2ª Fallas: El perfume caro de Morante se premió igual que el de Pachulí.

El perfume caro de Morante se premió igual que el de Pachulí

Por Carlos Ilián.

El aroma, el sentimiento, el toreo bueno, sin trampitas ni efectismos populacheros, ese que añoramos tanto, lo prodigó con generosidad José Antonio Morante de la Puebla en el cuarto toro, un novillote, como el resto de la corrida, pero al que mimó y trató con la delicadeza de un pincel.

Había bordado los lances a la verónica para cuajar luego una faena honda, de soberana profundidad. Redondos y naturales rematados con molinetes de sabor añejo. Todo de verdad. ¡Que emoción en aquellos muletazos!. Faena inmensa en la que Morante siempre cargó la suerte y siempre se plantó en el terreno de la verdad. En aquellos momentos comparábamos mentalmente la sinceridad de Morante con las aclamadas y cantadas faenitas de patita retrasada, de tanto cuento chino.

Perfume carísimo el de Morante que sin embargo se premió igual que el pachulí de sus compañeros, es decir con una raquítica oreja. Un pecado valenciano. Público de aluvión y dominguero incapaz de diferenciar el toreo grande de la verbena de cada día.

El Juli se empleó a fondo con un lote vulgar sometiendo por bajo, como siempre. Consiguió meter en la muleta a su primero, especialmente por el pitón derecho hasta que pudo ligar dos pases seguidos. Luego lo intentó por el pitón izquierdo y luego recurrió al efectismo del péndulo ante un toro que ya arrastraba su raquítica fuerza. En el quinto, más descastado aún, tiró de latigazos y recursos escénicos para cortar una oreja. ¡Oiga, igualado con Morante!

Daniel Luque es ahora mismo y junto a Morante, quien atesora el secreto del temple y la cadencia con el capote. Toda la tarde se esmeró en lances de seda a la verónica y en quites por chicuelinas y medias verónicas de un sabor a otro tiempo. Se peleó con su primero al que atacó siempre y hasta consiguió ligarle. Sus cambios de mano de efecto en los tendidos calentaron el ambiente para que cortara una oreja. Y hasta le habrían pedido otra del sexto, un becerrote infame al que trató entre banderazos y mucha carga emocional, pero falló con el acero. En todo caso habría sido aberrante que Luque se fuera en hombros y Morante a pie.

 

Toros: Plaza de Valencia. Segunda corrida. Lleno. Toros de VICTORIANO DEL RÍO (4), en general descastados y de escasa presentación.

Toreros
MORANTE DE LA PUEBLA (9): de burdeos y oro. Estocada corta desprendida y 9 descabellos (silencio). Pinchazo y estocada. Un aviso (una oreja).
EL JULI (6): de celeste y oro. Pinchazo y estocada deprendida. Un aviso (saludos). Estocada corta y tendida (una oreja).
DANIEL LUQUE (6):de carmesí y oro. Estocada corta atravesada y descabello (una oreja). Pinchazo y estocada desprendida (palmas).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s