Ocho con Ocho: Un futuro incierto Por Luis Ramón Carazo.

lance-de-amador-al-caparica-en-arroyo

Es comentario unánime que estamos necesitados de una reconversión que nos permita afrontar el futuro con mejores perspectivas, de lo contrario el horizonte del toreo se presenta sombrío. Y la realidad de cada día ha sido suficiente para cargar de razones a los muchos que piensan que el sector novilleril está obsoleto y mortecino, y urge que quienes inviertan (especialmente, los ganaderos y los empresarios) hagan un serio examen de conciencia y ofrezcan soluciones alternativas y eficaces a la preocupante situación actual.

Según los últimos datos el escalafón de los novilleros en México, lo encabeza Paola San Román con 14 festejos entre Europa y México, combinando que allá actúa sin picadores y aquí si lo hace. Entre Europa y México torea El Galo y lleva 10 festejos en su haber. Luego Gerardo Solís y el hijo de Luis Fernando Sánchez, Diego con 8 y Solís con 9. De hecho los novilleros con mayor número de actuaciones combinan su carrera entre México y España, tal es el caso de Juan Pablo Llaguno que actúo en Sevilla en días pasados y tiene en su haber 8 festejos. Diego Emilio ahora de la mano de la empresa que encabeza Marco Castilla, pretende también no cejar en seguirse preparando.

Se dice, y será verdad, que la crisis económica y de afición, han perjudicado gravemente la venta de entradas, los novilleros se han convertido en un serio problema para la fiesta. No hay ninguno que ilusione de verdad. Los que despuntan, que son pocos, no arrebatan. Los que consiguen mantenerse a pesar de las dificultades como Fermín Espinosa Armillita aquí sólo torea con matadores y en España lo hace esporádicamente con novilleros.

La cruda realidad es son muy pocos los jóvenes que despiertan interés y por eso tal vez, se organizan tan pocas novilladas. La México en pocas semanas, iniciará los festejos de novilladas obligatorios para poder presentar la temporada grande y casi al unísono Guadalajara, para ambas empresas será complicado armar carteles con la poca baraja novilleril existente y desconocemos si los que encabezan el famélico escalafón (sintiéndose poco preparados) estén contemplando presentarse.

Es desalentador por ejemplo constatar, que el novillero más destacado de la temporada novilleril del año pasado en La México, Luis Ignacio Escobedo, sólo lleva 3 novilladas en lo que va del año taurino. Acapulco, Aguascalientes y curiosamente una empresa sin fines de lucro como la que promueve el toreo en Cinco Villas en el Estado de México, son las que en el primer semestre del año de 2014 han presentado festejos novilleriles.

Me enteré que Mirafuentes de Anda con apenas una novillada en lo que va del año, se fue a Colombia a tratar de triunfar y dar seguimiento a su carrera para continuar su preparación para las temporadas próximas en La México y Guadalajara. Pobre y desolador panorama con vista al futuro tienen los soñadores de gloria.

El número de novilladas casi al terminar el primer semestre de 2014, apenas si rebasan los 200 festejos con una media de 35 festejos por mes, que parecen muy pocos para preparar a los matadores del mañana y que provoca a la reflexión de cuál será el futuro taurino de los toreros mexicanos por lo poco alentadoras de las cifras.

Lejos quedan los tiempos lejanos de los cincuenta y sesenta del siglo pasado dónde a un hombre de negocios muy importante, llamado Aníbal de Iturbide alguien le preguntó ¿Don Aníbal, por qué deseo daría la mitad de su fortuna? Don Aníbal respondió sin vacilar “por ser novillero puntero” Para que nos demos una idea de lo que representaba ser triunfador en esa categoría, por aquellos años. Desde la temporada de La México en la que surgieron El Payo y Mario Aguilar entre otros, las generaciones siguientes, transitan con más pena que gloria y llegan a tomar la alternativa sin fuerza y remando contra corriente.

¿Así seguirá siendo? Esperemos que no, pues del surgimiento de prospectos, depende el futuro y si bien en Europa acontece algo similar, no servirá de consuelo, es necesario hacer algo para remediar lo que hoy luce tan sombrío, antes de que cerrar la savia que nutre al árbol del toreo y dejarlo que se seque pues sería una tragedia mayúscula ¿O usted que opina?

Deja un comentario