Francisco Rivera Ordóñez, a cuchillo contra su primo Canales

20120301-133411.jpg

Por @joanamorillas

Es la herida que no cierra. La luz que nunca se apaga y ciega a Francisco Rivera Ordóñez y Jose Antonio Canales Rivera. Un enfrentamiento profundo que tiene su origen en el coso. Allí es donde Canales asegura que Francisco ha intentado boicotearle una y mil veces. Un run run que corre como lo pólvora en el ambiente taurino y que sólo algunos de los pertenecientes a este cerrado mundo se atreven a comentar fuera de cámaras.

Uno de los agravios a que se refiere Canales Rivera ocurrió en Jerez de los Caballeros. Allí habían contratado al torero para participar en una corrida que iba a celebrarse durante el Salón del Jamón Ibérico. Paradojas de la vida, la plaza en cuestión cambio de manos y el empresario pasó a ser Francisco. Pues bien, según asegura quien bien conoce el paño, lo primero que hizo el hijo de Paquirri fue quitar a su primo del cartel. Lógicamente, esta decisión hizo que el empresario taurino al que Rivera Ordóñez sustituyó iniciara conversaciones para que se respetara lo firmado. Viendo que el asunto no iba adelante ni atrás, Canales llamó al administrador de su primo y le dijo: «Por mis santos cojones que vais a cumplir. Porque si no, salgo en los medios y lo cuento».

Viendo que estaban con el agua al cuello, y que un lío mediático de semejante calado no les favorecía en nada, Francisco aceptó compartir cartel con su primo. Sin embargo, «la cosa no acabó bien, porque cuando Canales fue a cobrar, le quitaron 3.000 euros del caché apalabrado. Le dijeron que no podían pagar y que ya le contratarían en otras ocasiones para resarcirle. Algo que nunca ocurrió», me explica alguien muy cercano a ambas partes. Esta misma fuente me revela los motivos por los que Francisco no quiere medirse con su primo en el ruedo: «Aquí la única realidad que hay es que Canales Rivera es mejor torero que su primo. Francisco lo sabe y por eso no se atreve a medirse con él en el ruedo, para que no haya comparaciones y tampoco pueda hacerle sombra. De ahí que le vete constantemente. Y ésta es la única verdad».

El veto de Fran se hace extensible a su hermano Cayetano. El empresario taurino Juan Santos organizó una corrida y contrató a Cayetano, Canales Rivera y Leonardo Hernández. Se puso en contacto con Curro Vázquez, apoderado de Cayetano, y éste le dijo que sí, que aceptaban. Ese mismo día le envió fotos de Cayetano para que se repartieran a modo de publicidad, una práctica habitual para promocionar las corridas. Sin embargo, tres días más tarde, Curro llamó a Juan y le dijo que no toreaban con Canales: «O Canales o nosotros, tu eliges». Ante semejante tesitura, y también porque la inversión publicitaria ya estaba hecha y las entradas vendidas, Juan habló con el teniente de alcalde, encargado de los festejos, y decidieron sacar a Canales y dejar a Cayetano.

Juan Santos conoce de primera mano el asunto de los vetos de los hermanos Rivera Ordóñez a su primo Canales. A propósito de este asunto, el empresario me cuenta que «un día, en el hotel Wellington, Fran Rivera me dijo que no torearía jamás con su primo». Mientras Cayetano nunca se ha pronunciado al respecto, su hermano Francisco sí lo ha hecho: «Yo no hago los carteles, eso son cosas de los empresarios».

Lejos de amainar el temporal, la última visita de Canales Rivera a La Noria ha indignado a Francisco. Al punto que ha utilizado twitter para contestarle: «A palabras necias, oídos sordos. Menos mal que estamos Caye y yo, si no mi primo tendría que trabajar». En fin, como puede comprobarse, las espadas siguen en alto.

Deja un comentario