Juan José Padilla condenado por golpear a unos agentes locales de Hondarribia

De SOL y SOMBRA

El diestro Juan José Padilla ha sido condenado hoy a una pena de siete meses de cárcel y a abonar una multa de 400 euros por golpear a unos agentes locales de Hondarribia (Guipúzcoa) que pretendían someter al conductor de su automóvil a un test de alcoholemia.

Durante el juicio por estos hechos celebrado esta mañana en San Sebastián, el letrado del torero, que ha declarado por videoconferencia desde Jerez de la Frontera (Cádiz), ha alcanzado un acuerdo de conformidad con la fiscal, por el que el diestro ha asumido los hechos.

De esta manera, el Ministerio Público, que demandaba inicialmente un año y ocho meses de cárcel y una multa de 1.800 euros por un delito de atentado y una falta de lesiones, ha rebajado su petición hasta los siete meses de prisión y los 400 euros de multa, al calificar los hechos como constitutivos de un delito de atentado y una falta de lesiones.

La fiscal ha apreciado asimismo la concurrencia en el caso de las atenuantes de embriaguez y de reparación del daño causado ya que el torero, había consignado en la cuenta del juzgado la cantidad que se le demandaba en este procedimiento, en concepto de responsabilidad civil.

El torero ha comparecido con americana, corbata y su característico parche en el ojo producto de la grave cogida que sufrió el pasado 7 de octubre,

No obstante el cumplimiento de la pena de cárcel le ha sido suspendida por el juez con la condición de que no vuelva a delinquir durante tres años, al no oponerse la fiscal, constatar que el diestro no cuenta con antecedentes penales y cumplirse el requisito de que la condena impuesta es inferior a los dos años.

Prueba de alcoholemia al chófer del torero

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, los hechos se produjeron sobre las 03.30 horas del 17 de julio de 2010, cuando los agentes intentaron hacer la prueba de la alcoholemia al chófer del coche en el que Padilla viajaba como copiloto.

El texto de la Fiscalía precisa que en ese momento, el torero, que tenía levemente afectadas sus condiciones por la ingesta de bebidas alcohólicas, »golpeó« el aparato para «evitar que el conductor» fuera sometido al test e «inmediatamente» golpeó también al agente que portaba el etilómetro, al tiempo que adoptaba «una posición agresiva».

«En ese momento -continúa el documento-, pese a la oposición de los agentes, el acusado bajó del vehículo de forma intimidatoria y violenta e intentó golpearles, por lo que tuvo que ser reducido a la fuerza». (Via EFE)

Twitter: @Twittaurino

Deja un comentario