Apuntes de la 17º Corrida de La Plaza México: Triunfo de Pizarro en un paramo de soledad y mansedumbre.

image

Por Luis Cuesta – De SOL y SOMBRA.

¿Que paso ayer en La México? Pues resulta que pasó muy poco o mejor dicho casi nada gracias a un encierro descastadisimo de Santa Barbara, que terminó por tirar a la basura gran parte de las ilusiones del escaso publico que se reunio ayer en la plaza.

¿Y porque habia ilusion ante ese paramo desolador se preguntara usted? Pues porque repetían dos toreros triunfadores de la actual temporada como lo son Federico Pizarro y Jeronimo, que además se encuentran en plena madurez.

Sin embargo la empresa tuvo el mal tino de presentarlos en un dia no malo, malisimo como es el domingo del Super Bowl, con un encierro muy justo de presentación y ante una plaza vacia. La entrada es sin duda producto del desencanto de una afición que se siente agredida e incomprendida por la empresa.

Porque la entrada de ayer supero a la peor entrada no solo de un super bowl, inclusive estuvo al nivel de una mala entrada de  novillada veraniega. Que eso ya es mucho decir, para que usted se de una idea.

Pero esto es lo que pasa cuando nos da la impresión de que los carteles se hacen en contra del gusto del aficionado, aunque estoy seguro no es asi, pero ese parece ser el mensaje que manda la empresa de manera subliminal.

Porque cuando se programa por segunda vez y sin ningún merito al Capea, en lugar de intentar meter tres mil gentes mas a la plaza, parece que corren a dos mil. Y cuando repites a dos triunfadores (no taquilleros aún por sus actuales circunstancias) ¡Juntos! en una fecha tan mala comienzas a pensar que algo no esta bien en la promoción y dirección de la fiesta brava en la capital.

El encierro

Cuando no hay toro todo se vuelve gris; se apaga la ilusión y la corrida pesa como una losa. Se impone, entonces, el silencio, la cara de circunstancias, el aburrimiento y el deseo irrefrenable que todo aquello termine con la mayor brevedad posible.

Hoy, el toro, el gran protagonista, desistió de su empeño natural y los ánimos se escaparon por el desagüe del hastío y las caras de los escasos espectadores denotaban una desilusión imperante.

Y todo por culpa del toro; porque la corrida de Santa Barbara, estaba vacía por dentro. Los seis ejemplares derrocharon mansedumbre, falta de casta y sosería. Y así no es posible el espectáculo; la fiesta del toro exige codicia, acometividad y casta, pero cuando al animal le cuesta un mundo embestir, es un dechado de sosería y mansedumbre las ilusiones de los toreros se estrellan y todo se desluce.

Esto fue lo que ocurrió en Plaza México; hubo dos toreros – Pizarro y Jeronimo–  valerosos e ilusionados por convertir el compromiso en un trampolín para sus vidas; hubo decisión de verdad, y se jugaron el tipo, pero no había agua en el pozo sin fondo de la ausencia de casta de los astados zacatecanos.

Los Alternantes

Pizarro se convirtió en el triunfador de la tarde tras una faena al primero de su lote, en la que combino la inteligencia de mantener en pie a un toro inválido y extraerle las pocas embestidas noblotas que tenia el cuasi toro.

En una tanda con la derecha demostró que no solo es un torero de raza, si no que aun conserva la clase que atesoraba en sus inicios como matador de toros. Tras un pinchazo el juez le concendio una oreja un tanto exagerada, si partimos de la base que la faena no era para dos orejas.

En su misma línea de seguridad y firmeza se mostró Pizarro ante su segundo, pero no pudo más que mostrar buenas intenciones ante un toro sin gracia.

Volvió el diestro poblano Jeronimo y tampoco le acompañó la suerte. Necesitaba el triunfo para seguir en su decidido y dificultoso empeño por ser figura, pero no era fácil salir airoso ante dos toros insulsos bañados de tristeza.

Algúnos detalles apunto en sus dos toros, pero no pudo levantar el vuelo; a pesar de todo, dio una vuelta al ruedo en la que dejo constancia de su decisión de querer triunfar.

Al Capea le cuesta un mundo emocionar con su toreo. Se llevo el astado con mas movilidad del encierro, el sexto, con el que anduvo a la deriva. Muletazos y mas muletazos como salidos de esas maquinas que existen en el tenis que avientan pelotas cuando uno se entrena. Al final se fue como llego. En silencio.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

5 Comentarios »

  1. Me cuento en esos dos mil a los que la empresa corrió de la plaza junto con su “torerazo” el capeita y pues no nos equivocamos, el españolito sumo un petardo mas, ya que no podía ser de otra forma cuando se carece de afición y de querer ser y sólo se cuenta con un papá poderoso.

    Lamentablemente para Pizarro fue una tarde de poca resonancia, ojalá lo incluyeran en un cartel digno y que en verdad sea de justicia pero…

    Me gusta

  2. En todo coincido, además al CAPEITA QUE YA LO MANDEN DE REGRESO A ESPAÑA o ya deperdis a CHICHIMECO pa’que su familia política y su Papa le sigan dando coba, si tuviera un poco de conciencia entendiera que DIOS NO LO LLAMO POR ESTE CAMINO, se esta acabando la leyenda del Papa y su dinero.
    PIZARRO Y JERÓNIMO: Par de TORERAZOS, que les den más toros, al igual que a FABIÁN BARBA y a ALFREDITO GUTIÉRREZ.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s