“PERO INTERVENGA, INGLÉS”

Hace poco ocurrió en una taberna de un pueblecito andaluz que se zurraban los dos contendientes a gusto, mientras los contemplaba inmóvil un inglés con su vaso en la mano.

Pero aquello duraba demasiado y se veía bien claro que los dos zurradores se pegaban cada vez con menos entusiasmo.

Hasta que uno de ellos deslizó, a media voz, su súplica angustiosa al “mirón”.

-Pero intervenga, inglés…

Al fin y al cabo los ingleses solucionaron así su guerra civil y su proceso democrático.

El Rey y el Ejecutivo, por un lado, y por otro, el Legislativo. Esto es lo que luego Montesquieu llamó la “separación de poderes”.

FILOSOFÍA DEL TORO Y LA GUERRILLA / JOSÉ MARÍA PEMÁN
LAS TAURINAS DE ABC
EDICIONES LUCA DE TENA, 2006

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s