene dentro la llama taurina que en México seguramente se le aviva más.

Lógicamente, sobre reaparecer… alguna duda, seguro, “Cinco Villas” le deja en el aire.

Única mácula, la estocada que cala pero que no es óbice para conceder la oreja.

Martínez lo tiene imposible pese a su enorme esfuerzo con el sexto, un novillo que debe preocupar a José María Arturo Huerta. Lo interesante es observar la solvencia del torero de Albacete que es ovacionado lo mismo que el anfitrión al final en donde en necesaria consecuencia acompaña a los toreros.

Ha sido un excepcional festejo taurino.

Impresionante por su orden y causa torera, incluso con magnificencia en su remate: las mesas elegantemente adornadas en todos granas y gualdas, además del tricolor mexicanísimo, en el salón de banquetes.

De mesa a mesa, con sus centros de rosas rojas, se reciben una comida espléndida de cabo a rabo, mientras al toque, el compás flamenco se rompe en guitarras y palmeos.

Luego, el desgarro mexicano no exento de dulzura de María Elena Leal, que al igual que Caballero toreando, no solo retiene cantando porque tuvo, sino porque ambos, en lo suyo, aun lo tienen. Canta Caballero en enclavado recuerdo de otro Manuel, Califa de Córdoba, en aquella tarde de pulque y barbacoa en Pentecostés.

Ahí, “tras lomita”

Así, de Manuel a Manuel, de Pentecostés a Cinco Villas, de 1946 a 2011, sesenta y cinco años después, seguimos y no paramos. La Fiesta vive. De aquella “Feria de las Flores” de Manolete, al cante de Caballero que, como a la tarde, se va cantando hasta que “Y nos dieron las Diez…”

Por ello, la familia Marco brinda algo más que “las tres” respecto del toro de la amistad a los aficionados taurinos. Algo más que la mano y la merced nos brinda al abrir su casa.

En lógico autobombo, tan proclive en los taurinos, algunos sospecharían sobre la intención.

Para el que ha estado ahí no representa más que demostrar que ser taurino implica entregar todo sin esperar algo a cambio.

Eso es el arte, pura donación, solo entrega sin recuperación posible.

Y esto es la Fiesta.

Por ello, en inolvidable recuerdo, en libro de oro particular, guardaremos la primera e inolvidable página de una historia llamada “Cinco Villas”.

Y lo aseguro, será para toda la eternidad.

Twitter: @CaballoNegroII – Texto.

@ColorJay – Foto.

PS. Galería en breve.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Cortijo Cinco Villas. Los Reyes, Estado de México. Magno Festival Taurino. Inauguración de la Plaza del Cortijo. Media entrada en tarde fría con cielo gris  y viento.

6 Novillos, 6 de Reyes Huerta (Divisa Rosa, blanco y rojo) Los últimos dos lidiados como regalos. Correctamente presentados, mansos en general salvo el cuarto que resultó bravo. Al tercero, erróneamente, le dieron vuelta a sus despojos.

Manuel Caballero, Oreja y oreja en el de regalo. Sergio Martínez Oreja y palmas en el de regalo. Arturo Macías, Dos Orejas. Joselito Adame, Dos orejas.

Destacaron a caballo Carlos Domínguez Márquez, a pie cargando toda la lidia, Fernando García Araujo, Christian Sánchez y Gustavo Campos.

Cinco Villas y sus banderas desplegadas.

Plaza México: La Víctima, el Vencedor y el Villano – Triunfo de Joselito Adame en Helada Taurina.

Los derechazos de Joselito, a plenitud. Foto: Jorge Prado.

Como llego se fue Diego Ventura. Su año taurino no pudo ser más desigual en la Plaza México. Tan rápido vino como fría se instala la tarde. Un año y ocho toros después, dos de regalo, no han bastado para convencer. Al menos delante del toro mexicano Ventura no cuaja. Tarde de desgracia para José Luis Angelino y de afirmación de Joselito Adame que casi tres años después vuelve pisando, no solo fuerte, sino en torero.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Se sufre al aguantar un festejo bajo las condiciones en que ocurre la cuarta de Temporada Grande. Particularmente, bajo tales circunstancias, la entrada se mantiene. Quizá otro clima habría traído un resultado de público mayor, que no mejor. Al público de ayer no lo salva nada.

Variopinto, estrecho de afición, inadaptado y a veces molesto, es el resultado de una época, me refiero a doce o quince años, en que la pérdida de espacios, la inundación del cliché taurino y el poco estudio y dedicación de sus “cronistas” insignias poco han abonado para que la generalidad entienda detalles taurinos tan “pequeños” como llegar a la Plaza a tiempo. “La puntualidad es el don de los que don tienen”, apunta un escritor taurino.

Con sincronía Diego Ventura espera al serio murube de Rancho Seco que abre plaza. Digo con sincronía porque Diego espera, al menos da la impresión, de querer ir a su acostumbrada velocidad crucero, tan ideal para poner el piloto automático y acabar pronto. El rancho seco tardea, tiene una posición para atacar sensible al cite adecuado, cerca y en su terreno, pero cuando acude y le lidian cerca incluso se emplea bien.

Tan es así que Ventura, que le pasa con un rejón, ha de ajustar y guardar a “Nazarí” que a falta de “Morante” es su caballo estrella. Pero al momento del tercio de banderillas el burel le exige algo más que vueltas y vueltas, que mordidas y aspavientos, le exige torear despacio y cerca, ese “clasicismo” que a Ventura cuesta tanto trabajo quizá por sus hermosas reminiscencias.

Pero los toreros buenos lo son por esa capacidad de entender la mayoría de los toros, incluso los que más distintas dificultades puedan plantear. Y hay que decir que Ventura de costado e incluso en emocionantes quiebros, consigue que el toro acuda con brío, adecua su estilo ciclónico como el viento de la tarde, para lucir a dos manos y con las cortas. Pena el pinchazo que ante un público en esencia consumista, diluye.

De peor condición su segundo. Inicia con cosas de reparado de la vista y saltando al callejón, “Gamuza” el gran monosabio, burlando la historia, incluso luce en el brinco al ruedo que le salva. Es castigado el manso astado con los primeros rejones y ya en banderillas vuelve a saltar ahora frente al patio de arrastre.

Le salió al revés la apuesta murube a Ventura que abrevia contrariado por el juego tan manso del burel con la verguenza del artero rejón por todo lo bajo. Con esto, da la impresión que los que no tienen “ni p… idea de toros”, en palabras del propio “caballero”, son sus veedores, no la Afición.

Por eso regala un brevísimo astado de Julio Delgado que en su versión para rejones se ve peor. Es una “hermana de la caridad” que nobilísimo se siente arropado por el caballo y sigue su trote de costado. Faena intensa entre lo estoico del público que al menos aguanta y que Ventura entrelaza gestos la suerte del tiovivo, es decir, el teléfono a toro cuasi parado. El pinchazo de nuevo deja todo en una triste helada.

Un apunte sobre el regalo. Lo hemos repetido hasta el cansancio, autorizarlo, es un facultad discrecional. Pero, contrario a lo que varios “entendidos” tratan de entender, el poder de la discrecionalidad tiene también límites, uno es el sentido común. Las condiciones de la corrida impedían lidiar ayer un toro más pero la autoridad, parece, tiene muy pocos pantalones.

Víctima de su propio ensimismamiento, Diego Ventura ha terminado en el sitio que le ha puesto el toro, ni más ni menos. Y ojo, que aún queda un largo invierno para el de Lisboa en nuestro país. Suerte.

Tan bello como débil es el lote de Angelino, un berrendo en cárdeno y un negro girón calcetero y lucero lo componen. A su primero no le resuelve su falta de fuerza pues no le administra. Banderillea y quizá había que dosificar carreras. Arrastra la tela y las fuerzas del burel indican que la altura es otra pues este tercero es igualmente corto de fondo. Nada claro con la espada y pocos adagios positivos.

Lo del quinto es el colmo. Consignar es debido que el de Apizaco está dispuesto pero que su faena es planteada como si de un burel con poder se tratara. Tras saltilleras y banderillas, el impresionante y bello toro, pierde todo tranco y fuerza. Como en esos juegos de mesa, José Luis cae en la casilla en la que, justo cuando se puede resolver le regresan a uno al comienzo con esa bronca terrible ante los tres avisos de la deshonra.

Pero el tren último, el que puede cambiar las cosas es un castaño que desiguala toda la corrida, que es nobilísimo y que, para variar, le faltan fuerzas. Anticipo varias “enhorabuenas” para los ganaderos pero la falta de poder, de emoción no puede ser directriz por mucha “calidad” o nobleza que tenga el toro.

Angelino, con la mente en todo menos en la faena no consigue remontar, le ganó la partida lo del quinto toro y dejó ir al castaño. Esa quizá sea, más allá de los tres avisos, verdaderamente la cruz que habrá de cargar. Dejar ir el que pudo ser el último tren. Y de cara al público de ayer, el villano inobjetable.

Ese boleto de rescate para el tlaxcalteca se le concedió dado que Joselito Adame es corneado por el que hace de tercero, un serio y cárdeno –habrase visto, los tiempos cambian, un punteño cárdeno- astifino con tremenda seriedad. Sale áspero y Joselito inmediatamente palpa tal situación.

Por ello hay poco de capa y sí un tercio de banderillas donde destaca el último par, casi, de poder a

Armado a la Muerte, Joselito Adame. Foto: Jorge Prado.

poder, que culmina un tercio donde hay emoción, con los cites a favor de la querencia no obstante ligera cabeza pasada. Ovación para Adame por ese último par y –cosas de público inocente- por voltear la montera que cae inicialmente con los machos para abajo.

Y menos mal la voltea porque, otra vez, el enésimo pase cambiado por la espalda en los medios, a campo abierto y con viento, produce la voltereta y la eventual cornada que pudo ser peor. Señores, no se manda ni se somete en los multicitados muletazos pero solo el torero es dueño de la decisión. Momentos angustiosos y terribles. Cómo estará el “gentío” que sin pegar un muletazo le gritan: ¡Torero!…

Pero incorporado, más allá de la segunda raya frente a matadores, corre Adame la mano con mucho temple y largueza, cosa que le cambia la decoración al juego del toro. Porque sometido se emplea y consigue Joselito voltear los papeles y la emoción del público, ahora sí con el compás abierto hay algo que aplaudir: el cite al frente y el mando en la embestida no obstante se descompone en la segunda tanda resuelve con giro y remate por alto.

Crece la expectación y tras cambio del terreno rumbo a la contraporra, una tanda por el lado izquierdo muestra al punteño peligroso, solo resta desdeñar por bajo toreramente y volver a la derecha donde a “Estudiante” aun le queda algo. Joselito busca y logra esforzado derechazos y a la salida de la suerte, antes de cambiar la espada, se impone al cárdeno para salir sin rematar.

Se lo juega en la manoletina y el de La Punta agarra aire para perfilarle en la suerte contraria casi en la división “De SOL Y SOMBRA” por la contraporra. Volapié perfecto, a matar o a morir, de la cual el duro toro se va a la otra vida. En lo alto las cintas, en el hoy los gavilanes, por sí misma la oreja procede, la entrega también en la vuelta.

No obstante quedaba uno más, será en la “tornata” cuando, ojalá sea pronto, lo veamos de nuevo. Joselito, diez años después de su presentación infantil, triunfa incluso a costa de su propia sangre, esto es el toreo, mortal emoción, de la cual sale vencedor el que burla a la muerte con la mayor verdad posible.

Cuarto domingo, cuarta entrada del público. ¿Será posible pintar un Diciembre para recordar? Hace 65 años hubo uno. La México lo tiene pronto y en la mano. Así será porque da la casualidad que de cuatro domingos hay cuatro triunfos, sí con Joselito, todos de Aguascalientes, todos mexicanos.

Pero aún no hay un triunfo ganadero, menos con hechuras tan de zancudos. Pero no pasa nada, que no hay quinto malo y ese es el turno que sigue. ¿Será?

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Domingo, Noviembre 27 de 2011. Cuarta de Derecho de Apartado. Menos de media plaza en tarde gélida de cielo gris, viento y llovizna, condiciones muy difíciles. Público vario pinto.

7 Toros, 2 de Rancho Seco (Divisa caña y rojo) para rejones. El cuarto saltó al callejón en dos ocasiones. El toro que abrió plaza aunque tardo tuvo bravura y emoción; 4 de La Punta (Divisa Rojo, gris y oro) El sexto anovillado lo tapó la capa, tuvo buen estilo. Sin fuerza alguna el segundo de la tarde, duro y con peligro el tercero. El cuarto, que se fue vivo a los corrales, se desplomó tras banderillas por su falta de casta y fuerza; y 1 de Julio Delgado (Divisa Naranja y oro) chico y nobilísimo.

El Rejoneador Diego Ventura. Leves palmas, silencio y ovación en el de regalo. José Luis Angelino (Esmeralda y oro) Silencio, bronca tras tres avisos y protestas en el que mató por Adame. Joselito Adame (Blanco y azabache) Oreja en el único que mato.

Pésimo, otra vez, Gilberto Ruz Torres que autoriza en tarde tan complicada un regalo más. ¿A quién defiende la autoridad?

PARTE MÉDICO.

El diestro Joselito Adame, durante la lidia del tercer toro de la tarde, sufrió una cornada en el lado derecho del tórax de 15 centímetros, la cual penetró por debajo de la tetilla y llegó hasta la axila que lesionó músculos y aponeurosis de esa región, misma que contundió el paquete vascular, aunque para fortuna del matador, no penetró el tórax.

Radar Taurino – Retruécano de Toros y Caballos.

Joselito y "Sueño" de San José. Vuelve el de Aguascalientes a La México.

Llega por tercera vez en el año Diego Ventura, sobre las aguas de la polémica que siempre le acompaña al lusitano. Entre bailes de carteles y corrales se encuentran en La México un tlaxcalteca y un hidrocálido como representantes de los dos Estados más importantes del México taurino. Como se está siendo una costumbre, veremos que en este baile no nos toque la más fea, la mansedumbre.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Se invierten las estructuras, el orden de las palabras es otro y a la vez el mismo en el retruécano, célebre juego de palabras. En los toros pasa igual.

Tenemos que siendo en autoridad el acto rechaza así, abandonando retruécanos, la corrida de Rancho Seco por alguna razón poco precisada – en estos casos la verdad poco es clara, como el retruécano- nos ha sorprendido a mal no poder ver correr los toros tlaxcaltecas para los de a pie. Cierto es que los murubes enfrentarán a Diego Ventura pero que recuerde a la dehesa de Tlaxco no le había ocurrido algo así.

Como diría Don Francisco de Quevedo “Fuerza igual en toros y rejones” esperamos hoy en La México, porque de Ventura sabemos que es un torero en infinito capaz de poder y someter; de domeñar y hacer públicos vibrar, pero no sabemos si como a todos los toreros españoles, me refiero a los grandes, el temple del toro mexicano, aunque sea murubeño –si no revisen, como ejemplo, “Catrín” de Pastejé– puede aportar la despaciosidad tan necesaria en un rejoneador que por “arrucista” da la impresión que triunfará como “Ciclón” dejando al buen compás en chilflón.

Muina de menos en Ventura para beneplácito de la Afición vendrá si Diego deja de lado la rabieta y se dispone a torear con menos chabacanerías como el año pasado donde rejones y banderillas quedaban en no mejor sitio. Un año largo en México ha vivido espero por fin veamos a Ventura no como el invitado incómodo a la Plaza de Hermoso, sino la cuña que apriete nuestro entendimiento ecuestre, que tiene que ser a paso fino y no redoblado.

Mano a mano a pie. Parece que a “El Zapata” le tienen reservada una prueba más interesante que el público de rejones. De no ser así, cosa que ocurriría quizá el próximo domingo, habría sido ideal vislumbrar hoy a Moreno.

No importa cuando el “reemplazo” puede aportar lo mismo que banderillas que temple en la muleta. Si acaso José Luis Angelino reverdece laureles a ocho años de confirmar su alternativa estaremos y podríamos vislumbrar de nuevo esa suavidad que ha tenido en su muleta y que a veces queda de lado por esa necesidad de triunfo.

Ahora que hay un nuevo torero en la Familia del tlaxcalteca es momento de arrear de echar adelante y principalmente de apretarse los machos que José Luis no puede dejarse ganar la pela por nadie. Por el resto, es importante, ojalá eso ocurra verle alternar en un buen segundo tercio, si acaso hay un momento para ello, con el tercer espada del cartel, el de Aguascalientes, Joselito Adame.

Joselito, a dos años de su magnífica confirmación de alternativa donde solo el incapaz Juez de Plaza, Gilberto Ruiz Torres, puso el único pero a la “Tarde de la Década” el 8 de febrero de 2009, no le permitió salir a hombros tras su faena a “Ventilador” de San José.

Esa tarde, a pesar de los nervios y la intensidad emocional de su confirmación, así como el lapso de inicio en su faena al berrendo “Sueño”, Joselito remontó a partir de verticalidad, trazo sentido y paciencia que a pesar del pinchazo le pusieron una valiosa y merecida oreja.

El tiempo ha pasado, Joselito ha sufrido la época de duras esperando la época maduras aguarde menos de lo que esperamos para bien de la Afición. Duras han sido las pruebas en Madrid e incluso su mala racha con la espada, situación que esperemos, como ayer vimos en un Festival que ya comentaremos aquí, sea superada.

Porque el “aura del pinchazo” ante una corrida que no será sencilla como los punteños lógicamente requieren que las espadas estén perfectamente afiladas. Lo de Quito nos deja una reflexión, los toros matan y los toreros les matan porque solo ellos mismos pueden morir. Para eso se trae la espada, como defensa y ataque. Los toros, por cierto, cuentan con dos.

La pezuña dura de los nuevos punteños puede que nos traiga una corrida que quite la penosa estela de la falta de raza. Hay antecedentes que así lo muestran. Esperemos que los toreros primero puedan y esto, un público, el de rejones, poco atento lo valore.

Esto será así. Deshaciendo retruécanos el toreo alumbra caminos que inicialmente no se entienden. Y en ello radica parte de su grandeza, explicar lo inexplicable y conseguir lo imposible.

Misterios de más, hoy hay uno nuevo. Y esperemos ser testigos de su alumbramiento. Suerte todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

A las 12 se Tocan Clarines – Primera de Feria – Quito con Toros a pesar de Todo.

Campuzano rodilla en tierra en Quito

De color esperanza y descontento estaban pintados los tendidos del coloso de Iñaquito en la primera de abono de esta polémica Feria de Jesús del Gran Poder 2011. Cabe recalcar que la entrada, aunque buena, es escasa para el usual “no hay billetes” y el lleno total que es tan común en Quito todos los años. A las 12 en punto como es tradicional sonaron los clarines y, después de un momento de silencio en honor a un fallecido doctor de plaza, comenzó en paseillo.

Por: Carlos ÁlvarezDe SOL Y SOMBRA. Quito.

Ponce abrio plaza con “Gracioso” de 500 kilos del prestigioso hierro de Triana. Ponce nos deleitó comenzando con unas bellas verónicas , alargadas, yendo despacio. Al final con unas vistosas tandas de naturales y derechazos cerró el primero de su lote.

Para suerte de Ponce, el segundo de su lote, le permitiría llevarnos al cielo con sus espectaculares pases que nos recordaron porque es torero de época. “Gobernador” de 490 Kilos de la ganadería de Huagrahuasi era un burel bien presentado, con nobleza y recorrido. Demostró mucho desde el capote donde se le notó un buen recorrido y mucha nobleza.

Llegó a los petos muy bravo empujando con los riñones. Después de un buen comienzo, este 4 de la tarde siguió yéndose hacia arriba. Iñaquito se inundó de emoción , los tendidos parecieron por un rato haber olvidado cualquier problema, entregándose la afición a Ponce.

En la muleta cuajó unas emocionantes tandas de derechazos y naturales. La afición llego al climax de la tarde cuando Ponce toreo por bajo, llevando a cabo unas ‘poncinas” que llegaron a lo sublime del toreo. No tardaron en batirse pañuelos, los tendidos se volvieron blancos. No tardó la presidencia en sacar el pañuelo naranja, que a mi opinión, no debió haberse mostrado. La afición celebró lo decidido por la autoridad. Si, una decisión celebrada, pero con la que no estuve de acuerdo.

“El Fandi” llevo el peor lote de la tarde. Destacando el segundo de su lote el cual le presentó mas opciones en el tercio de banderillas y la muleta. Su primero de la tarde lució en la muleta con varias tandas de derechazos para al final irse abajo. Se le premio una vuelta al ruedo en el 1ero y una oreja simbólica en el 2do. A pesar del defectuoso lote, el granadino, mostró entrega y cariño a la afición Quiteña.

Martin Campuzano fue otra historia. Este joven quiteño nos hizo tener orgullo de ser ecuatorianos. Aunque tuvo el lote de menos peso de la tarde, logro lucirse con valentía y dedicación. Su primer oponente era de Triana, un toro que no mostraba recorrido , ni ganas.

Pero Campuzano, joven y decidido a triunfar en la plaza que lo vio crecer, intentó de pitón en pitón hasta sacarle una linda tanda de derechazos. Cerró el primero de su tarde con una tanda de manoletinas muy bonitas. La afición gritaba ¡Ecuador! ¡Ecuador! mientras Martín toreaba.

El último de la tarde fue el orgullo de Martin en esta primera de feria. Martin se puso de rodillas en la arena de Iñaquito, y nos llenó de emoción cuajando unas tandas de derechazos de rodillas, intentando humillar también con la izquierda, pero el astado respondía más por la derecha. Martín cortó una oreja simbólica.

Iñaquito protesta y exige que se respete la integridad de la fiesta, y la afición se ha quedado con mal sabor de boca. Pero a la final estamos en los toros y protestamos lo que nos deben: integridad artística para la corrida de toros.

Twitter: @calvarez112.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza de Toros “Quito” Ecuador. Primera de Feria “Jesus del Gran Poder” 2011 Tres cuartos de Plaza. Toros de Huagrahuasi y Triana, destaca el cuarto que fue indultado

Enrique Ponce: Oreja y dos orejas y rabo (Simbólicos) David Fandila “El Fandi”: Palmas y Oreja (Simbólica) Martin Campuzano: Silencio y oreja (Simbólica)

CRONICAS Y PERIODISMO TAURINO INDEPENDIENTE

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: