Destacó el valor de Castaño en otra corrida aburridísima – Quinta de Sevilla 2012 por José Antonio Del Moral.

Castaño muletea con su montera puesta.

Mejor tiempo y algo más de público. Aunque el cartel no fue para tirar cohetes, al menos los toros de Cuadri, pese a soler dar tantas sorpresas buenas como malas, casi siempre son interesantes. Ayer, por desgracia, predominaron los malos. Además, como al segundo de la terna, Javier Castaño, le vimos un gran progreso en Fallas con la determinación que no tuvo en sus comienzos, a esa esperanza nos agarramos. Solo se cumplió medias aunque su valor consciente fue lo más destacado del festejo. Antonio Barrera estuvo para el arrastre. Y Alberto Aguilar simplemente estimable aunque por bajo del tercer toro, el más potable del envío.

Por: José Antonio Del Moral. Sevilla.

La actitud de Javier Castaño al recibir al primer Cuadri fue la esperada aún sin poder cuajar ningún lance. Tardeó en varas y quedó muy parado, como ajeno a la lidia, esperando y persiguiendo a los banderilleros.

Enclenque, abriéndose descompuesto y echando la cara arriba en la muleta, no impidió que Javier Castaño lo sometiera sobre amabas manos con mando y firmeza aunque sin poder recrearse. Muy por encima del toro anduvo el salmantino. Fue una pena que pinchara antes de agarrar una estocada que necesitó del descabello. Escuchó una gran ovación.

Muy quieto lanceó al quinto que, sin fuerza, no tardó en doblar las manos tras pegarse en costalazo. Y lo cuidaron en varas, pero llegó muy áspero y con malas intenciones a la muleta. Castaño aguantó las tarascadas que no cesó de pegar, pero no encontró manara de templarlo. La faena no pasó de su ejemplar exposición jugándose una cornada con un valor sin tacha. Volvió a pinchar antes de enterrar el acero en lo alto. Pese al fallo.

Abrió la tarde un toro enorme que peleó impetuoso al caballo tras quedarse corto en el capote. Luego tardeó, se defendió y perdió las manos por falto de fuerza. ¿Por demasiado atacado de kilos? Sorprendentemente, Antonio Barrera lo brindó al público.

Nada más empezar la faena, el toro le pegó un susto tremendo al verle moverse al dar un tercer pase con la mano derecha. Más atento a sus malas intenciones, pegó otros dejando la muleta puesta solo que por las afueras hasta que el toro se le ciñó. Y así continuó con ambas manos sin convencer a la gente. Ni toro, ni torero. Lo mató de media contraria y dos descabellos escuchando un aviso.

650 kilos pesó el enorme cuarto. Demasiado. Pero metió la cara en el capote de Barrera y acudió alegre al caballo y, aunque hizo cosas feas en banderillas, se movió en la muleta. Barrera, como siempre, le pegó pases totalmente descruzado. Y detrás de la mata, no se convence a casi nadie. Cuando lo hizo tras descalzarse no sé para qué, el toro ya estaba parado. Mató yéndose descaradamente.

De entre los sobradamente presentados ejemplares de Cuadri, el tercero mejoró a los dos anteriores. Más movilidad y más casta. Alberto Aguilar rebañó las chicuelinas del quite e hizo una faena excesivamente larga y con desigual acople que basó sobre la mano derecha, el lado más proclive. Pese a su disposición, no terminó de hacerse con el toro. Lo suplió entregándose al matar.

La mala corrida terminó con otro de los peores, que ya es decir. Por eso le dieron estopa en varas. Luego, Aguilar se esforzó en sacar de donde apenas hubo pasándose de metraje.

Via: http://www.detorosenlibertad.com

RESUMEN DEL FESTEJO.

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Martes 17 de abril de 2012. Quinta de feria. Tarde agradable y soleada con viento. Menos de media entrada. Sei

6 toros, 6 de Celestino Cuadri (Divisa Morado y amarillo) Antonio Barrera (turquesa y oro): Media contraria y dos descabellos, aviso y silencio. Estocada caída y seis descabellos, silencio. Javier Castaño (celeste y oro): Pinchazo, estocada y descabello, aviso y gran ovación. Alberto Aguilar (añil y oro): Estocada trasera que escupe y tres descabellos, aviso y saludos. Media caída y ocho descabellos, aviso y silencio.

Bien en palos, David Adalid y Rafael González.

Deja un comentario