Sol y Sombra para Silveti en Valencia

Diego brinda al Zotoluco. Foto Jesus Camacho cortesia de Burladero.com
Diego brinda al Zotoluco. Foto Jesus Camacho cortesia de Burladero.com

Por Vicente Sobrino

Un dato: de los cuatro avisos que se dieron en la tarde, tres sonaron antes de que el espada de turno entrara a matar. Falta de sentido de la medida, de previsión. Ir contra natura, en fin. Un tostón, al fin y al cabo. Todavía más si lo que había que rascar era bien poco. Porque la corrida de Valdefresno, toda una muestra dispar, no dio para mucho. Más bien para poco. Para justificarse posiblemente, pero apenas nada más. De la raspa que abrió plaza, con dos señores pitones eso sí, al segundo, un basto, cornalón, sin cuello y badanudo. Los cuatro que siguieron, de dibujo desigual. La parte común, la cabeza. Muy bien armada toda la corrida. Y de finas puntas. Todo un regalo con envoltorio aparente pero sin contenido, para una terna joven e internacional: un francés –Thomás Dufau-, un mexicano –Diego Silveti– y un español –Jiménez Fortes

El toro que posiblemente menos ilusionaba resultó el mejor y con diferencia. Fue aquél segundo basto, cornalón, sin cuello y badanudo. Pasó discreto por el caballo y no tardó en destapar su mejor virtud, que fue humillar. Tuvo, además, recorrido y fijeza. Dejó estar, no agobió y obedeció al toque. Un excelente toro. Tres estatuarios abrieron la faena de Diego Silveti a ese toro, la intención era de cuatro pero se le vino encima la enorme masa de toro y resultó atropellado o empujado. Luego vino un toreo en redondo de buen porte y dos series con la izquierda de dibujo largo y limpio. La primera de seis naturales; la segunda, de tres. Pero ambas bien logradas. Y mucha ceremonia después de cada serie, con paseo dejándose ver el torero antes de acudir de nuevo a la cita con el toro. Un manojo de bernardinas, alternadas por uno y otro pitón, le dieron color final a una faena muy larga. Le llegó el aviso antes de entrar a matar, igual que en su segundo.

El otro capítulo interesante de la tarde fue obra de Jiménez Fortes en el tercero, que tuvo su punto de violencia al rematar el muletazo. La faena se fue haciendo con paciencia, sin prisas pero sin pausas. Consintió Jiménez y resolvió sin brillo pero efectivo. Un improvisado cambiado por la espalda le dio un giro a la cosa. Subió el tono y se descolgó a gusto el torero. Acabó muy valiente en la distancia corta, dominando con seguridad la situación. La estocada fue buena pero no pareció suficiente para llevarse premio.

Ya no hubo más actos interesantes. Silveti se puso animoso en el quinto, al que le había hecho un quite por gaoneras muy ceñido. Distraído el toro y forzado el torero, que volvió a repetir los paseos de su primero, el asunto nunca tuvo color y sí pesadez.

Jiménez Fortes se llevó un sexto que fue el que mejor se empleó en varas y, sin embargo, resultó un tratado de mansedumbre en la muleta. Buscó salida por cualquier agujero, hasta encontrar refugio en tablas. Jiménez intentó convencer al manso pero no lo consiguió, ni por las buenas ni por las malas. Al final el toro se marchó a morir a terrenos de toriles.

Casi de puntillas pasó Thomás Dufau. No tuvo entrega la raspa que abrió plaza, que encontró su horma en la frialdad del torero. El cuarto le cogió y zarandeó, sin consecuencias, al torear de capa. En la muleta el toro escarbó, reculó y le costó un mundo tomar la muleta. Dufau le dio muchas vueltas al tema pero no hubo manera. Se perdió en el tiempo y le avisaron antes de entrar a matar.

Ficha: Valdefresno / Dufau, Silveti, Fortes

Seis toros de Valdefresno, de muy desigual presentación y muy ofensivos de pitones. Discretos en varas. Bajos de casta y mansitos. El segundo, que humilló mucho en la muleta, fue el mejor. Thomás Fufau. Estocada trasera (silencio); -aviso- media (silencio). Diego Silveti. –aviso- pinchazo, entera trasera y descabello (saludos); -aviso- entera (silencio). Jiménez Fortes. Entera buena (vuelta al ruedo); dos pinchazos –aviso- y cinco descabellos (silencio). Plaza de Valencia, 14 de marzo. 5ª de Feria. Menos de media.

Via: ElPais.com

Deja un comentario