La Muerte Acecha Por El Bardo de la Taurina

image

La Muerte Acecha
Fabián Barba – Manuel Escribano – Víctor Mora 6 La Punta 6

Unas de las protagonistas de la fiesta  lo son las cornadas, suceso este que hay que decirlo, no tiene nada de extraordinario, pues lo normal es que un burel que carga puñales naturalitos, es decir  no rasurados o boleados, hiera en una plaza de toros como sucedió este jueves en la Plaza México, raro hubiese sido que la cogida se hubiese producido dentro de un templo o de un antro. 
                  
Más lo que sí llamó la atención fue  la penetración carnal que se dio en la humanidad de un subalterno entero y experimentado llamado Mauricio Martínez Kingston, la que fue de las calificadas de alta peligrosidad, de esas que por sus estragos citan a la muerte.

¿Y como no va hacer así? si el toro le metió el cuerno por un costado de la carrocería, le partió un ‘bonche’ de costillas, le penetro por el pulmón, le descubrió una bolsa que forra el corazón y le abrió un grifo sanguíneo por donde se le andaba escapando la vida.
         
El desenlace de esto se dará cargándose a cualquiera de las dos vertientes naturales, una que el torero muera y la otra que viva y más allá de eso  ha llamado  la atención a éste escribano el que  éste acontecimiento  se haya registrado coincidentemente en el marco de una corrida en que casi todos los participantes toreramente desde en denantes ya están ‘muertos’ y a los que irónicamente se les anunció en una llamada corrida de ‘oportunidad’, cuanta incongruencia, pues las oportunidades se les dan a los noveles y no a los que por cualquier razón han dejado pasar el vagón una y otra vez y por consecuencia, ¡cuánto desperdicio de toros!…

Y  otra cosa que hay que señalar es  la reprobable forma de ‘subirse al tren’ por parte de los llamados twitteros o usuario del Facebook,  quienes con una familiaridad más estrecha que una vagina sin estrenar, se dirigen al banderillero, primero hablándole de tú como si fueran grandes ‘cuates’ o carnales ¡Respeto!, el señor es un torero, seres que visten de seda y oro para jugarse la vida, luego pa’ llamar la atención ‘gritan’ que le están a rezando a San Tililingo o a la virgencita del Chiquigüite, ¡háganlo y ya! sin ostentaciones hasta donde la cuerda de su afición, religión o fe les alcance para ello y lo más absurdo han sido esos recadillos imitativos y melcocheros que le dirigen al lidiador de; ‘Fuerza Mauricio’ como si el torero los fuera a leer, cuando lo que necesita es fuerza, ¡sí!, pero pa’ salirse del catafalco, donde tiene metida media humanidad adentro, así que no seamos vivales, protagonistas, huele moles, usando al caído pa’ asomar el pescuezo cascabelero. ¡Qué Pena!
              
Ante ese panorama pues el ambiente el domingo era amargón por un lado y por el otro gastronómico pues no se hablaba de otra cosa más que si el bacalao está rete caro, que si ya le quemaron las alas al guajolote pa’ quitarle las plumas, que si al revoltijo le van a meter el mole con camarón o si le ponen las tortitas del mismo, total ante todo eso ya se me estaba olvidando decirle a usted que en ésta que fue la décima corrida de la temporada a la empresa tampoco le alcanzó pa’ completar un encierro y además se ahorró la ‘marmaja’ y dio  la corrida con unos toreros no de boutique que pasaron lista con los nombres de:    

Fabián Barba el que este año confirmó en las Ventas de Madrid y que el domingo se mostró en su línea pundonorosa al grado de que el toro le partió el escroto y le saco de la buchaca un cojon, y todavía se quedó en el ruedo, para cumplir con su función y obligación de jefe de lidia, ante eso solo decir que eso es tener aparte de honradez… ¡cojones!

Manuel Escribano español de la montera a las zapatillas y sevillano con aroma, vino a México a ‘tratar de confirmar’ como matador de toros lo que realmente no logró, pues la empresa y los ganaderos le han soltado un becerro que se les ha de haber escapado de Belém y ya en lo torerístico decir  que este Manuel Escribano escribe el toreo deletreado y con tal técnica y elegancia como hacía muchos años, al igual que Diego Urdiales, un español en su presentación no lo hacía tan bien, por ello la oreja es pálida junto a las buenas formas que exhibió toda la tarde.

Víctor Mora es un torero que si comienza por presentarse con un vestido de tan poca plaza en un albero tan grandote, pues a partir de ello nada le va a rodar, aunque hay que decir que no sé si antes o después de un ‘pellizquito’ que le pegaron a su destartalado vacuno, arreó con una serie de Gaoneras atrabancadonas, entre las cuales pegó una, solo una, digna de un lienzo  del maestro Francisco Álvarez el pintor de moda, cuyos cuadros se pueden admirar en el museo de la Plaza de las Ventas de Madrid.

Y subrayar el hecho de que jamás o al menos yo no recuerdo se haya registrado de que los ganaderos, creo del hierro de La Punta o la empresa pudo ser los que ordenaran al empleado que pinta los carteles con los nombre de los toros, cambiara el original del último burel por el de ‘Juez pen…’, en simbolismo de ofensa al juez, el que en un toro anterior no había premiado a un torero, al gusto de los inconformes, esto lo asentamos por el hecho de que el inocente empleado seguramente será despedido de su chamba y a la ganadería sancionada con una multa administrativa que podría jalar por el lado de imposibilitarlos para volver a lidiar en la plaza, por un periodo de múltiplos anuales. 

¿Y si fue la empresa la infractora?, entonces sería de esperarse, una multa económica o una suspensión de actividades por un X tiempo, no lo sabemos aún, lo que sí sabemos es que la Coordinación Taurina de la Delegación Benito Juárez, tiene entre manos no una papa caliente, sino una bomba, aunque pensándolo maquiavélicamente: ¿No le convendría a la  empresa que la inhabilitaran digamos por los próximos 15 días en los que las entradas van a ser las más bajas de la temporada? y con ello la empresa no perdería  los gastos fijos.

Solo suposiciones y jugarle al adivino, pues antes que nada tiene que quedar esclarecido ¿de dónde salió la orden?…

¡Hagan sus apuestas señores! aunque pa’ mí que esto no se pudo haber hecho sin el consentimiento de las dos partes: ¿Por qué la deducción? pues porque el nombre de los toros lo ponen los ganaderos y lo escribe un empleado de la empresa y por lo mismo la empresa de mutuo propio tampoco lo pudo haber hecho sin el consentimiento de los ganaderos, aunque existe la posibilidad de que…

De la entrada decir que lo fuerte lo hicieron los aficionados que se disfrazaron de cemento y otros muy poquitos que pa’ no pasar desapercibidos encendieron una lucecitas de bengala entre el frío de una noche de preámbulo navideño.

Y como yo sé que usted si me lee por compasión, o gracias a que mis enemigos, detractores, negadores, imitadores y lenguas de doble filo que en sí son mis mejores propagandistas, los cuales a través del morbo que despiertan con ese villancico de que ‘Las letras del Bardo’ son burdas y que lo único que tienen es que son las más leídas’, incitan a leerme,  aprovecho pa’ mandarles un abrazo en estos días de castañas y colaciones.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s