Martínez Uranga: «Las estructuras que mantienen a los toros están obsoletas»

Por Juanma Lamet

Nieto, hijo, sobrino y padre de empresarios taurinos, José Antonio Martínez Uranga (San Sebastián, 1933) acaba de renovar su liderazgo al frente de la Plaza de Toros de Las Ventas, tras integrar a Simón Casas y Antonio Matilla en su empresa, Taurodelta. Ahora ese tripartito que preside Martínez afronta el peor año de la crisis con varios frentes abiertos: un San Isidro descafeinado, el desencuentro con El Juli, las negociaciones con el G-10 y el auge del antitaurinismo, entre otros. Las Ventas da fama y millones a quienes triunfan en su albero, pero también multiplica los quebraderos de cabeza en los despachos. Por algo es a la vez La Moncloa y el Bernabéu de los toros. Acaba de comenzar la temporada 2012 en Madrid con un claro sabor agridulce, pero Martínez no rehúye ninguna pregunta. En un tono exquisito y con una pasión por los toros a prueba de bombas, incluso admite errores.

. LA ECONOMÍA TAURINA: «Las estructuras que mantienen a los toros están obsoletas»

¿En qué se diferencia la labor de un empresario taurino de la de otro tipo de empresario?

Lo diferenciador es la gestión que se hace. La diferencia entre un empresario de tornillos y uno de toros está en los tornillos y en las corridas; el empresario puede ser el mismo. La de los toros es una industria atípica. La prueba es que sólo hay toros en varios países. Pero dentro del sector, el empresario es como cualquier otro. Eso sí, a mí me gusta más la denominación de empresario que la de productor.

Pero el mundo del toro es muy peculiar. Por ejemplo, un apretón de manos tiene «validez legal».

Es quizá una paradoja, pero en el mundo del toro la mano tiene mucha más fuerza que un contrato. Soy empresario taurino desde hace 40 años y muy pocos contratos he firmado. Se mueve mucho dinero fiándose unos de otros (empresarios con apoderados, apoderados con toreros, etcétera). Esto tiene un toque casi romántico. Y si no se cumple es el último trato que esa persona hace. Si este sistema dura es porque se cumple.

¿No cree que la economía taurina está anticuada?

Puede ser que sí. Es una fiesta ancestral, en que las tradiciones son fundamentales. Si vas analizando todo el proceso de una corrida, casi no encaja en el siglo XXI, pero eso entra dentro de los parámetros que marcan este sector. Es una fiesta que está un poco anclada en el pasado y las estructuras que mantienen a los toros están igualmente obsoletas.

¿Cree que con la crisis va a haber un cambio estructural en la fiesta?

Todo lo que sea reestructurar con vistas al futuro, acogiéndonos a las nuevas técnicas… Vamos a pasar de la proyección de corridas por televisión a darlas por Internet, por ejemplo. Hay que acoplarse.

¿La integración de Matilla y Simón Casas en Taurodelta es una muestra de unión o de falta de competitividad en el empresariado taurino?

Es un ejemplo de sensatez, de pensar los tres que estábamos en un momento muy complicado. La crisis está afectando muy fuerte a los toros, que no dejan de ser un espectáculo. Y las familias tienen prioridades. Los espectáculos están al final de la cadena del consumo, así que la crisis nos afecta mucho más a los taurinos. Yo creo que este año va a ser el peor año de la crisis taurina. Ojalá sea el último.

¿No deberían los empresarios unirse como voz a favor del sector, cosa que Anoet no es actualmente?

Sí. La verdad es que lo intentamos. Es fundamental en estos momentos de crisis; hay que ser realistas, los antitaurinos están cogiendo una fuerza importante, la sociedad cada vez es más animalista. La juventud está muy desligada de los toros, porque les puede más el instinto animalista que el arte de la tauromaquia. Todo eso lo tenemos en contra y no sé si podrá acabar con la fiesta a corto, a largo o a larguísimo plazo, pero es un aspecto que hay que tener en cuenta. Además, después de lo de Cataluña ahora parece que se ponen en duda las corridas en Illumbe (San Sebastián), Colombia, Ecuador y hasta México. Quiero que se acabe ya esta guerra contra los toros.

Tienen que hacer pedagogía.

Es quizás el problema más grande que tenemos que resolver. Pero, por un lado hay administraciones públicas que prohíben la entrada de niños de 14 años a las plazas. Y no se puede educar a un niño en los tendidos (yendo de la mano de los abuelos, como antiguamente), porque no les dejan entrar. Y el niño a los 14 ó 16 años tiene una formación en cuanto a gustos muy asentada, y es muy difícil encauzarlo hacia la fiesta de los toros.

O sea, que va a decrecer el número de aficionados en los próximos años.

Creo que sí. Lo siento, porque será una desgracia, pero creo q la fiesta está atravesando unos momentos tremendamente delicados en los que todos tenemos que colaborar con el mismo ímpetu, si la queremos salvar.

2. EL JULI, EL G-10 Y SAN ISIDRO: «El Juli toreará en nuestra próxima feria»

¿Por qué los empresarios son tan inflexibles en el mundo del toro y se rompen tan fácilmente las negociaciones? Por ejemplo, en el caso de Taurodelta y El Juli.

No estoy de acuerdo en que haya más inflexibilidad que en otros sectores. Desde que tomó la alternativa, El Juli no ha dejado de venir a ninguna feria nuestra. Ésta es la primera. En la próxima feria que nosotros organicemos El Juli volverá a torear. Estoy seguro. Yo lo intentaré y él lo intentará. No hay inflexibilidad [intrínseca a los toros], porque ésta es una negociación que se habría roto en los toros o en una venta de solares.

Hizo los carteles pensando en que no había televisión. ¿No les ha quedado una feria descafeinada, de poca entidad?

Hacer los carteles sin televisión fue una exigencia de los toreros. Los toreros tienen toda la razón en su exigencia de un mayor porcentaje de los derechos de imagen, pero pienso que han elegido un momento muy malo para esta reivindicación y que, sobre todo, [ésta] se ha explicado muy mal. La gente todavía no sabe lo qué ha pasado. Y además no era el momento oportuno, por la crisis y por la falta de tiempo.

Sea cuando sea, es totalmente normal que los toreros cobren una porción mayor de la tarta…

Es lógico, estamos todos de acuerdo.

¿A usted le parece bien que se pague lo mismo por derechos de imagen si torean 6 que si torean 10 miembros del G-10?

Con nosotros no fue ese el trato. Hicimos un San Isidro sin televisión, después la Comunidad de Madrid aprobó los carteles y luego nos sentamos con All Sports Media [empresa que gestiona los derechos de imagen del G-10], así que ellos ya sabían los puestos que tenían: 10. Otra cosa es que luego haya una baja…

Volviendo a los carteles: con un canon muchísimo más bajo y con la expectativa real de los ingresos de televisión, ¿no se podía haber hecho una feria mejor?

Todas las ferias son mejorables.

No, pero «mucho» mejor, me refiero.

Todo se puede hacer mucho mejor.

Pero podría haber habido más presencia de las figuras y carteles más rematados.

Las figuras antes que toreros son personas. Hay toreros que deciden que no quieren torear más que dos tardes en Madrid y no hay fuerza humana que les haga salir de esa convicción. Y eso ya no es un problema de dinero; no hay quien los saque de ahí.

Se ve que no le hierve la sangre ni con esto. ¿Es por la experiencia o porque está de vuelta ya?

No, no hay motivos para que me hierva la sangre. Yo intento hacer las cosas lo mejor que puedo. Luego salen lo mejor que salen, y no me siento responsable si no salen bien. Pero una feria es como la selección española [de fútbol]: cada español tiene su selección [ideal]. Nunca va a gustar a todos. No puedo darle el gusto a todos los españoles; sino a cuanta más gente mejor.

¿Recibe muchas presiones para entrar en San Isidro?

Presiones siempre hay en todos los ámbitos. Hay muchísimas peticiones. Las Ventas programa 50 corridas al año, con lo que hay 150 puestos, pero hay 300 matadores que quieren torear, y 300 aspirantes. Ya lo siento, pero no se puede poner a todos.

3. UN EMPRESARIO MUY AFICIONADO: «Nunca me retiraré del todo».

¿Cómo se ven los toros desde el callejón?

Primero, con muchísima preocupación. Se ven sobre todo con responsabilidad, porque Las Ventas es el eje del mundo taurino. Lo que ocurre en Las Ventas tiene trascendencia mundial. un muchacho se presenta en Las Ventas, corta dos orejas y prácticamente su carrera está lanzada. En Las Ventas se multiplica todo por cien: los problemas, las alegrías, los disgustos y las preocupaciones.

Entonces, ¿usted disfruta viendo toros en Las Ventas?

Bueno, se disfruta cuando todo va saliendo bien: la corrida está aprobada por la mañana, está bien presentada, se llena la plaza -y si no, que vaya público y no sea un fracaso, empiezan los toros con la gente con sentido amable, el primer toro embiste, el torero está bien… y luego ya si los tres toreros salen a hombros con el mayoral pues el disfrute es completo.

O sea, que no disfruta casi nunca…

Casi nunca, la verdad, porque eso no se da, se da muy poco.

¿Qué es torear bien?

Es muy difícil decirlo, eso se siente más que se explica. Es cuando un torero da un muletazo o un lance con el capote y sientes algo por dentro y se te ponen los pelos de punta.

Un torero que le haya marcado.

Tres: Antonio Ordóñez, El Viti y Paco Camino.

Una terna actual.

Casi prefiero no hablar, porque siempre va a haber alguien que se va a molestar. Yo en esa terna siempre pondría a Manzanares y a Talavante. ¿El tercero? que ponga cada uno el que más le guste.

Una ganadería.

En Madrid están embistiendo muy bien Núñez del Cuvillo, Victoriano del Río, Juan Pedro Domecq… Y viene Torrestrella este año, que hacía mucho que no venía. Los ganaderos están haciendo un esfuerzo tremendo y sacrificando muchas partes de su negocio por defenderlo. Están pasando unos momento muy difíciles en cuanto a viabilidad. Desde fuera eso no se valora, pero los taurinos tenemos que hacerlo.

Un empresario taurino.

Mi padre, mi tío Pablo, Balañá, Canorea, Livinio Stuyck… ha habido muchos. Por aquel entonces sí que de verdad sólo la palabra bastaba. Y los medios -por ejemplo, los de transporte- no eran los mismos. Entonces sí que tenían mérito.

Un empresario no taurino.

No sé… Florentino Pérez, por ejemplo, pero como él hay muchos.

¿Se imagina su vida sin el toro?

Creo que habría sido capaz de vivir sin el toro, pero no lo quiero pensar. Mi abuelo y mi padre fueron empresarios, he nacido dentro de una familia totalmente taurina y me he criado en eso.

¿A qué se habría dedicado de no haber sido empresario taurino?

No me lo he cuestionado, la verdad.

No habría sido torero…

No, no, torero no. Me hubiera encantado, porque creo que es la profesión más bonita del mundo, pero siempre que fuera un torero triunfador. Yo creo que ser una figura del torero es más difícil que ser Papa.

¿Cómo va la transición hacia su hijo en Taurodelta? ¿Piensa ya en la retirada?

Me encanta mi profesión, yo disfruto. Por edad debería estar absolutamente retirado [va camino de la octava decena], pero sigo en activo. Ya no ejerzo tanto como antes, porque tengo equipos formados y mi hijo lleva prácticamente el negocio. Pero si hay un espectáculo en Las Ventas, aunque esté en San Sebastián [su ciudad natal y de residencia], cojo el coche por la mañana y voy a los toros y me vuelvo por la noche. Ya es morbo.

Así que la suya será una retirada paulatina, ¿no?

Retirada sí, pero nunca cortaré del todo, nada más que por egoísmo, quizás, porque me gusta lo que hago y no me vería sin hacer nada. Yo paseando por la Playa de la Concha con un perrito no me veo. Prefiero la actividad. Más lenta, pero actividad.

¿Cómo se puede compaginar, en su casa empresarial, llevar a un torero como apoderado y gestionar una plaza?

Es una tradición de toda la vida del mundo del toro. No sé si está bien o está mal. Lo del cambio de cromos es algo de lo que se habla mucho, pero tampoco es real, porque porque no se cambian si no interesan. El ideal utópico sería que ningún empresario fuera ganadero ni apoderado, pero tampoco estamos buscando la perfección.

¿Cómo le gustaría que lo recordaran como empresario taurino?

Que he sido serio, he sido formal y he sido honrado, y que he hecho las cosas con muy buena voluntad.

Via: http://www.expansion.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s