Intimismo y duelo por un torero


Por Luis Carlos Peris.

Había concedido una tregua el dios de la lluvia y estaban muy altos los cielos del Aljarafe mientras sobrecogía cómo doblaba a muerto la campana de la iglesia esperando la llegada del cuerpo de su hijo más preclaro. Gines y el toreo se unían para decirle adiós a Manolo Cortés en una despedida repleta de gente y preñada de intimismo. 

Los entierros tienen en el toreo un toque personalísimo y el de Manolo en su pueblo contaba con todos sus avíos. Hombres hechos a convivir con la muerte que lloran como lloraba Rafael Torres portando a su compañero y, sin embargo, amigo. O que se tragaban las lágrimas como las contenían Juan Espartaco, José Antonio Campuzano, Pepe Luis o Morante

La tregua concedida por el dios de la lluvia hizo que hasta el sol se asomase a despedir a un torero mientras el ronco vítor de ¡torero! se mezclaba con el tañido de la campana.

Publicado en el Diario de Sevilla 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s