San Isidro 2017: El toreo de oro de Alejandro Talavante tapa todas las miserias


Por Carlos Ilián.

La tarde de la Prensa había cogido velocidad de crucero hacia el abismo. Una indecorosa e inválida corrida del Puerto de San Lorenzo ponía la feria bajo mínimos. Un auténtico insulto a Madrid que consintieron la autoridad y los veterinarios. Nadie, cuando salió el quinto toro que sustituía a un infame sobrero de Torrealta, que a su vez sustituyó a un becerrote del Puerto, nadie, en efecto, daba un céntimo por aquel espectáculo bochornoso.

Y mire usted, salió un sobrero del conde de Mayalde, un boyancón feo y grandote, y enfrente Alejandro Talavante que andando en la cara del toro fue elaborando muletazo a muletazo un compendio de la mejor tauromaquia. Toreo de oro en los naturales de seda y en los redondos de temple y cadencia. Toreo por bajo en trincheras preciosas y los de pecho, irreprochables. Faena medida, precisa, sin alardes. Toreo puro, purísimo, del auténtico heredero de José Tomás. Una estocada desprendida y una oreja de ley, una oreja que nada tiene que ver con las que se habían cortado estos días, de auténtico pueblo.

La tarde dejó al final el mal trago de una cogida de Javier Jiménez, empitonado al torear sobre la mano derecha. Se lo llevaron a la enfermería con una cornada en la parte superior del muslo izquierdo. Mala suerte del chaval que en su primero se encontró con un inválido. Castella mató tres toros por la cogida de Jiménez. Muy por debajo de la bondad y temple del sobrero de Buenavista, con un buen comienzo en los ligadísimos redondos de apertura y de tono ramplón y trapacero en la segunda parte de la faena. En el cuarto un par de naturales en un conjunto de tropezones.

Plaza de Madrid. Novena corrida. Toros del PUERTO DE SAN LORENZO y dos sobreros (1º y 5º) de BUENAVISTA y MAYALDE, en general impresentables, mansos e inválidos, excepto el quinto, boyancón pero que transmitió (2). SEBASTIÁN CASTELLA (5), de lila y oro. Estocada trasera y descabello. Dos avisos (ovación). Estocada delantera. Un aviso (palmas). Estocada (silencio). ALEJANDRO TALAVANTE (7), de negro y oro. Pinchazo, pinchazo hondo y cuatro descabellos (silencio). Estocada desprendida (una oreja). JAVIER JIMÉNEZ (5), de burdeos y oro. Estocada (silencio). Fue corneado por el 6º.

Publicado en Marca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s