Sevilla: Torrestrella gana crédito

José Garrido. Foto info José Garrido (Twitter)

Por Ignacio SM.

El miércoles empezó el ciclo continuado de corridas de toros de la Feria de Sevilla, con tres toreros noveles y una ganadería de solera. 
José Garrido, y los que se presentaban de matadores en Sevilla, Álvaro Lorenzo y Ginés Marín, se enfrentaban al hierro de Torrestrella, que tan buenas corridas ha echado en Sevilla, pero que últimamente no había estado al nivel esperado, aunque afortunadamente, parece que vuelve por sus sus fueros.

La corrida, bien presentada, con algún toro que se escobilló, ha sido encastada y ha tenido clase y nobleza, aunque ha carecido, en general de motor. Hemos comentado que si los toreros le hubieran dado más distancia en vez de ahogarlos con las cercanías, igual podríamos haber visto más, sobre todo en los tres primeros. Cuando los toros venían de lejos, con su inercia, y no se paraban, iban largos, pero cuando se paraban ya les costaba volver a arrancarse. Lo cierto es que los tres primeros, parecían que tenían más de lo que los noveles toreros les sacaron.

El cuarto fue el mejor del encierro, bravo y encastado, y con mucho recorrido. Garrido sí lo citó de largo, y le cuajó una buena faena. El toro fue muy ovacionado en el arrastre. Garrido cortó una oreja. A Lorenzo se le ha notado algo verde y Ginés Marín se ha quedado muy quieto en el último, el de menos clase de la tarde, pero no obtuvo recompensa.

@isanchezmejias

Publicado en Blogs Sevilla ABC

Anuncios

JARAL DE PEÑAS A LOS CUERNOS DE LA LUNA

Un estoqueador cañón como lo fue Antonio Lomelín.

El domingo de atrasito en la feria de San Marcos, la que musicalmente un chileno Juan S. Garrido la vistió de popularidad. Don Juan Pedro Barroso flamante criador de toros de lidia que es una especialización que va mucho más allá de ser ganadero, mandó una corrida de toros, que no de búfalos ni de cabezas espanta lidiadores, lo que sí en esencia y en balance, era un encierro que va a marcar diferencia con los que salgan y con los que han salido años atrás.

La aseveración no cuesta trabajo, pues el respaldo es contundente dado las turbinas que traían pa’ que despegaran los toreadores a los cuernos de la luna, los toros de la sangre emblemática, unos más y otros mucho, fueron VIP como el lidiado en tercer sitio por el peruano Andrés Roca Rey, ‘Bable’ un toro bien cortado, casta y bravura en las credenciales y diploma en la academia del torero para el grado que cursa y cuando se da alimón el éxito entre toro y torero la sociedad se reparte a tostón, lo que es mucho por donde se le quiera ver.

A Diego Silveti le salió la bravura del segundo ‘Cudillero’ que traía una lectura pa’ la partitura que pedía leer abajo pa’ poder subir pa’ arriba, que es donde estaban las orejas que eran de oro y se hicieron de carnicería, le salió en quinto lugar ‘Tío Julio’ muy bien ayudado en su ropaje, largo, franco, que debió de haber sido exigido hasta que el de la dinastía hubiera cincelado su nombre con letras inolvidables, lo que no todos dicen sucedió y no olvidemos el primero de la tarde de Arturo Saldívar, ‘Sidrero’, claro y con emoción que buscaba le sacaran la bravura a relucir.

Aquí queda esto como una constancia a Jaral de Peñas, por un encierro que traía unas ocho orejas y algunos rabos listos para irse al taxidermista y eso sí es digno de resaltarse y por ello lo hemos hecho amén de que uno de sus toros en representación de todos, se adjudicó la encomienda de regresar indultado a la ganadería a platicar el triunfo. 

Un indulto es algo muy serio y no exento de polémica y lo es, porque lleva implícito muchas cosas, que van desde el buen juicio del juez que dio el veredicto, sobre él casi siempre cae un rosario de sospechosismo, de porque lo hizo, la posibilidades son múltiples, empezando por la más natural que lo debería de ser en orden de importancia; que el toro se lo merecía, saltando a que el juez se dejó presionar o por el público o por el empresario, lo que a su vez llega hasta a considerar el interés que el ganadero tiene de conservar ese toro, para mandarlo a padrear y la decisión u opinión del matador en turno la cual también trae implícita varias variantes que puedo pensar arrancan en que el torero no se sienta confiado con la espada y no quiera echar a perder la faena, arriesgando que el acero le juegue una mala pasada, aunque esto implica que salvo muy contados casos, el triunfo sea compartido en la misma proporción por el toro y el torero y aquí continúan las disyuntivas y la respuesta o postura a ésta situación, mi punto de vista, va en el sentido de que los toreros van o apuestan mayoritariamente por bailar el vals en pareja antes de correr el riesgo, que va implícito, me voy hacer una pregunta o varias en voz alta, que pueden resultar incomodas, ¿están los toreros capacitados como pa’ juzgar qué toro merece el indulto? 

Y va otra ¿le interesa a los matadores conservar la vida de un toro? Lo cual implica como ya se dijo de alguna manera, quitarse el dulce de la boca o compartirlo, yo creo que no, pero también creo que ya no existen esos toreadores tan sobrados de sí mismos poseedores de un celo que no les permita compartir el triunfo y que a la vez sean capaces de dar el paso a la gloria, al águila o sol jugándose el todo por el todo a un volapié como lo haría un estoqueador cañón como lo fue Antonio Lomelín, sin dejar de considerar que provoque el enojo del ganadero y en los días de su vida vuelva a ver un pitón de ese hierro ¿verdad que un indulto es algo serio?

Feria de Abril: Un carretón para Álvaro Lorenzo

José Garrido hace un lance en la Maestranza a su primer toro.

Solo José Garrido cortó una oreja de una muy justa y blanda corrida de Torrestrella

Por Antonio Lorca.

Álvaro Lorenzo se perfiló para la suerte suprema; fijó la mirada en el morrillo del toro, levantó los talones y se fue al encuentro. La primera impresión fue que había enterrado la espada hasta los gavilanes. Pero hete aquí que el animal se dio la vuelta y enseñó a los incautos espectadores la verdad de la historia. Sin saber por qué, la mano del torero se había ido hacia los costillares del toro, cerquita del número que identifica a la res, y en lugar de atravesar la carne, quedó la espada ensartada en la piel como en los espetos de sardinas, y asomándose al final. ¡Mala suerte la del chaval! Cualquier artista echa un borrón.

Se perfila de nuevo (“A esta va a ser”, comenta el vecino); apunta con más atención a lo negro, y otra vez yerra con la puntería. El estoque cayó más abajo que el primero, si tamaño desatino es posible. Suspenso. Queda para septiembre. Es difícil ejecutar de forma más fea la suerte suprema. Y es que Lorenzo venía a Sevilla a examinarse; y lo hacía como alumno aventajado, al igual que sus compañeros de cartel. Pero el borrón fue mayúsculo. Una vez, vale, pero dos… Inexplicable.

Tuvo suerte, no obstante, porque cuando acabó la faena de dos descabellos, el público, generoso, guardó un respetuoso silencio. Si le toca hace unos años, todavía le resuenan en los oídos la más que merecida bronca.

Y lo cierto es que no muleteó mal a ese primer toro de su lote, blando y noble como los demás, y con escaso fuelle. Sus tandas son cortísimas, no se recrea en los muletazos y su toreo emociona con cuentagotas. Dijo poco, que es de lo que se trataba: contar a Sevilla que quiere ser figura. De momento, en su primero, lo que dijo ser es un pinchaúvas de nulo acierto.

Repitió ante el quinto el defecto de las tandas cortas; dio la impresión de traer la lección aprendida, y el público lo esperó con paciencia y la generosidad que merecen los toreros nuevos. La faena avanzaba, surgió una brisa fresca y las palmas con desgana cantaban a leguas que el misterio de Lorenzo sonaba a moderno. Su oponente no era gran cosa, y acudió a los cites con más obligación que brío. Llegado el momento de la muerte, parte la plaza se puso los prismáticos y el resto afinó la vista. Pues otra vez se fue a los bajos. ¡Vaya tarde…! Un carretón para Lorenzo… Esa es la pena que debe autoimponerse tan mal matador de toros.

El que toreó bien de verdad, especialmente con el capote, fue José Garrido, torero que ofreció una imagen de madurez y buen gusto. Recibió a su primero de rodillas frente a la puerta de chiqueros y el toro le hizo poco caso. Ya de pie dibujó un buen manojo de verónicas preñadas de temple; galleó por chicuelinas, y, momentos después, se lució por delantales. Cuando tomó la muleta, el animal ya había llegado al límite de su capacidad pulmonar, y optó por mostrarse como una caricatura birriosa de toro bravo. En fin, que hubo decisión y ganas de agradar, pero poco más.

Volvió a lucirse a la verónica ante el cuarto, excelentes algunas de ellas. Se echó de rodillas en el inicio de la faena de muleta e ilusionó a los tendidos con ayudados por alto muy ajustados. El toro, el mejor hasta entonces para la franela, repetidor y noble, le permitió algunas tandas apasionadas que no alcanzaron el clímax deseado. Comentó el vecino que el toro estuvo por encima del torero. Quizá, tuviera razón. Lo cierto es que le concedieron una oreja que supo a orejita.

¿Y Ginés Marín? Allá que se fue a toriles antes de la salida del sexto de la tarde, pero lo pensó mejor y se quedó casi en el centro del ruedo. De rodillas, eso sí, pero lejos de chiqueros. Una larga cambiada, un par de verónicas, otro par de chicuelinas, una media y una larga. Todo a la velocidad de la luz, sin tiempo para paladear el toreo. Pero bien.

Había aburrido de lo lindo ante su primero, que embestía con la cara alta, y con el que se mostró vulgar y pegapases. Solo le quedaba un tema para el aprobado. Noble tonto y escaso de fortaleza era el animal, y el muchacho se puso bonito, dibujo algunos muletazos aceptables, pero no consiguió calentar a la fresquita parroquia.

¿Y los toros? Decadentes animales sin casta. Otra corrida para el olvido.

TORRESTRELLA / GARRIDO, LORENZO, MARÍN

Toros de Torrestrella, mal presentados, blandos, mansos, nobles y descastados.

José Garrido: media atravesada y dos descabellos (silencio); estocada (oreja).

Álvaro Lorenzo: estocada ensartada que hace guardia, bajonazo descarado —aviso— y dos descabellos (silencio); bajonazo descarado —aviso— y un descabello (silencio).

Ginés Marín: estocada (silencio); pinchazo y estocada (silencio).

Plaza de La Maestranza. Tercera corrida de abono. 26 de abril. Casi tres cuartos de entrada. Se guardó un minuto de silencio en memoria del torero Sebastián Palomo Linares, fallecido el lunes.

Publicado en El País 

Pasión en el ruedo 


Por Pedro Toledano.

Con la muerte de Sebastián Palomo Linares se han desbordado los ríos del afecto que afición y crítica guardaban en lo más profundo de sus almas. No era para menos. El torero de Linares hizo méritos suficientes para tener guardadas en la memoria de la Tauromaquia varias páginas repletas de reconocimientos y de cariño. Y todo porque además de haber irrumpido en el mundo de Tauro extremadamente joven, lo hizo aportando tanta dosis de pasión, entusiasmo y sentido de la responsabilidad -su responsabilidad iba íntimamente ligada a un orgullo artístico desmesurado-, que logró inyectar en los tendidos de las plazas de toros a un nuevo ejército de aficionados, y eso en el capítulo de los méritos, pesa mucho.

Como jienense y coetáneo de Sebastián, soy testigo y parte de esa generación que incorporó el arte de la lidia entre sus preferencias. Hay que decir que al marketing que utilizaron los hermanos Lozano a raíz del alboroto que formó en la ya celebérrima Oportunidad de Vista Alegre, donde la imagen del chavalillo con el hatillo a cuestas, era reclamo que llamaba poderosamente la atención, se unían las diabluras que hacía delante de los novillotes que comenzó toreando.

El culmen de aquella primera etapa fue la actuación en solitario en su Linares natal. Recordamos aquel día entre las aventuras que un adolescente tiene guardadas como entrañables. Fuimos un puñado de amigos de Jaén en la ‘Pava’ de la Sepulvedana, que hacía el recorrido hasta Madrid parando en Bailén, y hasta Linares en auto stop. El regreso lo hicimos en el camión del carnicero que había comprado las canales de los siete novillos que lidió. Toda una deliciosa aventura que nos insufló más pasión y más compromiso con nuestra incipiente afición.

Después, ya se ha contado con detalle, toda una carrera cargada de méritos, en la que al margen de trofeos y reconocimientos artísticos, aflora una personalidad extraordinariamente sencilla y humana que quizás no llegó a disfrutar en vida todo lo que mereció. Lo recordaremos con el respeto y cariño que supo granjearse. Fue un guerrero, apasionado y vitalista, un ganador. 

Descanse en paz.

Publicado en Las Provincias

Opinión: Los toreros acaban con la fiesta de los toros

Por Jaime OAXACA. 

No todos, porque algunos son muy majos, pero existen toreros que están haciendo esfuerzos para terminar con la tauromaquia. No de una puñalada, la estrategia es hacerlo poco a poco, sin que se note.

Por una parte sonríen ante las cámaras, hacen declaraciones de respeto, de integridad, de valor, de vocación, de bravura, de lucha a favor de la fiesta de los toros, quieren ser considerados como héroes.

Es cierto que los toreros son todo eso, pero los que engañan se auto convierten en pillos.

Escondiditos borran todo lo que declararon. Actúan a las mátalas callando, hipócritamente.

Las empresas anuncian corridas de toros. Eso implica animales con cuatro años de edad cumplidos, con presencia de adultos y las cornamentas íntegras.

Casi nunca es cierto. Salvo honrosas excepciones. Lo que se lidia en diferentes plazas del país, dista de lo que ofrecen las empresas.

Por supuesto que son los toreros los que resultan beneficiados porque son quienes ponen la panza enfrente, aunque económicamente también ganan las empresas, hasta los ganaderos se llevan una rebanada del pastel.

La gente del toro dice que cualquier animal de lidia puede herir e inclusive matar. Tienen razón. Si grandes y chicos matan, porque no lidian los grandes para emocionar al público.

Esporádicamente salen toros bien presentados, con edad, bureles que impongan miedo y respeto a los aficionados. El pasado sábado hubo una de Torreón de Cañas en Texcoco y el domingo una de Jaral de Peñas en Aguas; pero no es lo común, en casi en todo el país de realizan parodias taurinas.

Algunas de las figuras extranjeras son quienes imponen condiciones para que se lidien reses pequeñas con guantes de box en los cuernos. Lo importante es su comodidad, lo demás no les importa.

Miran a México como un pueblo de segunda categoría, que no les merece el menor respeto. Por otro lado, la sumisión de las fuerzas vivas taurinas nacionales justifica el comportamiento de esos tipejos.

En Puebla, por ejemplo, se dio la primera corrida de feria el pasado viernes, en el cartel estuvieron dos divos españoles: Enrique Ponce y Pablo Hermoso de Mendoza.

Son como el demonio, buenospa’l cuento quienes integran el equipo de los toreros españoles, son como delincuencia organizada. Me enteré que los animales de Marrón no fueron aceptados por chicos, Pablito se comprometió a cambiarlos. Ya vienen, ya vienen, era todo lo que decía su gente. Nunca llegaron, lo que sí llegó fue el viernes de la corrida, los secuaces de Mendoza se aventaron la puntada de decir que la policía detuvo en la carretera el camión en que traían los toros.

Como lo de Fernando de la Mora estaba muy chico, creo que ni siquiera lo trajeron a la plaza, esos animalitos los había escogido Ponce

La empresa trajo dos de Coyotepec y dos de Los Encinos muy chicos, éstos elegidos por Ponce. Quique no quiso sortear, sólo eligió sus toros, ninguno de los alternantes se opuso. 
Héctor Gabriel, quien tomaba la alternativa, debió conformarse con mentarle la madre mentalmente.

Total, se lidiaron novillos de Marrón para Pablito y novillos de Los Encinos para Quique.

Los españoles hacen muy mal en pisotear la fiesta mexicana, su justificante es que están en otro país.

Seis días antes de lo de Puebla, se realizó la Corrida de la Resurrección en La Ranchero Aguilar de Tlaxcala, el ganado que se lidió estuvo igual o peor que en Puebla.

Sólo que en Tlaxcala no había ninguna figura extranjera: los toreros fueron de Tlaxcala: Alberto Ortega y El Zapata, lo animalitos también fueron de ganaderías tlaxcaltecas: Rancho Seco y Vicencio; desconozco el nombre pero la empresa fue de Tlaxcala.

No son los extranjeros, es el medio mexicano. Duele decirlo: los toreros acaban con la fiesta de los toros.

Publicado en El Popular

Grandeza, elegancia, galanura y distinción

Por Xavier Toscano G. de Quevedo.

¡Por fin, ya era hora! Hoy inicia lo que todos los aficionados esperábamos con grande impaciencia, los festejos de Pre-Feria y Farolillos en la hermosa ciudad de Sevilla.

La Real Maestranza de Caballería se vestirá de gala los próximos 12 días para celebrar una de las Ferias más importantes y con mayor tradición histórica del universo taurino.

¿Qué torero no quisiera estar ahí? ¿Cuántos aficionados sueñan con sentarse una tarde en este alegórico coso? Por ello quiero tomar hoy el título de un magistral libro, que en su portada tiene escrito: “El Toreo es grandeza”, frase muy clara y explicativa de lo que es, y significa, nuestra incomparable Fiesta.

Hermosa, vibrante y llena de esplendor es la Real Maestranza sevillana, y más durante su Feria de Abril, que hará centellar nuestro Espectáculo Taurino, y éste se engrandecerá con la elegancia de los multifacéticos y vistosos coloridos de los atuendos de torear, es decir: “El señero y único Traje de Luces”.

Este incomparable y aristocrático atavío de torear, no supone que quienes lo llevan sean ya toreros, pero sin él tampoco se entiende que se realice esta profesión. Es muy probable que un número grande de personas —principalmente los detractores de nuestra fiesta— podrían pensar que hoy no existe nada más arcaico y fuera de época que este singular atuendo, que a través de muchos siglos se ha mantenido inamovible y poco cambiante. Sin embargo, este majestuoso vestido de seda y oro es el ornamento preciso e indispensable para llevar a cabo el ritual del sorprendente, mágico y egregio Espectáculo Taurino.

El nacimiento del traje de torear es tan antiguo como la fiesta misma, recordemos que en sus inicios los caballeros, quienes eran los actuantes principales, portaban sus lujosas vestiduras de acuerdo con su jerarquía. A su vez, los pajes o ayudas de a pie se engalanaban con sus mejores indumentarias, pero ello no era de extrañarse, ya que entonces no iniciaba por aquellos años —siglos XV y XVI— la profesión de torero de a pie.   

Con el marchar de los siglos y los cambios que se iban viviendo, llega el momento de un personaje trascendental para la fiesta, Francisco Montes “Paquiro”, con él, el terno de luces alcanza su mejor expresión, otorgando a este atuendo cambios importantes: acorta la chaquetilla y da a las hombreras una importancia decorativa, rectifica el corte de la taleguilla, recarga y aumenta los adornos del vestido y así, el traje de torear queda finalmente confeccionado, con tanta eficacia que hasta nuestros días continúa manteniéndose con muy pocas alteraciones.

Nunca deberemos olvidar que cuando un torero se viste de “luces” se está colocando en su cuerpo muchos siglos de emblemática historia. Atuendo confeccionado por manos de verdaderos artesanos —no únicamente sastres—, seres privilegiados que utilizando la más fina de las telas, que lo es la seda, y los perfectos, únicos y brillantes bordados de oro, trabajo de muchas y largas horas de talentosas artistas, que con ello, exaltan y honran la majestuosidad de ésta admirable y pasmosa Fiesta.

Obviamente que es única y esplendorosa, por lo que estamos muy seguros que continuará en el corazón, el ánimo y la complacencia de aficionados, público y adeptos. Los cuales siempre deberán buscar y exigir con absoluto derecho la inquebrantable máxima que rige a nuestra fiesta: la presencia en todos los ruedos del mundo del eje central y único de nuestro mágico espectáculo, su Majestad El Toro Bravo.

Publicado en El Informador

Lunes de @Taurinisimos 106 – Adiós a Palomo Linares. Sevilla y FNSM 2017. Indulto Jaral Peñas.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 24 de Abril de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Producción: Miguel Ramos @migue_ramoss.

Actualidad Taurina.

En la muerte de Sebastián Palomo “Linares” (1947-2017) Clip “Nuevo en esta Plaza” Palomo en la Pintura. Controversia con Paco Camino.

Análisis oreja de Joselito Adame en Sevilla 2017.

Toros en Aguascalientes – Feria Nacional de San Marcos 2017:

Faenas de Morante, Arturo Macías, Luis David Adame con la corrida de Villa Carmela.

Corrida de Begoña con Fabián Barba, Manzanares y “El Payo”.

Corrida de Jaral de Peñas y polémica por el Indulto de “Don Julio” por Diego Silveti. Triunfo de Roca Rey y faena de Arturo Saldívar.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 28 de Abril de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Palomo Linares: “Hay dos tardes hitos en mi carrera, en Madrid y La México, ahí también le corte un rabo a un toro de Garfias”

El veterano torero Sebastián Palomo Linares recibio hace unos años un homenaje en la plaza de toros de Las Ventas al cumplirse el 45 aniversario de la histórica tarde que realizó en el coso madrileño el 22 de mayo de 1972; tarde en la que cortó las dos orejas y el rabo al toro Cigarrón, de la ganadería de Atanasio Fernández. De aquel homenaje surgió esta entrevista….

DE SOL Y SOMBRA

 El veterano torero Sebastián Palomo Linares ha recibido un homenaje en la plaza de toros de Las Ventas al cumplirse el 45 aniversario de la histórica tarde que realizó en el coso madrileño el 22 de mayo de 1972; tarde en la que cortó las dos orejas y el rabo al toro Cigarrón, de la ganadería de Atanasio Fernández. El acto de reconocimiento y “descubrimiento del azulejo” ha estado presidido por el Consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, que a su vez ocupa el cargo de presidente del Centro de Asuntos Taurinos y cuyo director gerente, Carlos Abella, fue el encargado de presentar y moderar.

LAS VENTAS HOMENAJE A PALOMO LINARES

Palomo Linares ha recibido el galardón acompañado por su actual pareja, Concha Azuara, su hijo Miguel Palomo Danko, el periodista y amigo FedericoSánchez Aguilar, quienes fueron…

Ver la entrada original 1.250 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: