Solo los lances de David Mora – José Antonio del Moral sobre la Segunda de San Isidro.

Mora en el de Pecho en Madrid. 

Otra tarde de nones con toros desrazados y sin fuerza de Montalvo, remandados con un buen sobrero de Yerbabuena con el que Uceda Leal no se encontró con lo mejor de sí mismo. Desperdiciado este único ciertamente aprovechable, David Mora, que anduvo lucido con el capote en sus dos toros, no encontró enemigos mínimamente propicios para la muleta. Esaú Fernández recibió la segunda confirmación de alternativa de la feria y tampoco pudo dejar nada para el recuerdo.

Por: José Antonio Del MoralDe Toros en Libertad. Madrid.

No  llevo la cuenta de los san isidros que lleva actuando José Ignacio Uceda Leal. A mí se me hace una eternidad. A su primer toro lo echaron rápidamente a los corrales. Era el segundo inválido de la corrida y no fue cosa de cabrear más a la gente. En su lugar echaron un sobrero de Yerbabuena.

Cornalón y noble aunque también blando. Perdió las manos en el segundo lance de Uceda y antes del segundo puyazo. Buen quite por chicuelinas de David Mora que descubrió el también buen son del toro aunque prendidito con alfileres. No anduvo mal Uceda con la muleta, pero sin lograr suplir las carencias del animal. Mejor con la izquierda que a derechas, sobresalió su conocida retórica gestual sobre lo que casi nunca tuvo. Pero mató bien y eficazmente, lo que siempre fue su fuerte.

La segunda parte del festejo la contemplamos bastante desconsolados intuyendo la falta de raza y de fuerza que iban a tener los toros siguientes. Pronto se echó el cuarto. La gente ya ni se molestó en chillar. ¿Para qué? Menos mal que Manuel Molina puso dos buenos pares de banderillas. Uceda, en la faena, volvió a sus andanzas anteriores en cuanto a la retórica, pero el toro volvió a echarse y, aunque lo intentó, no pudo dar un pase en serio.

David Mora sujetó en los medios por empacadas verónicas al tercer toro que marcaron la diferencia. Lástima que al castaño tampoco le sobraron las fuerzas como vimos en el bonito galleo porque había embestido con mucha nobleza. Mora lo brindó al público y empezó por alto con la derecha sufriendo un derrote al rematar con uno de pecho tras dar una inconveniente trinchera que cortó el viaje del toro. Luego, por redondos empezó a agotarse el animal y para los naturales resultó cortísimo y finalmente derrumbados.

Bajo el síndrome de la flojera de los toros, el muy basto quinto al menos aceptó los lances a pies juntos de Mora saliendo suelto siempre. Costó picar al manso y, para colmo, se pegó un volantín al salir del capotazo de un peón. Mora inició la faena por bajo y por trincheras, doliéndose el toro de la última.

Repuesto el animal, los redondos surgieron con tersura, pero con el toro repentinamente rajado, fue imposible ligar las siguientes rondas. Lamentablemente y aunque lo mejor de la tarde corrió a cargo de David Mora, ayer no le acompañó la suerte.

Ayer le tocó confirmar su alternativa al sevillano de nombre bíblico, Esaú Fernández. Esperemos que se quede con lo de Esaú que es como se le llamaría si lograra hacerse figura. Para empezar, se fue a porta gayola en el toro de su doctorado. Mucho rebrincó el animal en los primeros capotazos, pero Esaú logró dar después tres lances airosos.

El toro se pegó un costalazo tras recibir el primer puyazo y quedó bastante inútil. La presidencia se negó a devolverlo y empezó el tango pese a que las protestas se recrudecieron.

La ceremonia de confirmación sucedió por ello entre siseos.

Quiso brindar, pero no le dejaron. Esta plaza es la más descortés del mundo. El pase cambiado con que empezó la faena terminó con las pocas fuerzas del animal y aunque Esaú intentó aprovechar las nobles embestidas del burel, solo consiguió irritar más al poco respetable público.

El sexto tampoco le dio ninguna opción en sus mayores propósitos.

Via: DeTorosenLibertad.com

RESUMEN DEL FESTEJO.

Madrid. Plaza de Las Ventas. Viernes 11 de mayo de 2012. Segunda de feria. Tarde veraniega con tres cuartos de entrada.

Cinco toros de Montalvo, bien presentados, nobles y con poca fuerza. Ninguna el primero. Por devolución del inválido segundo, se corrió un sobrero de Yerbabuena, cornalón, blando y muy dócil. Muy noble aunque enseguida a menos el tercero. Inválido el cuarto. Un poquito más entero aunque pronto rajado el quinto. Muy deslucido el sexto por constantemente rebrincado.

Uceda Leal (negro y oro): Estocada trasera, saludos. Pinchazo hondo y descabello, silencio. Estocada baja, silencio. David Mora (grana y oro): Dos pinchazos y estocada caída, silencio. Estocada baja, silencio. Esaú Fernández que confirmó la alternativa (blanco y oro): Media trasera tendida y descabello, silencio. Pinchazo y estocada, silencio.

Finalizado el paseíllo, se guardó un minuto de silencio por la muerte del ganadero José García Cebada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s