Ocho con Ocho – ¡Estalló el Volcán! por Luis Ramón Carazo.

triomphe_adame

Hoy escribo más emocionado tal vez por ser el aniversario, 11 de noviembre, de la partida del ruedo de la vida de José Luis Carazo conocido también  como Arenero. Platicaríamos como ahora lo hago sabrosamente con mi hijo Ramón o con mi amigo entrañable, de la imborrable tarde de la que fuimos testigos el día 10 de noviembre de 2013 en la plaza de toros México, la del ungimiento de Joselito Adame, el celo de El Payo y la maestría de El Juli quién con gran sapiencia lidió con enorme lucimiento a los toros menos potables, de un encierro muy bueno de Fernando de la Mora pero Julián, no pudo traducirlo en un triunfo rotundo, como sí lo hicieran los mexicanos, principalmente Joselito.

Vaya manera de desplegar las banderas de Adame para su causa, las crónicas se han volcado para relatar lo bien que estuvo en el capote y en la muleta, pero que decir como ejecutó la suerte suprema  en su primero, una estocada que intentó recibiendo y que me parece acabó siendo en un tiempo y luego, en su segundo, un volapié en la que se fue detrás de él todas sus angustias y desazones en España, en dónde por el toreo de México dio la cara ¡Sensacional! Con su actuación clamó a los cuatro vientos que México tiene toreros para competir a la altura de los mejores del mundo y que ya va siendo hora que así lo valoremos los profesionales, los  críticos y los aficionados.

En estos tiempos  en los que primero se anuncia la figura española y luego a los alternantes en dispareja costumbre, es un gozo contemplar que hay toreros mexicanos que puedan conmovernos como ayer lo consiguió Joselito particularmente con el primero de su buen lote de Fernando de la Mora, quién mando un encierro de alto promedio. Adame  trasladó a los tendidos la imagen de que estaba enfrascado en algo importante. Ese toro, como casi todos los demás, era un derroche de nobleza, y llegó a la muleta con cierto recorrido. Ello permitió una  intensa catarsis de la arena hacia el tendido. La estocada fulminante  a un tiempo, impactó a la concurrencia, a muy poco con ese ejemplar se quedó José de obtener los máximos trofeos, 4 orejas fueron su cosecha en 2 toros.

A pesar de haber obtenido la oreja de su primer ejemplar, El Payo sintió un cierto rechazo de parte de algunos aficionados que se quedaron con la impresión de que Fina Estampa de Fernando de la Mora, había estado por encima de los bellísimos trazos que estructuró, sin embargo a lo que aconsejaría la sabiduría convencional de los apoderados, esto es que la tarde ya estaba cubierta y vámonos a cenar, nanay dijo Octavio y regaló un toro que salió muy noble, para estructurar una faena muy vistosa para recibir dos orejas muy merecidas, si acaso faltó el mismo volumen de aficionados que había en el tendido de la lidia regular, pero eso no es un problema, ya los habrá en su próxima actuación seguramente.

Por lo pronto La México el 10 de noviembre de 2013, fue testigo del surgimiento del volcán del toreo mexicano que pide paso y lo abre con argumentos sólidos como los de Joselito y El Payo. Ya nos frotamos las manos para el agarrón del 1 de diciembre, en el que actuaran Diego Silveti, Joselito y Saldívar, abriendo plaza la rejoneadora Mónica Serrano, por cierto ella testigo de calidad, de la buen actuación de Emiliano Gamero quién abrió plaza con un mal toro de Guadiana al que supo sacarle mucho más de lo muy poco que presagiaba en su salida al ruedo, el toro coahuilense.

Se traslada la ilusión a los tendidos. Huele a que los toreros mexicanos se han apretado los machos y quieren pasar a ser protagonistas principales en su propio país, situación que desde la época de Ramos, Silveti, Armillita y Gutiérrez en los noventa del siglo pasado no ocurre, por ello fue simbólico el brindis del tercero de la tarde de Octavio García El Payo  a Jorge Gutiérrez, quién se encontraba de comentarista en la transmisión por televisión del festejo. Escuchó muchas palmas Jorge cuando recibió la montera del matador.

Dónde quiera que te encuentres Arenero, ya te platiqué lo que en mi opinión sucedió en el ruedo de la México, ese que algún día pisaste como torero y luego cuando en su callejón deambulabas grabadora en mano, para tener material para tus programas de radio y televisión. Estos tiempos de 2013, parece que nos traen buenas noticias para el toreo de México y desde luego saborear a toreros tan sabios como Julián López, es grato y hace más interesante la competencia necesaria y vital de los buenos toreros de todo el mundo para apasionarnos por una de las costumbres mexicanas, más arraigadas en nuestra idiosincrasia.

Eso es lo que te puedo platicar de una tarde muy intensa, como a los buenos aficionados les gusta y a ti te hubiera como a tu nieto y a mí, gustado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s