Oscar Martínez Chopera “Yo si he querido contratar a José Tomás en Almería”

Plaza de toros de Almeria


Sol y Sombra

Al encuentro en el Hotel Catedral, hoy en día cuartel general de la Casa Chopera, con la cabeza llena de preguntas desordenadas y no escritas, confío en la sinceridad y buen diálogo que últimamente se mantiene con el empresario taurino. Y es que Oscar Martínez Labiano está en capilla cocinando el escaparate del ciclo una vez conocidos los carteles. Curioso que, con este sentir de antemano, me señalan en recepción un salón denominado “Capilla”, cual Sixtina pues estaba todo el equipo de la Casa tomando decisiones con el “Sumo”. Saludos afectuosos quedándose todos los colaboradores durante la entrevista, cuestión que particularmente me halaga. Otros buscarían excusa para darse el piro en busca de garbeo. Y la pregunta no puede empezar por otra dada la actualidad.

José Tomás ha vuelto con gran expectación mediática y repercusión en el incremento de los abonos en las plazas donde torea. Ya explicó los motivos de la decisión unilateral de no torear en las plazas de la Casa Chopera. Me gustaría una reflexión suya sobre este valor añadido.

-Yo he querido contratar a José Tomás. Es una máxima figura del toreo y mediática. Hay una situación económica muy dura y todo lo que sea una motivación es bueno. Y uno de los mayores alicientes es José Tomás y donde torea es un boom mediático. Alguien en Almería podría haber puesto en duda la negociación o no. Pero es que yo no he podido negociar a pesar de que otros años sí. Con rotundidad, sí me hubiera gustado que José Tomás hubiera estado en nuestras plazas.

-¿Esta negativa significa que están cortadas las relaciones de cara al futuro?

-No. El año pasado, el de la cornada, tenía cinco corridas contratadas para José Tomás. He hablado con él y esa misma pregunta se la hice cuando tomaron la decisión y me dijo que no, que era una decisión temporal de este año. Y con esto no digo que el año que viene tome esta decisión u otra. Yo el año que viene intentaré contratar a José Tomás y en principio no entiendo que tenga que haber problemas para sentarnos a hablar. Luego, arreglarnos será otra cosa.

-Con quien sí hubo negociación fue con Ponce y ya se explicó en la presentación de los carteles que la discrepancia fue económica. ¿Teme que esta ausencia, después de ser un fijo en la feria durante veinte años, repercuta en el abono o en la venta de entradas?

-Quería un dinero fijo cobrando un 20% más de lo que cobró el año pasado. Yo creo que en lo que es taquilla pura no va a tener repercusión. Y entiendo a cierta parte de la afición pero creo que seguirán viniendo a los toros porque la feria tiene interés más que suficiente. Esta feria se tiene que mantener con lo que hay. Si me tuviera que ajustar con lo que pide todo el mundo tendría que subir el precio de las entradas una barbaridad y si subo ese porcentaje los abonados se hubieran molestado más que por el hecho de no venir Ponce.

-Pero las entradas han subido. Y no ha sentado muy bien.

-Hay una subida inferior al IPC. Llevo años sin subir el precio aunque es verdad que el año pasado subí el incremento del IVA que fue de un 2%. No nos queda más remedio porque tenemos que actualizar ya que hay un incremento de coste de toreros, unos por triunfos y otros porque saben que son imprescindibles, a pesar de la crisis y no son conscientes muchas veces del problema que hay económico. La feria tuvo pérdidas el año pasado y después de tres sin subir hemos tenido que actualizar menos del IPC.

-Con esa parte alícuota de responsabilidad de los toreros, me gustaría que entrase más en el fondo de la cuestión.

-El problema es que este espectáculo es muy caro. Los costes son altísimos y la parte más importante de este espectáculo son los toreros. Hay toreros imprescindibles con independencia de la aportación que su nombre haga de gente a la taquilla. Hay que mantener el nivel de feria como el que ha tenido Almería toda la vida. Aquí vienen las máximas figuras con independencia que falte alguno como es el caso mencionado. Una política fuerte de ahorro es no contratar a ciertos toreros y no lo hago. Hay carteles que cuestan un dineral pero hay que mantenerlos.

-¿Quizá el famoso G-10 taurino lo que ha hecho es mirarse a sí mismos y luchar por sus intereses más particulares a modo de lobby?

-El G-10 se está mitificando. Surge por el tema de Barcelona, se hace un planteamiento de paso a Cultura y es apoyado por parte de los empresarios y del sector porque si este mundo tiene algo bueno son sus embajadores los toreros y cuesta menos que sean recibidos ellos por ministros. Luego llega la temporada y los toreros están a lo que están que es torear. No sé si ellos tienen acuerdos particulares para presionar de alguna forma, aunque yo no he tenido ninguna de ningún tipo ya que la contratación de cada torero ha sido independiente. No se ha formado un grupo de presión para apretar de alguna manera al empresario. Lo que pasa es que los toreros viven un periodo profesional bastante corto y hemos tenido un tiempo de vacas gordas y no quieren bajarse del carro de la exigencia.

-¿Pero se ha creado un lobby?

-Siempre se crean lobbies, pero su finalidad es el de los derechos de televisión u otras cuestiones de cara al futuro. Pero en la actualidad no se crean para hacer contrataciones en bloque.

-El paso a Cultura, ¿qué tiene de bueno y qué expectativas reales crea de reducción del IVA, de fomento y promoción?.

-Pertenecer a Cultura nos hubiera supuesto un blindaje que posiblemente hubiera bloqueado un tema como el de Cataluña. La defensa frente a los ataques de la fiesta hubiera estado bastante más protegidos. Defender un BIC no se puede hacer desde Interior. Hay que estar recogido en un ámbito cultural para poder tomar decisiones de patrimonio cultural e histórico de los toros. Este paso también tiene sus inconvenientes ya que las trasferencias están realizadas a las autonomías. Entonces sí se nos va a englobar para el fomento y promoción de la fiesta. Luego está la decisión de las autonomías en que continúe en Interior o que pase a Cultura. El tema de la reducción del IVA es complicado ya que la propuesta tiene que pasar de Cultura a Hacienda y no sé si puede haber alguna por parte de Europa que lo permita. Las atribuciones de Interior en el orden público se van a mantener como en cualquier espectáculo.

-En caso de reducción del IVA repercutirá directamente en las entradas.

-Yo personalmente he propuesto a la ministra que la aplicación sea absoluta y directa en dicha reducción. Si ha habido un incremento por el IVA, sí de forma recíproca debe haber una reducción.

-En diciembre finaliza la recogida de firmas para la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular. ¿Cómo va la cuestión?

-Se están recogiendo en todas las plazas. Se nombraron fedatarios, había una proyección muy grande entre peñas y aficionados y se hablaron de un altas cantidades de firmas potenciales. Yo aliento a todo el mundo a que firme porque no podemos permitirnos el lujo de no conseguir el medio millón. Hasta la fecha creo que están entregadas en torno a unas 200.000 aunque quedan muchas pendientes y las grandes ferias de agosto y septiembre. En Almería pondremos sitios bien significativos para el que asista a la plaza pueda firmar. Para empezar en la taquilla en la renovación de abonos.

-Volviendo a la feria, las ganaderías es una apuesta fuerte con selección de hierros.

-Como dice todo el mundo, los toros son como lo melones que hasta que hay que abrirlos para saber cómo son. Lo que pasa es que nosotros hemos ido a fruterías buenas por lo que hay más posibilidades con la “denominación de origen”.

-Hubo un fuerte rumor de que la feria se iba a reducir en un festejo. Al final no ha sido así. ¿Se arrepentirá como empresario?

-Sí, seguramente. Pero yo creo en la fiesta de los toros y voy a seguir peleando. Sólo hemos reducido en San Sebastián porque la situación es complicada por motivos que todo el mundo conoce. En el resto hemos mantenido aunque no sabemos cuánto tiempo vamos a aguantar. Aquí algún aficionado me ha pedido una reducción de dos festejos y que no pusiera a ningún local pese a que pidió el año pasado con firma la inclusión de uno de ellos. Y no voy a decir quién es. Sí es fácil que me arrepienta pese a que el cargo del abono es importante. Siempre hemos defendido el interés de las ferias por el abono ya que es nuestra columna vertebral de gestión. Insisto, que dependiendo lo que pase este año se va a condicionar el que viene.

-Hay carteles rematados, como por ejemplo el de rejones, pero otros no. ¿Le hubiese gustado redondear más la feria?

-Aquí hay un problema. Como la situación es complicada por la falta de público los toreros están poniendo unos condicionantes terribles para ir los carteles super-rematados. Pero para mantener una feria hay que abrirlos. La feria de Almería está planteada con una serie de carteles con dos figuras de máximo interés y un tercer torero que no está en el “top” porque hay que apostar con las novedades.

-Se ha valorado mucho el Aula Taurina y el propio vicerrector Guerrero pondera mucho a Chopera.

-Estoy muy agradecido con la universidad y orgullosísimo del Aula. El único sitio de mis plazas donde existe es en Almería. Estoy exportando esta idea. Depende al final de las personas y encontrar a gente como el rector y el Vicerrector que han apostado por los toros en los tiempos que corren no es fácil. Es una idea muy buena, una inversión de futuro y una experiencia extraordinaria. Mientras la universidad quiera, tendrá continuidad.

Y de aquí, hasta la feria mientras el equipo de la Casa Chopera continúa enclaustrada en capilla. El momento lo merece pues no es baladí pues exige la máxima tensión en la puesta en escena y contacto con la trama social e institucional de Almería.

Via http://www.elameria.es http://t.co/NOm7g3O vía

Una respuesta a “Oscar Martínez Chopera “Yo si he querido contratar a José Tomás en Almería””