Apuntes de la ultima corrida de la termporada 2013-14: Fin de temporada y ofertas.

DSC_8041-(2)

Finalizo la temporada grande, que de grande acabo en temporada chica en su recta final. Ayer el público acudió e hizo una buena entrada en la plaza con la ilusión  puesta en el rejoneador navarro y los nombres de Fermin Rivera y Arturo Macias.  Pero ¡Oh sopresa! Se encontraron con una corrida de Lebrija escasa de casta y de temperamento borreguil, salvo dos, el tercero y un sexto (bis) de Javier Garfias que tuvieron mas calidad y movilidad.

Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

Tarde de triunfo y también de sopor en donde nuevamente falto la casta y la bravura, ya que no apareció en su plenitud el toro bravo que tiene acometividad y que en todo momento quiere coger la muleta. Tampoco había una diferencia muy abismal entre el comportamiento de los toros del pasado domingo de La Soledad con los de hoy: mansos y sin casta pero los de Lebrija iban y venían sin molestar y dejándose hacer de todo, excepto el tercero el cual no era el tonto del pueblo, por lo que había que andarse con cuidado, pero ha sido tratado como si fuera un peluche y, en un achuchon que ha arreado, le ha acabado dando un disgusto al matador Arturo Macias.

La tercia de a Pie

Después de una buen actuación de los alternantes el domingo pasado, ayer llegaron tres señores de a pie y nos sometieron a una tarde soporífera. Unos porque simplemente así torean y el otro porque no tuvo suerte en el sorteo.

Fermín Spinola no estuvo bien con su primero, frió, dubitativo y descolocado en los cites. La lidia de este astado fue en general desastrosa y la faena de muleta plena de altibajos. Sin embargo mato de un estoconazo que le valió una oreja.

Con el sexto, un sobrero de Garfias que sustituyo a uno del encierro de Lebrija que se despitorro, devolvió la oreja de su primero. Preocupante el momento de Spinola, que ante un toro potable y con condiciones de triunfo, se le vio fuera de sitio, sin ambición ni recursos. El potosino solo pudo tirar líneas, que vienen a ser simples proyectos de pases, vaciando las embestidas hacia afuera y sin dejar quietas las zapatillas. Al final, sin conseguir estructurar un proyecto de faena, lo mató sin más con justificadas protestas del público.

En el tercero surgió el toreo verdad y el destoreo,  lo hizo la versión taurina del doctor Jekyll and Hyde: Arturo Macias. Que por unos momentos estuvo cumbre y en otros muy por debajo del extraordinario toro de Lebrija. La realidad fue que cuando el Cejas se puso serio no conecto con el público, a pesar de que toreo con buen gusto con el capote, después vinieron algunos muletazos por el derecho de buena factura y en una tanda dibujo un natural muy largo y sentido que calo muy hondo en la plaza.

Pero en la parte final de la faena surgió el toreo pueblerino de siempre, el achuchon y los efectos especiales y fue hasta ese momento cuando el tendido le respondió. Mal con la espada se tardó un siglo en descabellar, pero aun así el  fiestero público le reconoció con una ovación su malograda actuación.

Con su segundo Macias dio una lección mas del concepto del destoreo, en donde si eres valiente y has decidido que tú no te mueves, el destoreo se camuflajea en una sucesión de sustos y arrimones los cuales para su mala suerte en este toro no se produjeron por la mansedumbre del de Lebrija.  En resumen toreo sin compromiso y sin finalidad. Macias se está desperdiciando con estos torillos. Debería asumir riesgos y anunciarse con toros de los que meten miedo y debería también mirar más hacia su interior y menos hacia la sultana del norte.

Ninguna opción ha tenido Fermín Rivera. Toreó con temple y hasta con mimo al deslucido primero, pero fuera de la satisfacción personal, resultaba inútil para alcanzar el triunfo ante un toro que nunca humillo ni demostró interés por la muleta. No muy distinto fue su paso por el octavo de la tarde, éste con molestas complicaciones.

El rejoneador y la comodidad de la cumbre

La tauromaquia a caballo de Hermoso de Mendoza no encierra a estas alturas ningún misterio: es un torero consumado, un catedrático. Con una cuadra espléndida, Hermoso es de esos genios al que siempre se le supone un magisterio indiscutible. Ha alcanzado un nivel que, sean cuales sean las circunstancias de cada tarde, siempre se tiene la impresión de estar asistiendo a una clase magistral, de esas que dejan aroma de toreo grande.

Qué pena que esa clase exquisita y suprema en nuestro país no compita en mas ocasiones en festejos únicamente de rejones y no mixtos. Parece que en este punto de su carrera Pablo tiende a huir de las exigencias, con lo que en realidad pierde la fiesta; y lo que no está claro es si las figuras en general asumen o no un serio compromiso con su papel en la tauromaquia actual.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

Ficha del festejo:

México DF (México), domingo 23 de febrero de 2014. Toros de Julio Delgado, para rejones, Lebrija y Javier Garfias (6º bis), desiguales de presencia y juego. El 4º, indigno de la categoría de la plaza. Hermoso de Mendoza: Oreja y silencio; Fermín Spínola: Oreja y silencio; Arturo Macías: Ovacion y silencio; Fermín Rivera: Silencio y palmas. Entrada: Casi tres cuartos de plaza.

3 respuestas a “Apuntes de la ultima corrida de la termporada 2013-14: Fin de temporada y ofertas.”

  1. De mal gusto el festejo de Macías en su primero. Sale rumbo a los medios engañando al espectador. Cuando la estocada fue defectuosa a más no poder. Del festejo falso regresa al descabello. Vaya que disfruto de su toreo. Sobre todo en la pasada feria de San Marcos. Pero no se vale engañar y engañarse el mismo. Saludos.

  2. A un servidor, no le gusta mucho el quehacer taurino de Arturo Macías, que casi siempre, tiende a torear más al tendido que a los toros; más sin embargo, ayer me gustó lo que hizo con el capte sobre todo ese quitazo de gaoneras en los medios ajustadísimo y sin moverse. lujego con la muleta estructuró buenos audados y aquel natural largo y templado que le sacó al toro. Lamentablemente luego se cardó de ese toreo de mal gusto que hace y valió madre lo que iba para buen oficio.

    A mi estimado Luís, le sale por los poros, su animada -aversión que le tiene al “Cejas” y eso empaña un tanto sus críticas sobre el diestro no hay que ser, también hay se que señalar lo bueno que haga pues, así se es mas ecuánime en los señalamientos.

  3. Yo entiendo que no te guste el toreo de Macías, a mucha gente no le convence, a mi en lo personal me gusta (y mucho) como torea cuando se decide a torear y no a tratar de impresionar con aspavientos que no tienen ni arte, ni técnica ni nada. Pero fuera de esos detalles de mal gusto que mostró con el primero de su lote creo que se le vió bien colocado siempre, cargando la suerte, ajustándose con sus toros y con actitud de querer agradar, insisito, no intento hacer que te guste su toreo pero se me hace exagerada la crítica, me quedo con el quite que realizó con su primer toro.

    Y luego lo de Fermín Rivera… hay toros que son para todos y hay toros que sirven para que la gente aprenda a ver las condiciones de los astados y creo que ese fué el caso del segundo de su lote, un toro con mucho sentido, quizá no tan ofensivo de pitones pero mira que había que poderle mucho y pisar el terreno que piso Fermín no estaba nada sencillo, mostró mucha técnica y mucho sitio, es un torero muy serio y no conecta con el tendido pero quienes sabemos ver las condiciones de los toros sin duda apreciamos mucho la labor y la enseñanza que nos dejó la tarde de ayer, creo que Fermín es un torero para toreros.

Deja un comentario