¿Volverá la calma tras la tempestad? El Juli se está convirtiendo en peligroso hasta en los sorteos.

Una fotografía polémica que hizo historia. Un natural del Juli en Aranjuez (Autor: José Mendoza “El Bomba”)

Volverá. Vaya que volverá… Más se perdió en Cuba…, como se suele decir. Hasta en Sevilla volverá. Hay que ir haciéndonos a la idea. Porque, además y continúo con los refranes, “camarón que se duerme, la corriente se lo lleva”.

Salvo Miguel Ángel Perera pese a su falta de fuerza en las taquillas, tampoco son para tanto los tres desertores restantes. Veamos:

El Juli y Morante hicieron una temporada 2014 bastante regularcita pese a prepararla con todo detalle pensando en que sería extraordinaria. En absoluto lo fue. Quizá y sin quizá terminó siendo la peor de sus carreras. Ya se sabe: el hombre propone, Dios lo dispone y el toro lo descompone.

¿Y la de Talavante? Bastante extraña. Talavante no termina de encontrarse del todo, salvo en contadas ocasiones que son magníficas además de muy personales. Pero su inestable carácter corre parejo con su inestabilidad profesional. No para de cambiar de apoderados. En esto es el campeón. Por eso está perdiendo fuerza atractiva cada año que pasa. A ver si con los mexicanos se encuentra más tranquilo y seguro.

El Juli torea cada vez más feamente, más agachado, más retorcido, más crispado de lo que ya era proverbial en él desde niño. Se le nota demasiado el esfuerzo y por eso no logra torear con naturalidad ni con facilidad. Esto nunca.  Grandísimo lidiador y extraordinario estratega, sin duda, que “hace” muy bien el toreo pero casi siempre lo “dice” mal.

¿Quién se acuerda de la infinidad de grandes faenas que ha hecho El Juli a lo largo de su vida?  Yo, de dos y ambas fuera de España, una en Lima y otra en La México. De las demás y mira que le he visto centenares en todas las grandes plazas del mundo, me acuerdo de lo muy bien que estuvo pero no de cómo fue. Las imágenes de sus faenas desaparecen en nuestro subconsciente a poco de verlas. Qué le vamos a hacer. Además, a mí me dicen que El Juli ha cortado cuatro orejas y dos rabos simbólicos tras indultar dos toros en alguna plaza lejana y no me importa nada no haberlo visto. Me alegro por él, por los ganaderos y por sus partidarios, pero no me inquieta lo más mínimo ni siento envidia. Me da igual. Pero hay algo que desmerece su categoría: limitarse a matar corridas de no más de cuatro o cinco ganaderías y si se sale de ellas, hacerlo con reses impresentables. Lo de Miura el año pasado en Nimes fue una vergüenza.

¿Y Morante? Pues Morante hace tiempo que no torea con la fresca y natural espontaneidad de sus primeros años. Morante, al contrario de El Juli, suele “decir” muy bien el toreo. Pero muchas veces – demasiadas – lo “hace” mal. Morante es muy mal estratega en el planteamiento de la lidia – deja pegar demasiado a los toros en el caballo – y otro tanto de sus faenas con los toros digamos normales o de medio juego que son la mayoría. Por eso desperdicia tantos. Reconozco que de sus grandes tardes sí que se acuerda todo el mundo, yo el primero, aunque sean pocas. Hasta da igual cómo las haga. Esa suerte que tiene aunque, últimamente, le veo muy comodón gracias a la hace años efectiva a la vez que perjudicial “morantosis” que le protege en todas las plazas. Morante se ha hecho artista tópico y eso es malo. Total, pensará él, si me basta estirarme un poquito para que rujan enloquecidos, ¿para qué más…? Morante se ha convertido poco a poco en imitador de sí mismo y por eso ya es un manierista consumado. Pinta cuadros, sí. Y muy bonitos. Pero más para las fotos que para la realidad. Por otra parte, desde que se siente tan bien protegido e imagino que también muy bien pagado por su actual administración azteca, lleva pegando petardo tras petardo. En México no se habla de otra cosa. Como también de los impresentables torillos que le ponen. Algo que también incumbe a El Juli. Este invierno ha dado vergüenza ver las fotos de las actuaciones americanas de los dos y sobre todo de las mexicanas.

No tenemos que llorar por tanto porque no quieran torear en Sevilla. Ellos perderán más que nosotros. Y a ver cómo termina el asunto. Porque esta segunda deserción de la Maestranza ha caído fatal a la mayoría de los aficionados. Para colmo y aunque tienen su historia hecha, van a menos y a peor en vez de a mejor. Todo lo contrario que Ponce… que cada año que pasa torea con mayor perfección y belleza. Está durando tanto que hasta no se le ve techo. El Juli y Morante ya lo dieron hace tiempo…  Habrá que ver si son capaces de permanecer arriba quince años más. Lo dudo.

Eso por lo que respecta a lo estrictamente profesional. Lo digo porque en sus comportamientos personales, ambos están dando pruebas de no hacer ni de ser como deberían. El Juli lleva ya algunos años queriendo imponerlo todo con un enfermizo sentido del absolutismo dictatorial inaguantable. Hasta manda en toreros de arriba. Concretamente en dos de los desertores que no se atreven a mover un músculo sin su permiso. Y no digamos en algunas de sus ganaderías predilectas. El Juli se está convirtiendo en peligroso hasta el los sorteos. Intenta desbaratar carteles, poner a unos, quitar a otros e influir en la prensa que se deja… Algo que no llega al gran público. Increíble pero cierto. En cuanto a Morante, está cada vez más rarito por no decir algo peor. Por eso no son para nada fiables. Dejémoslo ahí por el momento.

Hace pocos días me llamó un amigo desde New York para preguntarme si ya habían salido los carteles de la feria de Sevilla. Y le dije que no. Le conté lo que había pasado. Y ¿saben lo que me dijo?: “Vaya hombre… Pero dime,  ¿torean José María Manzanares y Enrique Ponce?  Y cuando le dije que sí, contestó muy contento: Si torean Manzanares y Ponce, me sobran los demás…

Hombre, no exageres… le contesté.

Le hice saber que, además de Manzanares y Ponce, en la feria van a torear Espartaco que reaparece y se retira definitivamente en la corrida del Domingo de Resurrección. Un impresionante gesto y lección de responsabilidad y de cariño a su tierra y a la plaza que le consagró como uno de los grandes de la historia. Espartaco actuará con Manzanares y su ahijado, Borja Jiménez, que tomará la alternativa. Seguro que habrá lleno.  Por lo que respecta a Manzanares hijo, quizá sea de los que han tenido un padre importante, el más importante de todos junto a Antonio Ordóñez… Manzanares Jr no solo es un consumado  maestro precoz, también un gran artista de los que apenas falla y uno de los mejores por no decir el mejor matador de toros de la historia. Y no te dejes atrás a Daniel Luque que este ya está en figura de inminente ejercicio, triunfa con la requerida regularidad y torea divinamente bien. Tan bien o mejor que los que no quieren actuar este año en Sevilla. Obsérvenle con detenimiento. Ha progresado muchísimo y lo tiene todo. Y digo todo… Cuidado porque Luque es de los que podrán llenar muchos huecos de los rebeldes… en cuanto se duerman o falten por cualquier causa.

Eso sin contar el ramillete de buenos toreros que, sin tanta fuerza ni tanto nivel, todavía tienen cosas que decir y quien sabe lo que podrán lograr. No son demasiados pero son: El Cid, Antonio Ferrera, Sebastián Castella, El Fandi, Miguel Abellán, Pepe Moral, Padilla mientras pueda y algunos más de menor impacto.

Repito el refrán con que empecé. Camarón que se duerme la corriente se lo lleva. Lo digo otra vez porque hacía mucho tiempo que no surgía una generación de novilleros con más que serias posibilidades de llegar a figuras y, algunos, hasta grandes figuras. Si no los han visto nunca, les aconsejo que les vean en cuanto se les presente la oportunidad. Menciono los nombres de los más destacados: José Garrido, Borja Jiménez, Andrés Roca Rey, Varea, Ginés Marín, Álvaro Lorenzo y si se repusiera de su gravísima lesión en los tendones de una mano, Posada de Maravillas. Puede que el benjamín de los Posada sea de los del “arte” grande dicho con extrema naturalidad. Todavía me acuerdo de su faena en la mañana de su debut con picadores en Olivenza.

Precisamente en Olivenza que ya está a la vuelta de la esquina. Sirvan, pues, estas líneas como pórtico de la gran temporada 2015 que muy pronto empezará. Suerte para todos. Hasta para los malos.

Fuente: http://www.detorosenlibertad.com/?p=47235

Siguenos en Twitter https://twitter.com/Twittaurino

3 Comentarios »

  1. Aun cuando no he conocido en firme los carteles para Sevilla; con Ponce y Manzanares y sin hay suerte con los encierros se va a ver muchas cosas extraordinarias, Los otros alternantes que parece van a ir a Sevilla creo que le temporada va a ser exitosa: comparto las apreciaciones del Comentarista. Ricardo Camargo Lozano Cali Colombia

    Me gusta

  2. Ponce y Manzanarez en Sevilla. y si agregamos a Castella, Padilla, El Cid, Moral -de los otros, sobre todo de El Fandi, no me dicen nada. Fandila es torero de un tercio, el de banderillas, lo demás, es para dar coba al tendido…pero con los que hay, la empresa puede confeccionar carteles más que bien rematados, y olvidar al petardo de Morante -al menos en Méjico y Sudamérica, han sido más los toros desperdiciados, precisamente porque se le pasa la mano en varas y prácticamente le dejan muerto a los toros que “torea”, con todo y que dicen es un torero de pellizco” cuando yo digo que es uno más del montón, eso si, muy bien dirigido para hacerle aparecer como un monstruo del toreo y eso está muy lejos de serlo…de Julián, hace rato que también ha perdido el sentido del toreo y decir que a todo mundo interesa, pues ya no, dejó de ser “el niño maravilla”, para convertirse en un torero con una gran experiencia, y con ella, sacar ventaja. Además, sólo torea a cinco dehesas, a las restantes les pone la cruz, y eso lo hace también en tierras americanas, en donde, tristemente, se le permite.
    Sevilla lucirá grande, porque grande es, sin esos dos toreros, así que no hay nada que lamentar.
    En todo caso, a título personal, lamento “el regreso” de Espartaco que ya no tiene nada que hacer en el toreo, nada que aportar y sí en cambio, le quita un lugar a otro diestro, sobre todo de los jóvenes que vienen empujando fuerte. Él ya hizo su historia, pero se aferra a mantenerla cuando los tiempos, sus mejores tiempos, han quedado muy atrás. Imaginen qué sucederá si pega el petardo de su vida, como es factible que suceda. Está más años viejo y el toro sigue en los cuatro, cinco año, pero él no lo ha considerado así y cree que aún les puede. Yo, lo dudo…

    saludos y suerte, pero de la buena, para todos…vale. . .?

    ,

    Me gusta

  3. ¿Pero hasta cuando van a estar dando pábulo a las ridículas filias y fobias de este individuo? Leído su artículo, asombra que a alguien le preocupe en Sevilla la ausencia de dos toreros tan “acabados” como El Juli y Morante. ¡Con la suerte que tienen y la maravillosa feria que les va a servir la sagaz empresa maestrante!

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s