Manuel Manzanares detenido por agresión en una discoteca

20120308-072729.jpg

De SOL y SOMBRA

El joven que estuvo varios días en coma tras una agresión en una pelea en la que estuvo implicado el rejoneador Manuel Manzanares en la puerta de una discoteca de Alicante, ratificó ayer en el juzgado que investiga el caso su declaración ante la Policía y aunque no le incrimina como autor del puñetazo que le causó las lesiones sí dijo ayer que le empujó, le intentó agredir y le amenazó de muerte tanto dentro como fuera del establecimiento, según fuentes judiciales. Tras la denuncia, la Policía llegó a detener al rejoneador y a dos amigos por un delito de lesiones, aunque el juez los dejó en libertad provisional.

El mozo de espadas de Manzanares se autoinculpó de la agresión, pero ni la víctima ni los testigos le señalan a él, sino a otro amigo. El perjudicado señaló ayer a esta persona como la que «le separó del grupo e inesperadamente le agredió», y exculpó a Manzanares, defendido por el letrado Ignacio Gally. Según las declaraciones de los testigos, este joven le pegó «un puñetazo en la cara» de manera «sorpresiva y a traición» al perjudicado. El joven agredido entonces cayó al suelo y se golpeó en la cabeza, y, según sus amigos, «el sonido que produjo al caer fue importante».

La discusión supuestamente comenzó en el interior del local, cuando la víctima se acercó a saludar a la entonces novia de Manzanares. La chica declaró en el juzgado que no recuerda lo que le dijo el denunciante, pero que cree que trataba de «ligar» con ella. Manzanares entonces empezó a discutir con la víctima, y los porteros del ‘Zeta’ sacaron del local al denunciante.

Según sus amigos, el rejoneador intentó abalanzarse sobre él en dos ocasiones, pero le frenaron. Cuando parecía que la cosa se había calmado, uno de los amigos de Manzanares supuestamente separó la víctima del grupo y le propinó el golpe. Según los testigos, el joven estuvo unos minutos inconsciente, tuvo convulsiones y vomitó. Cuando llegó a su casa empezó a encontrarse mal y finalmente acabó ingresado en el hospital y entró en coma, aunque posteriormente se recuperó.

El juzgado de Instrucción número 8 de Alicante también había citado ayer al mozo de espadas de Manzanares que se autoinculpó de la agresión tras su detención, pero este se acogió a su derecho a no declarar y no quiso aclarar si lo hizo para exculpar a Manzanares.

Las diferentes declaraciones de testigos han dejado claro que el puñetazo que hace caer al joven que estuvo en coma no lo propinó el rejoneador. La duda es si fue el mozo de espadas u otro amigo que les acompañaba y ha sido identificado por testigos. La víctima de la agresión fue reconocida ayer en la clínica forense de los juzgados.

Via: http://www.diarioinformacion.com

Deja un comentario