El Reloj o la Vida. – Primera Novillada 2011.

Se fueron las manecillas a la Hora de la Corrida.

Abre La México con el Novillo por delante. Tarde espléndida, apenas con viento y con un clima que hace posible la calma para bien de la Afición. La ascensión al Himalaya comienza, dijo Antonio Andere, por el primer paso. O peor aún por el primer tropiezo. No adelantemos, comencemos por el principio.

Por: Luis Eduardo Maya Lora.

Sorprendentemente a nuestro arribo al primer tendido de Sol, según nuestra localidad, observamos que el reloj de la Plaza México se encuentra sin manecillas. A nuestro decir inicial un descuido, a decir de otros una guasa. Federico Domínguez “Gamuza” confirmaría luego que se trata de un desfase en el horario de mantenimiento.

Con esta licencia de indisponibilidad en uno de los equipos de la Central Taurina principal comienza la Temporada Novilleril 2011 en la Monumental México.

El novillo serio en Temporada Chica y el toro serio –no grande, no chico, simplemente serio- en la Temporada Grande ha de ser la norma en La México. En las novilladas siempre lo es y a decir verdad, la de De Haro ha sido la menos pareja que han enviado los hermanos De Haro González en los últimos tiempos a la capital, donde son desde ayer parte de los favoritos.

Primero, quinto y sexto desentonan por tipo y pinta en los dos últimos. El resto, más serio debemos decir, brinda un gran novillo por hechuras y comportamiento, el cuarto, llamado “Aromático” y que impregnó la precisa tarde de pleno tabaco y oro, “el color de la divisa”.

Hace tiempo De Haro era una ganadería infranqueable. No perdonaría el más mínimo error de colocación o la falta de temple. Sin embargo, desde aquel novillo “Indio” lidiado en el Rancho del Charro de Constituyentes hace nueve años, la típica bravura tlaxcalteca, la de dura pezuña, comienza a otorgar posibilidades al toreo “moderno” Eso sí, sin dejar de exigir un torero en toda extensión de la palabra por delante.

En un tiempo en que todo el toreo es igual porque en gran parte todos los toros parecen iguales, es un alivio poder admirar una ganadería como ésta. Claro toros como el primero, noble pero algo falto de raza, como el quinto, suave y con temple al inicio, tienen la necesidad a gritos de ser toreados con aguante y colocación, armas que los toreros anteriormente, pese al poco rodaje, conocerían su uso.

Sin embargo, el cuarto, largo y fino de cabos, de morrillo hermoso, en línea plateado, de boca refinada y badana decantada al piso, hechuras arquetípicas, es “El Novillo” y también un acierto de la Plaza México. Éste, nombrado“Aromático”, tiene encima de sus carnes el heno el encino y apenas la nieve de los volcanes, ya dentro de su sangre el fuego dormido de las cuatro cumbres que rodean Tlaxcala.

Y sale con ganas de apoderarse de la Plaza, su ruedo y sus más míticos rincones. Parece ser el “galán” que ha sustraído las manecillas del Reloj finamente, pues en su juego no hay brusquedades. Y lo pisa además con arrogancia. Tiene fondo alto de bravura y se templa con buena colocación y trato, agarra aire en banderillas y tiene la mala fortuna de encontrarse con la muleta de Manolo Olivares.

Al veterano novillero antes le regalan una oreja, cortesía de Gilberto Ruíz Torres. Se la quita a un novillo noble y repetidor que de recibir un poco más de sutileza y menos enganchones al final del pase habría roto aún a mejor. Sin embargo, su prueba máxima de capacidad resulta ser ese cuarto, número ciento catorce.

Con él, intenta quedarse quieto en la saltilleras sin lograrlo. Banderillea con desfachatez, por ambos pitones habrá que consignar, y seguramente sin querer Olivares termina otorgando aire bueno para el tranco del cuarto. Y comienza entonces el dilema. Si a Usted le plantean arrancarle a la fuerza, ilegal e ilegítimamente, una prenda como su reloj o entregar su vida, la decisión es fácil. Sí esto lo plantea un toro a un torero, ya no lo es tanto.

Manolo Olivares está dispuesto y con voluntad, pero siguiendo el párrafo anterior, duda si entregar el reloj es una opción. Preocupado por las formas y los pases cambiados deja de lado el toreo natural que muestra las altas posibilidades del novillo. Por un momento siente en los medios que puede torear largo, incluso en un pase de pecho hay calidad pero sus infidelidades al toreo natural con el intento de dosantinas estropean una posible mejor faena. Demasiado por fuera y con poco compromiso en los postreros cites, Olivares muestra un concepto limitado sin corazón suficiente para emocionar. Se tira lejos en el terreno contrario para pinchar abajo. Lote de lujo. Resultado por debajo de lo mínimo.

Lote aceptable el de Aguilar. El segundo, precioso y duro berrendo en cárdeno que espanta al novillero y a las cuadrillas por su cabeza suelta y su fuerza, entonces David Aguilar se dedica a pegar mantazos y talonazos. La cosa se pone peor sin parar nunca los pies. Otra vez se las ve cerca de los avisos bajo la contraporra. Los toros de De Haro nunca caen fácilmente, Aguilar parece derrotado. El quinto, en otras hechuras, negro y cornicorto, pedía todo menos acentuar los cabezazos pero el poblano la hace todo al revés y su contrariedad cuando el novillo se queda parado es la consecuencia del cite brusco y toque excesivo abajo. Luce en el quite por fregolinas girando pero poco más.

El venezolano Chacón regresa tras un año y confirma que echar la pata atrás es un ejercicio reprobable. Lo hizo todo el tiempo de capa por ese nadie corea. Trata por el lado derecho pero la colocación inadecuada y el poco fondo del novillo, pese a su voluntad, impiden ligazón. Al sexto le matan los brazuelos con dos puyazos arteros y la autoridad en el Palco no hace nada. Así resulta ya imposible.

Ayer De Haro pone claro que los novilleros deben estar dispuestos a defender el reloj aún a cuestas de la vida. Que lidiar al toro de Tlaxcala implica no solo hablar otro idioma sino pensar en ese otro idioma, por eso no se tragan los cites si vienen a otro aire, o se frena, hace preguntas, al centro de la suerte, tales como “¿Y quisieron ser toreros?” que podría ser una de ellas.

Pena que hoy se van las manecillas del reloj desconcertando a monosabios y autoridades. Y más al público. Que se queda pensando si acaso los novilleros dejan ir del reloj sus prendas a cambio de no sufrir más sustos por parte de los toros.

Solo que nos olvida que en el arte del toreo “no hay lugar para la duda, es un arte efímero en el que va en prenda la vida.” Aunque muchos no prefieran cambiar la vida por las joyas.

Twitter: @CaballoNegroII

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Domingo 17 de Julio. Primera de Temporada de Novilladas 2011. Menos de un cuarto de entrada en tarde preciosa nublada al principio con sol después y leve viento en el quinto.

6 novillos, 6 de De Haro (Divisa tabaco y oro) Disparejos de presencia, chicos primero, quinto y sexto. Serios y en el tipo de la casa. Destacaron por nobles el primero y quinto. De alta nota el cuarto, “Aromático” aplaudido con fuerza desde salida, cárdeno obscuro

Manolo Olivares (Rey y oro) Oreja protestada y División tras saludar. David Aguilar (Palo de rosa y oro) Pitos tras aviso y silencio. Alejandro Chacón (Rosa y oro) Silencio y silencio.

2 Comentarios »

  1. Estimado Lalo Maya:
    Felicidades por tu página. ¡Está de bandera! No dejes de ver los videos con poemas y canciones de ELIAS RUVALCABA en Youtube. ¡Vaya por el tío, que están de órdago! Opra!

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s