Luis Manuel Lozano será el nuevo apoderado de El Juli.

Por Zabala de la Serna.

Desde que El Juli emitiese el comunicado de su ruptura profesional con Roberto Domínguez, tras 11 años de apoderamiento, todo el planeta del toro no ha cesado de hacer cábalas sobre quién dirigiría su carrera. Las quinielas han ido y venido desde la posibilidad de que no haría temporada en España en 2015 pasando por el ascenso del mexicano Mariano del Olmo, hombre de su equipo actual, al frente del mismo.

Sin embargo, la figura del toreo no daba un paso al vacío y tenía claro el objetivo: Luis Manuel Lozano, un hombre independiente con apellido de una gran casa que ha llevado las trayectorias de César Rincón y Sebastián Castella con la máxima categoría. Todos los tempos se han medido desde la línea en que Juli decía que su vínculo con Domínguez concluiría al acabar la temporada hasta el respeto de Lozano por su poderdante, Sebastián Castella, que ayer finiquitó su año en Sevilla.

Ya en la Feria de Santiago de Santander los rumores de la ruptura entre Roberto y Julián se embalaron hasta el punto de que el apoderado vallisoletano llegó a comentar a la empresa en el propio callejón que al año siguiente tendrían que negociar con otro representante. El 26 de julio, dos días después de su triunfo en la plaza de Cuatro Caminos, el gabinete de comunicación del torero enviaba el comunicado.

Juli ha atravesado tres temporadas complicadas. Del G-10 al veto del G-5 a Sevilla en este última campaña en principio concretada en ‘Tour’ y luego extendida con algunos compromisos más a falta de las fechas que se cayeron por el camino, como Granada o Alicante. El año de Julián López se cerrará el 12 de octubre en Zaragoza.

Luis Manuel Lozano por su parte hablaba anoche con Sebastián Castella sobre su futuro inmediato, aún por concretar. Tanto Lozano como Castella se han mantenido al margen de todas las guerras y todos los grupos de los últimos años. Ni G-10 ni G-5. Sebastián siempre pensó, y dijo, que contasen con él para todo pero que en su carrera mandaba su apoderado y no iría por ninguna ruta que no respetase su papel y su confianza.

Luis Manuel Lozano cuenta con el respeto total del planeta taurino por su seriedad y equilibrio. Pese a que su apellido pertenece a una de las grandes casas del toreo, su trayectoria siempre ha llevado un camino propio e independiente con la mira puesta en la defensa de su torero por encima de todo. El mayor ejemplo de independencia se ha dado en Bilbao, donde la ganadería lozanista de Alcurrucén ha triunfado en los últimos años -tres premios de la Junta Administrativa de Vistalegre y uno afanado en un lustro- y Castella no ha toreado ni ha formado parte de ningún intercambio.

El tándem inminente de El Juli y Luis Manuel Lozano emprende un rumbo hacia 2015 con la idea de salir, o no entrar, de las polémicas y centrarse en el toro y en el desarrollo del toreo de Julián López, muy crispado por todo lo que le rodeaba. La terrible cornada en la Feria de Abril de 2013, que a poco le cuesta la pierna y la propia vida, marcó también con fuego el temple y las formas de una figura que ocupa la cima del toreo desde hace 16 años. El presente y abrumador septiembre sería el espejo por su fondo, su poso y su eco.

Via: http://www.elmundo.es/cultura/2014/09/29/54287bd2e2704ecc348b4588.html

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s