Diego Silveti. Duro camino a la Alternativa.

Rodaje, el camino para Diego Silveti.

Rodaje, el camino para Diego Silveti.

Previo a la fecha grande, compromiso doctoral, que Diego Silveti tendrá en el mes de Agosto, el análisis y la crítica de tan señalado acontecimiento no pueden escaparse a la pluma de “El Bardo de la Taurina” que aporta su particular visión justo hoy que se presenta el menor de los Silveti en otra de las catedrales del torero, Campo Pequeño en Lisboa, Portugal.

Por: “El Bardo de la Taurina” 

Ahora sí que las campanas adelantaron su repicar en honor de Dieguito y no el del Tepeyac, al que cuando le anunciaron la “alternativa” se cayó de la nube en que andaba y hasta el templo que le habían prometido se le esfumo. Lo cual ‘oijala’ y no vaya a suceder con el otro Dieguito, el que linda ya la edad de la madurez novilleril.

Pero algunas dudas en lo taurino son las que me llevan al análisis. So pena que los fanáticos de la leyenda silvetista monten en cólera solo me reventare las siguientes netas. Así que jalando la hebra es inevitable escriturar que lo que sucederá en Gijón durante la Feria de Begoña en el mes de agosto enmarcando en lo que será la confrontación más esperada del orbe taurómaco que es el encuentro soñado pero  siempre presumiblemente irrealizable que es el frente a frente  el ‘choque de trenes’  entre los espartanos de la torería  el maestro José Tomás y su discípulo Alejandro Talavante que con un dedo de visión y un litro de chinguere entre pecho y espalda me atrevería haciéndole al pitonizo pronosticar que si Talavante le pega un jabón al “Pepe Tommy” éste podría emprender ‘la graciosa huida’ y el resto de sus apariciones quedarían pa’ cuando la muina se le baje.

Pero bueno no adelantar. Sí apuntar que ese es el atractivo mayor de la tarde y vendrá aderezado por la alternativa que se le otorgará a Diego Silveti y que además permitirá cumplir con la imposición de José Tomás de no abrir corridas para bajarse la tensión mientras el público termina de encontrar el lugar donde acomodar las asentaderas pero bueno esto no obsta para decir que el doctorado  viene permeado de mucho sentimentalismo, lo que lo vuelve mediático. Mucho más en México que en España y, además, será una ceremonia oportunista, dicho esto en el más puro de los sentidos y veamos porque.

Es manifiesto que a quien será el nuevo doctor en tauromaquia le interesa ser investido por ‘El apóstol de Galapagar’ que por esas fechas y por cortos momentos se dejara adorar por sus bienaventurados. Así que a Silveti no le queda mucho en cuanto a encajar en una fecha que considero hubiese sido mejor que se diera por los finales de la temporada, para que Diego tuviese más chance de verle la cara a los novillos, con los que seamos sinceros todavía no alcanza la holgura como para estar sobrado y pleno para afrontar al toro de cinco yerbas.

Pero bueno, se sacrifico un par de meses ibéricos o algunos aztecas que bien podrían ser durante la Temporada Grande o esperar la Feria de San Marcos, además lo cual se hubiera dado ante el toro mexicano que sin duda para el momento y sus devenires inmediatos le irían mejor al torero aparte de que sin duda sumaría más fechas ya como Matador de Toros. Pero ¡claro! como con “Pepe Tommy” el futuro siempre es incierto ¡Pues de una vez!

Ante todo esto pues aceptemos que el ‘advenimiento’ será sietemesino por lo que desde ahora con intensidad de olla exprés hay que someter al bisoño a un madurar de recursos y una vez alternativado a darle incubadora para que termine de fortalecerse taurinamente y aprovecho para subrayar que este diagnóstico lo sabe cualquier taurino sólido y yo solo se lo comparto a Usted en forma fría en donde no cabe el incienso y señalando que los buenos deseos son solo eso, ilusiones para que las cosas rueden. Pero en ellos muchas veces la objetividad se pierde o no se atreve a señalar eventualidades que resultan más bien ser la realidad y por ello, aunque no gusten, hay que sacarlas a la palestra.

Ello puede ser el hecho de señalar que este Silveti anda un poco o un mucho oscilando entre dos ríos que se le pueden salir de madre y que son las fuentes de sus toreo creo que espirituales, que lo son David Silveti y José Tomás y que le pese a quien le pese, no dejan a Diego encontrar su propio sello.

Solo la rúbrica personal será el que le permita caminar por este galimatías que para él esta doblemente canijo pues él es el primero en saber que está a años luz de los íconos lo cual no lo libera de emanar en cada accionar un referente que es muy peligroso, a esto además hay que agregarle que la imagen que en el público permea es la de las últimas tardes tanto del matador David como de José Tomás que fueron plenas de entrega, de pasión, de enjundia,  renglones que el próximo titulado debe revisar muy a conciencia hablándose a corazón abierto con él mismo y con esto de ninguna manera me estoy refiriendo al factor valor, sino al de la entrega, que era y es estandarte de vela mayor en las vidas de aquellos.

Ojalá a Diego Silveti la vida torera lo trate mejor que a los maestros y para que esto suceda en mucho ayudaría, reitero, que tenga su propia existencia y que esté consciente que ahora sí ha llegado el verdadero momento de la verdad, que es el que deberá librar entre fieros guerreros que lo acosarán, veredas que le tratarán de cerrar, sangre que aflore en tributario pago al desafío de los cinqueños, tintas adustas para toreros doctorados, alabanzas que desaparecerán como golondrinas de Capistrano,  publico condescendiente y sumisión que olvidaran al primogénito del Rey porque este ya usa pantalón largo.

En fin, este es el sendero que le espera, muy distinto al otro que ya conoció pero sobre todo muy estrecho, escabroso, nubarroso, peligroso y es que así es el camino que lleva al palenque donde los gallos de lujo son los que sobreviven, los elegidos son los que trascienden y los milagrosos son los que escriben su nombre con letras de oro en el evangelio de la tauromaquia.

!Que la Guadalupana lo ayude!

Twitter: @BardoTaurina; @Twittaurino

Una respuesta a “Diego Silveti. Duro camino a la Alternativa.”