«Calidad Taurina» y el Futuro de la Fiesta

El futuro de la fiesta es hoy
Por el Guerra

La fiesta de los toros en México necesita un cambio de rumbo urgente hoy más que nunca, atrás quedo ya el siglo XX que fue difícil en sus inicios para la fiesta, glorioso en su etapa media y decadente cuando ya caminaba hacia su etapa final. Pero hoy cuando entramos a la segunda década del siglo XXI podemos afirmar con orgullo que la fiesta de los toros sigue más viva que nunca ha pesar de todos sus detractores, y de gente “bien intencionada” del toro que solo ha ayudado a su extinción más que a dignificarla. Seguramente los taurinos de finales del siglo XIX y los de principio del siglo XX nunca imaginaron que cien años después la fiesta seguiría viva y más firme que nunca, apoyándose en su cimiento más importante: el Toro bravo.  A pesar del descalabro de Cataluña y de la tensa situación que se vive en Ecuador, estos actos solo han servido para unir y no para desunir, que es lo que se necesita en estos tiempos. La fiesta al igual que todo en este mundo ha sido sometida a la “eterna prueba” del paso del tiempo, así como a  la premisa de que cualquier tiempo pasado fue mejor. El tiempo y la modernización no siempre han estado del lado de la fiesta, los avances tecnológicos del pasado siglo no siempre jugaron a favor de la fiesta,  por ejemplocon el tiempo la radio, que era la eterna aliada de las corridas de toros se ha ido extinguiendo poco a poco, mientras que la llegada salvadora de la TV hacia principios de los años 60s, no fue el remedio que muchos pensaron para atraer más gente a las plazas y aficionados nuevos.

¿Qué paso? Creo que la falta de cultura taurina de las personas que controlaban las televisoras, así como la ambición de los toreros, uniones y demás, aunado a la poca categoría que algunos empresarios daban a sus festejos, termino alejando a los patrocinadores de las corridas y las televisoras perdieron el interés en la fiesta, simplemente no era  el negocio que muchos pensaron. El futbol sería el único rey.

La prensa escrita en México tampoco fue benévola con la fiesta que la fue relegando de sus secciones deportivas y culturales. Sin embargo al igual que la radio los diarios locales y nacionales enfrentan su apocalíptica extensión. Ante este panorama con la llegada de la revolución del internet, todos los taurinos y aficionados vieron en esa mágica herramienta nuestra salvación. Así nacieron los primeros portales taurinos que actualmente ocupan el vacio que dejo la prensa escrita en mucho mejor medida que antes, por ser sitios especializados y dedicados únicamente a la fiesta.  Con el internet en cada casa y oficina comenzaron a surgir los blogs taurinos, donde cada aficionado podría comentar LIBREMENTE sus opiniones, sus ilusiones y sus malestares públicamente. La fiesta de los toros comenzaba a salir de la oscuridad de años en la que algunos taurinos nos tenían sometidos.  Sin embargo faltaba la cereza del pastel para coronar los nuevos mecanismos sociales, intelectuales y empresariales de esta nueva fiesta y esa cereza serian las llamadas  REDES SOCIALES.

La verdadera revolución de la comunicación e información del mundo del toro ya nunca volvería a ser igual con la llegada del Facebook y Twitter. Aficionados de todo el mundo estaban conectados al mismo tiempo en España, Francia, Colombia o México  en la misma corrida por las redes donde circulaban cientos de imágenes, comentarios y opiniones  en cuestión de segundos, formando una unión que solo la televisión pudo lograr en su momento. En las redes sociales las imágenes son gratis, sin intermediarios y lo más importante de boca en boca. Es impresionante ver la cantidad de gente joven que tiene alguna red social que comparte y defiende su afición sin miedo a decirlo públicamente. Las cantidad de mujeres que participan en ellas promoviendo la fiesta con su afición son impresionantes así como los jóvenes y adultos que siguen por estos medios a sus ídolos. Si tan solo algunos empresarios se dieran una vuelta por esos sitios, se darían cuenta del potencial que tienen y que no han sabido explotar del todo.

¿Pero cómo hacer que la gente joven  y no tan joven regrese a los toros? ¿De verdad son negocios los toros? Ese es otro cantar sin lugar a dudas porque es innegable que la fiesta de los toros históricamente siempre ha sido un negocio muy difícil e ingrato. Para empezar los empresarios taurinos en la mayoría de los casos no han sabido cómo llevar gente a los tendidos mas allá de programar al torero de moda o como se hacía antes, poniendo al mandón un domingo sí y otro domingo también. Agréguele que la fiesta en México también ha sido brutalmente atacada por sus autoridades municipales o delegacionales pensando que eran una mina de oro, por eso muchos empresarios en México han perdido grandes cantidades de dinero, en algunos casos hasta  quedar en la miseria. En tiempos de Maximiliano Ávila Camacho se decidió gravitar el espectáculo con un 10% que actualmente se destina a otros rubros pero con este tipo de impuestos la fiesta en el DF paga siempre más que las plazas de provincia.

Hace muchos años, el 8 de mayo de 1976 Demsa empresa que dirigía en aquel entonces el Lic. Carlos González dejo de operar la plaza México por incosteable, tan malo era el negocio de manejar la México en ese entonces, que Don Neguib Simón perdió casi toda su fortuna haciendo empresa y Don Moisés Cossío tampoco pudo obtener ganancias.

Los impuestos no bajan nunca, las autoridades no apoyan la fiesta y el dinero de los toreros aumenta cada temporada,  el precio de los toros tambien sube. En pocas palabras el costo del espectáculo sube cada año, así como el costo del boletaje, pero no de la misma manera en la que aumenta el numero de aficionados a los tendidos.

Es tiempo de que los actores del espectáculo taurino se sienten y formulen ya si no juntos, por separado un plan de trabajo perfectamente estudiado y planeado para aprovechar este nuevo “boom” que vive la fiesta de los toros en México para capitalizarlo hacia el futuro. Pero para lograrlo todos tendrán que poner de su parte tanto taurinos como autoridades.

Una cuestión en la que se tiene que trabajar urgentemente por parte de las autoridades es en el problema de la reventa. La llegada del sistema de ticketmaster a los toros, que en teoría serviría para disminuir este grave problema, solo ha servido para fomentarla más con ayuda de las mismas empresas en algunos casos. ¿Pero quién controla la reventa en plazas como la México y Aguascalientes? Plazas donde es casi imposible encontrar un buen boleto en una corrida importante vía ticketmaster o en las taquillas de la plaza. Por poner un ejemplo el pasado 5 de febrero en la México,  los boletos se encontraban en todos lados menos en las taquillas ¿De dónde salió el dinero para dar esa corrida y además obtener utilidades? ¿De la reventa? Otro grave problema es el costo por actuación de algunos toreros que muchas veces impiden rematar los carteles ya que es preferible llevar a la primera figura, cueste lo que cueste acompañada de dos jóvenes toreros o de toreros que representen menor gasto a las empresas. Estos mecanismos limitan la competencia entre las figuras y la posibilidad de que los aficionados vean a las primerísimas figuras en un mismo cartel.

Alguna vez alguien sugirió poner topes salariales a lo que cobran los toreros, como pasa en algunos deportes y también establecer mínimos. No es tan descabellada la idea, aunque  siendo realistas ninguna figura del toreo lo aceptaria. Sin embargo hay que considerar en esta ecuación tambien las grandes sumas de dinero que se pagan a los toreros extranjeros en nuestro país y que se fugan muchas veces sin realizar el pago de los impuestos que exige la ley en algunos casos.

Por todo esto el dia de hoy quiero aplaudir las iniciativas de cambio que proponen empresas como la Casa Chopera en Córdoba, España mediante una campaña a la que han denominado  Q, calidad taurina donde apuestan por las redes sociales y las nuevas tecnologías para acercarse al aficionado. Tambien dentro del «Q» anuncian que ofrecerán importantes descuentos en abonos y entradas para todas las localidades con el objetivo de “facilitar a todo el mundo la posibilidad de asistir a una corrida de toros”. Gran parte del futuro de la fiesta está en la presencia que las empresas taurinas puedan  desarrollar en la web y en las redes sociales (que les podria reducir significativamente gastos publicitarios) pero tambien esta en dar más apoyos a las escuelas taurinas con mas tentaderos, concursos novilleriles y promociones a través de las redes sociales para los aficionados.

También es de aplaudir la iniciativa del G’10 y de José Ma. Manzanares hijo que declaro en dias pasados vía twiiter: “Todos tenemos nuestros intereses, sueños y aspiraciones y los luchamos de forma individual delante de la cara del toro, para eso están. Y existen los apoderados, no le encuentro sentido ni lógica a la unión de varios toreros solo para el beneficio de alguno de ellos”, prosigue el alicantino. “La única razón por la que se realizó esa unión fue para apoyar la fiesta en estos momentos tan duros, y creo que todos los aficionados y profesionales que amamos esta profesión sentimos lo mismo, no estamos solos en ese sentimiento, que es el de apoyar, salvar la fiesta”. “Y sinceramente no creo que sea el momento de sacar polémica con algo tan serio como es el futuro de la fiesta” Es de aplaudir la idea que quizás a muchos les pueda parecer utópica.

¿Y los matadores mexicanos y sus diversas  agrupaciones que estan haciendo o proponiendo para mejorar la fiesta? Es pregunta.

Es lo que digo yo.

Twitter: @Twittaurino

5 Comentarios »

  1. Excelente articulo, estoy totalmente deacuerdo con vos y siento que la tecnología (Internet) jugara un papel muy importante en los toros. Que siga la fiesta, y sigamos apoyando todas estas iniciativas que en el fondo tienen como fin ayudar.

Deja un comentario