Mucho torero Castella 

Castella. Foto Plaza México.

Por José Cueli.

¡Qué belleza de los toros de Los Encinos lidiados en la Plaza México la tarde de ayer! ¡Qué espléndida salida y remate en los burladeros! Pero, para no perder el ritmo de la temporada en los años recientes, sólo toleraban un puyazo y llegaban parados al último tercio y defendiéndose. El que escribe recordaba embelesado en el remate de los toros el verso de Miguel Hernández:

Como el toro ha nacido para el luto y el dolor, como el toro estoy marcado con un hierro infernal en un costado y por varón en la ingle, por un fruto.

A la hora propicia de la magia en que el misterio del coso desempolva-ba las divinidades inferiores semejantes a las mujeres de la mitología taurina de cabellos azabaches y ojos achinados, que se desnudaban en los túneles del coso y llamaban a los toreros que se jugaban el pellejo con los difíciles toros de Los Encinos.

En especial Sebastián Castella, que le pudo a su segundo enemigo a base de encadenar lentamente los pases y dominar a su oponente. Pases que como las olas del mar inquietas terminaban en reposo en el aire, deteniéndose encadenadas a la poderosa muleta de torero francés. Poseedor de un sitio envidiable, jugaba al toro con una naturalidad que encendía a los tendidos.

Entrega desbordada de Castella en la modulación matizada de la caricia torera sorda y ciega del tocar sin tocar. Fragor de loco frenesí en medio de la profunda división sol y sombra en las sacudidas del burel. Giro caleidosco-pio de colores, armonía y magia del toreo de siempre.

Sebastián Castella encontró el abracadabra mágico del Cantar de los cantares en esperar al toro, encontrarlo en el viaje y dejarle la muleta en la cara y rematar por debajo de la pala del pitón y salir a hombros de los aficionados rumbo al Eje 6. 

El esperado Andrés Roca Rey se estrelló con la dificultad de los toros. Lo que no le impidió pegar una estocada en todo lo alto que hizo rodar a su enemigo sin puntilla. 

El Payo, no fue su tarde. El próximo domingo regresa Morante de la Puebla y sigue su faena en el alma de los cabales.

Publicado en: La Jornada

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s