RECAPITULANDO: La Paciencia y la Memoria – Reafirmación de Silis en Concierto de Avisos.

Piedras Negras, una semana antes de su reaparición capitalina, recibe una pésima noticia: cuando en La México sale el toro, las cuadrillas terminan en su verdadero nivel y pueden cambiar y echar a perder la mejor de las intenciones. Aquí se mezclan una desigual pero interesante corrida de Rancho Seco, que reaparece, y la reafirmación de que Juan Luis Silis puede tener un futuro en esto del toreo a pesar de sus fallos con el acero ante su segundo. Mala tarde del resto de los espadas donde Ortega muestra ya un decaimiento de sus facultades y Godoy sus limitaciones con el mejor del encierro. Mientras Antonio Mendoza deja muy tristemente una estadística que nadie quisiera ni vivir ni recordar.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Silis triunfa.

Capitaliza su suerte en el sorteo, supera la adversidad previa y, pese a no redondear e incluso lucir rebasado en su segundo, habrá de estar en la de triunfadores. Esto ocurre en medio de un ambiente de mediocridad, en las cuadrillas, en los alternantes y, lastimosamente, en una empresa que pretendiendo innovar cae en la trampa de un formato que lejos de ser interesante releva a la empresa de pensar y planear dejando todo en manos de terceros.

Decimos esto dado el relajo que traen las cuadrillas.

Si Juan Luis Silis hubiese dejado las cosas sueltas, recargando la lidia en los de plata y pasamanería, nada de lo ocurrido con el primero habría pasado. Esto es tan cierto que no por nada el de Santa Anita desde que recoge la suave embestida del primero, “Pelotari” nombrado al que, a pesar de dar el paso atrás en los lances, alcanza a cerrar con buena manera en la media.

Es entonces cuando el toro canta su condición al salir suelto y estropear las tapatías para dejar en suerte, se estrella con el caballo y entonces Silis toma la decisión de cambiar el tercio, serenamente y sin apuros para entonces citar, ahora sí, por tapatías y cuajar cuatro lances, al paso y con el capote por detrás que gustan a la gente por templados y por su compás, además deja en suerte las cosas para el segundo tercio.

Con las espantosas cuadrillas.

Pasada en falso, espantadas, mala colocación, falta de temple y con todo lo que en el toro esto produce. Aun así Silis, tras sentido brindis al cielo, entiende a “Pelotari” se impone inmediatamente en el inicio abajo y los primeros derechazos, tanto que el toro de la confirmación se raja, se pierde y mira a la querencia, todos los fundamentos de Silis afloran para emocionar con la derecha y mostrarse con la izquierda pese a la desatención del toro.

Y esto reduce el alcance de la faena mas no su emoción.

Porque Silis no se viene abajo, al contrario, mientras más intenta rajarse el toro, más se templa el torero que pega dos tandas más bajo la Contraporra y entonces la curva del derechazo trae el toreo ligado y el convencimiento de que este torero y su relegación ha sido producto de la desidia empresaria.

Todavía desahoga y remata por manoletinas, sin más movimiento que el del toro. Silis no se toma la molestia, auténticamente, de ir por la espada, ya la trae y, con esa decisión, en corto y por derecho, tras citar a recibir la entera llega, apenas desprendida.

Y la oreja, la vuelta y la esperanza.

Pero toda la ilusión acaba ahí, incluso el sol que aparece en la triunfal vuelta, se va de La México, como para no ver todo el desastre que vendría, con la mansedumbre del segundo, roto por dentro sin casta frente a un torero como Christian Ortega sin línea, con muchas dudas y errores, como tomar los palos y no mostrar el oficio aprendido, ni quitárselo con torería.

Nada

Y Mendoza, que, salvo el espantoso chongo por coleta, está bien con la muleta en ambos. Incluso con el duro primero al que en cercanías muleteó, se muestra frágil, terriblemente desconcentrado al matar. Incluso al espantoso sexto que, también, se le va vivo.

Todo esto para que el único toro bravo, que embiste al capote que derriba y empuja al caballo que crece en banderillas es fatalmente lidiado por Godoy y su cuadrilla. El tapatío no pisa el terreno siempre por fuera y sin sabor, ni mínimo se muestra como aquel novillero triunfador.

Silis equivocaría en no dar el segundo puyazo al larguísimo quinto que se le va para arriba se le va el toro y para abajo su espantosa forma de descabellar. De milagro, por obra y gracia de el señor Jesús (Morales) salva el tercer aviso.

Y a pesar de formas y su ausencia, un formato que fracasa y no responde a las necesidades de los que pagan, el toro está presente y solo esperamos que, así como Silis tiene que asegundar, la Plaza México no debe aflojar y estas corridas, no son de cuaresma, de ayuno y de guarda, sino de epifanía invernal.

Quiera Dios que esto sea.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Feria de la Cuaresma 2017. Domingo, Marzo 12 de 2017. Primera de Feria. Menos de Un Cuarto de Plaza en tarde soleada de inicio y nublada y con frío posterior. Diversas ráfagas de viento durante toda la lidia molestando la misma.

6 Toros, 6 de Rancho Seco (Divisa Caña y Rojo) Desigual de presencia y variopinta, muy bonito y serio el primero de la tarde, pasado de edad y larguísimo el sexto, duros y fuertes. Descastada en general y mansa con excepción del cuarto, nombrado “Campanero” muy ovacionado al derribar y tomar dos puyazos, crecerse en banderillas pese a tres pasadas en falso y embestir la primera mitad del último tercio no obstante lo mal lidiado.

Indebidamente la Empresa somete a un jurado la asignación del turno del sexto y quinto sin consenso general respecto del lidiador del cierra plaza.

Christian Ortega (Negro y Oro) Pitos. Juan Luis Silis (Malva y Oro) que confirma, Oreja y División tras Dos Avisos. Óliver Godoy (Sangre de Toro y Oro) División tras Aviso. Antonio Mendoza (Blanco y Oro) que confirma, Bronca tras Tres Avisos en Ambos.

Segundo y Cuarto espadas confirmaron su alternativa con los toros “Pelotari” y “Don Juan”, corridos en primer y segundo turno, respectivamente de la ganadería titular.

Salvo el tremendo puyazo de Alejandro Martínez III al cuarto tras ser desmontado de inicio y Ángel Martínez Hijo que saluda en el tercero, ni Christian Sánchez ni Héctor Martínez que saludaron tras el segundo tercio de los turnos cuarto y quinto debieron hacerlo luego de ser parte éstos últimos de una de las peores tardes para las cuadrillas que echan a perder mucho de la lidia tal como han estado Alfredo Ibarra, el propio Christian Sánchez al no bregar correctamente y pasar en falso un par de veces, pésimamente Juan Ramón Saldaña siempre enganchado con el capote.

Anuncios

¿La Fiesta en Paz? Justicieros contra aficionados

  • Justicieros contra aficionados
  • Silis, ¿de qué sirve triunfar?
  • Vuelve Piedras Negras
  • Promociones Fiesta Futura

Por Leonardo Páez.

    En el medio taurino los justicieros se parecen a los mexhincados, con la diferencia de que los primeros pretenden anteponer la justicia, en abstracto, a la postración hacia lo extranjero, en concreto. Estos equitativos de ocasión hacen como que defienden los principios esenciales de la tauromaquia… a toro pasado, es decir, una vez que aprobaron todo cuanto dispuso el poder empresarial en turno, sin cuestionarlo, y aplaudieron el desfile de importados a costa de desplazados y relegados. En ambos casos se trata de entusiastas defensores del taurino, de un sistema empresarial tan poderoso como voluntarioso, de solapar las injusticias y la inequidad en nuestra fiesta de toros, pues.

    Para escándalo de los justicieros, el domingo pasado en la primera corrida de oportunidad en la Plaza México, el jurado de peñas taurinas decidió otorgarle un segundo astado al matador Antonio Mendoza, quien dejó vivo a su primero, y no a Oliver Godoy, quien mató al suyo. 

    Pero estos justicieros, que a figurines importados con 30 o 40 corridas toreadas les aplauden todo y se rasgan las vestiduras si un mexicano con apenas dos tardes deja un toro vivo, pasan por alto el criterio bien aplicado por las peñas: ver la aptitud y actitud de un joven torero que hace lucir un ejemplar con edad y trapío pero escasa transmisión. Con celo y sello, Mendoza se la jugó ante dos toros problemáticos; que no haya sabido matarlos no se justifica, pero menos que se premiara a quien sólo pudo hacer una faena adecuada a un astado débil y sin complicaciones. 

    Por lo demás, Mendoza confirmó su alternativa, aunque no haya matado a ninguno de sus toros, como ocurrió con el inolvidable Amado Ramírez El Loco.

    Juan Luis Silis, sobrado de cabeza, corazón y cojones, triunfador en esa corrida, relegado y ninguneado por las empresas no obstante sus reiterados triunfos en Pachuca, donde casi lo mata un toro en 2013 y con sólo tres tardes en 2016, pareció que trajera 30, aunque son las que ha toreado desde su alternativa el 21 de marzo de 2008. Así se hacen en México los buenos toreros sin influencias: entrenando, ejercitándose, soñando y haciendo antesalas ante desaprensivos promotores y ganaderos colonizados.

    ¿Sabe cuántas corridas le han ofrecido a Silis después de su completa faena en la México que coronó con certera estocada en la suerte de recibir cortando una oreja a ley? Acertó: ¡ni una sola! Ah, pero que no estornude o eructe uno de los diestros importados, porque oles y contratos no se hacen esperar, en esa nefasta tradición de rendimiento ante lo de fuera y menosprecio por lo nuestro. Calificar de agridulce este triunfo de Juan Luis Silis exhibe el rigorismo acomplejado de los exigentes falsos y los mexhincados de siempre. Carajo, empresarios mexicanos, ¡atrévanse a darle corridas a este torero de los pies a la cabeza!

    Hoy regresa a la Plaza México la legendaria ganadería de Piedras Negras, luego de más de 20 años en que la maternal empresa anterior no juzgó conveniente traerla y menos con los que figuran. Hacen el paseíllo Antonio García El Chihuahua, Juan Fernando, Mario Aguilar y Antonio Romero. Asista, no son toritos de la ilusión, sino reses encastadas que pondrán a prueba el nivel anímico y técnico de los alternantes. Habrá emoción, que es muy diferente de diversión y toreo de salón.

    El pasado viernes, en el bello Tepotzotlán, estado de México, fueron inauguradas las instalaciones Galería de Arte de la Tauromaquia y el Recinto del Toro y el Caballo, en Plaza Virreinal 6, gracias al entusiasmo de Promociones Fiesta Futura y de los restaurantes Correo Español y El Rancho. Un novedoso concepto del que hablaremos con más detalle.

    Publicado en La Jornada

    Piedras Negras: Un corbatín con abolengo

    La Hacienda de Piedras Negras.

    Por José Alberto Vázquez.

    La  hacienda de San Mateo Huizcolotepec, alias Piedras Negras, ubicada en el municipio de Tetla, Tlaxcala, que antiguamente fue propiedad de los padres Betlemitas, conocida como ganadería de reses bravas con el nombre de Piedras Negras, nace como tal en el año de 1874, gracias al empeño que en ello puso José María González Muñoz, quien incluso a escondidas de su padre Mariano Antonio González Fernández  asentó sus primeros pies de cría en el potrero Malpais.

    Esta idea descabellada de tener ganado bravo en casa se cristaliza el 5 de marzo de 1882, fecha que debe ir en letras de oro en la historia de las casas ganaderas de toro bravo en México.

    Ese día en el Estado de México, lidia por primera vez Piedras Negras en la plaza “El Huizachal“, para el célebre Bernardo Gabiño y su cuadrilla.

    Cinco años después, el 30 de octubre de 1887, Piedras Negras se presenta en la Ciudad de México con 3 Toros 3 en la plaza “San Rafael” para el torero gaditano Diego Prieto, el llamado “Cuatrodedos” y Carlos Borrego “Zocato”

    Esta aventura que dio inicio con ganado criollo de Tepeyahualco, continúa en 1908, año en que llega ganado de Saltillo, quedando en Piedras Negras dos sementales de la ilustre casa del Marques y dos sementales; “Tabaquero” y “Tinajito“, llegando también uno de Murube y otro de Miura.

    En 1896, la divisa Negro y Rojo debuta en México

    Según don Manuel De Haro, Piedras, la de la célebre divisa NEGRO y ROJO debuta en México en 1896 y Tepeyahualco lo hace en 1895.

    En el año de 1983 el Departamento del Distrito Federal otorga a esta ganadería carta de reconocimiento de antigüedad de presentación en la capital con fecha al año de 1895.

    Este célebre Mariano Antonio González, procreó un hijo no menos célebre, de nombre Manuel Dámaso Francisco Guadalupe Alejó González, quien de su matrimonio con doña Trinidad González González tuvo dos hijos: Romárico y Lubín González González.

    Al primero se le conoció siempre como “Maco” y al segundo, Lubín como “El Gachupín” por su tez blanca, barba muy cerrada y apuesta gallardía, ambos fueron enviados a estudiar a la ciudad de Puebla, y concluidos sus estudios en la Universidad  regresan a Piedras Negras para aplicar sus conocimientos en el desarrollo de la industriosa hacienda.

    Romárico era el más empeñoso, laborando al lado de su padre. Corría el año de 1903 y sería por el entusiasmo e interés demostrados por “Maco” que su padre decidió entregarle para su administración y desarrollo la hacienda de “La Laguna”, donde Romárico funda la ganadería con ese nombre.

    El origen del corbatín en la badana:

    Don Lubín queda en definitiva con Piedras Negras y es entonces, que para distinguir el ganado de una y otra casa, de unos a otros potreros, Don Lubín decide e inicia el corte en forma de corbatín en la badana, gargantilla o lo que en los humanos llamamos “papada” de sus toros para mejor distinguir los dos hatos ganaderos.

    La cronista de la familia Beatriz González Carvajal en su opus literario “A las campanas de Piedras Negras”, con gran sentimentalismo literario hace la analogía de la forma que toma este singular corte con las siluetas de las campanillas de la capilla de la hacienda.

    Llamándose badana al pliegue cutáneo que sobresale en el cuello del toro y se extiende hasta el pecho, a los toros bastos de piel y con papada muy desarrollada se les llama “badanudos“, no así a los toros piedranegrinos a quienes en el momento del Herradero, cuando reciben las marcas herradas a fuego con el hierro de la casa y los números en el costillar, según les corresponda de acuerdo a los libros y el árbol genealógico que cuidadosamente se lleva con los registros de nacencias.

    Esta marca: el corbatín es única y exclusiva de esta casa de toros criar. 

    Técnicamente se le llama señal y se hace a manos del propio ganadero, quien a su vez, y en su debido tiempo enseña y lo hace conjuntamente con el hijo primogénito quien será heredero recipiendario no sólo de la tradición y orgullo de la familia, sino también de la responsabilidad que esto conlleva.

    Una señal única

    Las señales que pueden ser muchas se practican en las orejas, una o dos y pueden ser estas señales una combinación de diversos cortes que van desde un simple rasgado, muesca, de forma hundida, de horquilla, o bellamente ahigaradas o en media luna, estas se practican con tijera especial y al acto se le llama “aseñalar”.

    Pero en el caso del “corbatín” es único, y por lo general, estos momentos que literalmente: “marcan” la vida de un becerro o becerra, ocurren simultáneamente con el “destete“.

    En Piedras Negras y como debe ser, es el propio ganadero y nadie más quien “aseñala“, e utiliza un afilado cuchillo de monte, mismo que con toda la carga emocional que esto conlleva, guarda cuidadosamente hasta que llegue el día en que, en emotiva e íntima ceremonia, como si se tratara de una solemne alternativa en la plaza de toros, ahí, en el potrero de herrar, serán pasados, entregados al heredero los trastos de herrar y cortar el corbatín; icono, verdadero escudo de armas de esta muy asolerada casa ganadera.

    Fuente: Intolerancia Diario 

    Fallas de Valencia: Cayetano y Ginés Marín, maquillan otro esperpento

    Cayetano.

    Por Carlos Ilían.

    Otro llenazo y otro bochorno. Y es que un año detrás de otro la historia es la misma en Valencia cuando se lidia la corrida de Juan Pedro Domecq. Tenemos que repetirnos cada vez que se lidian estos toros en Fallas y casi siempre con Enrique Ponce en el cartel. Parece mentira pero el de Chiva tropieza sistemáticamente en la misma piedra, pasando por el bochorno de ponerse delante de unos gordinflones lisiados.

    Así ha sido otra vez la corrida de Juan Pedro, para escarnio de quienes la compran y de Enrique Ponce que la elige. Ayer el maestro se fue de vacío intentando justificarse ante un lote inmundo, especialmente el cuarto que para mayor recochineo brindó al público. 

    ¿Acaso un torero con su veteranía y técnica no había visto que aquella mole era un mostrenco?. 

    Y como en Fallas vale todo la bondad de la gente ayudó a Cayetano en el quinto para taparse y maquillar en parte el adefesio de la corrida. Cayetano tiró de escuela, la de su larga y enorme dinastía, para sacarse de la manga unos naturales de frente, a pie junto, en el quinto, de cartel. Un fogonazo muy torero que con la espada en los bajos le sirvió para cortar una oreja.

    Y Ginés Marín con el desparpajo de su juventud se montó encima de un lote descastadísimo, el sexto no podía con el rabo, para cortar una oreja en cada toro y salir en hombros. Increíble en una tarde de pecados mortales. 

    Por ejemplo en ese sexto, cuando todo iba cuesta abajo se inventó una bernardinas y un espadazo. Lo dicho, en hombros.

    Plaza de Valencia. Octava corrida. Lleno. Toros de JUAN PEDRO DOMECQ y un sobrero de VEGAHERMOSA lidiado en segundo lugar (2), un saldo gordinflón, medio inválido y manso. ENRIQUE PONCE (4), de negro y oro. Media estocada y descabello (saludos). Estocada corta y caída (silencio). CAYETANO (6), de azul y azabache. Estocada y dos descabellos (silencio). Estocada caída (una oreja). GINÉS MARÍN (6), de canela y oro. Estocada delantera (una oreja). Estocada (una oreja).

    Publicado en Marca 

    FOTOS: Los Toros de Piedras Negras para la Plaza México.

    Marco González acompañado de su hijo Patricio, más de 21 años después, la Hora de Piedras Negras llega.

    La corrida de Piedras Negras, largamente esperada y envuelta en la ilusión de la Afición, ya está en los corrales de La México. Sin embargo, es en la majestad del campo, bajo la mirada centenaria de sabios llorones y al amparo del cielo tlaxcalteca, donde los 8 cromos, 8 de Marco Antonio González, relucen su más amplia majestad. He aquí la muestra.

    Por De SOL y SOMBRA – FOTOS Ganadería Piedras Negras.

    La última vez que Piedras Negras lidió en La México, Don Raúl González envió dos corridas, la primera la mataron las figuras, la otra, entonces, tres toreros modestos. Y esa segunda corrida tuvo una seriedad tremendra.

    Sin embargo, a la distancia, guardando los respetos y respetando la memoria, estos ocho cárdenos resúmen mucho del tipo histórico que desde el inicio del Siglo XX define a la divisa rojo y negro.

    Desde el cárdeno casi ensabanado al entrepelado bragado o ese cárdeno casi cenizo que parece que el heno del sabio y su plomizo cariz se impregna en su capa, toda la historia preclásica, clásica, moderna y contemporánea de Piedras Negras está en los pitones blancos, vueltos y los veletos, el hocico redondeado, la reunión y sierra perfectas de estos ocho toros que se retratan en su plenitud y que reúnen tantas características de fenotipo que bien podría hacerse bueno lo que Santiago Amón, tan recordado mencionaba al hablar de los nombres que el hombre brinda a la naturaleza taurina que en la dehesa reposa y que, encadenados, podrían formar el más hermoso poema de lengua española.

    Bien decía Manuel J. Othon al vislumbrar el paso de los toros en el campo con “Silencio, lobreguez, pavor tremendo//Que vienen sólo a interrumpir apenas el galope triunfal de los berrendos.”

    Aunque estos se forjan sobre la base cárdena, es impresionante la belleza de sus formas.

    Sobresalen todos y el propio Ganadero sueña con los mismos ocho. Solo Tauro sabe desde ahora el misterio que guarda el enigma gris de este ya histórico, pase lo que pase, en encierro piedranegrino.

    Tan sólo basta ilusionarse, estar en el sorteo y en el tendido, atender al toro en todo momento y suplicar a las cuadrillas estar a la altura. Que la importancia de la Fiesta está en el toro y, albricias, estará el domingo en el máximo coso.

    Suerte… Dios la reparta.

    Twitter: @Twittaurino.

    De Rojo y Negro, el color de la divisa.

     

    FERIA DE FALLAS: Roca Rey, dos orejas, imaginativo y fresco

    Roca Rey 👑
    Roca Rey.

    Por Vicente Sobrino.

    La corrida de Núñez del Cuvillo, remendada sobre la marcha con un sobrero de Victoriano del Río, que sustituyó al del hierro titular, fue corrida a modo de lo que se lleva cuando aparecen las figuras. Corrida de justa presencia, con algún que otro toro de imagen anovillada, y de gran santidad para la lidia. Muy noble, dócil, sin plantear problemas. Sosa y sin emoción también. Aunque hubo toro, como por ejemplo el quinto, al que masacraron en varas, sin venir a cuento, para llegar a la muleta mortecino y sin nada que ofrecer.

    Roca Rey es, ahora mismo, el torero de Valencia. Cualquier cosa que proponga es recibida con algarabía. Con todas las bendiciones posibles. Y el torero lo agradece con respuesta incondicional. Al tercero, toro anovillado, le hizo un quite de frente por detrás en réplica a uno por delantales de Fandi. La faena la abrió con cuatro estatuarios y una trincherilla. Aperitivo servido para que la gente entrara en apetito. Lo que vino después fue un derroche de frescura, de seguridad, pero de toreo a goteo. Algún natural, algún derechazo, hasta que llegaron los efectos especiales que tanto calan en el tendido. Para entonces el de Cuvillo ya estaba más parado que en movimiento. Las manoletinas finales y la estocada sin puntilla fueron el punto y final deseado por el tendido. Faena decorosa ante toro indecoroso.

    Al sexto lo toreó bien con el capote de salida. Y con imaginación en un quite: saltilleras y toreo a una mano, para rematar por alto de la misma guisa. Por rogerinas llevó al toro al caballo, para que se cumpliera un mero trámite. Ya con la muleta, de nuevo la frescura, la sangre fría, fue determinante para calar en la gente. El toro, sin estar nada por la labor, colaboró a que Roca Rey se sintiera a gusto. Esta vez no hubo goteo de muletazos, sino una porfía cercana porque en definitiva era lo único que podía salvar el trance. Y lo único posible ante toro tan mortecino como el que cerró esta corrida.

    El Fandi fue banderillas y poco más. Ocho pares en total, cuatro a cada toro. Los del primero muy desiguales de colocación; los del cuarto, mejor ejecutados y colocados. En los ocho pares, un portento físico. En el toro que abrió la corrida, Fandi se enroló en las filas del toreo populista, sin disimulos. Toro dócil, sin nada dentro que ofrecer como toro bravo. Cuando intentó el toreo fundamental, la cosa quedó en nada por aquí y nada por allá. En el cuarto, el populismo siguió en escena. Los rodillazos iniciales dieron paso a intentos por mantener al toro en pie. Solo cuando llegaron los circulares la faena tomó otro rumbo, el que la gente, en fin, esperaba. Pero pesó una faena larga, sin emoción por ninguna parte. Mató de estocada certera y el premio le llegó. A sus dos toros, Fandi los recibió con largas de rodillas que tampoco aportaron demasiada emoción al asunto.

    Manzanares pasó de puntillas. Muy gris toda la tarde. Tantos intentos vanos al segundo, hasta que la gente se cansó y acabó protestando. Con el quinto bis, castigado de manera exagerada, tampoco la cosa tomó forma. Ni por los toros, ni por la actitud abúlica del diestro

    CUVILLO, DEL RÍO / FANDI, MANZANARES, REY

    Cinco toros de Núñez del Cuvillo y uno, el 5º, sobrero sustituto del titular, de Victoriano del Río, de trapío justo, con pocas fuerzas y muy dóciles.

    El Fandi: estocada trasera tirando la muleta (silencio); _aviso_ estocada (oreja).

    José María Manzanares: pinchazo y estocada (silencio); pinchazo y estocada (silencio).

    Andrés Roca Rey: estocada sin puntilla (oreja); pinchazo _aviso_ y estocada (oreja).

    Plaza de Valencia, 16 de marzo, Séptima de Fallas. Lleno.

    Publicado en El País.com

    @Taurinisimos 101-Triunfo de @33Silis. Vuelve Piedras Negras. Adiós a Jesús Solórzano.

    Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 17 de Marzo de 2017, con: Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y Lic. Julio Téllez García.

    Actualidad Taurina. Plaza México Feria de la Cuaresma:

    1. Rancho Seco – Juan Luis Silis con “Pelotari” en su confirmación de alternativa.
    2. Rancho Seco – Toro “Campanero”  para Óliver Godoy.

    Invitado en el estudio Juan Luis Silis (@33Silis).

    Previo Encierro Piedras Negras, entrevista con Marco Antonio González Villa, Ganadero previo al regreso a La México.

    Faena de Miguel Baez “Litri” y “Dancero” de Piedras Negras en la Plaza México, 60 Aniversario, 60.

    Recuerdo de Jesús Solórzano Pesado tras su fallecimiento.
    Faena de “Fedayín” de Torrecilla a colores. Semblanza con Julio Téllez.

    La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 24 de Marzo de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

    #EsperamosSuOpinión.

    Twitter: @Taurinisimos.

    Mail: taurinisimos@gmail.com

    FB/Taurinísimo

    Hoy en Taurinisimos el Lic. Julio Téllez como invitado y recordaremos al Maestro Jesús Solórzano

    De SOL y SOMBRA.

    Hoy en @Taurinisimos el Lic. Julio Téllez como invitado de lujo y el matador de toros Juan Luis Silis como invitados. 

    Recordaremos también al Maestro Jesús Solórzano y sus grandes faenas, asi como al rejoneador Eduardo Funtanet.

    Hoy a las 7 pm por radiotvmx 

    Twitter @Twittaurino 

    CRONICAS Y PERIODISMO TAURINO INDEPENDIENTE

    A %d blogueros les gusta esto: