Radar Taurino – San Fermín y los Condenados.

La variopinta composición del tendido de Pamplona.

Llegan los días de vestir en rojo y blanco. Los colores del Reino de Navarra marcan el derroche, el disfrute arquetípico de la Fiesta en su más extremosa concepción, la Feria de Pamplona. Sin embargo, el derroche puede acabar en despilfarro en peligrosa demencia taurina. Pese a todo Pamplona es aduana peligrosa principalmente por el toro que ahí se lidia.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA.

Se llega el momento en que la Temporada toma calor y los combatientes comienzan a resentir el esfuerzo veraniego, justo cuando España vislumbra el punto de encuentro entre el toro de las cinco hierbas y el torero a plena mitad del duro camino.

Cuando llega Julio el ritmo y la preparación mental sacan adelante al diestro justo cuando su enemigo comienza a estar más fuerte que nunca. Ahí se encuentran para inaugurar el tramo más largo y duro de la Temporada, el que desemboca en Bilbao.

Pamplona y sus zumbidos, su derroche de vino, de musicalías, de parradas de rondas y de escarnios tienen a varios molestos. Y hasta dan la razón a las figuras de no haber venido a la cita pamplonica. En este caso, toros de más y ruidos de menos, lo que sale por el toril de La Misericordia no es precisamente lo que quisieran las Figuras ver. Es una pena.

Sí, en Pamplona no hay reglas. La única norma es la del despilfarro que tiene una diferencia, sobre la que ya hablaremos en otro “Radar”, con el derroche. La ley del derroche rige la Fiesta e incluso el Universo. Pero en el pequeño mundo de los sanfermines impera el vino, el bombo y el platillo pero también el toro serio. Y a eso le tienen que salir los toreros a imponerse a todo, incluso al público.

Porque si no, realmente comenzaremos a sospechar que hay algo más detrás. Los hombres dan la cara aunque sea para que se las rompas. Y yo creo que hay talento, listeza y arte suficiente para que eso no pase. A menos que el todo del toreo se reduzca hoy solamente a uno de sus elementos, el de la emoción estética.

Esto viene a colación por el intercambio lavanderil de habladas –y en televisión- entre Matadores de toros en retiro, admirados por este comentador, y comparsas comunicantes que hablan de toros con el único motivo de quedar bien. Por eso es cada día más frecuente saber de aficionados que llega el lunes a las once de la noche y prefieren aplicar la cláusula “Don Susanito” por una hora y refugiarse en el internet donde la calidad del contenido es la que uno elige.

Así como las figuras eligen no comparecer en Pamplona los aficionados también pueden hacerlo, lo mismo de cara a la tele taurina que después para acudir a la Plaza.

No hay respeto en Pamplona. Sí, no calla el tendido durante la Faena. Cierto. Cantan sin dejar percibir el necesario silencio pero ¿Acaso los toreros no lo son lo suficiente para imponerse? Creo que sí y de sobra pero hoy pesan más las apariencias. Si no veamos el caso de “El Juli” y también, aunque más necesitados, de Castella y Perera. San Fermín cobra factura en una aduana dura y tremendamente fuerte.

Veamos lo ocurrido con Sergio Flores y Arturo Saldívar. Ya se ha consignado en De SOL Y SOMBRA la dureza del toro y la ignominia del tendido y aún así la categoría  torera debe de ir por delante.

Lo malo es que ganaderías como Torrestrella dejan en evidencia a los grandes nombres y se nota porque la ausencia de tal hierro en las fechas postineras, son acaso demasiado bravos y Arturo Saldívar principalmente pagó derecho de piso, sobre todo con su segundo, cosas del verdor. Así es la Ley del Toro.

Quejas hay del público sanferminero y son razonables. Pero en una época en donde los toreros ya no pasan por la legua, ni por las capeas, donde todo está menos distante y un poco más a la mano no nos vengan a contar el cuento de las “condiciones del público” Sugiero revisar algo tan simple y tan complejo como “El Zopilote Mojado” para ver que si el público tiene una directriz a seguir. Por eso se es taurino o no y en caso de que el público no lo sea también hay que poderle. Sin excusas y rodeos. Aguardemos el resto de los encierros y ya veremos.

Triunfa un mexicano en Sevilla. Y el triunfo, su triunfo, altera el orden taurino sacando lo peor del ambiente en el que vivimos. Muchos se preguntan, críticos importantes ¿De dónde salió? Y el consumismo taurino que vuela por la red desespera al no tener a la mano la información, como si de un deporte se tratara. Ahora entiendo su falta de afición.

De haber buscado y analizado, no en la red, sino en el campo, en las escuelas y festivales hace unos años, nos habríamos dado cuenta que Brandon Campos –sí señores así se llama- (“¿Por qué le habéis puesto Iván?” –Cosas de Charo.) (También sabemos que no es un apellido “taurino” Mazzantini o un nombre Cástor y un apelativo como Jaureguibeitia. Quizá raro sonó algún día un nombre como Nicanor o el apellido de Villalta) es el resultado de aptitud, esfuerzo y sacrificio. Y despacio apenas es el comienzo.

Sí, cortó dos orejas, debieron ser tres en la novillada sin picadores de Guardiola y, contrario a otros, se fue de pie pudiendo irse a hombros. Porque en Sevilla si no es la del Príncipe vale más aguardar. Pero cuidado ya hay algo más que un toque de atención.

Sigamos descuidando como dijo un gran cronista hidrocálido el viernes, “la fuerza básica del Toreo”.

Caray, los mismos críticos que se derriten por saber quién es el novillero sin caballos triunfador, otra vez digo, Brandon Campos de Querétaro, hace poco decían que no hay nombres y que nadie viene detrás. Muy bien. Esos mismos no conocen ni pueden nombrar diez novilleros hoy. Y a las pruebas. Da la impresión que les falta o no son taurinos.

Además subrayo el sello Guardiola siempre cuenta, da importancia y más en Sevilla. Y el primer sorprendido fue el Ganadero que no imaginaba que alguien bajara la mano y llevara tan largo un eral de su ganadería. Así como el empresario que con esa farisea mirada esperaba el brindis del novillero sin caballos pero éste se fue primero con la Maestranza y luego con ese gran taurino que es José Carlos Rodríguez “Fisio” Loor absoluto.

Pero claro, en esta época taurina, así como se vive de la apariencia, se justifica la ausencia y la evasión del compromiso taurómaco. Se hace con un interés siempre oculto. Pero cuando, al menos en apariencia, está un toro serio, aún delante del peor público hay que dar la cara.

A menos que no se quiera dar el salto y seamos taurinos de cuete. Taurinos en apariencia, de pose, de etiquetas y principalmente de evasiones. En derecho la evasión se castiga con pena corporal. En Toreo con la artística, la del desprestigio. Y con esa, viven todos los arrepentidos de las Plazas de Toros. No nos condenemos.

Twitter: @ CaballoNegroII

6 respuestas a “Radar Taurino – San Fermín y los Condenados.”

  1. Hola Luis Eduardo, de acuerdo con lo que nos comentas hoy, solo me gustaría ahondar un poco sobre los San Fermines y “la escasez”.
    Los San Fermines son peligrosos y lo son no por sus encierros, no por la seriedad de los toros de esta feria, no por la ausencia de las figuras, la cual entiendo, no creo que su ausencia se deba al toro entero al que se van a enfrentar si no mas bien al medio publico que abarrotara los tendidos. Y creo que ese publico es parte del peligro de los San Fermines. Joaquin Sabina en su “cronica” de aquel 28 de agosto de 1947 nos canta algo así como “… para los extranjeros, Dominguin (Luis Miguel)…” en este tiempo seria “para los extranjeros, San Fermin”. Que sea Pamplona el primer encuentro con la fiesta brava de muchos es peligroso, cuando estas personas regresen a su casa y les pregunten como les fue seguramente comentaran “alcohol, alcohol, comida ahhh y unos toros que los traen de aquí para allá” sin darse cuenta de lo que esta fiesta en realidad encierra. Y no es su culpa, ni espero que todo aquel que asista a una corrida sea capas de percibir la profundidad de conceptos de la tauromaquia (no soy ingenuo). Encontrar un culpable único es casi imposible y por ende una solución única inviable también. Pedirle al publico que pare su pachanga de la noche a la mañana es algo iluso, en cambio pedirle a los espadas que ahí se presenten que sacrifiquen el “valorerismo” de unos molinetes o de unas ajustadas monoletinas por una faena estructura, para de esta forma “enseñar” la tauromaquia al publico asistente, creo que esta opción es un poco mas apegada a la realidad. Pero en que problema estamos cuando los toreros que han alcanzado ya su madurez deciden no asistir y delegamos esta responsabilidad en jóvenes que no encuentran aun su estilo o en espadas cuyos años mozos han pasado (y nunca encontraron su estilo la mayoría de ellos) y buscan agarrase de donde puedan para poder seguir consiguiendo contratos. Ojala que San Fermin nos ayude con su capote para lidiar con este peligro.
    En el aspecto de la “escasez” de novilleros, de acuerdo contigo que mucha de la responsabilidad recae sobre las personas de los medios especializados (aclaro, especializados en tauromaquia y no en béisbol) la difusión a los aficionados de la existencia de estos prospectos, pero, no tienen responsabilidad los empresarios y los novilleros también?
    Los primeros para engatusar a los aficionados con los novilleros, para que el publico asista a la plaza “para ver a x o y que según la empresa es muy bueno “.
    Los novilleros a mi gusto deben levantar la mano también. Los medios de comunicación han caminando, ya no es necesaria una entrevista en radio o t.v. para hacer presencia. Las redes sociales y Youtube ahí están por que no suben vídeos? por que no van directo al publico para que se este quien exija a la empresa la presencia de x novillero.Esto se puede hacer solo o en conjunto, un sitio en internet de cada novillero o una por escuela taurina no son imposibles. Creo que al mundo ha cambiado y los novilleros deberían aprovechar que se puede llegar al consumidor final ahorrándose los desgastes de horas en los escritorios (suponiendo que sea ahí donde se negocian las oportunidades) para conseguir la oportunidad.
    Saludos Luis y ahí nos tuitiamos al rato hahaha.
    P.D nos vemos en la México la siguiente semana

    • Gracias por tu comentario Rodrigo.

      Efectivamente la falta de cuidado llevó a Pamplona a estos niveles de locura. Tanto que hay quien pita cuando un torero descabella. Mal.

      Y si nosotros, los que apreciamos el espectáculo en la crítica o en la tertulia despreciamos la novillería es muy difícil que la cosa progrese. Es importante que los novilleros busquen sonar, hoy en día en lo electrónico tienen que fijarse y claro abrirse espacio a codazos en otros medios.

      Esperemos esta Temporada Chica traiga mejores situaciones.

      Saludos.

  2. MUY ACERTADOS COMENTARIOS, LALO. LASTIMA DE LA EPOCA ACTUAL, TAN “ADMINISTRADA” Y CERRADA, PARA LOS ASPIRANTES A FIGURAS. PERO BIEN POR BRANDON, Y ESPEREMOS MUCHOS MAS….

    • En efecto.

      También sugiero leer a Andrés Amorós y un artículo que se llama “Se están pasando”, No vale la pena que Pamplona se gaste el dineo e invierta en encierros si van a faltar muleta.

      Y pienso que no es una excusa el dinero, Siempre La Misericordia ha pagado bien. Ojalá y esta situación encuentre, políticamente, un punto de acuerdo.

      Pongamos atención a los prospectos sin dejar de obsevar que eso son. Pero imagínate que ha detener este joven Campos de que el propio Juli lo llevó a su escuela y donde ha tenido un desarrollo ejemplar.

      “Con el tiempo y un ganchito…”

      Saludos.