“Que se muera”

D S y S.

HAY que agradecer a Carlos Herrera la denuncia de una monstruosidad que ni la justicia -haya o no denuncia legal, que la habrá según anuncia la Fundación Toro de Lidia- ni los ciudadanos -sean protaurinos, antitaurinos o neutrales- pueden ignorar. 

Adrián Hinojosa es un niño de 8 años que lucha con una enfermedad, el cáncer, y tiene un sueño, ser torero. Conocida su situación y su sueño los maestros Enrique Ponce, Vicente Barrera, el Soro, Rafaelillo, Ginés Marín y el novillero Fernando Beltrán organizaron un festival benéfico en Valencia para recaudar fondos destinados a los niños con cáncer. El pequeño Adrián, cumpliendo en parte su sueño, hizo el paseíllo con ellos. 

Nada nuevo. Corridas benéficas se han celebrado y se celebran muchas, porque es conocida la solidaridad de las gentes del toro. Lo nuevo es la maldad de dos anti taurinos que han vomitado en las redes unos comentarios que solo pueden calificarse de nazis, utilizando esta ideología como unidad de medida de la pura maldad que desea el dolor y la muerte de los niños. 

“Yo no voy a ser políticamente correcta. Qué va. Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar herbívoros inocentes y sanos que también quieren vivir. Anda yaaaaa! Adrián, vas a morir”, escribió en las redes una tal Aizpea Etxezarraga de Éibar. Otro fulano, identificado como Maverick(a) Manuel_Ollero, escribió a su vez: “Qué gasto más innecesario se está haciendo con la recuperación de Adrián, el niño ese que tiene cáncer, que quiere ser torero y que corta orejas”. No satisfecho, añadió: “No lo digo por su vida, que me importa 2 cojones, lo digo porque probablemente ese ser esté siendo tratado en la sanidad pública, con mi dinero”. 

Esto debe ser necesariamente un delito. Salvo que queramos seguir incubando, bajo pretexto de la libertad de expresión, una barbarie que solo puedo comparar con la nazi. Pocos días antes, al saber de la brutal paliza que varios menores de edad dieron a una niña de 8 años en un colegio de Palma, recordaba el artículo El fascismo dentro de nosotros que escribió Fellini cuando estrenó Amarcord: “No se puede combatir al fascismo sin identificarlo con esa parte estúpida, mezquina, irracional y cruel de nuestra naturaleza de la que deberíamos avergonzarnos y contra la que no basta decir yo milito en un partido antifascista, porque está dentro de cada uno de nosotros”. En estos casos ha aflorado.

FuenteGranada Hoy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s