Plaza México: Cambios, riesgos y apuestas

Por Carlos Ruiz Villasuso.

Cualquier cambio trae consigo un riesgo, una apuesta. A veces, apostar por un cambio es comenzar perdiendo. La Plaza México, es evidente, ha comenzado perdiendo en su cambio. Se trataba de variar el orden de cosas asumidas desde hace medio siglo, variar el paso de una oferta y una estructura que ofrecía toros los domingos. Sólo los domingos y nada más que los domingos. La plaza andaba tan en precario en sus instalaciones, que también había que adecentarla casi por cuestiones sanitarias.

Para ello Sordo Magdaleno y Mario Zulaica, con el visto bueno de sus socios, plantearon una oferta de cambio, una estructura novedosa que, en esta primera parte de antes de Navidad, ha resultado errada en cuanto a respuesta de público. Y todo el mundo se queja. Algunos toreros porque dicen se ha subido el tamaño del toro, una cuestión que admite poca queja, la verdad. Hay quien se queja de que entre el anuncio de las corridas y sus cambios de concepto y el arranque de la temporada, apenas había tiempo de promocionar, de mover el cambio. Esto puede ser más cierto.

La CDMX ya, deberá insistir en el cambio. No sé si se podrán soportar pérdidas o si se podrán soportar meses como estos, pero lo que es evidente es que la CDMX ha de seguir peleando hasta convertirse en el referente del toreo en México. Le corresponde por lugar, ciudad, plaza e historia. Una ciudad de más de 27 millones de gentes deberá bucear hasta dar con la clave de una oferta en la que vaya más público a la plaza. Que vaya más y que vaya mejor. Esta ciudad tiene actualmente una oferta de ocio superior a Manhattan o a París o a Londres.

Tiene, dentro de su magnitud impresionante, un espectro de pobreza, riqueza y una clase media emergente si el señor Trump no la jode. Porque los que más critican no han querido hablar que el dólar, dentro de una economía dolarizada (el parámetro de honorarios de los toreros es en moneda USA) subió hasta situarse por momentos por encima del euro cuando Trump ganó las elecciones. La economía diaria del mexicano de a pie tembló como hacía años no temblaba. Pero quizá esta no sea la razón esencial si no una razón marginal o sustancial, pero no la causa.

Son muchos años de “cultura” dominical de toros contra la que habría de luchar la nueva empresa. Años de poco crédito, de ilusiones perdidas, de ausencia de liderazgo. 

La México se había convertido en paso de pasto de españoles que, este año, no han atraído gente. Quizá el problema sea más complejo: no sólo de estrategias y de cambios sino de la sensatez que México pide: rivalidad, agarrones, encontronazos entre toreros de acá y de allá. Porque puede que parte de la razón de esta ausencia de gentes venga del otro lado del charco, con el ninguneo de Adame, al que todos se lo rifan en su país y al que nadie quiere poner en carteles buenos acá. 

Un error pues México vive la temporada española con pasión, se informa, la continúa, anhela ver a sus hombres dentro de lo mejor. Y si la segunda potencia taurina es México, y si esta Fiesta es transnacional, si es un ida y vuelta continuado, nada más cierto que afirmar que el cambio ha de comenzar acá en dirección hacia allá. Luego veremos qué día, de qué forma, veremos la idoneidad del derecho de apartado, veremos muchas cosas… luego. Toda vez que la temporada española, sus gestores y apoderados piensen que hacer aquí es hacer para allí. De otro modo los cambios apenas podrán tener el refrendo de la ilusión. Y la ilusión es el reclamo del toreo.

Fuente: Aplausos

Anuncios

Un pensamiento en “Plaza México: Cambios, riesgos y apuestas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s