José Tomás: El Regreso Episodio II

JT

Sol y Sombra

El mundo de la tauromaquia vive de la leyenda. Las gestas y los desaires van de boca en boca, año tras año. Por eso, cuando José Tomás reapareció en Barcelona después de una larga ausencia elegida motu proprio, las dudas se cernían en la repetición de esas historias que recordaban los más veteranos. Fulanito, cuando reapareció, ya nunca fue el mismo. Sutanito, tampoco. Casi nadie, apoyado en la historia, confiaba en ver al mismo torero de Galapagar.

No obstante, sólo fueron precisos unos lances para que el diestro entusiasmara. Sí, es cierto que las plazas se llenan de incondicionales del mito; uno mismo, sólo acude a un festejo si está JT en el cartel. Pero incluso los escépticos, que alguno queda, acaban rendidos al valor, a la maestría y a la personalidad del impresionante torero.

José Tomás tiene como virtudes fundamentales -lo dice un desconocedor absoluto de la tauromaquia- una cabeza prodigiosa (le permite superar el miedo), una honradez intachable y un conocimiento del animal excelso. A finales del pasado año, cuanto tuvimos la ocasión de coincidir con el torero, éste esbozó una sonrisa ante nuestra frase de saludo: “Nunca me he alegrado más de verte que hoy”. “Ya lo creo”, respondió. Sonreía como siempre que está entre amigos, en la intimidad. Conversaba con todos y se divertía en un día de camaradería. Ya estaba en la recta final de su recuperación; había empezado a montar en bicicleta para potenciar la pierna dañada por ‘Navegante’ en Aguascalientes.

El José Tomás que reaparecerá en Valencia el sábado seguirá siendo el mismo que se ha visto en sus distintas etapas porque la esencia del matador de Galapagar continúa inalterable: centrado, honrado y sabio. No torea para morir, sino para vivir. “Vivir sin torear no es vivir”, le dijo a Almudena Grandes. Ni siquiera ha visto la cogida que estuvo a punto de costarle la vida en Aguascalientes hace más de un año. Eso lo considera parte del riesgo que asume. Que nadie se lleve a engaño, este tipo no está ido. Todo lo contrario.

 Aún recuerdo cómo en La Malagueña, el año que el astado le arrebató el corbatín en una cogida, en un tendido alguien le preguntó a un amigo psiquiatra: “¿Alfonso, este tío está loco”. El galeno, convencido respondió de inmediato: “Todo lo contrario. Este tipo es capaz de superar al miedo. ¿Te parece poco?”.

Por Paco Rangel

via ymalaga.com

2 Comentarios »

  1. Los Tomasistas estamos ansiosos y emocionados con el regreso del Príncipe de Galapagar, esperamos y deseamos ver al mismo José Tomás con su toreo vertical, su sitio, temple, su toreo verdad como alguien lo ha llamado, mucha expectación ha levantado en el mundo taurino su regreso, bueno para la fiesta, sin duda. La incógnita se despejará a partir de mañana. Enhorabuena.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s