La Plaza de Toros de Caletilla, en el ultimo tercio de su vida

En 56 años la plaza de toros acompañó al puerto de Acapulco en su auge, esplendor… y también en su decadencia.

Por Luis Cuesta -De SOL y SOMBRA.

Sólo recuerdos del auge de la Plaza de Toros “Caletilla” son los que quedan, pero la realidad es que el recinto poco a poco ha ido permaneciendo en el olvido para el público local, nacional e internacional.

La historia de la Plaza de Toros “Caletilla” de Acapulco comenzó el 21 de mayo de 1955, fecha en que se inauguro el coso, teniendo en el cartel a Juan Silveti, Jorge “El Ranchero” Aguilar y Curro Ortega con toros de Pasteje, ganadería de la que entonces era dueño Carlos Arruza. Los cuatro dejaron en cemento sus huellas en recuerdo del acontecimiento.

La idea de la “Caletilla” fue de Don Rico Pani, que se jugó sus últimos 4 millones de pesos que le quedaban de su fortuna que recibió por su parte del hotel Reforma, para levantar el coso de Caleta. De esa manera la plaza fue construida con toda la grandeza que merecía el puerto de Acapulco y con mucha generosidad, hasta llegar al derroche por parte del señor Pani que no escatimo en ningún detalle.

La plaza para su tiempo era muy funcional e inmediatamente fue considerada una de la más bellas de la republica Mexicana y Latinoamérica. En aquel tiempo asomaban las palmeras verdes sus copetes alrededor de la plaza cuando a la cita de la inauguración de la plaza se reunió a toda la prensa nacional, así como a la elite taurina, política y social del momento, todos con gastos pagados y avión incluido. El festejo fue trasmitido por radio a nivel nacional.

A lo largo de los años se ofrecieron infinidad de festejos en la “Caletilla” que durante dos años dio ininterrumpidamente corridas y novilladas todos los domingos del año. Record que todavía ostenta y que ninguna plaza de toros podría conseguir en estos tiempos. La plaza registraba siempre muy buenas entradas, gracias al gran boom que vivía Acapulco en aquellos tiempos. Las corridas y novilladas se celebraban todos los domingos a la cinco y media de la tarde.

Por su ruedo hicieron el paseíllo todas las figuras y diestros del momento, de los cuales destacan del periodo de 1955 a 1980 matadores como Alfonso Ramírez “El Calesero”, Manuel Benítez “El Cordobés”, Manolo Martínez, el acapulqueño Antonio Lomelín, Eloy Cavazos, Juan Silveti, Paco Camino, Carlos Arruza, Manuel Capetillo, David Silveti y Miguel Espinoza “Armillita Chico” tan solo por citar algunos. En los últimos años Pablo Hermoso de Mendoza se presento en la “Caletilla” logrando llevar un buen número de gente a los tendidos.

Acapulco fue el destino turistico mundial por excelencia en las decadas de los 50s, 60s, y 70s

La de Acapulco era una afición muy nueva, para muestra hay que considerar que de 1955 a al 1980 solo había habido dos matadores de toros locales: Antonio Sánchez “Porteño” de quien se recuerda poco y Antonio Lomelin que si llego a ser figura del toreo. José Luis Ramírez “El Acapulco” se convirtió en el tercer matador acapulqueño en recibir la alternativa apenas en el 2010.

El abandono

Actualmente la zona donde está ubicada la Plaza de Toros Caletilla no es bien vista por los turistas, por el deterioro que ha sufrido la zona de Caleta por sus pobladores y autoridades locales, además de que el turismo nacional e internaciónal ha bajado dramáticamente en los últimos años. Pese a esta situación, la plaza sigue dando festejos menores ocasionalmente en el invierno.

Para el cuidador de la Plaza de Toros “Caletilla” Cristóbal Ochoa, que ha laborado en este coso taurino durante 40 años, el inmueble tuvo sus mejores momentos cuando Acapulco estaba en su mayor auge turístico, que fue durante la década de los 60s, 70 ,80s “Nuestro objetivo ha sido que la plaza siempre tenga un giro 100 por ciento taurino, aunque lamentablemente no se sabe si se pueda seguir adelante con el proyecto, pero lo que sí es cierto es que llevamos 56 años persiguiendo este sueño y como logro digo que en algunas temporadas se rebasaron nuestras expectativas”.

Placa al torero Local

Don Cristobal sostuvo que la afición taurina en los últimos años en Acapulco es casi nula; aclaró que desde esos últimos 15 años de baja asistencia, el inmueble se ha sostenido debido a la renta para eventos de distintas organizaciones públicas y privadas, así como deportivos: box, lucha libre, jaripeo, entre otros.

“La afición taurina en el puerto es mínima, anteriormente sostuvimos gran fama como un recinto tradicional, cultural y turístico de Acapulco”, platicó. Hoy todo está prácticamente perdido. Aunque admitió que han estado trabajando durante 15 años con pérdidas, la realidad es que la empresa no se ha preocupado en los últimos años por revivir la plaza y regresar a su afición. Los festejos taurinos no se promueven y la plaza sufre un deterioro importante en su estructura y zonas aledañas, el recinto taurino actualmente da la impresión de ser un basurero gigante por la cantidad de basura que se acumula alrededor de ella, donde antes lucían sus exuberantes palmeras.

La plaza actualmente es propiedad de Don Alberto Bailleres uno de los hombres más ricos del mundo, que además es propietario de dos ganaderías de toros bravos y de otras plazas de toros entre las que destacan Aguascalientes, Guadalajara, León, Monterrey por citar algunas. Que la empresa de la “Caletilla” opere con pérdidas, no es algo que nos parezca extraño. Porque la empresa sigue manteniendo el mismo esquema publicitario y de marketing desde hace más de 30 años.

El Puerto de Acapulco actualmente es victima de un grave problema de inseguridad debido al narcotrafico

Se siguen enfocando al turismo internacional, cuando lo cierto es que ese turismo ha desaparecido de Acapulco debido a la decadencia que sufre este destino turístico desde hace mas de una década, producto de la inseguridad y la corrupción que hay en todos los niveles del gobierno y sociales. Tal vez si se enfocaran en el mercado local de una ciudad de más de un millón de habitantes, orquestando promociones para atraer a la gente joven y con una buena campaña publicitaria, con eso podría regresar la gente a la plaza.

Los festejos para ser atractivos se tienen que alternar con festejos mayores con toreros y rejoneadores conocidos y los festejos menores serian para complementar su temporada.

Cristóbal Ochoa pensando en su retiro después de colaborar por 40 años en el coso taurino, resignado me comentó acerca del futuro poco viable de la Plaza de Toros “Caletilla” y lamentó la idea de que el recinto se ocupe para otros eventos sin valor artístico.

Este 2011 de las doce novilladas que tenían planeadas en dar, solo se celebraron dos, en las que apenas logran llevar 200 personas a un plaza con capacidad para 8,000 asistentes.

¿Estará la “Caletilla” en el último tercio de su vida?

Tristemente todo parece que si.

Twitter @Luis Cuesta_ 

Anuncios

5 comentarios en “La Plaza de Toros de Caletilla, en el ultimo tercio de su vida”

  1. Es una verdadera lastima que la plaza de toros “caletilla” muera lentamente ante la mirada sarcástica y dolosa de Ricardo Sanchez, pseudo empresario taurino, pues desde que el se ha hecho cargo de este coso lo ha mantenido en una lenta agonía, utilizando esta monumental plaza de toros como un tentadero privado de los “alumnos” de sus hermanos presentando a estos “niños de papas” con “becerritos” a modo que seguramente entre los avios de torear y estas resesitas les cuesta una fortuna a los “nuevos” apoderados, sin que estos costos representen ingresos para la empresa de Don Alberto Bailleres Gonzalez, pues el publico que asiste a esta plaza de “Caletilla” son unicamente los familiares de estos jóvenes aspirantes a toreros, los “Cuates” y “amigas” de Martin y Luis Fernando, los incondicionales del presunto “juez de plaza” que de toros no sabe nada y uno que otro colado, que entre todos estos le estan o dieron “puntilla a la otrora antesala de la Plaza Mexico.

    Me gusta

  2. ¡Que Carlos Slim salve toda la zona de Caleta y le quite la plaza a Bailleres! Vale la pena, si esta zona renace que así será, dará brillo nuevamente al puerto más Hermoso de todo México y volveremos a ver torear a los mejores. Dios quiera que para este sexenio el narco se aplaque y regrese nuevamente el turismo internacional.

    Me gusta

  3. En a Acapulco aun ahay aficion a los toros, lo malo es que no nos dan buenos CARTELES, hace varios años trajeron a Eloy Cavazos y hace menos tiempo a Pablo Hermoso habiendo una buena entrada. por lo que creo que si hay aficion solo faltan buenos festejos. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s