Opinión: Círculo vicioso

“Los hombres que tienen los mismos vicios se sostienen mutuamente.” Juvenal .

Por Miriam Nosti para De SOL y SOMBRA.

Es sabido que en la vida hay que evitar tres geometrías: Las mentes cuadradas, los triángulos amorosos y los círculos viciosos. Desde mi punto de vista la tauromaquia nacional ha caído en las tres. Empresas, ganaderías, “figuras” y aficionados juegan un papel en una o en otra de estas formas. 

Primero tenemos a las mentes cuadradas, cerradas, y algunas aferradas al pasado, que no proponen pero sí critican; las que sólo ven un lado de la moneda y si las cosas no son como ellos quieren pues simplemente las consideran mal hechas. Por otro lado las que no quieren arriesgar y prefieren mantenerse en una zona de confort haciéndose de la vista gorda negando una realidad y entorpeciendo el progreso.

Segundo, los triángulos amorosos, los que más pesan, en el vértice superior se ubican “las figuras” y en la base las empresas y ganaderías, tratando de satisfacer las exigencias del otro sin ver que pueden estar haciéndose daño entre ellos y dejando fuera por completo al aficionado. Se arman carteles “redondos” para llenar plazas con “figuras” que tienen requisitos sobre los toros que quieren lidiar de ésta o aquella ganadería y son ellas, las ganaderías,  las que pueden llevar la peor parte ante la afición, al satisfacer esta situación de comodidad poniendo en tela de juicio el nombre, la dedicación y entrega en la cría de sus toros. 

Admiración hay que sentir por aquellas que no se prestan al juego, que se mantienen firmes y se respetan; por los Matadores que lidian con entrega lo que les venga por toriles, como debe de ser. No hay registro de esto, pero las voces del “imaginario colectivo” son suficientes y sólo queda por decir que, cuando el río suena es que agua lleva, y el que esté libre de pecado que arroje el primer cojín.

Finalmente, el círculo vicioso es donde han hecho entrar al aficionado, quien es el que va, paga,  ve –ve lo mismo- sale insatisfecho, se queja y regresa. Muy bien por los que regresan y chiflan, ojalá chiflen más y más alto y cuando hay algo que aplaudir aplaudan más fuerte, que se hagan presentes pues como dije en otra intervención “lo que más daño hace a la fiesta es no asistir a las plazas” es ahí donde cinco o diez mil voces realmente unificadas se hacen escuchar, y eso no se compara con dar una opinión individual desde la trinchera virtual.

Cuadrados, triángulos o círculos, lo mejor sería evitarlos, avanzar en línea recta continua y ascendente, asistir a las plazas a emocionarnos y hacernos escuchar, porque la voz del tendido cuenta y cuenta mucho. QDRS.

Twitter @Toros_y_Toreros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s