El partido de la muerte: PVEM

El Partido de la Muerte.
 
Por Rafael Cué.

La Monumental Plaza de Toros Méxicovivió el pasado domingo una tarde llena de contrastes, por un lado se llevó a cabo la tercera novillada sin picadores, registrando una muy buena entrada en los tendidos; se lidiaron tres novillos muy bien presentados, del hierro debutante de Santo Tomás (sexta generación de ganaderos mexicanos), y tres de la ganadería El Siete, encaste Domecq, propiedad de Pablo Moreno, ganadero y empresario jalisciense. Dos mexicanos: Iñigo Rodríguez e Isaac Fonseca, alternaron con los hispanos Sergio Roldán y Álvaro Sánchez. En el ruedo se vivieron momentos de emoción y arte, de pasión y entrega en defensa de una tradición centenaria.

Brilló con luz propia por su empaque, elegancia y valor, el michoacano Isaac Fonseca, que tiene cualidades de sobra para funcionar en esta difícil profesión; toreó un gran novillo de El Siete; en este joven hay un torero importante. Iñigo Rodríguez, sin suerte en el sorteo, mostró cabeza, oficio y elegancia natural, herramientas útiles para seguir avanzando en su carrera. 

Sergio Roldán tuvo en suerte un buen novillo de Santo Tomás y mostro buen oficio, logrando momentos muy buenos, lo mismo que su paisano Álvaro Sánchez. Los aficionados disfrutamos nuestra Fiesta y nuestro derecho al acceso a la cultura.

Días antes de la novillada, nos enteramos que activistas “pro-animal” se manifestarían en contra de las corridas de toros, está vez lo harían desde el interior de la plaza, violando ya el orden público y afectando directamente a terceros en su derecho al trabajo y en su derecho a presenciar un espectáculo por el cual pagaron un boleto y que está perfectamente protegido por la Constitución de este país. Los taurinos organizamos una manifestación de niños durante el paseíllo, resultando emocionante cómo estos pequeños expresan su derecho a la libertad, con la sabiduría de la inocencia.

Verdaderamente indignante como mexicano es que todo este movimiento sea orquestado por el diputado del Partido Verde Ecologista de México, Jesús Sesma. 

Digo orquestado, porque fue evidente el acarreo de gente humilde que no supo ni a qué iba; también hubo —cómo no— activistas disfrazadas con pelucas; las hermanas Laura y Mónica Hernández, quienes han participado en debates recientes en la Cámara de Diputados, deshonrando su palabra de debatir con respeto y civilidad. ¡Qué vergüenza! También llevaron jóvenes violentos, dispuestos a agredir físicamente a los presentes, caso que se evitó gracias a la oportuna participación de la policía.

El diputado Sesma ha propuesto una iniciativa para prohibir la entrada de niños a las plazas de toros a nivel federal, violando los derechos de estos menores y los de sus padres por llevar a sus hijos a los toros. 

Sus argumentos obviamente son absurdos, llenos de ignorancia, populismo y una tremenda falta de información, inteligencia y deber político, además de una asquerosa doble moral, como podemos ver en las fotos. Argumentos fácilmente desenmascarados con la verdad que sustenta una tradición centenaria en nuestro país. Sólo le voy a poner un ejemplo, diputado, los cuatro estados de la República con mayor indicie de homicidios, son los de menor o nula actividad taurina: Durango, Sinaloa, Guerreo y Chihuahua.

Jesús Sesma orquestó también la ley en contra del uso de animales en los circos, siendo responsable de la muerte de más de 4 mil animales y dejando sin empleo a más de 10 mil personas dedicadas al circo. Bien ahí diputado.

La cabaña brava en nuestro país asciende a alrededor de 110 mil cabezas de ganado, que serán sacrificadas si las corridas de toros llegan a prohibirse en México, eso téngalo por seguro diputado.
Es diputado plurinominal, no fue electo, eso es obvio.

Usted no está ahí para prohibir, está ahí para legislar, y que este México —que se derrumba por políticos como usted y el partido al que pertenece— pueda tener un futuro, que debe basarse en la educación, las garantías de libertad, la igualdad y el respeto a todos los mexicanos.

Como partido “ecologista”, tiene mucho que atender: la feroz deforestación de los talamontes clandestinos, la contaminación de ríos y mares, la pesca industrial que no respeta vedas, etcétera, etcétera…

No se vaya por lo fácil, entienda lo que es México, ámelo, trabaje por todos sus ciudadanos; prohibir no hará un mejor país.

Twitter: @rafaelcue


Fuente: El Financiero

Simón Casas, nuevo empresario de Las Ventas de Madrid

Casas: “Creo que la Fiesta de los toros en el día de hoy, a las diez de la mañana, cambia de rumbo y hay un antes y un después”

De SOL y SOMBRA.

Él madruguete ya es oficial. 

Taurodelta embarco al magnate mexicano Alberto Bailléres – propietario de uno de los imperios económicos mas grandes del mundo- solo para llevarlo al gran fiasco empresarial del año en Madrid.

Los Chopera, tacaños y medrosos, se confiaron y Simón Casas -de la mano de la operadora Nautalia– les dijo quitate que ahí te voy con una oferta mayor que la de los choperones, pero sin duda superable para cualquiera de las empresas que gestiona Alberto Bailléres.

De esta manera Las Ventas, amanecieron con nuevo empresario: Simón Casas (Nimes, 1947), en alianza con Nautalia

Así se lo dio a conocer la Mesa de Contratación de la Comunidad de Madrid para este concurso: 98 puntos (85 en la valoración de los criterios objetivos más 13 de los aspectos subjetivos o de mejora) para el productor francés frente a los 51,37 de Taurodelta y el millonario empresario mexicano Alberto Bailléres (42,87 puntos objetivos más 8,50 de los criterios de mejora). Una victoria sin duda rotunda del productor francés, que casi duplicó la oferta medrosa y tacaña de la actual gestora de la Monumental.

Los de Taurodelta no aprovecharon el potencial de tener el respaldo de Bailléres y  siempre estuvieron en desventaja frente a la apuesta del productor  en todos los criterios, con un canon de 2.800.000 euros que superaba por mucho en 700.000 al de Taurodelta (2.105.000) y una gran inversión en publicidad y difusión: 3.739.178 euros, además de una inyección monetaria de más medio de millón en la Escuela Taurina de Madrid.

Hoy, algunos respiran de alivió tras la salida de Taurodelta, ya que en su opinion los choperones estaban acabando lentamente con la fiesta en la capital española. Por poner un ejemplo, la plaza durante este verano era una discoteca a la mañana siguiente -es decir sucia y con la patas para arriba- por eso la noticia llega en un buen momento y sin duda servirá para revitalizar la temporada taurina durante el 2017 en Las Ventas.

La sonrisa de Simón

Simón Casas, Rafael García y Curro Vázquez, tras dar a conocer la Mesa de Contratación su triunfo.

Hoy Casas amanece con una enorme sonrisa, que de hecho no se la ha quitado del rostro desde que se presentó al concurso por la primera plaza del mundo y madrugo a los que eran los arrendatarios, José Antonio Chopera y su hijo Manuel Martínez Erice.

Una vez conocido el fallo Casas ha dicho “Ire a buscar al turista a su punto de origen gracias a Nautalia -cuyo director general es Rafael García Garrido-, para que vengan desde su lugar de partida con su entrada para Las Ventas, y no esperarlos en la taquilla”

“Los que piensen que hemos ofrecido demasiado dinero están equivocados: es una inversión para recuperar el esplendor” afirmo con una sonrisa amplia Simón Casas.

“Vamos a trabajar dentro y fuera del toro en la sala de espectáculo polivalente que es la plaza de Madrid para que haya más actividades culturales de todo tipo, más animación, gracias a Nautalia Viajes. Para que no desaparezca la tauromaquia, que no va a desaparecer, hay que restablecer el buen estado de salud de Las Ventas, tambie hay que recuperar la pérdida de abonos y público que deja la empresa saliente, que puede ser entre quinientos mil y un millón de espectadores en los últimos años, lo que representa mucho más dinero que nuestra inversión”, señaló Simón Casas. 

Y añadió: “Hemos invertido en calidad de programación, hemos invertido a favor de la afición en descuentos (10 por ciento en los abonos), en las Escuelas para el futuro. Para recuperar el esplendor hay que contar con los aficionados y con nuestra capacidad de comunicar qué es la tauromaquia, qué representa en nuestra época: cultura, arte pasión… Este trabajo tiene que hacerlo todo el mundo del toro, pero principalmente la empresa de Madrid”.

La felicidad del productor francés se reflejaba en cada gesto: “Estoy muy contento, ha sido el fruto del trabajo de toda mi gente. La historia de Simón Casas Production es una historia de pasión y entrega a la Fiesta. Llevo 20 años presentándome a esta plaza, aguantando mucho y la recompensa ha llegado”.

Después, con un toque de inspiración de esos que le suelen llegar de vez en cuando, profundizo en las diferencias entre una empresa taurina convencional y sus producciones: “El toro, más que un negocio, es una producción artística. Por eso llevo tantos años marcando diferencias entre empresario y productor. Empresario es negociar para especulación comercial en el buen sentido de la palabra; producir es obra de arte, es tauromaquia”. ¿Como les quedo el ojo con el productor? 

En México seguramente habrá algunas caras largas tras la noticia, especialmente en el campamento de Los Adame Bros, quienes vieron como sus respectivas casas de apoderamiento -Taurodelta y la FIT- se quedaron en el camino. Y siendo sinceros algunos tendrán mucha razón, ya que Casas nunca ha sido un abanico de muchas oportunidades para la torería mexicana hasta este momento.

Oficial: Adios finalmente a los choperones y su polémica gestión. Bienvenido/Welcome Mr. Casas

Los del Conde de la Maza en Madrid

Rubén del Pinar cayo herido durante el festejo dominical.

Cuatro del Conde de la Maza, de aquella manera, y una purrela de estafermos.

Por ​José Ramón Márquez.

Hoy sí que nos las prometíamos felices con la corrida del Conde de la Maza. Ya se sabe que en esto de los toros se vive mucho de las ilusiones que te haces, más que de los resultados, y la verdad es que el paladeo de esas ilusiones, mientras duraron,  ya no hay quien te las quite por más que luego te aplaste la inmisericorde realidad. O sea, que cuando te vas a la taquilla por la mañana y ves ahí la L y la M y la corona y los colores encarnado y negro te compras la entrada con un gustillo que no asoma cuando lo que ves es, pongamos por caso, las marcas ganaderas de Garcigrande o del Cuvillo

Por si alguno no se ha enterado, hoy en Madrid había anunciada una corrida de toros de los Herederos del Conde de la Maza, con la que veníamos fantaseando desde que se anunció hace casi un mes. Luego, lo que en realidad hemos tenido ha sido un informal concurso o pasarela de ganaderías porque, además de los que figuraban en el cartel, han salido animales de El Risco, El Cortijillo y del Conde de Cabral.

Llama la atención que en estos tiempos en que toda la información fluye de manera vertiginosa por tantos medios siga habiendo ese agujero negro que son los corrales de Las Ventas, cuya seña de identidad es la más neta opacidad. A mediodía nos enteramos de que se han rechazado dos toros del Conde y de que los han sustituido por dos Torrestrella de El Risco, ganadería de la Unión. Nada sabemos sobre qué es lo que la ciencia veterinaria apreció en los dos expulsados y a nadie se le ocurre abrir un Portal de la Transparencia Veterinaria Venteña en el que los profesores que desempeñan su labor en el análisis de los animales puedan explicar a la afición qué diablos les pasaba a los dos toros rechazados. Lo digo en este caso particular porque precisamente el atractivo mayor de la tarde era la ganadería y sienta bastante mal que te quiten casi la mitad de los toros sin más explicación. Acaso, viendo las hechuras tan anovilladas del primero de la tarde, Draculero, número 42, la cosa fuese por lo de la conformación zootécnica, esa jaculatoria que siempre usan los veterinarios en Sevilla contra Victorino para sacar pecho a su costa y obligarle a traer un toro más.

Los cuatro del Conde, lidiados al principio de la corrida, han salido poco parejos y, lo que es peor, blandos. La verdad es que esperábamos toros de más poder, de más  hondura y de más presencia, acorde a su origen Villamarta, que quedaba acreditado perfectamente por las capas, castaño, negro mulato o negro listón y por las inconfundibles cabezas, astiblancas y bien desarrolladas. El primero, como se dijo antes, fue un  toro de escasa presencia, tapada algo por la cabeza, que si derribó al picador Francisco Plazas fue sólo porque agarró muy mal el puyazo dejando que el toro se fuese a los pechos del aleluya. En el primer encuentro estuvo a punto y en el segundo hizo lo mismo y fue al suelo. El segundo de los del Conde, Milanero, número 60, acudió al caballo cuando quiso y se paró en la muleta. El tercero, Cocinosito, número 4, no regaló nada a su matador, fue un toro manso, exigente y serio frente al cual nos hubiese gustado ver a algún torero mucho más placeado, sin que esto sea un desdoro para la actuación de Alberto Lamelas, como luego se dirá. El cuarto y último de los del Conde, Limpio, número 24, fue un toro muy complicado, muy mirón y muy certero: lanzó un derrote limpísimo al gemelo de Rubén Pinar al inicio de la muleta; parecía que se había trompicado el toreo, y sólo él se enteró de que llevaba el puntazo, hasta que comenzó a aflorar la sangre. Toro muy difícil este Limpio, fue el que estuvo más en la línea de lo que habíamos venido a ver. 

Los dos estafermos de El Risco vinieron, se dieron unas vueltas por la Plaza declarando de manera patente sus problemas motrices y en seguida pasaron a ser pastoreados por los bueyes de Florito, volviendo a la oscuridad de los chiqueros a recibir la muerte que merecían. En su lugar salieron uno de El Cortijillo, Musiquero, número 41, colorado chorreado, estrecho de sienes y de pésimas intenciones que buscaba el pecho del torero como un minero busca oro con su batea, y otro del Conde de Cabral toro muy fino, descarado y de bonitas hechuras que atendía por Caldereta, número 14 que se paró lo suyo en el último tercio.

El saldo ganadero que se acaba de reseñar fue despachado por Rubén Pinar, Alberto Lamelas y Sergio Serrano, que venía a confirmar la alternativa que le dio Antonio Ferrera en la Feria de Albacete de 2009. Dos, seis y cuatro actuaciones es el bagaje que aportaban respectivamente los tres matadores en la temporada del año pasado.

Rubén Pinar no se llegó a confiar en ningún momento. A su primero le recibió de muleta como se recibe a alguien a quien odias: tundiéndole por bajo se lo sacó hasta el tercio y allí el animal se paró. No es extraño. En ese toro tiró líneas, buscó la distancia más próxima y no se cruzó ni una vez. En su segundo ocurrió lo que se dijo antes del puntazo en la corva. Pinar dio la sensación de que en todo momento estaba cogido, hasta que el toro lo volteó estando el torero descubierto: el toro le ve en medio del pase y le caza sin más miramientos. Saludó una ovación de las de ‘pecunia doloris’ y atravesó el ruedo con su cuadrilla hacia donde Padrós para rebañar unos aplausillos, cuando lo suyo es que hubiese marchado a la enfermería por el callejón, como siempre se ha hecho.

 
Alberto Lamelas hizo dos esfuerzos notables en esta tarde en cada uno de sus toros. En el mansurrón colorado que hizo tercero estuvo porfiando, sobando al bicho aguantando lo suyo ante una prenda que ignoraba la declinación del verbo humillar. A este le robó literalmente una desgarrada serie de naturales: quedándose en el sitio,  sin rectificar, echándole la muleta al hocico y dando el medio pecho sacó tres y uno de pecho que ha sido lo mejor de todo el septiembre taurino de Las Ventas. En su segundo, que literalmente le quería arrancar el corazón de cuajo, se plantó firme y torero y en vez de abreviar con el estoque se esforzó en justificar su papel aguantando las tarascadas del Cortijillo con hombría y firmeza y recibiendo un volteretón sin consecuencias. Faena de entrega, sin el lucimiento amanerado de eso del arte, hecha de valor y de entereza. Deja buen cartel.

Lo mejor de Sergio Serrano fue el saludo por verónicas a su segundo, lances mecidos, ganando un pasito, trayendo al toro toreado y rematando con la media. Recibió sinceros aplausos. En su primero, toro muy protestado, no dijo nada en un trasteo muy largo con obsequio presidencial de minutos extra antes del aviso. Su segundo acaso era para haber aprovechado las diez o doce embestidas sinceras que el animal tenía antes de pararse. En este segundo presentó el torero unos modos más reposados que en su primero

Fuente: Salmonetes ya no nos quedan.

Roca Rey ante su inminente reaparición: “Queda la duda si tendré los problemas que dicen médicos”

ROCA REY. La máxima figura del momento en América. FOTO El País.

Por PABLO J. GÓMEZ DEBARBIERI

−Hola Andrés. ¿Cómo estás, cómo te sientes? Te escuché decir en una radio española que tenías alguna molestia con la visión.

Hola Pablo. No es que tenga molestias. En las pruebas que me hicieron en Estados Unidos uno de los resultados indicaba que mi visión no estaba al 100%; para alguien que esté normal, según esas pruebas, se requiere un resultado mínimo de 90 y yo estaba en ochenta y pico, aunque en mi vida diaria no lo percibo, me siento normal. Solo noto algo de debilidad en los músculos de los ojos y me han recomendado unos ejercicios para fortalecerlos.

El otro tema es el de la estabilidad, algo que tampoco percibo, pero dicen los médicos que en eso tampoco estoy aún al 100%. Es un poco raro no estar al 100% aunque sin sentir molestias, pero esos son los resultados de las pruebas. Hago mi vida normal, entrenando no muy fuerte, pero queda la duda de si realmente tendré esos problemas que dicen los médicos, aunque que yo no los siento ni me doy cuenta.

Sin tener una herida visible o una molestia de la que sea consciente, no poder reanudar mi actividad normal, mi entrenamiento intenso, resulta ser algo duro para mí.

−Pero en este caso, Andrés, será mejor hacerle caso a los médicos porque ellos te habrán explicado todo los problemas que ha surgido allá a partir de investigaciones realizadas sobre jugadores de fútbol americano a los que conmociones cerebrales repetidas y no tratadas adecuadamente dejaron con graves secuelas en poco tiempo. Inclusive hay una película, ‘Concussion’, protagonizada por Will Smith que narra ese proceso hasta que la liga de fútbol americano lo admitió. Es un tema muy relevante entre la opinión pública norteamericana.

Claro, justamente donde estuve, en el hospital de la Universidad de Miami, es donde tratan a los jugadores de fútbol americano, basquetbolistas y boxeadores con problemas de ese tipo. Me han explicado que las dos conmociones cerebrales, tan seguidas, que sufrí deben ser tratadas con mucho cuidado y sin apresuramientos.

Según ellos, el cerebro evoluciona hasta los 25 o 27 años y yo, con 19, aún tengo muchos años por delante en los que debo cuidar mi cerebro. Dicen que si no me cuido y no sigo sus indicaciones, este problema me podría causar consecuencias negativas más adelante.

También me han dicho que por ahora me prohíben torear porque una voltereta, aún sin golpearme la cabeza, podría dejarme inconsciente, simplemente porque mi cabeza se moviese a una velocidad excesiva. Dicen que después de las dos conmociones que he sufrido he quedado propenso a eso y por ese motivo, es necesario que me cuide mientras mi cerebro no retorne a su condición normal.

Es más, Andrés. En la secuencia fotográfica de tu cogida en Palencia y en el vídeo a cámara lenta, se ve que después de las vueltas que te da en el aire el toro, aunque sin llegar a golpearte la cabeza, tú pierdes el conocimiento y caes a la arena ya sin sentido. Luego, allí, el toro te pega dos golpes en la cabeza, te rompe el pómulo y eso debe haber empeorado aun más las cosas. Pero caíste al suelo inconsciente.

Si. Los médicos decían eso, pues estuvimos viendo varias veces el vídeo de la cogida y por eso me explicaron que este tipo de lesiones empiezan rápidamente a generar problemas y si después de esa conmoción uno no se recupera por completo, las probabilidades de que más adelante aparezcan secuelas pueden ir aumentando.

De no lograrse una recuperación completa esos problemas no aparecerían mañana, sino de aquí a unos pocos años y por eso decidimos cortar la temporada y hacerle caso a los médicos que son profesionales con mucha experiencia en este tema. Por eso –y me cuesta− estoy siguiendo sus indicaciones, haciendo las cosas con tranquilidad y con la ilusión de poder reaparecer en Acho el 6 de noviembre, porque ellos creen que para esa fecha ya estaré en perfectas condiciones para poder volver a torear.

−Además, antes de la corrida en Palencia te hicieron una entrevista que hemos reproducido en el Blog Fiesta Brava y allí se te ve distraído y poco concentrado, sin fijar la mirada, sin interesarte mucho las preguntas que te hacían. No sé si porque la entrevista no te interesaba o porque el entrevistador era un poco pesado y poco taurino, o porque estabas un poco nervioso el día de tu reaparición, pero en aquella entrevista no eras el Andrés que todos conocemos. ¿Tú la has visto, notaste algo así?

Antes de hacer el paseíllo los toreros sentimos una mezcla de miedo y responsabilidad y es posible que lo que muestro en esa entrevista sean mis reacciones en esos momentos íntimos que tiene un torero antes de hacer el paseíllo.

Pero también he visto la entrevista y, como tú dices, también me vi un poco raro. En ese momento me sentía muy bien; perfectamente preparado para poder torear, pero es posible que los médicos de Miami me hubieran dicho que no estaba en condiciones.

−¿Antes de reaparecer en Lima te van a hacer pruebas nuevamente para confirmar que ya estás listo para volver a torear?

Si. Iré a Miami a fines de octubre para que me hagan nuevas pruebas. Espero que en ese momento me confirmen que ya estoy al 100%. Pero me han dicho que a partir del 15 de octubre ya puedo irme poniendo delante de algunas vacas y que hacia fines de octubre ya podría ir toreando algunos machos.

Como estos médicos tratan a deportistas, no sólo se preocupan de su tratamiento médico sino también del entrenamiento progresivo para poder recuperar su nivel competitivo.

Les he explicado con mucho detalle en qué consiste la preparación y el entrenamiento para un torero y ellos han pronosticado que haciendo lo que te acabo de decir, podría estar en condiciones de reaparecer a partir del 1 de noviembre.

− Entonces, a partir del 15 será con vacas y para tu cumpleaños, el 21 de octubre ya estarás toreando algún toro a puerta cerrada.

Mira, me acabas de dar una buena idea para celebrar mis veinte años (risas).

−Ha sido una pena que hayas perdido tantas corridas del tramo final de la temporada española, en la que tan bien te estaba yendo y que en el mes de octubre vayas a perder varias corridas en México, pero sin duda lo más importante es tu salud y que puedas regresar a los ruedos en condiciones óptimas.

Si. La verdad, es una pena no haber podido estar en todas las plazas en las que me esperaban y en ciertas corridas que eran muy importantes. Las dos de Bilbao, la del sábado pasado en Sevilla, las de Zaragoza. Una lástima haber perdido esas corridas que me hacían mucha ilusión y que eran el cierre de una temporada que podría decir que fue triunfal y que ha sido muy bonita para mí, en la que he podido dar pasos y obtener logros que yo quería para este año.

Me quedo con la pena de no haberla podido rematar como yo hubiera querido, pero al mismo tiempo esto me ayuda a madurar como persona y como torero para comprender que aún en momentos triunfales, un toro te puede coger y te puede quitar de esto temporalmente o incluso te puede quitar de la profesión y –no queriendo dramatizar, pero es verdad− hasta quitar la vida. Es algo que te hace reflexionar y madurar como persona.

También me hace sentir la natural envidia de ver que no pudiendo torear, tus compañeros si lo están haciendo y están triunfando en las corridas que tú tenías, mientras que tú no puedes estar ni corriendo, ni entrenando físicamente con fuerza, sino sólo lentamente y con poco esfuerzo, toreando de salón.

Con esa madurez, que uno va obteniendo a través de estos sinsabores, se piensa mucho, para poder estar con una actitud renovada el día que puedas volver a hacer el paseíllo. Con el riesgo de que pudiera volver a pasar algo similar, pero con la decisión de dar todo de mí para llegar a ser quien quiero ser.

−Un torero, evidentemente, siempre está sujeto a mucho riesgo. El problema sería que esto te hiciera pensar mucho ante la cara del toro y que con ello perdieras sitio. Pero sabiendo el tipo de torero que eres, no creo que eso te vaya a suceder.

Si. Desde aquel día en Palencia no me he vuelto a poner delante. No te digo ya de una vaca o de un novillo, sino de un toro. Espero volver a torear y que esto no me haya quitado el sitio. Pero cuando te hablaba de cómo me han hecho pensar estos percances, no me refería al miedo, ni a pensar demasiado en las cogidas cuando esté en la cara del toro. Me refería a que no pudiendo torear, me estoy perdiendo las cosas bonitas que suceden en el toreo y que me estarían sucediendo a mí si yo estuviera en esas corridas en las que no he podido actuar.

−Pues habrá que tener paciencia. Pero cambiando de tema, hablemos ahora de tu fama. Te has vuelto famoso, no sólo entre los aficionados taurinos, sino con el público en general. Me imagino que allá donde vas te piden autógrafos, te quieren conocer, te quieren dar homenajes como el del sábado en los gallos, en Pachacamac. ¿Cómo te ha afectado esa pérdida de privacidad, que al mismo tiempo es bonita porque representa un reconocimiento a tus méritos?

Bueno, no soy tan famoso (risas), pero es bonito que te reconozcan, que los aficionados taurinos o que gente que no lo es tanto, te pase la voz, te pregunte por tu temporada, por cómo va la recuperación, por cómo me siento.

Es agradable saber que personas que no conoces se preocupen por ti y en esos momentos, cuando percibo eso, me mejora el ánimo y me siento bien. Me hace sentir que el mundo del toro tiene vigencia y que uno está presente en el pensamiento de tantas personas y la verdad, es que es algo muy bonito y me ayuda en mi recuperación.

−Entonces ¿cómo sigue tu vida diaria, te entrenas toreando de salón por la mañana y por la tarde, pero pausadamente y sin exigirte demasiado?

Como te dije, los médicos me han preparado un plan de recuperación apuntando a estar listo para torear el 1 de noviembre, aunque la reaparición sea el domingo 6. Me han dado un tratamiento y un plan de ejercicios para mejorar lo que te expliqué, lo de la estabilidad y el fortalecimiento de los músculos del ojo para mejorar mi visión.

Torear de salón, caminar mucho, todo lo que quiera, aunque evitando correr en las dos primeras semanas, para la tercera semana empezar a trotar suavemente, evitando con eso que mi cuerpo rebote; también me han recomendado bicicleta estática y spinning. La idea es que la actividad física no empiece de golpe, sino poco a poco, para que conforme vaya mejorando, mi cuerpo vaya pidiéndome más actividad física. Eso me lo recomendaron hace dos semanas, o sea que esta semana empezaré a trotar lentamente, porque ya sólo me quedan seis semanas para la reaparición en Acho.

−Tu reaparición en Acho será un acontecimiento mundial y los limeños tendremos el privilegio de poderlo ver en vivo y en directo. Todo el mundo estará atento a tu actuación aquel día, mano a mano con el Juli y con toros españoles de Garcigrande, su ganadería preferida.

Ojalá. Además de todo eso, para mí será muy importante esa corrida de la reaparición, por ser mi eso, mi reaparición, y porque mi actuación en Acho el año pasado fue muy especial (Andrés ganó el Escapulario de Oro del Señor de los Milagros, en mano a mano con Enrique Ponce), que gracias a Dios salió tan bien, fue una motivación especial y muy importante para mí a lo largo de toda esta temporada. Siento que gracias a esa motivación, me fue muy bien en España este año y por eso quisiera devolverle a la afición peruana ese apoyo que me dio aquella tarde, poniendo todo de mi parte para que disfruten con mi toreo el 6 de noviembre.

PROFUNDAMENTE PERUANO

−Conforme se acerque el 6 de noviembre, todo el mundo en Lima estará hablando del acontecimiento y la plaza contará esa tarde con mucho público, quizá esté completamente llena y se producirá esa magia colectiva, como ocurrió en Chota cuando toreaste allí en junio de este año; llegó gente a Chota desde todo el Perú y todo el público estaba expectante, sin quererse perder detalle de todo lo que hacías.

Pero viene al caso la comparación con Chota, porque aparte de Acho, las ferias en plazas importantes del Perú, como Chota y Cutervo, entre otras en la sierra, se superponen con tramos de tu temporada española en las que, en el futuro, tendrás muchas corridas contratadas.

Además, tus expectativas irán aumentando, merecidas y acordes con los logros profesionales que vayas obteniendo, y es posible que no puedan ser cubiertas en esas plazas y todo ello te impida venir al Perú a torear en plazas, que indudablemente reclamarán poder ver a su torero.

¿Qué tienes pensado al respecto para que aparte de Lima, otras ciudades del interior del Perú también puedan disfrutar con tu toreo?

Hay algo que tengo muy claro. Creo que mi tierra es mi tierra y me siento profundamente peruano. No sé cómo expresarlo con mayor claridad, pero es así. Aquí he crecido como persona y como torero. Me hace muchísima ilusión poder torear todos los años en varias plazas peruanas. Mientras estoy en España, soy consciente de la importancia que tiene la tauromaquia para tantas ciudades y departamentos del Perú.

En junio de este año fue muy bonito interrumpir por unos días mi temporada española y poder venir a torear a Cajamarca, a Chota. Cuando regresé a España me sentía muy bien; estaba satisfecho con lo que había hecho; era algo difícil de explicar; era una satisfacción íntima por lo que había hecho.

Me encanta darme cuenta y ser consciente de que aun estando lejos de tu país, hay gente en el Perú pendiente de lo que haces, preocupada de que te vaya bien y que también quiere verte torear, allí en su ciudad. Lo volveré a hacer, regresaré a torear en las provincias del Perú todos los años que pueda.

−Será, Andrés, el gran impulso que necesita la tauromaquia en el Perú.

Hasta la voltereta en Málaga estabas toreando muy seguido porque el público te reclamaba. Casi un día detrás del otro. Pero es muy importante para un torero disfrutar lo que hace y a veces, ese ritmo tan intenso podría restarle placer al torero.

¿En algún momento te sentiste agobiado con tantas corridas seguidas o realmente ibas disfrutando cada tarde?

La verdad es que he tenido la suerte de poder disfrutar cada tarde, aunque en el toreo eso de “disfrutar” es relativo, porque se pasa miedo en cada corrida y hay que esforzarse constantemente.

Pero me refiero a que me he sentido torero en todas las plazas y he estado muy satisfecho al haber toreado tantas tardes. Disfrutando desde que uno se viste de torero, con la ilusión de poder torear nuevamente y soñando lo que se puede hacer ese día.

Luego sale el toro y tratas de hacer el máximo esfuerzo posible y si el toro sale bueno, disfrutarlo al máximo.

Pero lo que más satisfecho me deja y lo que más orgullo me da es que me he sentido torero todas las tardes y que he puesto todo de mi parte, en cada plaza, para poder triunfar y dejar satisfecho al público. Algunas veces habré estado bien y otras menos bien, pero siempre he dado lo mejor de mí.

−¡Qué bien, Andrés! Porque hay muchos toreros que no soportan esa presión y que se vienen abajo sin poder encarar temporadas exigentes y largas. Esa es una muestra más de la enorme afición que tienes, que es un elemento fundamental para poder ser una figura.

Ahora que no estás con esa presión de la temporada y que te queda más tiempo libre ¿cómo es tu día a día en Sevilla?

Me levanto temprano por la mañana, entreno toreando de salón y como me queda tanto tiempo libre, lo que hago es pensar y pensar. Pienso en cómo será mi reaparición, en lo que haré cuando vuelva a torear.

A veces enciendo la televisión, pero muchas veces ni me fijo en lo que estoy viendo y sigo pensando en lo que hay que pensar cuando estás en esta profesión, en el mundo del toro y en ser torero. Piensas en lo que te dije hace un momento, en las corridas que te has perdido, en las que te estás perdiendo y en cómo te gustaría dar lo que no has dado en aquellas perdidas, para brindárselo al público en las corridas que tienes por delante, cuando ya pueda torear.

La verdad, es que siento que voy tomando fuerza y que mentalmente me voy preparando para mi reaparición y para las corridas que pueda torear tras mi reaparición.

−Cierto. Haces bien. Lo mejor no es pensar en el pasado y en lo perdido, sino mirar al futuro con ilusión y esperanza, para poder retomar la carrera tan exitosa y brillante que estabas desarrollando. Para eso, para sentirse bien y optimista, se necesita estar en un buen ambiente. Estando en España, estarás extrañando a tus amigos de Lima, a la gente de tu edad. ¿Has hecho amigos de tu edad por allá?

Son pocos los amigos de mi edad. Los que conozco, más que amigos, son aquellos a los que veía en la escuela taurina de Camas, en Sevilla, con los que entrenaba hace tres años. Y sí, he hecho nuevos amigos, pero pocos son de mi edad. En general son mayores que yo, pero creo que eso es normal entre los toreros, que tenemos como amigos a gente que nos guía y nos lleva adelante en nuestra carrera.

−¿Y sigues viviendo en la casa de los Quinta en Sevilla (una familia de picadores)? ¿No quieres todavía irte a vivir solo?

Si. Sigo viviendo allí. Vivo en la casa de María Jesús Quinta. Desde que llegué me trataron muy bien, como si fuera un hijo más. Me siento en casa y es mi segunda familia; mi familia española. Me daría pena dejar de vivir ahí. El apoyo y el cariño de una familia es importante en una profesión tan dura como la del toreo.

−¿Y enamorada, ya o todavía?

¿Enamorada? No. Me costaría el doble y me divertiría la mitad (risas).

−Se te ve con buen ánimo, torero. No hay que martirizarse con lo que no se ha toreado y, más bien, hay que mirar para adelante. Y esperar ese ansiado 6 de noviembre en Acho.

Así es. Ojalá haya suerte. La verdad es que me dio una enorme alegría que los médicos me dijeran que podía reaparecer en Acho.

Ese día estaré al 100%. Tengo mucha ilusión que de una vez llegue el 6 de noviembre. Pero quiero disfrutar de mi recuperación, porque en la vida hay que disfrutar también del paisaje antes de llegar al destino final.

−El objetivo de la vida de cada quien es ser feliz. A ti te hace feliz torear. Que seas feliz.

Gracias, Un saludo para la afición peruana. Espero poder dejarlos satisfechos el 6 de noviembre y que esa sea una corrida que quede en el recuerdo.

Fuente: El Comercio

Las Fiesta Intacta – Guerra y Torería de la Afición e Isaac Fonseca en La México.

Derechazo de Isaac Fonseca. Foto: Ángel Bernal.
Derechazo de Isaac Fonseca en su presentación en la Plaza México. Foto: Ángel Bernal.

Tras hacer valer la vigencia del derecho al respeto y acceso libre, sin condición, al espectáculo taurino, éste, en su forma actual, queda por debajo de la pasión de los aficionados al fallar por falta de fuerza cuatro de seis novillos y la falta de casta de cinco de ellos. Sin embargo, en el tercero, el novillo de la tarde, aun pese a su bisoñez y su casi nacencia como torero, Isaac Fonseca, su atrevimiento, su frescura novilleril más su serenidad y entrega, traen el momento grande de un festejo que es espejo de que el mayor daño al espectáculo, a veces, no está afuera sino dentro del mismo.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Si nos buscan, nos encuentran.

Si nos citan embestimos y, como no tenemos ni un pase cuando no se nos llama por derecho, la cornada viene de menos a la femoral del mal enemigo, el que no tiene honor ni nobleza. Y, sépanlo bien, somos certeros. Pero para eso los taurinos necesitamos toda nuestra capacidad de embestir sin amarras y con los pitones intactos porque así, solo así, haremos valer que los toros no necesitan defensa, lo hemos dicho siempre, tan solo requerimos hacer valer su vigencia.

Porque los toros, buenos, siempre atacan.

Desde la muy nóvel afición, los niños, como el taurino veterano.

Ese que calla y que cuando habla, sentencia.

Pero el clamor de la Afición se da previo al paseíllo al pugnar por retirar, como efectivamente hace la Autoridad e, incluso, artísticamente, la Banda toca la “España Cañí” al momento de echar a los intrusos y, con ello, lo que no va con la Fiesta. Así hay que tratar al extraño enemigo y blindar de aquí hacia delante el espacio de la Plaza y al interior de la misma, para prevenir cualquier desaguisado durante la corrida.

Y actuar hacia dentro, cuando aparece todo lo que no va a favor del espectáculo. Como la falta de fuerza, bravura y casta de casi todo el encierro.

Empezando todo lo anterior por el muy bonito primero, irrenunciable tipo Rancho Seco.

Un novillo al que, a pesar de su clase, la fuerza le traiciona, desde el estrellón que se da al intentar saltar el callejón hasta llegar a banderillas, pasando por los lances a pies juntos del español Sergio Roldan y el quite por gaoneras de Íñigo Rodríguez, voluntad total con los dos. Lo cierto es y ha sido que Roldán muestra un concepto de buena línea, de intentar trazar largo y vertical pero que no ajusta alturas ni temple, pese al buen inicio alternado y por arriba el novillo engancha, un pecado que en La México es mayor.

Por ello la faena y por dejar de usar todos sus brazos, no revienta, el temple que requiere el cabezazo del novillo pide un espada más experto, es claro, pide lo más difícil en el toreo que es torear sin que se enganche, esto que lo da el tiempo lo apunta el joven Roldán y podrá obtenerlo cuando termine de asimilar esa reacción desigual del toro, violento de pronto atemperado en algún momento de su actuación.

Un medio espadazo, tras adornos y aliño, dejan la cosa en saludos y, eventualmente, en matar al quinto, un berrendo santa colomeño con el que le ocurre algo muy parecido. Un novillo sacado de una lámina antigua, coloreado en blanco y en gris, que camina y de pronto se frena y al que le engancha mucho hasta desarmarle y matarle mal.

Tiempo al tiempo, la presentación de Roldán, sin ser avasallante, es esperanzadora.

Todo lo contrario al segundo de la tarde.

Un novillo que no se debe ni de embarcar por cariavacado y esmirriado, además inválido. Y con un Juez con la torpeza de Jesús Morales se puede estropear a un joven Íñigo Rodríguez, en una festejo de concurso, su única oportunidad de mostrarse, indebidamente, Usía permite lidiar al segundo y mostrar la mala cara del espectáculo, la cara decadente de la debilidad.

Con cargo al espada en turno que recibe con la “cortesía” del Juez la mala suerte y la imposibilidad de siquiera tener enemigo al frente para ligar al menos dos pases.

Injusto pero real. El novillo derrumba y con él, el festejo.

Es entonces cuando la tarde encuentra su punto máximo, en novillo y novillero.

Ocurre con el precioso tercero, mulato, de pitones blanquísimos e intactos que trae consigo bravura, nombrado “Guardián” resguarda y hace valer los atributos mayores de la Fiesta: valor y bravura. Su encendido juego se encuentra con la igualmente prendida afición del michoacano Isaac Fonseca, un menudo y pinturero diestro que recibe con larga de rodillas, prosigue por cordobinas, carga la suerte desde los tableros y, sobre las rayas, ilumina la tarde con larga afarolada ante el tranco y el empuje de la embestida del novillo.

Olé fuerte y rotundo.

Es entonces cuando en quites, Álvaro Sánchez comienza a dar visos de no estar del todo preparado para el compromiso, se complica y hace que el novillo le gane terreno. Fonseca no pierde tiempo, vuelve a la cara y su intervención vuelve a encender la mecha tras los lances y la brionesa, ajustada, sumada al desplante. Todavía sin contemplación alguna, se queda en el sitio y en el tercio frente a toriles el remate a una mano desplante incluido que da cuenta de su desparpajo.

Necesaria condición para todo novillero.

Y su atrevimiento porque a campo abierto inicia con el pase cambiado y remata el prólogo con un desdén de categoría. Ya después su propia inexperiencia le hace caer en la manida obsesión de pegar muchos pases. A veces, con novillos como este, lo poco que se tenga hay que pegarlo, aunque no sea la borrachera de muletazos que una buena parte de gente espera. Lo que se tenga hay que darlo sin perder demasiado tiempo.

Isaac se empeña pero se trompica. Hay una tanda buena por el lado derecho pero se apaga conforme el novillo pierde las manos en momentos claves, ante esto sale el recurso del pase por la espalda y claro el ánimo del público, siempre con él. Que le espera en la estocada, calladamente y en terrenos naturales, sobre las rayas, frente al burladero de matadores.

Entera al volapié, a toma y daca, en el sitio aunque apenas contraria.

La voltereta y caído entre los pitones del astado trae el drama y su amorcillamiento que tarda un rato en echarse. El entusiasmo contagia y la Autoridad premia benévolamente la agonía que es prolongada. Palmas al novillo y la presentación de un torero que valdrá la pena darle sitio.

Ya veremos.

Luego la tarde cae en su propia falta de forma.

La lluvia que habría perdonado al festejo de darse a las cuatro de la tarde y el tiempo, ausente del reloj sin manecillas, vuelve a dejar en entre dicho la falta de atención de la Autoridad que no atina a mandar en tiempo los avisos que caen como el aguacero. Ausente de temple, ya reseñado, Roldán, y de fuerza el sexto, zancudo y cornalón, dejan a Isaac Fonseca sin oportunidad de replicar.

Y asegundar.

Gracias a Jesús Morales el sexto se lidia para decepción de los pocos que aguantan el aguacero, no lo devuelve y la Fiesta se cae.

A estos personajes, a estos eventos, también hay que sacarlos de la Plaza, porque para embestir necesitamos todos los valores de la Fiesta intactos.

Para hacer lucir el oro y la seda, cuando sean.

O si es necesario, atacar, si a acaso, tirando la cornada, para bien de nuestra Fiesta.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada de Novilladas 2016. Domingo, Septiembre 25. Tercer festejo de Temporada. Novillada sin picadores. Menos de un cuarto de plaza en tarde nublada e intermitentemente ventosa con lluvia a partir de la lidia del quinto. Asistencia vario pinta. Fatal, otra vez, la Autoridad de Plaza al no devolver los lidiados en tercer y sexto lugar.

6 Novillos, 3 de Santo Tomás (Divisa Tinto, Rosa y Blanco) Los lidiados en primero, tercer y quinto lugar, desiguales y sin fuerza en lo general. Serio de cabeza y precioso el cárdeno que abre festejo, no obstante como sus hermanos, falto de fuerza, un tanto más encastado que el resto que perdieron emoción tras el inicio del último tercio; y 3 de El Siete (Divisa Celeste y Blanco) de procedencia Parladé. No obstante su cabeza, justo por estrecho y esmirriado además de inválido, el cariavacado segundo que debió devolverse; precioso el tercero, redondeado y muy serio con bravura por ambos pitones, ofensivo por delante pero completamente manso y además muy débil el sexto que pudo igualmente devolverse.

Sergio Roldan (Esperanza y Oro) Ovación tras Aviso y Silencio tras Dos Avisos. Íñigo Rodríguez (Turquesa y Oro) Palmas.  Isaac Fonseca (Turquesa y Oro) Oreja y Silencio tras Aviso. Álvaro Sánchez (Marfil y Oro) Pitos tras dos Avisos.

Todos los espadas, nuevos en esta Plaza.

El primer y tercer espada fueron designados como triunfadores por un jurado designado por la Empresa, por tal razón mataron los lidiados en quinto y sexto lugar. 

Mala tarde de Adolfo Sánchez entablerado al tratar de bregar al cuarto.

El paseíllo se vio retrasado dada una protesta contraria a la celebración del espectáculo por lo que la policía administrativa se dio a la tarea de efectivamente retirar a los inadaptados. Posterior al toque de cuadrillas y al despeje de alguaciles y espadas, un contingente de niños a favor de la Fiesta hizo el paseíllo no siguiendo la forma que exige esperar a que los actuantes hagan su desfile quizá, pero sí atendió el llamado a hacer valer la vigencia del espectáculo taurino.

Carta al inmortal Paquirri en el 32 aniversario de su muerte

Querido Paco que estás en el Cielo.

Cada año que se cumple el día de tu prematura y trágica muerte, no puedo por menos que acordarme de ti. No son estas líneas un mero epitafio por muy emocionado que me sienta mientras lo escribo. Las escribo como otras tantas veces por estas fechas porque no puedo quitarme de la cabeza lo muy amigos que fuimos, lo mucho que nos quisimos y lo bien que lo pasamos hasta que dejaste de ser tan feliz como siempre fuiste pese a que nunca llegaste a disfrutar por completo de la vida como ansiabas y merecías.

Recuerdo perfectamente las muchas veces que me dijiste lo que me envidiabas mientras te dabas por entero y ciertamente sacrificado a tu profesión: “Te envido porque siempre haces lo que te da la gana. Vas a las corridas que quieres, te haces acompañar por los que prefieres tratar y nunca por los que no te son afectos, sé que en tus viajes no te limitas a vernos torear y a escribir o hablar de lo que hemos hecho, también vas a ver lo que en cada sitio merece la pena contemplar porque disfrutas conociendo todo, comes y cenas donde más te apetece, bebes poco, muy moderadamente, eso sí…Cuando me retire me iré contigo a todas partes…Tenlo por seguro”. “A ver si es verdad y lo cumples porque me encantaría”, te respondía yo cada vez que me lo decías que fueron muchas veces.

Y yo seguía escribiendo o hablando sobre tus hazañas. Pero también sobre tus baches. Los padeciste como casi todos los toreros.

Hoy, al cabo de tanto tiempo, quiero traer aquí lo que nos ocurrió tras aquel inesperado e inoportuno bache que te dejó seco durante unos meses a raíz de una cornada que te quitó el sitio pese a no revestir ninguna gravedad. Fue en la feria de Sevilla. Llevabas dos años ya casado con Carmen Ordóñez y reinabas sobrado en el toreo. Pero te llegó una primera amargura profesional y cubriste la temporada y los contratos – tres tardes tres en los Sanfermines, por ejemplo, y con esto está dicho todo sobre el primerísimo lugar que disfrutabas – como buena o malamente pudiste hasta que, por fin, te recuperaste en plena feria de Bilbao. Días antes, en la de Málaga, me diste la prueba de tu inmensa calidad humana cuando, tras celebrarse el sorteo de los toros que se iban a lidiar por la tarde, entraste junto con tu suegra y tu mujer en el despacho empresarial de Antonio Ordóñez y ellas no quisieron ni mirarme. Al salir de la visita al maestro, Carmina y Carmuca volvieron a ignorar mi presencia. Pero tú, Paco, te quedaste para darme un abrazo y me dijiste: “No las hagas caso, están muy enfadadas contigo por las crónicas que estás haciendo de mis fracasos sin ocultarlos. Yo sé mejor que nadie que ando mal y que cumples con la obligación que te exige ser el gran crítico que eres por encima de cualquier otra cuestión…”

Me dejaste helado y al mismo tiempo inmensamente agradecido por tu cariñosa confesión. Pero pocos días después, tras verte totalmente recuperado del bache en una corrida de Urquijo celebrada en la plaza de Vista Alegre bilbaína – que fue mala – subí a tu habitación del Hotel Ercilla, donde también estaba viviendo yo, y al verte sorprendido cuando entré mientras tu tío Ramón Alvarado te ayudaba a desvestirte – estabais solos –, recuerdo las palabras que te dije: “Enhorabuena, Paco. Tus dos toros no han valido nada pero has estado magnifico. Lo de menos es que no hayas cortado orejas. Lo importante es ya estás recuperado…” Y tú, muy sonriente, contestaste: “Que hayas subido para decirme eso vale más que todas las orejas del mundo…” Nos abrazamos largo rato, muy emocionados. Y desde ese momento, nuestra amistad se convirtió en cariño de hermanos.  

Creo firmemente que, por las amarguras que viviste en los últimos años de tu vida, y de eso sé más que nadie, fue el mismo Dios el que quiso tenerte a su lado aun siendo tan joven. Me propia madre, que también te conocía y sabía cómo eras como de todo lo que estabas pasando, en el terrible momento de enterarnos de que te había matado un toro, me dijo con tanta pena como sabia seguridad: “Dios lo ha querido a su lado porque sabe lo que hubiera sufrido de continuar vivo” Lo que ocurrió después, certificó tan certero aserto.

No es cuestión de relatar aquí y ahora todo lo que sucedió una vez fallecido Paquirri. Algún días lo diré porque, si Dios me sigue dando vida y salud, me queda por escribir un gran libro de memorias y de anécdotas a lo largo y a lo ancho de los más de 60 años que llevo viendo toros por todo el mundo.

Quede memoria, por el momento, de una mínima parte de de su vida en la que se plasma significativamente lo gran torero que fue y la gran persona que también fue Francisco Rivera Pérez. Dios te tiene en su seno, inolvidable amigo.

Paquirri inmortal.

Por José A. Del Moral.

Guadalajara – Vergeleños para triunfos: tres noveles con futuro…

Foto: Twitter Nuevo Progreso.

De los Toros con Verdad Por  Francisco Baruqui.

Cuando se disfruta de lidias en las que se conjuntan el buen estilo, la nobleza, el son y, atención, LA FIJEZA, empujando en el castigo con enjundia y poder, la manifestación que da la bravura en la buena casta, permite que el criador sienta la satisfacción por sus ejemplares.

Así debe sentirse el ganadero de El Vergel, con el juego que sus novillos dieron en una plaza de primera categoría como lo es la de Guadalajara, cuando del sexteto corrido, cinco debieron de irse al desolladero sin orejas, destacando por sobre de todos, el extraordinario cuarto que mereció los honores muy bien ganados de la vuelta al ruedo.

Terciados de presencia, cómodos de cabezas y muy justos de romana, los astados fueron, a no dudar, para triunfos grandes, empero, las fallas con los aceros hicieron que sólo dos, segundo y tercero, se fueran sin un apéndice, lo que no refleja, ni con poco, las soberbias condiciones que ofrecieron a los novilleros para éxitos que les podrían proyectar, máxime cuando, insisto y repito, sus actuaciones fueron en el coso tapatío.

Mi enhorabuena al propietario del hierro y divisa vergeleña, quien tuvo todos los merecimientos para haber salido a dar la vuelta al redondel por el superior juego de sus pupilos, y que incomprensiblemente, no lo hizo aún con la petición por parte de la afición.

Tres noveles, pues, encontrándose con auténticos colaboradores, —vaya manera de meter los morros, de seguir los engaños, de repetir con recorrido, mucho desplazamiento, embistiendo como de carretilla—, que poniendo todo de sí, brindaron una tarde lucida y esperanzadora.

Gerardo Rivera, con mayor rodaje, incluyendo tierras ibéricas, deja constancia de torería y gusto, de conocimientos y recursos que van, desde ponerse en el sitio, hasta saber ligar, tanto de capa como de muleta, siendo ovacionado toda la tarde.

Lancea a la verónica cargando la suerte, y quita alternando chicuelinas con tafalleras, rematando con revoleras y recorte que se le aplaudieron, para con la flámula, expresando sus buenas maneras y, fundamental, sintiéndose mucho, plantear sus faenas con buen trazo haciendo el toreo derechista preferentemente, pero sabiendo manejar la izquierda, midiendo sus series, embraguetándose, clavando los riñones y jugando las muñecas para lucir en ayudados por abajo y al natural con la zurda, cerrando con bernardinas que se le jalearon. Así en sus dos, llevándose el premio gordo del cuarto, al que lamentablemente no estoqueó con eficacia fallando con la corta de descabellar y escuchando dos avisos del palco, cuando alargó su labor por la leve petición de indulto, que atinadamente no escuchó la autoridad, quedando en vueltas para ejemplar y torero que se habría ganado las dos orejas de haber matado bien.

Estupenda actuación, aún habiendo perdido los trofeos, que motiva para verle de nuevo. En Rivera hay torero con mucho porvenir.

El aquicalitense José María Hermosillo, salió entusiasta y bullidor, con la entrega y el ánimo que los novilleros deben tener. Variado con el percal, dibujó la verónica mirándose variado en quites al instrumentar tafalleras y saltilleras rematando con revoleras que se le ovacionaron.

Con la zarga, imprime largueza a su toreo un tanto cuanto despatarrado y ejerciendo buen temple, pero con el defecto notorio de torear con la punta del engaño, resultándole los pases despegadillos, dejando sobrado espacio entre el muchacho y la tela. Tiene ritmo y remata con soltura en pases más de costadillo, —casi no vacía a la hombrera contraria—, que de pecho.

Al intentar la dosantlna fue prendido llevándose la voltereta sin cosa mayor que el susto, despenando de entera que bastó para ganarse una oreja.

Con el quinto, otro de El Vergel para haber triunfado, estuvo con sobrada voluntad pero con menor intensidad en una labor larga, ante un novillo que respondía entre gritos de ¡toro! y con el que terminó de entera para ovación. A corregir lo despegado, que valor y empeño lo tiene.

Como empeño y valor, a más de una buena escuela que manifiesta en sus procedimientos, es la expresión del novel hispano Miguel Ángel Pacheco, joven con buena planta, empaque y muy bien vestido en terno sangre de toro y oro, que dibujó la verónica con cadencia, bajando las manos y abriendo el compás y rematando con revolera para escuchar palmas. Espectacular tumbo al piquero cayéndole la montura encima saliendo maltrecho, —deseo y espero que sin lesión mayor que la paliza—, para con la muleta…

Con la muleta acusa el español elegancia en su corte, valor y colocación para, poniéndose en el sitio, hilvanar series de toreo por abajo por los dos lados y con ambas manos, en las que la ligazón y el temple, quebrando la cintura y girando lo justo, rematar con sendos pases de pecho. Ha gustado al público que no le regateó ovaciones y supo premiarle con la oreja del tercero tras de cobrar estocada entera en sitio que bastó.

Con el sexto, el menos propicio del encierro, dejó ver que se trata de lo que es, un novillero, desdibujándose un poco tras de ser prendido peligrosamente, dando la impresión de que llevaba el cate, sacando por fortuna, solo el sofocón, cometiendo el error de no rodar por sobre de la arena y levantándose en la cara misma del astado, salvándose providencialmente de ser cogido de nuevo. Breve con la espada, muy buena tarjeta de presentación deja Miguel Ángel, con méritos para más delante verse encartelado de nueva vez.

La entrada en el mismo tono de tardes anteriores, sin salvarnos del chubasco propiciado por angelitos tomando diuréticos…

Fuente: El Informador

TAUROMAQUIA: Otra vez la burra al trigo o ¿los politicastros a la carga? 

Diputados del Partido Verde.

Por Alcalino.

O los politicastros a la carga. O a la cargada. Está de moda, al socaire de la horrorizada condena de todo “maltrato” animal, insultar a toreros, taurinos y taurófilos, y denostar al toreo como pervertidor de menores, destructor de conciencias, vergüenza de la humanidad. Sólo que la tal cruzada –que ya conoció, el lunes 19, una primera sesión pública en el Congreso de la Unión, la encabeza un partido político, presuntamente ecologista, que no ha mucho solicitaba la legalización de la pena de muerte –para los seres humanos, claro–, mientras sus corruptas dirigencias hacen la vista gorda ante la multiplicación criminal de la minería a cielo abierto, la destrucción de manglares, arrecifes coralíferos y diversos ecosistemas en peligro de ser arrasados por el “progreso” y la “modernidad” que pregonan, al tiempo que aplauden el otorgamiento de preseas y reconocimientos como estadista del año y gran defensor del medio ambiente a su verdadero jefe, el presidente de esta sufrida república nuestra, la cual, a las afrentas recientes y penurias permanentes, agrega ahora la reanudación, con ímpetu renovado, del ataque a ese preciado bien del patrimonio cultural de México que es la tauromaquia.

Reparos. No se me oculta la dificultad de defender un fenómeno social y cultural tan entrañable mientras se dedican a atentar de manera sistemática contra el mismo los propios taurinos, que suelen ser los primeros en saltarse a la torera reglamentos y preceptivas en complicidad con autoridades desaprensivas y omisas. Una defensa honesta de la corrida de toros debe incluir, por supuesto, la vuelta irrestricta del equilibrio de fuerzas que está en la base artística y moral de la lidia –equilibrio no equivale a igualdad, inviable entre dos adversarios tan disímbolos como son toro y torero–. Sin esa equidad indispensable no hay defensa que valga. Y si tal anomalía no se resuelve, cobra pleno sentido la afirmación, nada novedosa, de que el principal enemigo de la fiesta lo tenemos dentro, entre la gente del toro, y no fuera, en el abolicionismo falaz y feroz.

No obstante lo anterior, a nuestra lucha de siempre por la presencia, la esencia y la potencia del toro íntegro nos vemos obligados a añadir, lo reitero, una oposición vigorosa, inteligente y bien documentada a la oleada directamente antitaurina, reflejada en el documento que dicha Comisión ad hoc, liderada por diputados del Partido Verde (pseudo) Ecologista, acaba de someter a la consideración de la Cámara baja. Su texto, sesgado y farragoso, mediante argumentos tan mendaces como recurrentes –no en balde andaban por ahí representantes de la fundación Max Weber, con intereses en la producción de comida y aditamentos para mascotas–, solicita la supresión de las corridas de toros en la capital del país, arguyendo que no es posible que no exista en México ningún municipio que se haya declarado explícitamente antitaurino (otra falacia), ni es concebible un “deporte” –como según el texto de marras llamaríamos nosotros a la Fiesta– basado en una lucha esencialmente desigual, en el cual una cuadrilla de sádicos se dedica a torturar a un animal indefenso hasta causarle la muerte. Así, entre lugares comunes y embustes impropios de la seriedad que se le supone a la primera tribuna del país, discurre el escrito de referencia. Nada nuevo en realidad, simple repetición del consabido credo abolicionista, aunque esta vez con la pretensión de persuadir a los diputados de la conveniencia de suprimir las corridas de toros. O, si pensásemos en términos de oportunismo político, de influir en el grupo de políticos que discute el clausulado de la constitución de la Ciudad de México que ahora mismo se está cocinando.

Desde luego, la razón ética y legal –que abarca preferencias estéticas y libertad para elegir, pero también la conservación de la familia toro de lidia y su ecosistema vital–, nos asiste a quienes amamos la Fiesta porque encontramos en ella una escuela de vida y una alta manifestación artística. Pero habrá que repensar y organizar debidamente su defensa ante la intolerancia y las sibilinas intenciones de los que medran con nuestros impuestos, a sabiendas del apoyo que encuentra cualquier propuesta de abolición y censura en las dichosas redes sociales. Y por descontado en los medios, que están cubriendo de la manera más sesgada y desinformada posible las sesiones antitaurinas del Congreso, que no han hecho más que empezar y, por lo pronto, les garantizan a gobierno y partidos un distractor a modo con qué disimular su insolvencia moral y su incompetencia política.

Qué diferencia. En Francia, el taurinismo en pleno se alista para librar la misma batalla, pero con armas y bajo circunstancias muy diferentes. Como se sabe, el Senado de la V República desconoció hace poco a la tauromaquia como patrimonio cultural inmaterial de aquella nación. Esto no significa declarar antitaurina a Francia, simplemente que la Fiesta deja de gozar allá de la protección oficial y pasa a ser un espectáculo más. Pero, naturalmente, la pensante afición gala no se iba a quedar de brazos cruzados. Y un grupo de políticos de la región sur, que abarcan todo el espectro ideológico –desde el alcalde de Arles, perteneciente al Partido Comunista, al de Béziers, del Frente Nacional– están convocando a un coloquio en el Senado para el día 4 del inminente mes de octubre, con la participación de intelectuales de fuste y representantes del mundo rural. El evento será presentado y presidido por el propio presidente del Senado, Gerárd Larcher.

Por lo pronto, nada tiene que ver su convocatoria con el texto interminable y falaz que la comisión encabezada por el Partido Verde Ecologista de México hizo circular entre nuestros diputados: el francés ocupa apenas dos cuartillas, bajo el título El hombre y los animales ¿Hacia un conflicto de civilizaciones? Y, en seguida, la nómina de ponentes, que van a desplegar ante los senadores un argumentario muy bien estructurado. Veamos.

Sobre “El animal con respecto a la ética y el derecho” disertarán:
André Viard, presidente de l’Observatorie National des Cultures Taurines (jurista, autor, editor y matador de toros), su ponencia: El origen del conflicto; Jean–Pierre Digard (etnólogo y antropólogo, director emérito en el CNRS, especialista de la domesticación de animales y miembro de la Academia de la Agricultura), hablará de Los animales en el código civil, entre muebles y personas; Francis Wolff (filósofo, profesor emérito de la Escuela Normal Superior de la rue d’Ulm): El animal no existe ¿Qué consecuencias para los hombres?; Reynald Ottenhof (jurista, profesor emérito de la Universidad de Nantes): El derecho de las minorías culturales en el marco europeo; Bernard Traimond (profesor emérito de antropología de la Universidad Víctor Segalen Bordeaux 2, y miembro corresponsal de la Real Academia de Ciencias Políticas y Morales de Madrid): La cultura de las relaciones con los animales en las Landas: las alondras y las vacas.

Los encargados de tratar asuntos relacionados con el tema “Animales, ruralidad y tradiciones culturales” serán: Fréderic Saumade (profesor de antropologóa social en la Universidad de Provence, miembro del Instituto de etnología mediterránea, europea y comparativa (IDEMEC) de Aix–en–Provence): Del biòu camargués al bucking bull americano, o identificación recíproca entre el hombre y el animal en las ganaderías para los juegos de plazas; Etienne Gangneron (vicepresidente de la Federación nacional de los Sindicatos de Explotaciones Agrícolas y criador de bovinos de carne biológica en le Cher): Evolución de las relaciones Hombre–animales: los criadores comprometidos; Henri Sabarot (presidente de la Federación departamental de los cazadores de Gironde; presidente del Consejo de Administración de la Agencia de la Caza y la Fauna Salvaje, vicepresidente de la Région Grande Aquitaine): la cultura de la caza y la ruralidad; Francois Zumbiehl, Exconsejero cultural de la Embajada de Francia en Madrid. Ex director cultural de la Unión latina (agregado de letras clásicas, doctor en antropología cultural, autor literario): El torero y el toro: el amor por el adversario; Joël Pon (Psiquiatra, autor): la instrumentalización de los menores en la ideología animalista, y el papel formativo de la violencia canalizada en los Cuentos y en la vida.

Finalmente se abordará el tema “Vida y muerte ética de los animales en las sociedades modernas” por representantes de los sectores de la crianza, de la industria alimenticia, de la caza, pesca, de los circos, de los espectáculos y culturas taurinas, los cuales aportarán testimonios sobre la ética realmente prevaleciente en su relación con los animales.

Las Conclusiones estarán a cargo del senador de las Landas Jean–Louis Carrére.
Y como broche, un toque de humor francés: para el convivio final se anuncia un buffet no vegano. Las inscripciones al coloquio –ojo, interesados– se cierran el 30 de septiembre.

Fuente: La Jornada

CRONICAS Y PERIODISMO TAURINO INDEPENDIENTE

A %d blogueros les gusta esto: