Feria de #SanFermín2015 López Simón conmociona Pamplona

Por Antonio Lorca.

Alberto López Simón, torero madrileño, llegó a Pamplona como un desconocido y salió a hombros de la plaza entre los vítores de una afición conmocionada por un chaval con aire flemático y frío, pero preñado de valor inteligente, que cuenta con todas las papeletas para ser pronto figura del toreo.

Llegó a San Fermín tras salir dos veces por la puerta grande de Las Ventas el pasado mes de mayo, lo que le convierte en la esperanza más importante de la temporada, aunque su nombre no figure en muchas ferias por la mortecina miopía de los empresarios.

Este López Simón está dotado de un extraordinario valor, que combina con una cabeza bien amueblada, lo que le permite colocarse en el sitio que embisten los toros, atornillar las zapatillas, ofrecer una imagen de sosiego, serenidad y templanza, y trazar muletazos que, a veces, parecen imposibles, pero que son fruto de un deseo irrefrenable por ser un torero de verdad.

No fue buena la corrida de Jandilla; grande, aparatosa de pitones, —especialmente, quinto y sexto—, sosa, reservona y dificultosa, y bien que lo pagaron en sus carnes Padilla y Moral, que no acabaron de ponerse de acuerdo con sus respectivos lotes, sobre todo el jerezano, héroe de Pamplona, que apareció desdibujado y con pocas ideas.

Pues con esos toros triunfó López Simón, porque su pundonor le permitió superar la escasa calidad de sus toros; porque sus ganas sobresalieron por encima de las dificultades, y porque llegó a esta plaza dispuesto a demostrar que va a ser torero grande lo pongan o no en las ferias.

Quieto como una vela, por estatuarios, comenzó la faena de muleta a su primero, al que muleteó con la mano derecha de verdad, quieta la planta, en un alarde de buen gusto y ligazón. Cuando el público le prestaba ya más atención que a las viandas, bajó el diapasón con la zurda, y López Simón se hincó de rodillas y, con pasmosa serenidad, toreó por alto y se atrevió con un circular invertido que acabó con el cuerpo del torero arrollado por un toro que no tenía espacio para pasar. No contento aún con el derroche, citó por bernardinas antes de cobrar una estocada caída.

Salió a por todas en el sexto, un toraco con astifinas defensas, y ofreció otra lección de serenidad, quietud y ligazón, siempre muy bien colocado, cerca de los pitones, y robando meritorios muletazos. Un estoconazo de rápido efecto le colocó las dos orejas en las manos y lo pasaportó para esa gloria que ojalá se transforme en muchos contratos. Lo que está claro es que López Simón ha llegado para quedarse. Su palmarés es envidiable: lleva cuatro corridas toreadas (dos en Madrid, una en Istres y esta de Pamplona) y en todas ellas ha salido por la puerta grande.

Caso muy distinto fue el de Juan José Padilla. El ídolo de Pamplona no tuvo su día; es más, tuvo un día malísimo. Se le vio tristón, alicaído, sin recursos, precavido y desconfiado. También tiene derecho el hombre, pero llamó la atención cómo naufragó ante dos toros nada fáciles que en otras épocas hubieran lucido en las manos de este gladiador que ha podido con enemigos más complicados.

Tomó la muleta con la derrota en el semblante; no había más que ver su disposición ante el primero para constatar que no estaba dispuesto a entablar pelea alguna. El animal derrochó brusquedad en la misma medida que Padilla evidenció que carecía de las armas precisas para plantarle cara. Era un toro para jugársela y el torero consideró que, a estas alturas, ya se la había jugado muchas veces. Algo parecido le ocurrió ante el soso cuarto, con el ánimo por los suelos, y así se encerró en el callejón a la espera de la segunda oportunidad que tendrá en esta feria el próximo día 13.

Tampoco encontró el camino adecuado Pepe Moral, a quien tanta falta le hace un triunfo. Áspero fueron sus toros, y él buscó y buscó en dos faenas interminables en las que no encontró nada. Se eternizó, además, con el descabello en el segundo, lo que acabó por enfadar a las peñas. Encima…

Jandilla/ Padilla, Moral, Simón

Toros de Jandilla, muy bien presentados, mansurrones, blandos, descastados y dificultosos.

Juan José Padilla: estocada caída (silencio), pinchazo, casi entera, casi entera contraria —aviso— y un descabello (silencio).

Pepe Moral: pinchazo, estocada tendida —aviso— cinco descabellos —2º aviso— y un descabello (silencio); media estocada (silencio).

López Simón: estocada caída (oreja); estocada (dos orejas). Salió a hombros por la puerta grande.

Plaza de Pamplona. 7 de julio. Primera corrida de la feria de San Fermín. Lleno.

Vía: http://cultura.elpais.com/cultura/2015/07/07/actualidad/1436299909_388524.html

Por la mañana se corrío el encierro de Jandilla, un encierro que resulto accidentado. De SOL y SOMBRA.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s