En Cinco Villas triunfos sin pisar el ruedo Por Bardo de la Taurina 


Apenas hace unas horas cuando parecería que el ambiente estaría solamente como pa’ hablar de los aros olímpicos, la antorcha y el pebetero carioca, que esperemos brille aún más que en la inauguración, en donde se pretendió que con la presencia estilizada de una Garota de Ipanema se calentaran los corazones, pero le faltó lo bronceadito de la piel, lo cachondo del bamboleo, ese transpirar sensualidad, luego un venerable octogenario de las escuelas de Samba trato hacer bailar a un niñito flaquito que más que un danzarín parecía uno de esos mosquitos Sika que también tienen representación en estos primeros juegos Olímpicos sudamericanos, los baluartes de la cantada Gilberto Gil y Caetano Veloso acompañados de Anita gustaron a algunos y a otros les parecieron más fríos que un Caipiriña… cuestión de gustos.
 

Luego en las redes sociales el taurinazo Don Fernando Barragán, dio a conocer una noticia que parecía festiva ‘Mexicano se lleva la primera medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro… la policía de Rio ya está detrás de él’ (Facebook viernes 13.18 horas) y bueno esto aunado a que previo a la inauguración, los mexicanos pamboleros no supieron meter la pata ante los germanos y por ende paradójicamente terminaron metiéndola, total que el ánimo andaba como los gobernantes en Brasil sin aceptación plena, bueno como sería la cosa que cuando vistieron al Corcovado con la verde amárela a sus pies apareció un regordete ensotanado de luto con una cachucha roja que parecía más cardenalicio que atlético, ¿qué andaría haciendo ahí?, ¿iría a pasar la charola?, ¿o no sabía que esto no es de agua bendita sino de albercas olímpicas?, mas como en esta justa lo que rifa es lo rapidito, pues al son de ‘en sus marcas listos… llego el sabadito’.

 
Y como ya lo habíamos apuntado con antelación en alguna de nuestras columnas la Plaza de Toros Cinco Villas la que así fue bautizada en recuerdo del terruño de donde es originaria la familia ancestral de su propietario, Zinco Billas como se escribe en aragonés, la que está situada en la provincia de Zaragoza, se ha convirtiendo en la plaza de la novillería nacional y también de la internacional pues ahí se le abre la puerta a los buscadores de gloria y en ese tenor anunciaron el quinto festejo de esta temporada.

 
En el cual se registró un hecho o más bien una cuarteta de ellos, que en sí constituyeron el caleidoscopio de los triunfadores de la tarde los que curiosamente no vistieron de luces, como sí lo hicieron los novilleros, así como lo está usted leyendo, es más ninguno de los cuatro personajes relumbrantes piso el ruedo, ¿Qué cómo está eso? pues vera usted: El primer triunfo se lo llevo el empresario Luis Marco Sirvent quien desde que se subió a la locomotora que jala el tren de los empresarios no hay quien lo baje de ahí y así lo volvió a demostrar la tarde referida.
 

En la que aunque no me han pedido mi opinión, pero tampoco me han dicho que no la de, pues ahí les va y es en el sentido de que se evite que los novillos que no son muertos por espadazo o por descabello en el tiempo reglamentario sean devueltos a las corraletas, pero de ninguna manera apuntillados arteramente por un subalterno resguardado dentro del callejón.

 
El triunfo más lucidor hay que adjudicárselo a Doña Lucero Domínguez Cobián co-empresaria y artífice del despliegue promocional y publicitario, gracias al cual se logró que la más hermosa de las plazas tricolores se repletara de bote en bote, lo cual tuvo más mérito pues por acá en México los huracanes andan recluyendo a la gente en sus casa y solo decir pa’ que nuestros lectores en España se den una idea, los aficionados que entraron a la Plaza de Toros de Cinco Villas fueron más que los que normalmente asisten a una novillada a la misteriosa Plaza México.

 
El ganadero del Batan matador en retiro Gabino Aguilar del que hay que decir tomo la alternativa en el año de 1964, ni más ni menos que en la Monumental de Madrid, el que además fue un gallo de la novillera, junto con su familia mando un encierro muy armónico con la edad y con las puntas puntiagudas, solventando la bravura que daba como pa’ un guisado, de orejas y cola de toro, lo cual no ocurrió, aunque si hubo una degustadita acelerada por ahí y aquí algo en el sentido de que los principiantes son como los avioncitos de control remoto, sino les marcan las coordenadas pues no levantan el vuelo y parte de la academia es mentalizar a los chavales a que tiene que saber escuchar y acatar las instrucciones, salvo casos fuera de serie de quienes nacieron sabiendo o con el don natural de la torería como los de los matadores Paco Camino, Manolo Martínez, Julián López ‘El Juli’ y el prodigioso Cristóbal Arenas ‘El Maletilla’ y aún él pa’ incrementar su sapiencia se deja guiar por su maestro y apoderado Luis Gallardo.

 
Luego el matador Jorge de Jesús ‘El Glison’ en la trasmisión televisiva brindo una narrativa, que más bien fue una catedra, primero de cómo hay que hablar frente a un micrófono con ritmo, con son, con cadencia y con un timbre entendible, después demostró el saber de lo que se está chanelando, dio opiniones sensatas sin mácula de presunción y pa’ rematar se soltó el pelambre al declamar una poesía de su autoría, que bien valía una vuelta al ruedo.
 

Es más que sabido que en esta columna la coba no cabe ni en el cuarto de los trebejos, ni tampoco un halago se cambia por una jama, ni se avientan flores y cohetes por amistad, así que sin más, ya no hay más.

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s