Opinión: Llegaremos al toreo de salón

La suerte de varas en México esta en extinción.

Por Jaime Oaxaca.

Por absurdo e increíble que parezca, el toro cada vez va perdiendo importancia en una corrida de toros.
Si seguimos así, no falta mucho para que desaparezca el llamado rey de la fiesta, para toreros, empresarios y público parece que es un estorbo.

Son varias las situaciones que así lo demuestran. Una de ellas es la publicidad.

El tamaño de las letras está en función de la importancia de lo que se anuncia.

Los propios empresarios restan relevancia a la procedencia de los toros, suelen poner ¡toros por designar! Otras veces el nombre de la ganadería lo imprimen con letras pequeñas, ilegibles, restándole importancia a lo primordial; inclusive, llegan a omitir la dehesa.

Para los nombres de los toreros utilizan tipografía con letras enormes y si se trata del famoso rejoneador español, ni se diga. El nombre y fotografía del jinete en cuestión, acapara el 60 o 70 por ciento de la superficie del área utilizable de un cartel. Al menos él llena las plazas.

Si en la propaganda carece de importancia el toro, por consecuencia también en el ruedo, cada vez se lidian animales pequeños.

Las notas periodísticas cuando informan de algún cartel, echan por delante a los toreros y después a los toros. En España le hacen al revés, se dice toros de tal ganadería para equis toreros. Eso deberíamos copiarles.

La verdad sea dicha los toreros taquilleros son muy pocos. Quitando a Hermoso de Mendoza y uno o dos españoles, no hay ninguno que logre tumultos en las taquillas; no obstantes los empresarios los siguen anunciando con letras grandes. Quizá les gustaría dar prioridad a los toros, pero como el ganado que adquieren para la lidia es chico, prefieren no llamar la atención.

Actualmente se están adueñando de la fiesta grupos empresariales integrados por ganaderos, apoderados, empresarios y hasta toreros. De tal forma que son cuatro en uno, están más fuertes que la Santísima Trinidad.

Lejos de beneficiar a la fiesta le están haciendo daño. Acaparando todo el negocio no es posible velar por los intereses de ganaderos o toreros, la imagen que dan es que sólo les interesa el dinero, sin importar que a la fiesta se la lleven por delante.

No es posible que habiendo ganaderos en las empresas le resten importancia a la materia prima de las corridas de toros. ¿No que mucho amor al toro y a la fiesta?

Si al trapío ya le bajaron considerablemente, a la bravura ni se diga, parece un obstáculo para el toreo actual. Quieren toros dóciles, aunque no emocionen a nadie ni transmitan el peligro propio de un toro de lidia.

A la suerte de varas la tratan de eliminar. Algunos cronistas justifican que es innecesario llevarlo al caballo, argumentan que si el toro es noble, (manso, bobo y débil) ya no requiere pelear en varas.

Ya en algunas plazas se realizan parodias taurinas por lo insignificante de la presencia de las reses. En la propia Plaza México se premia la mansedumbre, la obediencia, la bobería de los toros.

Así que publicitar al toro, la ganadería correspondiente, el trapío, la bravura, pasan a ser asuntos irrelevantes. Si los profesionales de la fiesta, siguen haciendo de las suyas, le queda muy poco tiempo a la fiesta brava. La prensa tiene la obligación de denunciar los hechos.

Son frecuentes los simulacros taurinos, los profesionales de la fiesta tienen la obligación de interrumpirlos, aún están a tiempo. O los detienen o llegaremos al toreo de salón.

Anuncios

4 comentarios en “Opinión: Llegaremos al toreo de salón”

  1. CREO QUE PARA ALLA VAMOS, Y NO FALTA MUCHO TIEMPO, VEO (O VEIA) LAS CORRIDAS DE LA PLAZA MEXICO Y CADA VEZ ME DECEPCIONO MAS DE LOS TORITOS-OVEJAS QUE TOREAN “LOS FIGURINES” NO GENERA NINGUNA EMOCION Y SI MUCHO ABURRIMIENTO

    Me gusta

  2. Lo dicho comendador la fiesta de los toros en México, va en plena caída y decadencia lo argumentado en el presente artículo, no es nuevo es un tema muy trillado pues ya tenemos muchos años de señalarlo quién o quienes nos atrevemos a decirlo.

    Los “jilgueros” de paga de las empresas y de toreros, manifiestan que la fiesta en México, está más viva que nunca a despecho de los “antis” que según ellos, imploran por la desaparición de la misma. No demos tantos brincos estando el suelo tan parejo los verdaderos enemigos de la fiesta de los toros; están adentro es decir, los que organizan el fraude taurino que religiosamente pagamos la bola de pendejos que pasamos por las taquillas, con la esperanza, de que haber si ahora SÍ; vermos, toros bravos.

    Me gusta

    1. Mis estimados Oscar y Héctor, en España, exceptuando Madrid, Pamplona y Bilbao, ocurre lo mismo, se estafa al público publicitando corridas de toros bravos que no tienen nada de TOROS BRAVOS y mucho de corderitos mansos, sin casta ni fuerzas siquiera para mantenerse de pie por lo que al toreo de salón no llegaremos sino que hemos llegado ya. El tercio de varas en el 95% de las corriditas es un estúpido simulacro que causa pena y compasión hacia el pobre torillo que ni quiere pelear por falta de casta ni puede por falta de fuerza, pero la mayoría de los cronista y comentaristas tienen la desvergüenza de decirnos que la fiesta está más viva que nunca y que se torea mejor que nunca pero lo cierto es que a las plazas de toros, exceptuando las ya mencionadas, acude menos público cada año, o sea, que se empeñan en decir lo contrario de lo que está ocurriendo. Y lo que ocurre es que la fiesta está enferma y que no lo quieren reconocer a pesar de la evidencia, por lo cual los responsables no acuden a los ” remedios médicos ” necesario y como consecuencia la ” muerte ” se aproxima a pasos agigantados. ¿ Cómo es posible que “reputados” medios de comunicación digan que tal o cual empresario ha conseguido un cartelazo para su plaza porque ha reunido tres “figurines” en él si no se ha contratado ni se sabe la ganadería que se lidiará ?. Pues ocurre una y cien veces. En Sevilla, que es desde donde escribo, la empresa no tiene en cuenta para nada la opinión de los pocos aficionados que aun quedan, y digo quedan porque yo, hastiado de tanto simulacro y aburrimiento, no voy más que a contadísimas corridas; decía que la empresa no escucha la opinión de la afición a la hora de contratar las ganaderías y en la inmensa mayoría de las tardes traen animalitos procedentes de las ” borreguerías ” que imponen los ” figurines” y que mandan toritos inútiles que nada interesa al auténtico aficionada y que se traga el público,cada vez en menor cuantía ,que acude a la plaza carente de información o mal informado por los ” jilgueros” a sueldo de los “figurines ” y que aquí abundan tanto o más que en México.

      Me gusta

      1. Hola !.

        No he cumplimentado el boletín de suscripción que me aparece después de confirmar que he dado mi opinión en el artículo ” Llegaremos al toreo de salón” porque las instrucciones están escritas en inglés, idioma que no conozco. Si pueden, mándenme el boletín traducido al español. Un saludo cordial.

        ________________________________

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s