Nunca es tarde si la distinción es buena…

Tal vez, la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes del toreo entregada a Manuel Benítez ‘El Cordobés’, V Califa, se haya acordado su entrega varias décadas después de haber alcanzado una inigualable y excelente trayectoria taurina desde que se inicia en el difícil arte de torear. En el teatro taurino no se muere ficticiamente; los toreros desarrollan su oficio jugándosela de verdad, imprimiendo arte; unos de más calidad y otros entregados al democrático público, que en el primer toro te abronca y en el segundo te otorga el rabo y en olor de multitud te sacan de la plaza alzado en hombros por la puerta principal.

No es que Manuel Benítez ‘El Cordobés’ necesite agasajos, pues en su longeva vida, antes, después y ahora, recibió centenares de reconocimientos, distinciones, afectos, parabienes y felicitaciones, incluida la de la mayoría de los cordobeses como él comentó: «Se lo brindo al mundo del toro, compartido con mis paisanos». De la vida de ‘El Cordobés’ se han escrito decenas de libros, donde se recogen miles de vivencias. Fue acaparador insomne de lo que a su alrededor se movía, sin darse cuenta de que era el hombre universal, conocido en el firmamento del toreo y fuera del mismo. En más de una entrevista comentó: «Yo era autómata, no sabía dónde toreaba al día siguiente. Iba sonámbulo por el mundo. Un año, en todo apogeo de mi carrera, en el mes de agosto, toreé treinta y dos corridas de toros. De allí para acá, y de acá para allá».

Muchos historiadores lo han dicho: ‘El Cordobés’ tiene historia y vivencias para escribir una treintena de libros. El día 2 de diciembre, Manuel Benítez ha sido distinguido con el importante galardón que se lo entregan a personas que pusieron el listón del arte muy alto. Benítez saltó todas las «barreras» del toreo como caso único, a pesar de tener serios competidores coetáneos que hubieron de subirse al tren que manejaba y regulaba el torero paisano.

La Medalla a las Bellas Artes, en esta ocasión entregada en Sevilla de manos de los Reyes de España, Felipe VI y Letizia, su esposa. En este encuentro, entre los distinguidos, la mayor ovación la recogió Manuel Benítez Pérez ‘El Cordobés’, V Califa. Este trofeo áureo se entregó por vez primera en el año 1996, yendo a manos de Antonio Ordóñez. Entre otros, lo han recibido Curro Romero, ‘El Viti’, Pepe Luis Vázquez, ‘El Litri’… Y los rejoneadores Domecq padre y Angel Peralta.

Hoy, los cordobeses nos sentimos orgullosos de que Benítez sea continuador al recibir reconocimientos de mucho calado salidos de España y del mundo.

Pepe Toscano.

Córdoba.

1 comentario »

  1. Lástima que ya falleció Alfonso Navalón, para que diera su opinión al respecto de la medalla otorgada al «Cordobés», quien fue el único periodista taurino, contemporáneo al hoy homenajeado torero cordobés, que tuvo el valor de señalarlo siempre como un ventajista y tramposo con los toreros de su época y por supuesto, con la afición del mundo taurino que lo vivió como torero.

    A tal grado llegó la crítica feroz y cierta de Alfonso Navalón sobre Manuel Benites en Cordobés, que a un perro mascota del periodista, le puso el nombre del «cordobés» en honor peyorativo del mechudo torero.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s