OPINIÓN: Fue José… pero Adame

Por Rafael Cué.

El domingo pasado ha quedado marcado en los anales de la historia de la Plaza México como una tarde de gran expectación y por momentos de gran toreo por parte de ambos matadores. Jugarse el prestigio a una tarde cada año es una apuesta riesgosa, si la suerte no acompaña en el sorteo, las cosas se pueden torcer y el gozo irse al pozo.

¿Quién triunfó el domingo? Numéricamente, Joselito Adame, lo cual no significa que José Tomás haya fracasado ni mucho menos. El domingo no se disputaba el cetro del toreo, lo ideal hubiese sido que ambos diestros salieran junto con los ganaderos por la puerta grande y de paso hasta los empresarios para que todos estuvieran contentos; sin embargo, el toreo es como la vida misma, uno planea y desea, pero al final el destino tiene ya escrito su guión y tenemos que aceptarlo.

A minutos de haber terminado el festejo, leía en redes sociales y de alguno que otro taurino profesional, que Tomás había venido a robar. No señores, José Tomás es una figura del toreo, actúa poco en público y con eso le basta para cobrar lo que muchos cobran en una temporada; el riesgo está en las probabilidades, si no hay suerte se intenta desmitificar al torero. Que quede muy claro, el madrileño es un torero de época, admirado por todos los profesionales y adorado por otros que creen que no hay más allá en el toreo. Está bien, esto le sirve a la fiesta, destapa pasiones y se habla de toros. ¿Es el mejor del mundo? ¿Se vería lo nunca visto?

Esta temporada hemos visto grandísimas faenas y en el mejor de los casos el domingo se hubiese podido vivir algo similar con las formas deTomás. Desgraciadamente no fue así y la gente o gran parte de ella se sintió defraudada. Lo que sucede es que el toreo es así, a veces es y a veces no es. El domingo sólo podía subir un peldaño más como gran figura del toreo, para abajo nada, su trayectoria ya está en un sitio excepcional: figura del toreo, y para el que lo dude ahí está el lleno a reventar en los tendidos. Melancólico y solitario, José Tomas regaló instantes y muletazos llenos de reciedumbre y arte. No fue la tarde soñada, pero José Tomás sigue siendo quien es y cuando decida volver a vestirse de luces generará sin duda la misma expectación.

Adame no tenía nada que perder, desde que se presentó como niño torero en ese mismo feudo soñaba con verla así, hasta la bandera y con su nombre en el cartel. Primer triunfo. Taurinamente estuvo listo y su actuación fue cumbre: entregado, firme y solvente toda la tarde, lo que confirma su condición de Figura. Enhorabuena por él, habrá quien le ponga peros, aquellos por favor a callar, que Adame es una figura del toreo.

Desconcertó por momentos el comportamiento de la gran masa. Era obvio, la plaza se llenó de público, más que de aficionados, lo cual es extraordinario, porque en cada uno del público tenemos un aficionado en potencia. Pensar que la gente se comportaría como en Sevilla era una falacia, más aún cuando la sociedad mexicana en su mayoría está a disgusto con algo —léase política, empleo y sociedad—.

Lamentable fue enterarnos del duplicado de boletos. Seguramente nadie es responsable, en este país los pillos por lo general se salen con la suya.

La fiesta está viva, sigue siendo una gran manifestación cultural y social, su arte es como la vida misma, una sorpresa. Las emociones de esta tarde, que no fue redonda, se las lleva cada uno en el alma. La plaza llena es una experiencia inolvidable.

El viernes 5 de febrero se cumplen 70 años de la inauguración de la Plaza. Garibay, Castella y Saldívar harán los honores. ¿Será esta corrida la mejor de la historia? Nadie lo sabe, por eso hay que asistir a las plazas, nunca se sabe cuándo viviremos la faena soñada.

 

Twitter: @rafaelcue

Fuente: http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/fue-jose-pero-adame.html

3 Comentarios »

  1. El señor Rafael Cue, con sus libres conceptos expresa varias cosas la primera que es su verdad y es valedera pero no compartida en su totalidad, la segunda; que se manifiesta como un heraldo incondicional, inocente y hasta cándido con el quehacer taurinio del «churumbel» y sus atributos como toreandero.

    No se atrevió a manifestar que dicho torero, los últimos años de su vida activa como tal, ha vivido más del cuento de ser torero, qué de serlo pues, y eso sí hay que reconocer del hijo predilecto de Galapagar, que es un verdadero ícono mediatico del toreo actual.

    Ni tampoco sé atrevio a manifestar el señor Cue, que los mejores y verdaderos años de «Pepe Tomy», fueron entre cinco y seis años de la década de los noventa cuándo sí demostró que era un torero después, se fue desvaneciendo poco a poco y sovbre todo, porqué reuía a compromisos con verdederos encierros de toros de los llamados duros pues, siempre encontraba salidas para no zumbarse esos encierros.

    Sería muy largo seguir cuestionando las sumisas declaraciones del señor Cue, siemplemente habrá que decirle, no pretenda jugar con nuestros conceptos de aficionados ni con nuestra también verdad e inteligencia, sobre lo que muchos tenemos sobre quién es actualmente el señor que vino de España, a trincar el domingo pasado, a la afición mexicana.

    Me gusta

  2. Pero que gran palero eres Cue. Coincido con el comentario del señor Rios y además agregaría que si la temporada que viene ponen otra vez a Tomás, a duras penas llenaría media plaza y no por el desempeño artístico que tuvo en esta corrida, sino por la desvergüenza que tuvo de lidiar esos novillones incapaces de tirar una cornada, vamos, era más fácil que le dieran una mordida. Pero eso ni lo mencionas en tu crónica. Pues no, no vaya a ser…. José Tomás no regresa a la México ni de milagro. Contraviene su política; tendrían que pasar otros 9 años y para entoces será imposible por sus, ya de por si, escasas facultades físicas. La gente ya no se tragaría otro cuento igual..

    Me gusta

  3. Por artículos como este es que José Tomás sigue viviendo del mito, no puede ser el mejor del mundo lidiando la gatada infame que salió por toriles el domingo cuando en España hay toreros como Miguel Abellán, Jimenez Fortes, el mismo Perera y Talavante lidiando todos los encastes.

    Si vino a robar no lo sé, el seguirá cobrando lo que quiera mientras haya quien le pague pero lo que si es un hecho es que defraudó porque las cornadas que le tiró el primero de la tarde eran de peluche, quedarse quieto ante un toro que se quedó parado desde banderillas no lo hace el mejor del mundo, enganchones en la muleta en todas sus faenas no lo hace el mejor del mundo, pases de calidad a cuenta gotas no lo hacen el mejor del mundo, no desmonterarse cuando se le brinda un toro no lo hacen el mejor del mundo.

    No quiero que borde a todos los toros, quiero que sea un torero de verdad ante toros de verdad, si tuvo el privilegio de escoger sus toros debería de tener la vergüenza torera de elegir toros con trapío.

    José Tomás lleva años fugándose de las corridas que lo pueden poner a prueba y así no puede decirse que es el mejor.

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s