Curro Romero asciende a los cielos


Curro Romero cuajó un sábado de 1999 en Sevilla una faena antológica. El torero, nacido hace 83 años en la población andaluza de Camas y que despertaba auténtica veneración entre sus seguidores, logró en aquel año con el cuarto toro de la tarde, de la ganadería de Juan Pedro Domecq, una faena de tal factura que cortó las dos orejas y ocasionó una verdadera conmoción en la plaza. 

Romero, que alternó con Juan Antonio Ruiz Espartaco (también dos orejas) y Francisco Rivera Ordóñez (una oreja), no recibía en Sevilla un premio semejante desde 1982.

Por: JUAN CARLOS IRAGORRI Corresponsal de EL TIEMPO. Publicada el 19 de abril de 1999.

La actuación de Curro Romero en la plaza de la Real Maestranza alcanzó momentos deslumbrantes a juicio de Joaquín Vidal, crítico del diario madrileño El País y considerado por muchos como de una dureza exagerada. Curro Romero asciende a los cielos , tituló Vidal su crónica de aquella tarde para afirmar que San Pedro, al ver los dos últimos naturales del torero andaluz, fue y le entregó las llaves del cielo. Según Vidal, Romero estuvo a punto de moverle la silla a Dios padre y provocar en los cielos una crisis .

Pocos diestros generaban tanta controversia como Romero. Para sus seguidores, que eran legión y que acudían a la plaza con ramos de romero en la solapa a la espera de un milagro inolvidable, él representaba la más pura esencia del toreo. Para sus detractores, se trataba de un cobarde al que rara vez se le podia ver torear bien. 

Romero, cuyo capote y muleta eran más pequeños de lo habitual, ha dicho que a él le daba miedo torear porque es un ciudadano común, y que sólo lo hace a gusto cuando le sale un toro que se lo permite.

Tomó la alternativa en Valencia (España) el 18 de marzo de 1959 de manos de Gregorio Sánchez

Aunque en los últimos tiempos no superaba los 20 festejos anuales, es el espada que más corridas estoqueó en la Feria de Sevilla. 

Romero ha protagonizado anécdotas célebres. El 25 de mayo de 1967 fue arrestado en Madrid al negarse a matar un toro en Las Ventas. Al día siguiente la policía lo dejó en libertad para que cumpliese su contrato en la misma plaza. El no regresó a prisión. Cortó dos orejas y salió por la puerta grande.

Sus fanáticos no admiten que lo critiquen. Menos aún en Andalucía. 
En febrero de 1999  se produjo un caso increíble, cuando el Tribunal Superior de esa región ordenó el reintegro al trabajo del conductor José Domingo Ruiz Florencio, quien hace un año fue despedido de una empresa a consecuencia de los insultos que profirió contra un cliente que osó burlarse de su ídolo. 

El fallo fue un canto al currismo, pues cree lógica la ardorosa reacción defensiva de Ruiz por cuanto Curro Romero es creador de una ilusión permanente, de una esperanza incondicional y una forma de entender la vida.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

Un pensamiento en “Curro Romero asciende a los cielos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s