Torero! La primera película mexicana que aspiró a un premio Oscar.

Cartel del Film
Cartel del Film de 1956

De SOL y SOMBRA

La primera corrida de toros de que se tiene registro en México, se celebró el 24 de junio de 1526, y el 13 de agosto de 1529, día de San Hipólito, se instituye oficialmente en nuestro país la fiesta de toros. Desde entonces, la evolución de esta afición tan vitoreada como criticada ha sido plasmada en multitud de ejemplos literarios y cinematográficos. En México, la primera película que aspiró a un premio Oscar de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood fue precisamente un filme sobre el género taurino.

Toda esta hisotoria comienza cuando el cineasta español Carlos Velo (1909-1988) llegó a México en 1939, exiliado por la Guerra Civil que había estallado en su país. Maestro de biología, había impartido cátedra en la Universidad Central de Madrid, conoció a Luis Buñuel y Federico García Lorca, y curiosamente, desde su especialización como biólogo, entró en contacto con el mundo profesional del cine, pues fue Velo el encargado de suministrarle a Buñuel las hormigas rojas que precisaba en la filmación de Un Perro Andaluz (1929). En 1934 comienza a realizar sus primeros documentales, y al año siguiente realizó Felipe II y el Escorial durante unas vacaciones en su tierra, Galicia. Cuando este documental se exhibió en la Exposición Internacional de París recibió el primer premio y el diploma de un jurado que presidía Luis Buñuel.

En la capital mexicana, se reunió en la casa del pintor David Alfaro Siqueiros con otros intelectuales españoles. Dio clases de Biología General en el Instituto Politécnico Nacional, recién inaugurado por el presidente Lázaro Cárdenas y se nacionalizó mexicano. Prosiguió con la docencia en distintos centros hasta que en 1944 decidió abandonar el trabajo afectado de una fuerte depresión que le causó la súbita muerte de su mujer.

Recuperó los ánimos sumergiéndose en el cine. En 1946 ganó como coguionista un Premio Ariel de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas por Entre Hermanos (Ramón Peón), junto a Emilio Fernádez y Mauricio Magdaleno. Se ocupó desde 1946 hasta 1953 de la dirección del Noticiero Mexicano EMA y realizó los documentales México Eterno, México Incógnito e Historia de México. Conoció en 1952 al productor yucateco Manuel Barbachano Ponce con el que realizó el cortometraje Telerrevista. Cuando al año siguiente los hermanos Barbachano fundaron Teleproducciones, Velo pasó a ocupar el cargo de director técnico. Desarrolló para Barbachano la serie televisiva Cine Verdad y pusieron en marcha la cinta Raíces de la autoría de Velo, pero que por problemas sindicales firmaría Benito Alazraki. Con Raíces obtuvo el Premio de la Crítica en el Festival Internacional de Cine de Cannes en 1953. Para Fernando Gamboa realizó un gran documental sobre la pintura mural mexicana (Pintura Mural Mexicana. Retrato de un Pintor, sobre Diego Rivera y Arte Público, dedicado a David A. Siqueiros).

Participó en diversas actividades alentadas por los exiliados. Fue, en 1949, uno de los socios fundadores del Ateneo Español de México. Identificado con la causa galleguista, fue uno de los fundadores en 1953 del Patronato de la Cultura Gallega (en el cual se sumará a la línea más radical representada por Luis Soto) y en 1958 alentó, siendo presidente del Patronato, la aparición de la revista Vieiros (sus escasos números fueron publicados entre 1959-1968). Antes, en 1956, había enviado al Primer Congreso de la Emigración de Buenos Aires su propuesta para la creación de un Centro Cinematográfico Gallego. Realizó también un documental sobre la pintura de su amigo Arturo Souto.

En 1956 dirigió, para la productora de Barbachano, su primer largometraje, Torero!, documental cinematográfico de la biografía del diestro Luis Procuna. Según sus propias declaraciones, Velo no era nada aficionado a los toros, sin embargo esta obra constituye una penetrante indagación en los distintos factores que afectan la vida de un matador y un impresionante documento de las circunstancias que le rodean. Es esta gran película una excepción a la escasa justicia que la industria cinematográfica ha hecho al arte de los toros, un arte capaz de «llenar la pantalla» como ningún otro.

Contada… más bien recordada por él mismo Torero mientras se dirige en un coche a lo que será su regreso a las plazas tras años de retiro. En ese tránsito por la memoria del torero llegando a la plaza, la película se desborda en una abundante riqueza de lecturas.

Por un lado, la crónica social de un olvidado que consigue salir adelante desde los escalones más bajos de la sociedad mexicana, merced a su esfuerzo y su gusto por los toros… “Más cornadas da el hambre” dice Procuna en un determinado momento.

Por otro, el fascinante retrato de la psicología del torero. Los toreros siempre me han parecido personajes complejos, constantemente midiéndose consigo mismos, con la bestialidad de la naturaleza encarnada en el toro, con la brutalidad de la sociedad encarnada en el público y contra el sinsentido de la vida manifestándose en la constante presencia del azar y la muerte.

Y Procuna, por supuesto, desde la reflexión psicológica de una voz en off que subraya casi todos los planos en que se despliega la película, ofrece una fascinante visión de la vida y de la muerte desde la naturalidad de quién ha tenido que trasegar con ambas desde el principio de su tiempo.

Pero también “Torero!” es un magnífico documental que recoge el espíritu de toda una época, el México miserable de las calles sin asfaltar donde intentaban sobrevivir esos olvidados de Buñuel, unos olvidados de los que Procuna sin duda debió formar parte.

Y hay más cosas… para los aficionados a los toros la oportunidad de ver imágenes de diestros históricos como Manolete o Carlos Arruza o el propio Procuna toreando en la Monumental y para los aficionados a las imágenes inolvidables las de los jóvenes maletillas toreando toros bajo la luna. Una película importante, a descubrir.

El Torero

Luis Procuna (1923-1995), conocido como El Berrendito de San Juan, ha sido uno de los toreros más admirados y queridos de México. Nacido en la capital azteca por la avenida San Juan de Letrán, de ahí el sobrenombre, fue un torero de contrastes, de luces y sombras, de triunfos resonantes y de rotundos fracasos. Asimismo, de perfiles trágicos, porque los toros le pegaron fuerte. Poseedor de una sonrisa juvenil y contagiosa, aquel mechón de canas sobre la sien derecha le valió el famoso mote. Procuna debutó en 1938 ante el público de Puebla. Pero su carrera taurina se inició en los años cuarentas y duró tres décadas partiendo plaza, lidiando y matando toros mediante una trayectoria plena de entrega, arte y valor. Aquellas placitas cercanas a la gran capital fueron escenario de sus primeros pasos en la tauromaquia, de aquellos chispazos fulgurantes como becerrista, novillero y matador de toros, de aquellas “espantadas” que culminaban con su cabeza cayendo en el piso del callejón.

Su debut fue el 21 de julio de 1941 y sus inicios en los Jueves Taurinos en la vieja plaza El Toreo de La Condesa. Ahí inició Luis su camino al firmamento taurino, al lado de su padrino Luis Briones, de su misma camada taurina, de Julián Estrada y de Gregorio García, culminando con la anhelada confirmacion en la México, misma que llegó en 1943, siendo su padrino Luis Castro “El Soldado” y fungiendo como testigo Luis Briones. Su alternativa fue poco antes, en noviembre de 1942, la tomo en Ciudad Juárez, Chihuahua, de manos Carlos Arruza, conocido como “El Ciclón Mexicano”, que triunfara rotundamente en nuestro país y en todos los ruedos españoles.

Toreó por vez primera en España el 6 de mayo de 1951 en Barcelona y confirmo en Las Ventas de Madrid el 14 de junio del mismo año de manos de Francisco Muñoz que le cedió la muerte de “Guareño” de Joaquín Buendía. Ya desde 1945 recorría varios países sudamericanos como Colombia, Perú y Venezuela.

Cuando se inauguró el 15 de febrero de 1946 la Monumental Plaza México, el cartel estaba formado precisamente por Luis Procuna, junto a Luis Castro “El Soldado” (1912-1990) y el español Manuel Rodríguez “Manolete” (1917-1947. Lidiaron toros de la ganadería de San Mateo, a lo que por cierto Luis Procuna le cortó la segunda oreja que se otorgó en dicho coso, mediante una emotiva y enorme faena al toro “Gavioto”, después de que “El Monstruo de Córdoba” había cortado la primera oreja en la historia de la plaza México. Luis, que en ocasiones le tenía pánico a los toros, manifestaba que deseaba morir después de una cornada.

Su carrera llegó a su fin el 10 de marzo de 1974, en la Plaza México, el escenario de sus triunfos y fracasos. Se cortó la coleta esa tarde y se retiró de los ruedos para nunca volver.

Procuna y su esposa fallecieron en 1995 en un accidente de aviación, en la llamada Aviateca 901.

Twitter: @Twittaurino

4 Comentarios »

  1. Esta pelicula es la mejor que se ha hecho sobre el toreo. Conoci muy de cerca a toda esta familia, pues mi madre, nicaraguense, era amiga de la esposa de Procuna, Doña Cielo Chamorro Benard, desde la adolescencia de ambas. Luego cuando Procuna inauguro la feria del Señor de los Milagros, en Lima, en octubre de 1946, con Manolete, mi madre los vio en Acho y les presento a quien seria unos meses despues su esposo y tres anos despues mi padre, un diplomatico peruano a quien el destino envio justamente a Mexico, al año siguiente, de hecho de 1947 a 1950. La amistad entre ellos y mis padres cementandose realmente. Luego, en 1961, volvieron mis padres a Mexico, esta vez con mi hermana y yo, y ahi establecimos una amistad de toda la vida con los 5 hijos de Procuna, Flor, Amparo, Carmen, Luis y Rosendo. Durabte nuestra estadia ahi, Procuna volvio al ruedo una vez mas y lo acompañamos de su casa, con toda su familia hasta la Monumental. Luis Jr, fue al Peru en 1967, de 16 años, a torear, y ahi, estando yo de vacaciones en Lima, durante el tiempo que mis padres estuvieron en Brasil, lo vi otra vez. A Flor, la veia cuando estando yo de vacaciones en Nicaragua, ella iba a Managua a cantar en los años 70 y a Carmen, la de mi edad, la vi por ultima vez en 2006 durante una mision diplomatica relacionada con una visita de estado que tuve que organizar para la cancilleria nicaraguense. Que linda familia!!

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Torero! es una película magnífica, posiblemente la de más categoría de todo el cine taurino, pero en su guión hay un ERROR garrafal, que no creo fuera intencionado.
    En efecto, en un momento dado vemos al protagonista afectadísimo por la cogida y muerte en México del novillero español Joselillo, proyectándose unos planos en los que se ve al propio Procuna llevando a hombros el féretro del torero. Unas cuantas escenas después vuelve a verse a Procuna, aún más afectado, al tener noticia de la muerte de Manolete. Incluso se proyectan unos planos del entierro en los que se vé a Luis Castro, El Soldado, cargando con el ataúd de Manolete, mientras Procuna compara la escena con el sepelio de Joselillo diciendo que El Soldado lleva el féretro del cordobés al igual que él mismo hiciera unos meses antes deon el de Joselillo.
    Pues bien, lo cierto es que la cogida y muerte de Manolete se produjo unas semanas ANTES que las de Joselillo.

    Me gusta

    • Me percibi de ese error tambien. Para mi, el ver esas escenas de la entonces casa de Procuna en la Calle Lamartine 415 fueron realmente sobrecogedoras. El comedor y la sala, la escalera, el jardin donde pasabamos mi hermana y yo con sus hijos, ellos medio mexicanos medio nicas, nosotros medio peruanos medio nicas, en fin, una especie de corredor que le hicieron a la casa para que saliera el ya vestido, en fin, esa casa era la misma que visitamos nosotros tantas veces entre 1961 y 1963.

      Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s