Triunfo de David Mora en Madrid en una tarde gris para Garibay

Mora estuvo en plan grande

De Sol y Sombra

Es vergonzosa tanta falta de sensibilidad con un torero tan capaz, valiente, artista y poderoso como lo es David Mora. No se explica por qué el presidente le negó el segundo trofeo del sexto toro después de un auténtico faenón, y con la plaza blanca de pañuelos. Ese toro sexto, un “pavo” de 662 kilos, fue extraordinario, codicioso de principio a fin, sin cesar de embestir por los dos pitones, siempre largo y humillado.

David Mora lo toreó magníficamente bien con el capote tanto en los lances a la verónica del recibo como en un sandunguero quite por delantales. Pero lo gordo llegó en el último tercio. Las dos primeras series dando mucha distancia provocaron el primer “run run” en el tendido. Algo grande se estaba fraguando. Y vaya si se consumó. Mora lo enganchó siempre por delante y lo llevó muy largo, templado, por abajo y gustándose en la interpretación.

Las series por el derecho fueron “in crescendo” en número de pases, y los olés de los tendidos cada vez más rotundos. Un pase de pecho de pitón a rabo y con suma despaciosidad como remate a la cuarta tanda pusieron los tendidos en pie. La plaza era un clamor. Entró la espada a la primera y la plaza estalló de contento. La petición del doble trofeo fue mayoritaria y ruidosa. Pero el presidente quiso ser, en un alarde egoísta, protagonista, ninguneándole la Puerta Grande a un torero que se lo había merecido con creces.

Garibay tuvo una tarde gris el dia de hoy en Madrid,  se le vio sin ritmo y con el valor muy justito, dejo ir su oportunidad de triunfo con el segundo de lote. Garibay con un primer toro con “carbón” de salida, tardó en cogerle el aire, y cuando lo hizo -en la tercera tanda a derechas- surgieron varios muletazos ligados pero con prisas, sin terminar de domeñar la situación. El cuarto, un punto soso, sin embargo, se movió lo suficiente para formarle un lío con otro planteamiento. No acertó Garibay ni en la distancia ni en la velocidad, ahogando al animal con medios pases y un tanto despegado. La faena fue una sucesión de pases rapiditos, tropezados y sin decir nada.

Confirmo su alternativa el diestro alicantino Francisco José Palazón sin mucha suerte.

Resumen del festejo. Madrid. Plaza de Toros de las Ventas. Corrida fuera de abono por la festividad de la Virgen de la Paloma – Toros de Montalvo, bien presentados, blandos y parados, a excepción del manejable cuarto y el extraordinario sexto, ovacionado en el arrastre. Ignacio Garibay: bajonazo (silencio tras aviso); y dos pinchazos, casi entera desprendida y descabello (silencio). Francisco José Palazón, que confirmaba alternativa: pinchazo hondo y dos descabellos (silencio); y estocada (ovación tras aviso). David Mora: pinchazo y estocada (vuelta tras aviso); y estocada (oreja con fuerte petición de la segunda).

En cuadrillas, Félix Jesús Rodríguez y Víctor Manuel Martínez saludaron en el sexto. La plaza tuvo media entrada en tarde calurosa.

2 respuestas a “Triunfo de David Mora en Madrid en una tarde gris para Garibay”

  1. Dice la crónica de arriba:…”entró la espada a la primera”…Ya, pero yo me pregunto ¿por donde entró? ¿Caida, desprendida, bajonazo, goyetazo, perpendicular, atravesada, etc.? ¿Donde cayó la espada? Si vale todo la respuesta no importa. Pero si no vale todo quisiéramos saberlo porque a lo mejor esa es la razón por la cual el presidente de de Las Ventas (¡¡¡ ojo, de Las Ventas !!!) ayer no le dió la segunda oreja. Más seriedad señores, no confundan al personal. Y un OLE enorme a David Mora que estuvo sensacional. Una oreja con petición de la segunda en Madrid es oro puro.