José Tomás, una temporada insólita.

José Tomás, una temporada insólita

Por Andrés Amorós – ABC.

 

Ningún aficionado discute que José Tomás es un gran torero. Ninguno podrá discutir, tampoco, que su temporada española, este año, es realmente insólita. En toda la historia de la Tauromaquia, no recuerdo un caso semejante: un diestro del que sus partidarios dicen que es la gran figura, al que todos los empresarios persiguen, pero que, sin saberse por qué, renuncia a actuar en todas las grandes Ferias y a cualquier competencia con sus posibles rivales…

Los datos están muy claros. Recuperado ya de las secuelas de su cornada del año anterior, José Tomás decidió reaparecer en la Plaza de Juriquilla (que no es, ciertamente, una de las más importantes de México). Después de mil rumores, su temporada española se ha reducido a tres festejos. Actuó en Granada, el jueves de Corpus, 19 de junio, junto al veterano Finito de Córdoba y el joven Rafael Cerro, con toros de Victoriano del Río y Domingo Hernández (¿por qué de dos ganaderías? ¿No dispone cualquiera de éstas, si son las que él prefiere, de seis toros a su gusto?).

El toro de su vuelta a España, de Domingo Hernández, fue devuelto por flojo y sustituído por un sobrero de Juan Pedro Domecq, muy parecido al titular, que se caía continuamente: le cortó una oreja. En el quinto, de Victoriano del Río, la esperada apoteosis se apagaba, porque el toro se rajó, cuando el diestro, al ir a coger la espada, le perdió la cara y sufrió un golpe tremendo. Pasó a la enfermería, aparentemente con una grave cornada, y Finito entró a matar dos veces; pero, ante el asombro general, volvió José Tomás y lo mató a la segunda. La emoción del momento provocó que se le concedieran dos orejas.

Tres días después, el 30 de junio, toreó en León: un toro de El Pilar, flojísimo, y otro de Domingo Hernández (otra vez, dos ganaderías). Mató a la segunda y cortó una oreja de poco peso. Titulé la crónica de ABC: «Con toros flojos, flojo triunfo». A estas alturas, la sensación de desencanto, hasta en sus mayores partidarios, era patente.

No volvió a torear hasta el 23 de agosto: casi dos meses de descanso. Es habitual que algún gran torero retrase algo el comienzo de sus actuaciones o adelante un poco su mutis pero un parón así, a mitad, después de solo dos festejos, resulta insólito, desconcierta a cualquiera. ¿Qué ha hecho José Tomás, en estos 54 días del centro de la temporada? Dedicarse a su vida familiar, según parece.

Por fin, la pasada semana toreó en Málaga, con el rejoneador Hermoso de Mendoza. Es un tipo de corrida que no puede llamarse «mano a mano», que se está repitiendo esta temporada, pese a las críticas generales, y que permite al diestro eludir el sorteo, llevar elegidos («debajo del brazo», decían los revisteros clásicos) sus toros; una vez más, de dos ganaderías, Parladé y Victoriano del Río. En este caso, el triunfo sí fue rotundo: «Corta tres orejas y sale a hombros tras torear con suma lentitud», tituló Fernando Carrasco.

No ha anunciado José Tomás ninguna otra actuación, en España (intentará que acuda al Pilar el nuevo empresario de la Plaza, su amigo Simón Casas). Por el momento, el resumen de su temporada española es claro: ha toreado tres tardes, matado siete toros y cortado el mismo número de orejas. No ha querido torear en ninguna de las principales Ferias: Valencia, Sevilla, Madrid, Pamplona, Bilbao… Por supuesto, no se le ha podido ver en ninguna que se transmita por televisión: así se mantiene el misterio. No se ha salido de las cuatro o cinco ganaderías predilectas de las figuras. No ha alternado con sus posibles rivales: Ponce, El Juli, Morante, Perera, Manzanares…

Estos son los hechos. ¿Cuáles son las causas? ¡Quién sabe! Defienden sus partidarios que el arte es cosa de calidad, no de número: ¡gran verdad! Pero que, para alcanzar un nivel artístico, haya que torear tan poco resulta muy sorprendente. ¿Se encuentra bien, físicamente? Parece que sí. ¿No tiene ganas de torear más? Si es así, ¿por qué? Para defenderle, escucho que tiene derecho, como cualquier artista, a elegir lo que quiere hacer. ¡Por supuesto! Pero los aficionados también tienen derecho a comparar con lo que hacen otros grandes toreros y opinar.

Está claro que José Tomás estudia y controla cada una de sus actuaciones: los toros, los compañeros, el dinero…. Su escaso número de festejos va unido al rechazo absoluto a ser televisado y a aparecer en los medios. Desde el punto de vista del marketing, la estrategia es redonda: cada corrida suya se convierte en algo especial (es lo que han intentado imitar El Juli y Morante, anunciando, a comienzo de temporada, un calendario cerrado). Por eso, los que han conseguido una entrada, se consideran afortunados, no pueden aceptar que su esfuerzo no haya valido la pena… La ecuación es clarísima: si José Tomás toreara más tardes, la expectación disminuiría. Si lo hiciera en otras Plazas, la exigencia sería mucho mayor: en los toros, en los carteles y en el público.

La estrategia comercial funciona perfectamente pero la valoración de los aficionados es más dudosa. Imaginemos que Cristiano Ronaldo o Messi solo aceptasen jugar contra rivales fáciles o fuera de las grandes competiciones: ¿serían considerados los mejores futbolistas del mundo?…

Mi opinión no puede ser otra que lo que a mí me enseñaron, desde chico: la gran figura es el que puede con todos los toros, el que torea en las grandes Ferias y se enfrenta a sus más fuertes rivales. Quizá la Tauromaquia moderna sea otra cosa..

Via: http://www.detorosenlibertad.com/?p=46204

Twitter @Twittaurino

1 comentario »

  1. No se puede comparar a Messi o a Ronaldo con José Tomás, puesto que el toreo no es un deporte ni el mejor torero es el que torea mas corridas en el año o el que corta mas orejas. Gran verdad es que el arte no es de cantidad sino de calidad, y de que los aficionados quisieramos verlo mas en los ruedos, mas aún los que no vivimos en España y que nos es imposible verlo en vivo quisiéramos por lo menos tener la oportunidad de verlo por Canal Plus Toros y en las grandes ferias. Pero él tiene sus razones para llevar su carrera de esa forma… y le funciona. Sus seguidores lo seguiremos siendo si torea 3 o 30 corridas al año. En cuanto a lo que sale por la puerta de toriles en sus corridas(aunque no es justificación),realmente existe mucha diferencia comparado con lo que lidian el resto de los toreros mencionados aquí?. “El que elige jugarse la vida también tiene el derecho de elegir otras cosas”-José Tomás

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s