8ª DE BILBAO: LA TARDE OSCURA DE EL JULI. Más que un gesto pareció una burla.

El Juli y sus precausiones durante la faena a su primer toro, en la octava corrida de la Semana Grande de Bilbao. / Alfredo Aldai (EFE)

Por Barquerito.

Desganado, desconfiado y desafortunado, El Juli vivió la más gris de sus muchas tardes de toros en Bilbao. A la desconfianza y la mala fortuna del lote, se sumó otra incomodidad: a El Juli parece perturbarle no se sabe si poco o mucho la presencia fastidiosa de Fandiño en el mismo cartel.

El desafío entre ambos sólo tuvo un momento caliente: El Juli no llegó a estirarse con el segundo de corrida. Un toro celoso y pegajoso, que, antes de sangrar, se puso por delante o se frenó. Tras la segunda vara, castigado y menguado el toro, Fandiño salió a quitar: tres chicuelinas ligeras pero ceñidas, y media de remate. Se oyeron palmas de tango. El Juli cobró un metisaca y una estocada.

Los dos primeros toros de corrida habían salido terciados. Cinqueño pasado el primero, que tuvo fijeza pero no humilló, cortó el viaje, adelantó por las dos manos y se enteró. Ferrera resolvió con seguridad pero se atascó con la espada y con el descabello. El segundo no fue ni más toro ni mejor. El tercero, aleonado y cabezón, rizado, caribello, muy bien hecho, tuvo plaza y trapío. Fandiño le dio distancias, y esa fue buena idea, pero le perdió pasos por sistema. La faena no llegó ni a romper ni a progresar.

El cuarto de corrida fue toro con música propia. Se templó Ferrera en tandas bien ligadas y ajustadas, mejor con la diestra que con la siniestra. En los medios el trabajo entero, abierto en pausas excesivas que resultaron como cortes de luz. Un pinchazo, una estocada. El quinto de la tarde fue tan deslucido como el segundo pero bastante más listo. De trámite El Juli, en línea, por fuera, sin decidirse ni a castigar ni a probar alguna fórmula que no fuera el mero estar encima. Un pinchazo y una estocada. Algunos pitos, no muchos.

Antes de soltarse el sexto, y ya con la puerta de chiqueros abierta, se plantó en el ruedo un espontáneo, y tras el espontáneo, dos números de la policía y dos banderilleros en manifiesta actitud disuasoria. Y, en fin, el sobrero y último, que se encontró cansado a todo el mundo menos a los veintipico profesores de la banda municipal y al eminente maestro Ocón. Una clase de música.

Via http://www.larioja.com/culturas/201408/24/tarde-oscura-juli-20140824002157-v.html

Más que un gesto pareció una burla por Álvaro Suso

Si es que la fiesta de los toros está sin rumbo. Hasta el espontáneo que saltó antes de salir el sexto fue un esperpento. No era ningún chaval en busca de una oportunidad, sino un veterano que apareció en la arena cuando aún no estaba el toro. Vamos que ya sabía lo que hacía…

La tarde era un gesto de las figuras actuales. Se anuncian con La Quinta en Bilbao y luego ni un esfuerzo de más. Es curioso, pero las dos veces que El Juli se ha medido con los toros de esta ganadería de origen Santa Coloma han sido los únicos días malos de esta divisa en la temporada. En ambas corridas, Mont de Marsan y Bilbao, el madrileño ha sido despedido con pitos. En Francia, Fandiño salió en hombros aquella tarde, en Bilbao ni el de Orduña tocó pelo.

Para los ingenuos no puede ser otra cosa que casualidad, pero los que quieran dar una vuelta de tuerca a su pensamiento comprobarán que todas las tardes hay triunfos con los toros de La Quinta si los lidian los Ureña, Escribano, Adame o Robleño.

Hace una semana, en Gijón dos toros de esta divisa fueron premiados con la vuelta al ruedo, ayer en Bilbao los dos primeros salieron moribundos a la arena, como atontados, con unos movimientos desorientados que pueden hacer pensar cualquier cosa.

Hablaron de gesto cuando salieron los carteles, pero en el ruedo nada de nada. El Juli vio cómo se murió su primer enemigo después de un metisaca para el sonrojo. Se murió, porque matarlo es otra cosa. En el quinto, lo miró y lo volvió a mirar; incluso de cerca. Pero de torear nada, y de hacer un gesto, menos. Y claro, el público se enfadó y le dedicó unos pitos, de los de Feria de Bilbao, educados y de poca duración. En una plaza seria, bronca, pero en Bilbao estamos en fiestas y sólo se la echaron cuando abandonó la plaza.

Las dos únicas faenas las hizo Iván Fandiño. Tampoco tuvo un lote para soñar, pero por lo menos puso empeño y dejó algunas series buenas por ambos pitones en el flojito tercero. Con el sobrero que cerró la tarde muleteó a media altura. Poco, pero por lo menos quiso.

Antonio Ferrera ha decidido tomar el relevo de Luis Francisco Esplá y lo está bordando. Una buena puesta en escena, pero hay mucho cite al hilo y mucho pasito de precaución.

En el primero poco había que hacer, pero qué menos que doblarse y hacer una labor digna. En el cuarto se quedó a medias. ¿Por qué no siguió con las dos buenas series del inicio de la faena? Él sabrá, pero acabó embarullado antes de volver a pinchar.

QUINTA / FERRERA, JULI Y FANDIÑO

Seis toros de La Quinta, uno sobrero que hizo sexto lugar, desiguales de presentación y con poca fuerza. Antonio Ferrera: dos pinchazos, media y cuatro descabellos (algunos pitos) y pinchazo y estocada (saludos). El Juli: metisaca (silencio) y pinchazo, estocada tendida y estocada (pitos). Iván Fandiño: dos pinchazos, media y dos descabellos (saludos) y tres pinchazos y media estocada (ovación tras aviso).

Plaza de Toros de Vista Alegre. 23 de agosto de 2014. Media entrada. Décimo festejo de las Corridas Generales

Via: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/08/23/actualidad/1408822016_370741.html

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s