Plaza México: Reiteran su torería Juan Luis Silis y Pepe Murillo ante lotes complicados

Una entrada lamentable para la última corrida de la feria de la Cuaresma.

Por Leonardo Páez.

Hay espectáculos diseñados por malos taurinos, quienes intentan rebasar a los antitaurinos en su prisa por darle la puntilla a la incomprendida y manoseada fiesta de los toros, en México y en otros países.

En la vigesimoprimera y última corrida de la temporada grande 2016-17 en la Plaza México –grande en peso, no en bravura–, que debió haber sido uno de los festejos más interesantes no de la temporada sino de muchos años, pero que a la postre echó a perder el ganado –buenas intenciones no matan criterio–, comparecieron tres toreros sobrados de cualidades pero relegados por el voluntarismo de unos, la ceguera de otros y lo nefasto del sistema taurino.

Alternaron el hidrocálido Fabián Barba –37 años de edad, 13 de alternativa y tres corridas toreadas este 2017–, el tapatío Pepe Murillo –30, nueve de matador y este año una sola tarde, la del domingo pasado–, auténtica revelación de la temporada, que luego de casi una década de alternativa, una lucha porfiada y un despliegue increíble de paciencia –la ciencia de tu propia paz–, después de que en más de dos décadas la anterior empresa no vio ni oyó a tan dotado torero, y el capitalino Juan Luis Silis –36, ocho y una corrida este año, pues triunfar en la México ya no es como antes–, tras poderosa y templada faena en la primera de estas funciones de oportunidad, luego de estar a las puertas de la muerte, volver a salirle a exigentes toros de José Julián Llaguno en Pachuca y triunfar, como sus compañeros de cartel, tras años de ninguneos y complejos de promotores sin visión pero colonizados. Se lidiaron reses del hierro jalisciense de San Marcos, bien presentadas pero indefinidas de estilo, escasas de bravura y sobradas de genio –mansedumbre defensiva–, que a la postre dieron al traste con la disposición de los alternantes. Volvió a acudir escaso público, tan gritón como ocasional, más bien atorado en el concepto de la lidia con figurines importados y toritos de la ilusión.

Sosería inevitable

Si bien Fabián Barba pechó con el peor lote, su voluntad y pundonor no bastaron para remontar las condiciones de sus enemigos, aunque en tandas cortas lograra meter en la muleta a su primero, geniudo, reservón e incierto, para agradecer en el tercio, y cayera inevitablemente en la sosería de su segundo.

Pepe Murillo se gusta en su tauromaquia y gusta a los tendidos. Decidido y fino, ante el soso, tardo y débil primero del hierro de Valparaíso –al que dejó lucido cuarteo Gerardo Angelino, agradeciendo en el tercio-, Pepe consiguió un trasteo sobrio y meritorio por ambos lados a fuerza de colocación y mando, con más valor, idea y sello que muchos que torean 25 tardes al año. Dejó un pinchazo arriba, es decir, sin aliviarse en el embroque, y varios descabellos que enfriaron a la gente. Pero con su segundo, con más recorrido y transmisión, repitió un gran quite por gaoneras muy quietas, bajando la mano de la salida, y con la pañosa reiteró el arte de sentir y hacer sentir en naturales ceñidos y sentidos apenas valorados por la asamblea. Tras pinchar, salió al tercio a agradecer una fuerte ovación.

Juan Luis Silis no tiene toro aborrecido. Con su primero, bello, castaño, sosillo, supo sobreponerse a las ráfagas de viento y consiguió tandas por ambos lados, y con el cierraplaza, el menos malo del encierro, estructuró en el centro del ruedo una inteligente y poderosa faena empañada con dos pinchazos, lo que no le impidió recorrer el anillo en aplaudida vuelta. En México hay muy buenos toreros desconocidos; faltan buenos empresarios que los hagan valer.

Publicado en La Jornada 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s