Reflexiones sobre los duelos taurinos

Por Jesús Zarate.

Es demasiado pronto para realizar una evaluación de la actual temporada de novilladas en la Plaza México, pero de cualquier forma ya se pueden sacar algunas conclusiones al respecto.

La más relevante, sin duda, es la intención de la actual empresa Bailleres-Sordo de marcar una diferencia en cuestión de la presentación del ganado, aun y cuando la primera fase corresponde a novilladas sin picadores, los encierros sobrepasan lo que se acostumbraba en la gestión anterior.

Otro punto a destacar es que durante años la Unión de Subalternos se opuso sistemáticamente a la realización de festejos sin picadores, lo que truncó el proceso natural de evolución de cualquier novillero.
Un trabajo importante se hizo tras bambalinas para convencer a los toreros de plata de que tienen que trabajar pensando a futuro, y no como ha sido siempre su costumbre de ver solo por sus intereses.

Algo que ha quedado en evidencia es la disparidad en las capacidades de los novilleros, sin duda un punto a mejorar. De entrada, habría que poner un piso en cuestión de habilidades técnicas, edad, trayectoria. Por mucho que sean novilladas sin picadores, no se puede concebir que haya muchachos que no sepan ni tomar una espada de matar y mucho menos ser capaces de ejecutar la suerte suprema. El mundo del toro siempre ha sido tachado de ser tierra fértil de recomendados, amiguismos, de pagar favores, y mientras la empresa no haga una selección rigurosa de los novilleros, siempre será blanco de sospechas.

En descargo de la gestión que corre a cargo de Mario Zulaica, hay que aceptar que hay muy pocos novilleros con capacidades de presentarse en una plaza tan importante como la México.

El general se inclina a lo positivo, a buscar caminos diferentes y a regresar la categoría que nunca debió perder la México. Pero la gran deuda y reto de la nueva empresa pasa en cómo hacer llegar nuevos aficionados al coso.

Hasta ahora, los mecanismos de publicidad y mercadotecnia brillan por su ausencia. No se ha visto una sola idea para acercar a los jóvenes al espectáculo de los toros.

Los tendidos siguen igual de vacíos que siempre y no parece que mucho importe, pero el futuro de la fiesta brava en la capital del país mucho depende del músculo que adquiera como actividad económica, turística y cultural, y eso pasa por su popularidad. Con la plaza vacía, todo sigue siendo buenas intenciones.

jesus.zarate@milenio.com
Fuente: Milenio

Anuncios

Un pensamiento en “Reflexiones sobre los duelos taurinos”

  1. Pingback: - Revista Taurina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s