Feria de San Isidro: Colombo vino a ganar


Montecillo / Colombo, Aguado, Serna

Novillos de Montecillo, correctamente presentados, mansones, con movilidad y nobleza. El cuarto, bravo, fiero y encastado.

Jesús Enrique Colombo: pinchazo y estocada (ovación); estocada —aviso— (petición mayoritaria de oreja y vuelta).

Pablo Aguado: bajonazo en los costillares y estocada —aviso— (silencio); estocada (ovación).

Rafael Serna: estocada (silencio); media atravesada y tres descabellos (silencio).

Plaza de Las Ventas. Duodécimo festejo de feria. 22 de mayo. Tres cuartos de entrada (18.162 espectadores).

Por Antonio Lorca.

El venezolano Jesús Enrique Colombo se presentaba en Las Ventas, y llegó dispuesto a dejar huella. Vino a ganar, y no paseó una oreja porque el presidente, Javier Cano, se la negó injustamente. Su actuación ante el cuarto novillo, bravo en el caballo, alegre en banderillas y fiero y encastado en la muleta, fue un derroche de pundonor, de vergüenza y de arrojo. No realizó la faena que el animal merecía, pero fue encomiable su actitud. Pecó de celeridad, no es un exquisito, le falta el sello artista, pero le sobró disposición, valor y compromiso con su alta responsabilidad.

Recibió al novillo con verónicas muy estimables, se jugó el tipo con las banderillas y colocó un gran segundo par después de aguantar un arreón tremendo del animal, y trató de frenar con la muleta el vendaval de embestidas, preñadas de movilidad y fiereza.

No era fácil triunfar con un novillo así. Se plantó firme en la arena, no fue capaz de ahormar la faena soñada, pero concitó la atención de los tendidos por su decisión valerosa. Tres bernardinas ceñidísimas y dos pases de pecho dieron paso a una estocada y una mayoritaria petición que el presidente ignoró.

Se lució también a la verónica con el que abrió plaza, que solo aguantó tres tandas antes de negarse a embestir de manera definitiva. A Colombo le faltó reposo y conocimiento; y sentimiento, también, pero esa condición solo está al alcance de unos pocos.

En suma, Jesús Enrique no pasó desapercibido. Se llevó al hotel un par de porrazos fruto de su arrojo, y también la satisfacción de una tarde meritoria. Así debe venir un torero a Madrid.

Caso contrario fue el de los sevillanos Pablo Aguado y Rafael Serna. La impresión que ofrecieron es que venían a no perder, y fracasaron.

A Aguado se le vio desorientado, sin ideas, despegado y desconfiado ante su primer novillo, que no era un bombón, pero tampoco un novillo intoreable. Dio muchos pases sin mando, y la impresión es que estuvo muy por debajo de lo esperado. Salió a por todas en el quinto, se lució con el capote por verónicas, un galleo por gaoneras y en un quite por chicuelinas, pero no dijo nada ante la noble e incansable embestida de su oponente.

Y su compañero Serna pasó desapercibido en su primero, un novillo noble y con calidad, y mostró excesivas precauciones ante el complicado sexto.

¿Y los novillos? Muy interesantes, nada bobos, mansones a excepción del cuarto, nobles y con las orejas colgando para novilleros dispuestos a ganar.

La corrida de hoy

Toros de Valdefresno-Fraile Mazas, para Daniel Luque, Fortes y Juan Leal.



Fuente: El País

Anuncios

Un comentario en “Feria de San Isidro: Colombo vino a ganar”

  1. ¿ Este Sr. Cano, el presidente de la corrida, conoce el reglamento o es que es un borde que quiere hacerse notar discrepando de la mayoría del público ? No es la primera vez en este San Isidro que quiere ser el protagonista del evento. Y si bien la vez anterior ” se retrató ” negándole la oreja a Fandi, al que poco le afectará porque lleva años toreando un número importante de corridas, esta vez si que dañó a este chaval que si bien no hizo la faena del siglo porque está en fase de aprendizaje y tiene que pulirse, si que demostró con su arrojo y valor que quiere ser torero. Este desgraciado Sr. Cano además de mal aficionado y prepotente, no tiene corazón. Probablemente no tenga hijos porque le dio a J. E. Colombo el disgusto, injusto además, que no habría querido para su prole…si la tiene. Y además, su estúpida decisión, va a influir negativamente en su carrera novilleril.
    Los toreros y ganaderos que infringen el reglamento pueden ser sancionados, ¿ para cuando un reglamento taurino en el que se contemplen sanciones para los presidentes que incumplen el reglamento y en este caso de manera reiterada ?. ¿ Quién vigila al vigilante ?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s