TOROS ¡SÍ!, CANGREJOS ¡NO! Por El Bardo de la Taurina

image

La última entrega la terminé con aquello que un inmigrante con sus infaltables espejuelos espejeados en tornasol, su camisa de pizcador de lechugas, y sus botas picudas pagadas en dólares y manufacturadas en León nos decía; ‘¿Por qué no vuelven a la fiesta de antaño para que hoy vuelvan a tener fiesta?, ya por la noche en el Mastro’s Steakhouse de Beverly Hills, donde lo mismo se ven las estrellas en el firmamento que en el pavimento de Rodeo Drive, metiéndole el diente a un Prime Rib de toro Kobe que nada tiene que ver con los toros que se meriendan en la plaza de la incógnita, volví a pensar sobre lo dicho por el paisano aquel y aunque no creo que hoy en día todo cupiese  en la fiesta de antaño,  si vale la pena analizar la opción, más para ello tendríamos que re-analizar el ¿Por qué fiesta esta paliducha? desde luego  todo mundo lo sabe, que la principal razón lo es la repetidísima obviedad del toro que o no es toro o no parece toro, que en su mayoría son los que han sacado a ‘pezuñazos’ a la gente de los tendidos y que no nos vengan, con que ese el tipo de toro que se cría en la cabaña brava mexicana ¡Pamplinas! Luego otra cosa que también ha afectado aunque no lo crean, es la rutinaria forma de dejarse ver  de los toreros, como si fueran estrellitas de baja monta de esas que pululan en las pantallas de ‘la telera’ eso está muy mal matadores, ustedes son toreros, no modelos ni maniquíes pa’ alfombras rojas, antes la gente esperaba el domingo afuera de la plaza para ver de cerca a los toreros, los admiraban en la plaza, si querían verlos, no tocarlos y muchísisisimo menos tutearlos, la gente iba al anochecer al Café Tupinamba, al Do Brasil,  al Campoamor, al Cantonés según la clase de torero que quisieran o que pudiesen por cuestiones de parné admirar, la gente más pudiente sabía que las figuras se dejaban caer en faenas noctámbulas por los Night Clubs de moda como El Capri en el Hotel Regis, el Nicté Ha del Hotel del Prado o El Patio donde se entregaban con bombo y platillos los premios a lo más granado de las temporadas, hoy ¡qué va! los toreros no se dan a respetar con la excepción de ‘Pepe Tomy’ ahí andan haciéndoles el caldo gordo a los patrocinadores, muy sentaditos detrás de una botellita de agua del ‘Santísimo Señor de Tlacote’ ¿Qué es eso toreros?, luego se andan prestando disque a jugar al torito con los niñitos que pa’ despertarles la afición a través de enseñarles a torear,  ¿o son toreros o son instructores? y como resultado se dejan ver por todos lados ¡pues ya! ¿Pa’ que la gente va ir a verlos a la plaza?

Luego ese cachondeo, que anden permitiendo que cuando ya ustedes pisaron el ruedo pa’ jugarse la vida, se metan a la arena unos entusiastas a jugarle a los manifestantes, que dizque pa’ defender la fiesta,  ¿de quién las van a defender? ¿ahí donde no hay enemigos?, (¿inocencia, convicción, equivocación, exhibicionismo, diversión?) luego la desaparición de los carteles monumentales en las principales esquinas también ha influido, pues no todo el mundo tiene computadora para estar al tanto de que va a darse una corrida y quienes la van a torear, la modernidad del Ticket Master también ha alejado, pues a la gente le representaba un atractivo los boletos coleccionables con pinturas de los grandes artistas, otra más la insana costumbre que como resultado de un capricho impuso el entonces empresario de la Plaza México de no dejar que se retrataran los toros, pa’ que no lo empezaran a criticar desde días antes, luego la desatinada forma de desarmar los carteles, si a eso le sumamos que pocos periódicos cuentan con plumas veraces que despierten interés. Total que vamos como los cangrejos pa’ atrás, por eso mejor aquí le paro por hoy y  agarro la legua pa’ Disneylandia a divertirme con Mickey Mouse y animalitos fantásticos que esos si dan espectáculo y por la noche me voy a los Table-Dance donde ahí si salen ejemplares con  trapío y en puntas.

Callar es ceder

Apenas reciente o sea ayer un aficionado me decía, me pedía que en estos momentos difíciles por los que está atravesando la Fiesta Brava, fuéramos mansitos y no criticáramos, ni señaláramos, errores, anomalías y que tampoco eran tiempos propicios para pedir que las cosas mejoraran ni siquiera para  sugerir o proponer acciones correctivas, ni obviamente mejoras y hasta ideas nuevas tendientes a recuperar y desde luego lograr una fiesta mucho más digna que la que estamos, padeciendo y hasta sufriendo.

Luego agrego que a los antitaurinos que dijo yo son enemigos públicos de la fiesta, los debemos de tratar con respeto para que vean que los taurinos somos gentes decentes, era mucha palabrería y para no contestarle con el misma cantidad de las sandeces que estaba expresando solo le conteste ¡Esta usted jodido!, pues por hacerle y seguir el ejemplo de esos tres changos o chimpancés que aparecen sentados sobre sus peludas asentaderas o coloradas si son mandriles y que uno con sus manitas o manotas se tapa las orejas, otro la vista y uno mas se clausura la boca ¿no se si pa’ no hablar o pa’ no reírse de los otros dos?

Luego el inocente me dijo tiernamente yo quisiera que usted me explicara  porque no está de acuerdo con mi postura, con mis ideas, con mi sentir y con mi solicitud de rematamiento y agrego referente a los  anti taurinos ‘El Señor digo amarse los unos a los otros’, de inmediato le aclare que aunque yo no soy creyente ni practicante de absolutamente ninguna religión, ni creo en divinidades, lo convidaba a quien yo sé que para los que profesan la religión católica  la cual aunque no comulga con ella la respeto como a sus creyentes, la referencia del Señor es sinónimo de un ser superior que incluso dicen habita en los cielos y eso lo hace diferente a los mortales y por ese simple hecho no se le debe de mesclar con una festividad terrenal y menos citarlo pa’ reafirmar una conducta taurina.

El tipo no me entendió pero yo ya encarrerado le dije; Mire no sé si usted es aficionado, taurino, monaguillo, hermano de la vela perpetua, promotor del y amor y la paz, (bueno mejor en ingles pero no británico por ya sabemos que esos con sus Brexit ahora  comen aparte), bueno el caso ‘Love and peace’ o si de plano es usted de otro planeta y por eso no se dado cuenta o ignora que precisamente porque los taurinos desde hace añales nos hemos quedado callados, sin alzar la voz por la degradación que algunos poderosos y otros advenedizos le han metido a la fiesta por eso está esta boqui abajada, anoréxica, débil y por eso precisamente por sus falta de defensas dicho esto metafóricamente es que primero la han abandonado los que antes le eran fieles y como consecuencia de ello los fatuos que se autonombraron anti taurinos se prostituyeron vendiendo sus conciencias al mejor postor que lo son algunos partidos políticos los cuales les truequen su voto por unos pesos ($ 100 – $ 150) una torta y una bolsita con refresco sin gas.

Esto a crecido porque a los taurinos como usted se dice serlo se le ha olvidado o pasado de noche que estamos inmersos en el tema de la Fiesta Brava y como tal la gente debe de ser congruente en ese sentido, además el no permanecer callados no es ninguna falta de respeto y si en cambio es un demostración de dignidad, y para ello solo unas breves palabras ya, si a usted le anuncian una Corrida de Toros, y le van a cobrar el boleto que no es barato, lo que espera es ver lidiar toros con la edad reglamentaria, el trapío necesario, las cornamentas intactas y si llega usted a la plaza y en vez de toros la ‘Puerta de los sustos’ se convierte en la de la indignidad y por ella empiezan a desfilar novillos, escuálidos y rasurados es insulto calificar al empresario de la plaza en que sucediese eso como un deshonesto, engañador por el hecho obvio de que nos está timando, y  si no reclamamos el empresario lucrador, se va a seguir de frente hasta en lugar de echar novillos, echar utreros.

Dando como resultado lo que está sucediendo que las plaza en términos generales no se llenen y la fiesta se debilite y entonces los anti taurinos nos agarren de su puerquito para hostigarnos a cambio de unos pesos que política se llama populismo, más que sucedería si las plazas estuvieran retacadas, nadie las atacarías por ser mayoría, así que si los anti taurinos nos atacan pues respondámosles de la misma manera y la mas simple de ellas es demostrándoles a sus patrones los politicos que somos mayoría de gente no de avestruces.

¡Callar es ceder!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s