Ocho con Ocho: Esmoquin Por Luis Ramón Carazo

Un esmoquin clásico: Sean Connery.

Como ya lo han relatado varios colegas, el domingo pasado, 19 de junio de 2016, en la plaza francesa de Istres, el torero valenciano Enrique Ponce, de Chiva para ser más exacto, toreó en solitario seis astados y como colofón realizó una faena de indulto a un toro de Núñez del Cuvillo con la peculiaridad de haberla ejecutado vistiendo de etiqueta para fiesta y no para el toreo.

Ocurrencias que a veces tienen los toreros y que desde luego provocan comentarios al respecto, positivos y negativos, pues de todo hay en la viña del Señor,  cuando alguien como Enrique, se atreve con el permiso de la autoridad a retar a la tradición taurina.

En ocasiones y por percances que destrozan el vestido algunos han toreado con un pantalón de mezclilla encima de la taleguilla, como hace algunos años lo hicieran Antonio Ferrera y Javier Castaño en España.

En los festivales el traje corto es una tradición,con un sombrero cordobés o de ala ancha, que se complementa con la camisa, que siempre debe ser blanca de cuatro botones; la chaquetilla corta en conjunto con el pantalón estrecho que suele ser de color gris, negro o azul marino; el chaleco es opcional, pero se recomienda llevarlo; y el pañuelo a modo de faja anudado en la cintura

En cuanto al calzado, suelen llevarse unos zapatos de terneras que algunos denominan botines. En México, también se estila hacerlo ataviados con el traje de charro.

Y por eso se percibe al cambiar la vestimenta tradicional que se ha cometido un sacrilegio, reitero en el caso de Ponce en Istres autorizado por quienes presidían el festejo y que seguramente aprobaron con antelación que los dos últimos astados, el de Chiva los lidiará vistiendo de etiqueta civil pero no taurina.

De memoria recuerdo en algún festival benéfico a Sebastián Castella con traje de calle y un sombrero de pintor hace no muchos años y en los ochenta del siglo pasado en el Nuevo Progreso de Guadalajara José Mari Manzanares desde luego el padre, en un festival de homenaje al apoderado y estimado Jorge Cuesta, en donde no tuvo tiempo de usar traje corto y uso un traje de color azul, con el que realizó una gran faena.

Varios toreros recientemente como Javier Conde, Finito de Córdoba y Juan José Padilla en festivales por angas o mangas han usado vestimenta de calle y no el traje de corto en los festivales en España y en Ecuador.

Antaño y me refiero hasta Manolete, eran capaces los toreros de ir a alguna reunión en Madrid invitado por un grupo de intelectuales como los hizo el cordobés vestido de corto, situación que hoy francamente sería hasta chusca él que el torero para un evento social o deambule por las calles, con esa vestimenta.

Hace ya casi un siglo en México Juan Silveti Magnon conocido como El Meco en su muleta ostentó la leyenda política ¡Viva Calles! Que le valió muchas críticas.

¿A mí, que me parece? Una frivolidad sustentada en el buen toreo de Enrique, una ocurrencia para dejar una anécdota en su historia y nada más.

Creo que ni lo va a hacer frecuentemente sino que de vena en Istres se calzó el esmoquin y además toreó con la calidad reconocida. Así la tomo y no me enoja, es más me parece divertido el atrevimiento, a los solemnes que lo condenan a la hoguera por lo que hizo, habría aspectos de su carrera más censurables que la puntada de la vestimenta.

Finalmente da de que hablar y a veces el toreo encajonado en el deber ser aburre más que un ostión en concha, así lo percibo, así lo opino.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s