La Dinastía de los Servín por El Bardo de la Taurina

Cada que la Temporada Grande está por dar la cara, tratamos de brindarle a la afición otra cara diferente a la de los que vestirán de luces,  esto a manera de homenaje a quienes con su taurinismo hacen posible que la fiesta torera exista a plenitud,  por eso hoy con la venia de usted, sacaré a los medios a una dinastía taurina, la de Los Servín, cuya pasión por la Fiesta Brava es digna de reconocérsela, pues va del abuelo al hijo y al  nieto, cuya  afición  lo lleva a jugarse la vida con gitana alegría dentro del escalafón de los ‘Aficionados Prácticos’ y es que ‘Toño’ Servín a sus veintiún años está  consciente de que en este caleidoscopio que lo es el ‘Cuerno de la Taurina’ se puede ser figura en muchos de los rangos que componen este mundo, eso sí, siempre y cuando uno se prepare para ello e incluso desarrolle continuidad a la herencia familiar como los de la dinastía de Los Servín, la que arranca  con aquel  torero de luces que lo fue Antonio Servín ‘El Ópalo Queretano’ novillero que por los años de los treinta al solo conjuro de su nombre surgía, el valor, la afición y el arte, que dicen derrochaba a raudales, se hizo indispensable en plazas de gran tradición como la de Santa Clara, la de Tlalnepantla, la de Puente de Viga, la de La Morena, La Ford por donde pasaron todos los toreros de aquella época que llegaron a ocupar un lugar  y hablando de ello todavía se recuerda en charlas de café el agarron de gallos finos que se dieron en la histórica Plaza Colón de la Queretana ciudad, el pinturero ‘Negro’ Servín y el legendario Rafael Gil ‘Rafaelillo’ (El de más cornadas da el hambre) ¡Que toreros aquellos!

El caso es que con el pasar de los años llega a la dinastía taurina que nos ocupa, otro hombre de apasionada entrega a nivel de aficionado y que lo es Don Jesús Servín, el que por cierto es ni más ni menos aquel niño que se hizo famoso  décadas atrás, cuando al terminar las corridas  se lanzaba al ruedo de la Plaza México a torear de salón y de ello hizo una tradición, hoy Don Jesús  cuando se echa el capote de los recuerdos a la espalda, anda sumando en su espuerta el haber asistido a cuando menos unos mil festejos en la plazas de todos los confines del mundo taurino y a  ese transitar se engarza su afición a coleccionar carteles del antaño lejano y por si fuera poco se ha dado el lujo de haber edificado en el jardín de su casa una coqueta placita de toros para que el hijo desarrolle su torería la que a decir verdad es tan salerosa y kilométrica como una ‘Larga Cordobesa’ y cuando torea sobre los riñones ¡Vaya estampa!

‘Toño’ Servín es un chaval que en su amanecer  llegó a la Plaza México arropadito por su abuelo y su padre, lo que le ha permitido gozar el día de hoy de una cultura taurina digna de respeto, máxime por poseerla un joven que pronto se alternativara en facultad  y que a la par está cursando  la doctrina de ‘Torero de traje corto’ que es la de esos hombres que viven su afición hasta la intensidad de pasarse por la cintura y por gusto a los bureles, el caso de ‘Toño’ Servín hay que subrayarlo, ya que aún en su temprana edad ha irrumpido con fuerza tal, al grado de haber  logrado presentarse en  plazas  tan importantes como las de  Queretaro, Juriquilla, Morelia, Tlaxcala, Monterrey, Apizaco, San Miguel de Allende, Toluca, Mexicalzingo, San Miguel Tlaixpan, Ixtlahuaca sin olvidar algunos cosos en los estados de Hidalgo y Jalisco lo cual significa que ‘Toño’ Servín, anda toreando más festejos que los novilleros actuales, lo que lo hace excepcional, en fin, este chaval que se declara ‘Morantista’ se distingue por ejecutar un toreo fresco, mas sin embargo pleno de aroma como su percha misma, que es la de un príncipe, pues para avalar ello basta con decir que de su armario penden más de una quincena de ‘trajes cortos’ entre los que destacan los de casacas de llamativos colores que son su distintivo y que se los corta a la medida el famoso sastre  de toreros ‘El Capitán’ allá en ‘Agüitas’, de los avíos pues que decir, capotes en solferino con envés verde botella y muletas de grana encendida elaborados en Madrid, donde se los confeccionan a las figuras, los aceros de bravo fraguado, sin duda estamos ante un torero de pies a cabeza.

Twitter: @BardoTaurina

Deja un comentario