Así vio la prensa la última actuación de Joselito Adame en San Isidro 2014.

FOTO JAVIER ARROYO.
FOTO JAVIER ARROYO.

Así vio la prensa española la última actuación de Joselito Adame en San Isidro, una feria en donde estoqueo 6 toros en 3 tardes y en donde no pudo cortar ni un apéndice para su mala suerte. A pesar de todo consiguió dejar buen ambiente, pero muy lejos quedaron sus actuaciones para ser consideradas como triunfales -más bien tuvieron un toque de heroicas- sin embargo pienso que su paso por Madrid ha sido muy digno y decoroso.

Lo demás podrían ser exageraciones.

Luis Cuesta.

A Joselito Adame le tocó el toro demayor instito cazador de toda la feria: el tercero, llamado Farruco, perseguía a Adame como si fuera una presa. Le robó la muleta de principio con virulencia. Malo como si estuviera toreado. Los doblones lidiadores últimos tuvieron sabor. La pieza depredadora mereció el bajonazo. Todavía daría la cara con un sexto como un camión de hechuras. Y mirón. Se le paró dos veces en el pecho. Por ahí acometía. Embestir es otra cosa. Para bravo el mexicano. La escalera de corrida sacó una movilidad canalla. Una canallada de corrida, o sea. ZABALA DE LA SE SERNA (EL MUNDO)

Joselito Adame no se quedó atrás y el sexto toro tampoco. Ni humilló ni compartió dos embestidas iguales. Bárbara fue la puesta en escena del mexicano y cómo aguantó esas miradas de tú a tú, que harían tambalearse a cualquiera. El tercero fue una prenda, imposible y peligrosa con la que sufrimos en exceso. La tarde tuvo mucha épica. Tres toreros tres. Tres valientes. Tres héroes. PATRICIA NAVARRO (LA RAZON)

Y no se arredró Joselito Adame con un lote muy dificultoso y un molesto viento. Se impuso a su primero, de corto viaje, la cara alta y buscador de tobillos, y se jugó de verdad el tipo ante al altón sexto, que más que mirar al torero le hacía una radiografía en cada cite. ANTONIO LORCA (EL PAIS)

También el tercero tuvo movilidad. Lo lidió con decoro el mexicano y sufrió para matarlo de un sablazo por su continua búsqueda de carne en lugar de trapo.

Salió desentendido de percales el largo sexto, badanudo y montado, que salió de naja nada más sentir el hierro en el caballo. Luego empujó con más rabia que bravura y salió defendiéndose de la suerte. Mucha actitud tuvo el mexicano en un inicio de quietud en estatutarios al hilo de las tablas con torera firma. Y allí, en el 6, extrajo con sacacorchos dos tandas revancha exposición, esperando la llegada dormida con sereno valor. A los medios se lo sacó luego para que se acabase el toreo, llegase el arrimón y el alma en vilo por el comportamiento informal y los arrestos de Adame. CULTORO

El mexicano Adame pasó un calvario con el tercero, un toro artero de aviesas intenciones, pero no se arrugó hasta estoquearlo. El sexto era agresivo, embestía con la cara por las nubes y Adame se plantó firme para dar la talla de su valor y sin pestañear robarle al toro unos muletazos de muchísimo mérito. Tarde de toros como las de antes. CARLOS ILIAN (MARCA)

Twitter @dsolysombra

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s