El “Séneca” y el toro perdonado.

20130827-210011.jpgDe SOL y SOMBRA.

Todo el secreto de la fiesta está en que todo sea, de verdad, lo que debe ser: el hombre muy hombre y el animal muy animal.

Es decir, valiente y duro: y sobre todo, con muchísimo instinto… y sin ninguna inteligencia.

Si el instinto se traicionara a sí mismo e imitara a la inteligencia, el toro, con las armas y poderes que tiene, acabaría en cinco minutos con el torero, la cuadrilla y los espectadores del callejón.

La gloria del toro es servir un estilo de instinto que le lleva a ser colaborador de los juegos del hombre.

Al revés de los maridos, don José, su valentía y nobleza está en “dejarse engañar”.

Lo mejor que puede decirse de ese maravilloso animal que tenemos delante es que “tiene mucho poder”… pero que no lo usa. O que sólo lo usa reglamentariamente.

¡Qué gran lección de política y de vida internacional! El “desarme” que viene a ser como el afeitado de los pitones, quizá no es la solución para los pueblos.

¡Pero si, por lo menos, los pueblos embistieran por derecho, prohibiéndose las falsedades y las armas atómicas, como ese animal divino se prohíbe las tarascadas y demás irregularidades con que podría despejar el ruedo en cinco minutos!

EL “SÉNECA” Y EL TORO PERDONADO, 1955 / JOSÉ MARÍA PEMÁN
LAS TAURINAS DE ABC
EDICIONES LUCA DE TENA, 2006

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s